Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Ministerio de la Presidencia Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Está Vd. en

Documento BOE-A-2007-12351

Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas.

TEXTO

JUAN CARLOS I
REY DE ESPAA

A todos los que la presente vieren y entendieren.

Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la siguiente ley.

PREMBULO
I

Se inicia el siglo XXI con una nueva concepcin y definicin de la lectura y del libro. Durante siglos, el libro ha mantenido un formato singular y nico, del mismo modo que se defina a la lectura como el ejercicio lector realizado por los individuos sobre los contenidos del mismo. En la actualidad, se concibe la lectura como una herramienta bsica para el desarrollo de la personalidad y tambin como instrumento para la socializacin; es decir, como elemento esencial para la capacitacin y la convivencia democrtica, para desarrollarse en la sociedad de la informacin. La ciudadana, a travs de numerosos medios y recursos, recibe abundancia de informacin; mas, en este contexto, es preciso disponer de la habilidad necesaria para transformar la informacin en conocimientos, y esta capacidad se logra gracias al hbito lector. Slo de esta manera los ciudadanos pueden aspirar a participar y disfrutar en igualdad de las posibilidades que ofrece la sociedad del conocimiento: leer es elegir perspectivas desde las que situar nuestra mirada invitando a reflexionar, a pensar y a crear.

La presente Ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas nace, pues, dentro del marco que avala la Constitucin a favor de los principios que promueven la convivencia. Surge como medida que atiende la pluralidad de matices que encierra el concepto de lectura y como reconocimiento de la diversidad de formatos que ofrece el concepto de libro. Dado que es necesaria una adecuacin a la nueva realidad, es preciso redefinir algunos conceptos esenciales, y ampliar el campo semntico de los mismos y que se imponen necesariamente a la nueva realidad, objeto de esta Ley.

La lectura, como proceso de descodificacin mediante el cual una persona comprende e interioriza el sentido de signos y logra obtener informacin y conocimiento, debe ser accesible a toda la sociedad; debe ser, por tanto, un derecho que permita acceder al conocimiento a toda la ciudadana en condiciones de igualdad. La lectura enriquece y desarrolla la necesaria capacidad crtica de las personas; de ah que tras el acto de la lectura, adems de los valores cvicos que encierra, habite una adquisicin de habilidades que dota a los individuos de recursos necesarios para su desarrollo como personas: la vida cotidiana debe estar condicionada por la capacidad lectora que contribuya al perfeccionamiento de los seres humanos.

Tanta densidad de riquezas exige aprendizaje y esfuerzo por parte de los individuos, de ah que se pretenda que el disfrute de las mismas vaya tan lejos como la biografa completa de todo ciudadano.

La presente Ley aspira a recoger los valores insustituibles de la lectura y sus contextos, por lo tanto reconoce y promueve las acciones tendentes a propiciar su adquisicin y a desarrollar hbitos lectores, desde todos los rdenes y administraciones, respetando las competencias de cada una de ellas, a fin de que se logre la mayor eficacia posible y la teleologa deseable: una sociedad lectora.

Esta accin, pues, no posee fecha de caducidad, por lo tanto, -sea desde el sector pblico, tanto desde mbitos culturales y educativos como desde polticas sociales, o sea desde el sector privado-, se trata de una tarea inexcusable que incumbe a todos. En los pases de la Unin Europea se est prestando gran atencin al fomento de la lectura, siendo nuestro modelo de referencia el de aquellos pases que alcanzan los mejores ndices entre la poblacin potencialmente lectora. Tambin en nuestro pas la lectura, en los ltimos aos, ha adquirido un creciente protagonismo en cuanto a su funcin e importancia. La Administracin General del Estado, las administraciones autonmicas y las entidades locales han impulsado, junto a la necesaria colaboracin del sector del libro, numerosas iniciativas. As, la inquietud por la lectura ha ido multiplicando su presencia en los medios de comunicacin, foros y entidades de diferente signo y ha sido objeto de preocupacin y debate en toda la sociedad, especialmente en el mbito escolar. La lectura y su fomento se consideran una herramienta bsica para el ejercicio del derecho a la educacin y a la cultura en el marco de la sociedad de la informacin, de ah que diversos planes tienden a su fomento y subrayan el inters de la misma en la vida cotidiana de la sociedad, as como el papel fundamental que los medios de comunicacin, en especial los de titularidad pblica, deben tener en la promocin y el fomento del hbito lector y el libro.

Uno de los hitos ms importantes de ese debate en torno a la lectura fue el producido a raz de los resultados de diversos informes de organismos internacionales, unos datos que cuestionaban la comprensin lectora entre los escolares adolescentes espaoles. Pero esos datos tuvieron un efecto positivo, pues contribuyeron a sealar la importancia de la lectura como instrumento transversal y determinante para el rendimiento escolar. Los resultados de los estudios recientes sobre bibliotecas escolares han contribuido a una concienciacin sobre la necesidad de reforzar los hbitos lectores en la escuela, para lo cual se requieren recursos materiales y humanos y un planteamiento adecuado de las funciones que en la enseanza pueden y deben cumplir este tipo de bibliotecas. Desde el mbito normativo se ha dado un paso de extraordinaria relevancia: por primera vez, la Ley Orgnica de Educacin, en su artculo 113, recoge la obligacin de que en todo centro escolar pblico exista una biblioteca escolar, recordando que sta debe contribuir a fomentar la lectura y a que el alumnado acceda a la informacin en todas las reas del aprendizaje como dinmica imprescindible para participar en la sociedad del conocimiento. El acceso de los alumnos a la informacin debe contar con la garanta de unos textos adecuados en el contenido y en la forma, pero tambin en el uso correcto del lenguaje. Slo si los modelos son ejemplares en su ortografa, expresin y gramtica, nuestros escolares podrn adquirir las habilidades requeridas en la sociedad de la informacin: comprender y expresarse con claridad. Un texto cuidado es el mejor recurso para los docentes y sus alumnos.

Por otra parte, el fomento de la lectura es uno de los mejores apoyos para el futuro del sector del libro espaol, tanto en su vertiente cultural como industrial. El libro y el sector del libro se encontraban regulados por la Ley del Libro 9/1975, de 12 marzo, pero gran parte de sus preceptos ya fueron superados por la nueva realidad constitucional, tanto por la regulacin de derechos y libertades como por el nuevo marco territorial constitucionalmente establecido. La Constitucin Espaola de 1978, en su artculo 44, reconoce que los poderes pblicos promovern y tutelarn el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho. Ese artculo debe interpretarse junto con el artculo 149.2 al sealar que, sin perjuicio de las competencias que podrn asumir las comunidades autnomas, el Estado considerar el servicio de la cultura como deber y atribucin esencial, y facilitar la comunicacin cultural entre las comunidades autnomas, de acuerdo con ellas y respetando el marco competencial establecido en la Constitucin y en los Estatutos de Autonoma.

El apoyo de los poderes pblicos al libro, como modelo de expresin cultural, se recoge explcitamente en esta Ley, pero tambin se reconoce la labor de sus diversos protagonistas. Por un lado, se valora la labor de los creadores, incluyendo entre stos adems de los escritores y autores, a los traductores, ilustradores y correctores en el ejercicio de su funcin, sin los cuales no existiran las obras que toman la forma de libro, y sin perjuicio de la proteccin que se regula en la legislacin de propiedad intelectual; por otra parte, se recoge la promocin de la principal industria cultural de nuestro pas, el sector del libro, con un especial reconocimiento a la labor de los libreros como agentes culturales. Asimismo, tambin se reconoce que ese apoyo de los poderes pblicos al libro espaol debe tender hacia su expansin internacional, tradicionalmente orientada a Iberoamrica dados nuestros vnculos culturales y lingsticos, aspirando a entrar en todos los mercados y reas lingsticas existentes. Tambin se manifiesta la clara voluntad de proteger y promocionar la diversidad lingstica del Estado Espaol, atendiendo al reconocimiento de las diferentes lenguas oficiales.

La regulacin sobre la comercializacin del libro y publicaciones afines parte de la conviccin de que se ofrece un producto que es ms que una mera mercanca: se trata de un soporte fsico que contiene la plasmacin del pensamiento humano, la ciencia y la creacin literaria, posibilitando ese acto trascendental y nico para la especie humana, que es la lectura. La difusin de esas creaciones, su valor cultural y su pluralidad requieren una cierta garanta tanto en el control de calidad del texto como en su comercializacin para que puedan ser accesibles al mayor nmero de potenciales lectores. Esos fines son los perseguidos por los sistemas de precio fijo o nico de los libros, de este modo, se permite la coexistencia de ediciones de rpida rotacin y otras de ms larga rotacin, ofreciendo las libreras no slo lo novedoso sino un fondo bibliogrfico que facilite el acceso igualitario y diverso a la cultura, tal y como exige el citado artculo 44 de nuestra Constitucin.

Por todo ello, esta Ley apuesta por un sistema que en Espaa se viene manteniendo histricamente, y que tambin es claramente mayoritario en la Unin Europea. En este mbito europeo, las instituciones han reconocido de forma expresa la compatibilidad de las leyes nacionales del precio fijo con el Derecho comunitario, y el Parlamento Europeo aboga porque se dicte una propuesta legislativa comunitaria sobre el precio fijo. Asimismo, los pases del espacio iberoamericano han reconocido y reforzado, por va legislativa, los sistemas de precio fijo.

En esta Ley se ha pretendido reforzar ese principio general del precio fijo establecindose, con rango legal, las obligaciones especficas de los agentes del sector, e incluso la prohibicin expresa del uso del libro como reclamo comercial para la venta de otros productos de naturaleza distinta. Sin embargo, el rgimen de precios de los libros de texto que prevea el Real Decreto-Ley 6/2000, de 23 de junio, liberalizando el descuento para los libros de texto, se establece ahora como una exclusin del sistema de precio fijo. La experiencia adquirida aconseja el cambio de ese singular sistema de descuento libre hacia un sistema de precio libre, que es a la vez favorable para el ciudadano, al propiciar la capacidad de ahorro de las familias que se benefician de la liberalizacin de precios, y a la vez no perjudica al librero minorista puesto que, en ltima instancia, posibilita la proteccin de la red de libreras existente, salvaguardando el mantenimiento de una oferta cultural diversificada.

Por otra parte, la regulacin legal an vigente es ajena al rpido desarrollo tecnolgico de las ltimas dcadas. El sector del libro y publicaciones afines en Espaa actualmente presenta rasgos claros de madurez y salud, pero a la vez se enfrenta a los retos que le plantean las nuevas tecnologas y los cambios producidos por stas y por otros factores, tanto en la dinmica propia del sector como en la del mercado. De ah que una de las primeras consecuencias de esos vertiginosos cambios tecnolgicos haya sido la necesidad de proporcionar una definicin actualizada del libro, una de las metas que esta Ley se ha marcado.

Asimismo, las nuevas tecnologas de la informacin y de la comunicacin han influido de manera decisiva en la forma de prestar un servicio pblico fundamental, como son las bibliotecas. El progresivo desarrollo de los sistemas bibliotecarios en Espaa y la evolucin tecnolgica de las propias bibliotecas aconsejaban redefinir el papel de la Administracin General del Estado en esta materia, favoreciendo, por un lado, los cauces de cooperacin en el impulso del Sistema Espaol de Bibliotecas y, por otro, facilitando la coordinacin de las bibliotecas de titularidad estatal. Corresponde a la Administracin General del Estado en cooperacin con los correspondientes rganos de las comunidades autnomas, la responsabilidad de obtener el diagnstico del conjunto, de modo que se pueda disponer de una visin global de todos los sistemas, redes, consorcios y bibliotecas dependientes de cualesquiera administraciones pblicas o entidades privadas, de manera que los poderes pblicos puedan, en cada momento, detectar carencias y desigualdades y actuar con el objetivo de subsanarlas utilizando los medios que el ordenamiento jurdico pone a su disposicin, exclusivamente en el marco de las competencias que corresponden al Estado.

De acuerdo con todo lo anterior, esta Ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas constituye el rgimen jurdico especial de las actividades relacionadas con el libro, en su doble dimensin de elemento cultural y de bien econmico en el mercado, proporcionando tambin un marco comn a las bibliotecas y al fomento de la lectura y atendiendo a todos los sectores, que se desarrollan desde la actividad creadora hasta el destinatario final, el lector, exclusivamente en el marco de las competencias que corresponden al Estado.

La Ley se divide en seis captulos, el primero relativo a las disposiciones generales, el segundo a la promocin de la lectura, el tercero a la promocin de los autores y de la industria del libro, el cuarto al rgimen jurdico del libro, el quinto consagrado a las bibliotecas, y el sexto al rgimen sancionador.

II

El captulo primero, denominado disposiciones generales, consta de dos artculos. El primero se refiere al objeto y mbito de aplicacin de esta norma: la promocin del libro, el fomento de la lectura y de las bibliotecas.

El artculo segundo establece, por seguridad jurdica, una serie de definiciones, como son las de libro, publicacin seriada, editor, distribuidor, librero, consumidor final, biblioteca, biblioteca digital, impresor/productor y publicacin peridica.

III

El captulo segundo, promocin de la lectura, entiende la lectura como una herramienta bsica para el aprendizaje continuo, y subraya el inters general de la lectura en la vida cotidiana de la sociedad, as como reconoce tambin aportaciones estticas del libro en sus contenidos grficos y plsticos, para que sean promocionadas como valores culturales. Para ello, prev planes de fomento de la lectura y actividades de promocin de la misma, la potenciacin de los servicios y las dotaciones bibliogrficas, la cooperacin de las administraciones pblicas con empresas, asociaciones y fundaciones en iniciativas de fomento de la lectura, la utilizacin de instrumentos de anlisis y la evaluacin de todas estas actividades.

IV

En el captulo tercero, promocin de los autores y de la industria del libro y publicaciones afines, se recogen por un lado las campaas de promocin de los autores espaoles, la existencia de un sistema de premios nacionales para los mbitos literarios, cientficos y tcnicos, y por otro, los programas de apoyo a la industria del libro, la colaboracin con el sector en el fomento de las tecnologas aplicadas a la gestin, el intercambio de informacin y la formacin, as como la participacin institucional en las ferias nacionales e internacionales relacionadas con el libro y, en particular, el fomento de la venta de derechos de autores de texto e ilustracin, y el fomento de las empresas privadas en las mismas. Como rgano de apoyo la Ley prev, en su disposicin adicional segunda, la creacin del Observatorio de la Lectura y del Libro.

V

El captulo cuarto, rgimen jurdico del libro, regula el precio fijo de los libros, recogiendo su rgimen jurdico, sus exclusiones y excepciones. En cuanto a los libros de texto se excluyen del sistema de precio fijo, modificando el rgimen establecido por el Real Decreto Ley 6/2000, de 23 de junio. Tambin se incorporan las definiciones de la numeracin internacional de libros y publicaciones seriadas.

VI

El captulo quinto est dedicado a las bibliotecas. Incorpora los principios, valores y normas que gozan de mayor consenso entre los profesionales de las bibliotecas y las organizaciones internacionales relacionadas con las mismas. Igualmente, y debido al impacto de las tecnologas de la informacin y la comunicacin en la actividad bibliotecaria, se prev su utilizacin en los aspectos de dicha actividad en los que su uso se considera de especial importancia.

Por otro lado, se delimitan los intereses y fines que son propios de la Administracin General del Estado en materia de bibliotecas. Asimismo, se mencionan los medios y se definen las estructuras fundamentales para la consecucin de tales fines e intereses. Especial mencin merece el Sistema Espaol de Bibliotecas, en el que priman las relaciones voluntarias de cooperacin entre las distintas administraciones.

Espaa posee un rico patrimonio que expresa tanto la variedad de sus manifestaciones culturales y lingsticas como la confluencia de las mismas en la historia. Difundir en lnea este patrimonio, a travs de bibliotecas digitales, con el apoyo de las nuevas tecnologas, permitir que los ciudadanos accedan con mayor facilidad al material cultural, contribuyendo de este modo a la sociedad del conocimiento. Por otro lado, este patrimonio digital podr integrarse en la Biblioteca Digital Europea. Este proyecto se debe llevar a cabo a travs de la cooperacin entre las diferentes administraciones pblicas y todo tipo de agentes y entidades privadas.

VII

El captulo sexto, con objeto de dar garanta a lo contenido en esta Ley, regula las infracciones y sanciones en el mbito del precio fijo y publicidad en la venta de libros, respetando las competencias autonmicas y enunciando bsicamente los tipos de ilcitos que dan lugar a sancin.

En la elaboracin y tramitacin de esta Ley, han sido consultadas las comunidades autnomas y los sectores implicados, y se han recabado los dictmenes e informes preceptivos.

Captulo I
Disposiciones generales
Artculo 1. Objeto y mbito.

1. La presente Ley tiene por objeto definir el marco jurdico del libro, en atencin a su carcter de producto cultural, desde su creacin hasta su comercializacin, difusin y conservacin como parte del patrimonio bibliogrfico espaol; de las publicaciones seriadas, del fomento de la lectura, de las bibliotecas y, en especial, de la cooperacin bibliotecaria.

2. Esta Ley es de aplicacin al libro, en cuanto a su edicin y comercializacin en cualquier tipo de soporte susceptible de lectura y a las publicaciones seriadas. Es tambin de aplicacin al fomento de la lectura y del hbito lector y a las bibliotecas, de acuerdo con el marco competencial establecido en la Constitucin y en los respectivos estatutos de autonoma.

3. En la presente Ley se entiende que toda referencia al libro y su comercializacin, la lectura y las bibliotecas, tiene como objeto el libro en castellano o en cualquiera de las lenguas oficiales en las respectivas comunidades autnomas.

Artculo 2. Definiciones.

A los efectos de esta Ley se entiende por:

a) Libro: obra cientfica, artstica, literaria o de cualquier otra ndole que constituye una publicacin unitaria en uno o varios volmenes y que puede aparecer impresa o en cualquier otro soporte susceptible de lectura.

Se entienden incluidos en la definicin de libro, a los efectos de esta Ley, los libros electrnicos y los libros que se publiquen o se difundan por Internet o en otro soporte que pueda aparecer en el futuro, los materiales complementarios de carcter impreso, visual, audiovisual o sonoro que sean editados conjuntamente con el libro y que participen del carcter unitario del mismo, as como cualquier otra manifestacin editorial.

b) Publicacin seriada: toda obra cientfica, literaria o de cualquier ndole que aparece o se comunica de forma continuada, editada en una sucesin de fascculos o partes separadas, que lleva normalmente una numeracin y que no tiene una duracin predeterminada.

c) Editor: persona natural o jurdica que, por cuenta propia, elige o concibe obras literarias, cientficas y en general de cualquier temtica y realiza o encarga los procesos industriales para su transformacin en libro, cualquiera que sea su soporte, con la finalidad de su publicacin y difusin o comunicacin.

d) Distribuidor: persona natural o jurdica que realiza servicios comerciales y que sirve de enlace entre editores y libreros, para situar y reponer libros en su punto de venta y facilitar su difusin.

e) Librero: persona natural o jurdica que se dedica, exclusiva o principalmente, a la venta de libros al cliente final desde establecimientos mercantiles de libre acceso al pblico o por cualquier procedimiento de venta a distancia.

f) Consumidor final: persona natural o jurdica que, sin asumir obligaciones subsiguientes de compra o determinados pagos de cuota, adquiere los libros para su propio uso o los transmite a persona distinta sin que medie operacin comercial o cualquier otra operacin a ttulo oneroso.

g) Biblioteca: sin perjuicio de lo previsto en el artculo 59.2 de la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histrico Espaol y de la correspondiente legislacin autonmica, se entiende por biblioteca la estructura organizativa que, mediante los procesos y servicios tcnicamente apropiados, tiene como misin facilitar el acceso en igualdad de oportunidades de toda la ciudadana a documentos publicados o difundidos en cualquier soporte.

h) Bibliotecas digitales: son colecciones organizadas de contenidos digitales que se ponen a disposicin del pblico. Pueden contener materiales digitalizados, tales como ejemplares digitales de libros u otro material documental procedente de bibliotecas, archivos y museos, o basarse en informacin producida directamente en formato digital.

i) Impresor/productor de libro: persona natural o jurdica que contando con las instalaciones y medios tcnicos necesarios, se dedica, exclusiva o principalmente, a la realizacin e impresin de libros en papel o en cualquier otro soporte susceptible de lectura, as como de los materiales complementarios de carcter impreso, virtual, audiovisual o sonoro que se editen conjuntamente con el libro y que participen del carcter unitario del mismo.

j) Publicacin peridica: toda publicacin que aparece o se comunica de forma continuada con una periodicidad establecida, de carcter cultural o cientfico.

Captulo II
Promocin de la lectura
Artculo 3. Promocin de la lectura.

1. El Gobierno aprobar y desarrollar planes de fomento de la lectura, que sern elaborados, evaluados y actualizados peridicamente por el Ministerio de Cultura y que irn acompaados de la dotacin presupuestaria adecuada.

Estos planes garantizarn la continuidad en el tiempo de las polticas de promocin de la lectura para la consolidacin de los hbitos lectores.

2. Sin perjuicio de lo previsto en el apartado anterior, el Gobierno garantizar la colaboracin interministerial, singularmente entre las administraciones responsables de Cultura y Educacin en las actividades de promocin de la lectura. Los planes propuestos por el Gobierno establecern objetivos genricos y sern consensuados con las comunidades autnomas. Asimismo promovern la colaboracin con las entidades locales y otras instituciones y entidades tanto pblicas como privadas.

3. Las bibliotecas, muy especialmente las pblicas, las escolares y las universitarias, desempean un papel insustituible en el desarrollo, mantenimiento y mejora de los hbitos de lectura, en la medida en que garantizan, en condiciones de igualdad de oportunidades, el acceso de todos los ciudadanos al pensamiento y la cultura. A tal efecto el Gobierno apoyar e incentivar la apertura de las bibliotecas escolares a la comunidad de ciudadanos de su entorno, y su incorporacin a las nuevas tecnologas. Promover para ello acuerdos con las administraciones autonmicas y locales correspondientes.

Artculo 4. Planes de fomento de la lectura.

1. Los planes de fomento de la lectura considerarn la lectura como una herramienta bsica para el ejercicio del derecho a la educacin y a la cultura, en el marco de la sociedad de la informacin y subrayarn el inters general de la lectura en la vida cotidiana de la sociedad, mediante el fomento del hbito lector. Los planes de fomento de la lectura tendrn especial consideracin con la poblacin infantil y juvenil y con los sectores ms desfavorecidos socialmente, con especial atencin a las personas con discapacidad, as como con el aprendizaje continuo de los ciudadanos de cualquier edad.

2. Los planes prestarn especial atencin a la potenciacin de los servicios y a las dotaciones bibliogrficas de las bibliotecas con el objetivo de facilitar el acceso a la informacin y crear las condiciones favorables para la formacin y el desarrollo de lectores.

3. Entre las acciones que los planes comprendan se incluirn, en cooperacin con las dems administraciones pblicas competentes, la creacin y utilizacin de instrumentos de anlisis para conocer la realidad de la lectura y la situacin de las bibliotecas.

4. Los planes se nutrirn tanto de las aportaciones del Estado, como de las que resulten de acuerdos y convenios de cooperacin con otras administraciones e instituciones pblicas y privadas.

5. En el propio plan se incluirn las previsiones de medidas de evaluacin y seguimiento que permitan valorar los logros alcanzados e introducir las mejoras oportunas.

6. El Gobierno promover el especial compromiso de los medios de comunicacin, especialmente los medios pblicos audiovisuales, con el fomento del hbito lector; promover este mismo compromiso con los medios de titularidad autonmica e incentivar la colaboracin con los medios audiovisuales privados.

Captulo III
Promocin de los autores y de la industria del libro
Artculo 5. Promocin de los autores.

1. El Ministerio de Cultura desarrollar, con la participacin y colaboracin de las comunidades autnomas, campaas de promocin de los autores que se expresen en castellano o en cualesquiera de las lenguas oficiales de las comunidades autnomas. Asimismo, deber colaborar con las comunidades autnomas en las polticas de promocin literaria.

2. La Administracin General del Estado mantendr un sistema de premios a favor de los autores de los principales mbitos de la actividad literaria, cultural, cientfica y tcnica. Los poderes pblicos podrn establecer otras medidas de apoyo a los autores.

3. En las campaas de promocin de los autores se dar especial importancia al reconocimiento de su labor creadora, y la de todos aqullos que, con sus traducciones, han permitido el acceso a obras escritas en otras lenguas, as como al respeto y proteccin de sus derechos de propiedad intelectual.

Artculo 6.

El Ministerio de Cultura, en colaboracin con instituciones culturales, promover la proyeccin internacional de las lenguas espaolas, con especial atencin al espacio iberoamericano del libro en espaol.

Desde el Ministerio de Cultura se prestar especial atencin a las conmemoraciones de los autores espaoles que se expresen en castellano o en cualquiera de las lenguas cooficiales de las comunidades autnomas.

Artculo 7. Promocin de la industria editorial y del comercio del libro.

1. La Administracin General del Estado y sus organismos pblicos establecern programas de apoyo a la industria y al comercio del libro para garantizar la pluralidad y diversidad cultural y facilitar el acceso a la lectura en consideracin a los valores culturales que el libro representa y a su importancia industrial y econmica. Estos programas tendrn en cuenta a las libreras no slo como lugares de venta de libros, sino tambin en su calidad de agentes culturales.

2. La Administracin General del Estado y sus organismos pblicos colaborarn con las asociaciones de profesionales del sector del libro espaol en todas aquellas actividades relacionadas con el fomento del hbito lector y de la difusin del libro, en aquellas que propicien una mejor organizacin profesional y en el desarrollo de servicios que puedan repercutir en beneficio de los lectores o del comercio del libro, as como en el fomento de las tecnologas aplicadas a la gestin, los intercambios de informacin y la formacin. Dicha actividad deber realizarse en colaboracin y cooperacin con las comunidades autnomas cuando afecte a entidades o actividades que se realicen en su territorio.

Asimismo, las administraciones pblicas en colaboracin con la industria del libro promovern la gestin sostenible de las producciones editoriales mediante promocin de sistemas de certificacin que garanticen la procedencia forestal ambientalmente responsable.

3. La Administracin General del Estado, de las comunidades autnomas y sus organismos pblicos contribuirn a la expansin internacional de la industria del libro espaol. En particular podrn participar en las principales ferias nacionales e internacionales relacionadas con el libro y fomentarn la asistencia de las empresas espaolas del sector del libro a las mismas en el exterior y la apertura de nuevos mercados.

4. Para lo dispuesto en los apartados anteriores las administraciones pblicas podrn articular frmulas de colaboracin y cooperacin.

Captulo IV
Rgimen jurdico del libro
Artculo 8. Nmero internacional de libros y publicaciones seriadas.

1. El International Standard Book Number, nmero ISBN, es el nmero creado internacionalmente para dotar a cada libro de un cdigo numrico que lo identifique, y que permite coordinar y normalizar la identificacin de cualquier libro para localizarlo y facilitar su circulacin en el mercado, estimulando la cooperacin de los proveedores y usuarios de la informacin bibliogrfica que constituye su objeto fundamental.

2. En aplicacin de las recomendaciones y orientaciones internacionales aprobadas por la Agencia Internacional del ISBN, el Ministerio de Cultura es el rgano encargado de desarrollar el sistema del ISBN en nuestro pas, de acuerdo con los requisitos que reglamentariamente se establezcan y sin perjuicio de las competencias que hayan sido asumidas por las comunidades autnomas.

3. El International Standard Serial Number, nmero ISSN, es el nmero internacional normalizado de publicaciones seriadas. En Espaa su gestin corresponde a la Biblioteca Nacional sin perjuicio de las competencias que hayan asumido las comunidades autnomas.

4. Lo dispuesto en los apartados precedentes se entender, en todo caso, salvaguardando la competencia que en esta materia reserven a los gobiernos autonmicos sus respectivos Estatutos.

Artculo 9. El precio fijo.

1. Toda persona que edita, importa o reimporta libros est obligada a establecer un precio fijo de venta al pblico o de transaccin al consumidor final de los libros que se editen, importen o reimporten, todo ello con independencia del lugar en que se realice la venta o del procedimiento u operador econmico a travs del cual se efecta la transaccin.

Con el fin de garantizar una adecuada informacin el editor o importador quedar asimismo obligado a indicar en los libros por l editados o importados el precio fijo.

2. En el caso de importacin, el precio ser el fijado por el primer importador y deber ser respetado por los posteriores, salvo en los supuestos previstos en el artculo siguiente.

3. El precio de venta al pblico podr oscilar entre el95 por 100 y el 100 por 100 del precio fijo.

4. Cuando el libro se ponga a disposicin del pblico formando una unidad o conjuntamente con discos, bandas magnticas, cassettes, pelculas, fotografas, diapositivas, microformas o cualquier otro elemento y constituya una oferta editorial el precio fijo se determinar para la totalidad de los elementos que integren dicha oferta.

5. El editor podr establecer un precio fijo distinto para la venta de colecciones completas, inferior al resultante de la suma de cada uno de los ttulos que componen dicha coleccin.

6. En los casos de venta a plazos o a crdito se podrn establecer precios diferentes de acuerdo con el respectivo sistema de venta.

7. El librero o cualquier otro operador econmico, incluidos los mayoristas, cualquiera que sea su naturaleza jurdica, cuando realice transacciones al detalle est obligado a respetar el precio fijado por el editor.

8. Sin perjuicio de lo dispuesto en la Ley 7/1996, de 15 de enero, de ordenacin del comercio minorista, los establecimientos comerciales que se dediquen a la venta al por menor no podrn utilizar los libros como reclamo comercial para la venta de productos de naturaleza distinta.

Artculo 10. Exclusiones al precio fijo.

1. No quedarn sometidos al rgimen del precio fijo los siguientes supuestos:

a) los libros de biblifilo, entendiendo por tales los editados en nmero limitado para un pblico restringido, numerados correlativamente y de alta calidad formal.

b) los libros artsticos, entendiendo por tales los editados total o parcialmente mediante mtodos de artesana para la reproduccin de obras artsticas, los que incluyan ilustraciones ejecutadas en forma directa o manual o aquellos en los que se hayan utilizado encuadernaciones de artesana.

c) los libros antiguos o de ediciones agotadas.

d) los libros usados.

e) las suscripciones en fase de prepublicacin.

f) los ejemplares de las ediciones especiales destinadas a instituciones o entidades o a su distribucin como elemento promocional, siempre que ostenten claramente dicha especificacin. En el caso de su comercializacin, tales ediciones slo podrn ser objeto de venta a los miembros de las instituciones o entidades a las que van destinados y al precio fijado por el editor de aquellas. Las instituciones o entidades culturales de base asociativa que acten como editores podrn fijar libremente un precio especial para los ejemplares destinados a sus miembros o asociados, debiendo figurar claramente esta especificacin en dichos ejemplares. El resto de la edicin quedar sometido al rgimen general de precio fijo de venta al pblico que establece la presente Ley.

g) los libros de texto y el material didctico complementario editados principalmente para el desarrollo y aplicacin de los currculos correspondientes a la Educacin Primaria y a la Educacin Secundaria Obligatoria. Entre los materiales didcticos a que se refiere este apartado quedan comprendidos tanto los materiales complementarios para uso del alumno como los de apoyo para el docente. Estos materiales podrn ser impresos o utilizar otro tipo de soporte. No tendrn el carcter de material didctico complementario, a los efectos de lo dispuesto en el presente apartado, los que no desarrollen especficamente el currculo de una materia, aunque sirvan de complemento o ayuda didctica, tales como diccionarios, atlas, libros de lecturas, medios audiovisuales o instrumental cientfico.

h) los libros descatalogados. Se entiende que un libro ha sido descatalogado por el editor cuando no aparezca en su ltimo catlogo o lo comunique por escrito a sus canales de distribucin y venta y a la Agencia Espaola del ISBN o las Agencias autonmicas de ISBN correspondientes. La oferta y exposicin de estos libros deber realizarse separada y suficientemente indicada de la de los libros sujetos a precio fijo.

i) el librero o detallista podr aplicar precios inferiores al de venta al pblico a los libros editados o importados transcurridos dos aos desde la ltima edicin siempre que hayan sido ofertados por los mismos durante un perodo mnimo de seis meses. La oferta y exposicin de estos libros deber realizarse separada y suficientemente indicada de la de los libros sujetos a precio fijo.

2. A efectos de lo dispuesto en las letras h) e i) del apartado anterior, el editor deber dar cumplimiento, en su caso, a lo establecido en el artculo 67 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril.

Artculo 11. Excepciones al precio fijo.

1. Sin perjuicio de lo establecido en el artculo 9 de esta Ley, podrn aplicarse precios inferiores al de venta al pblico en los siguientes casos:

a) En el Da del Libro y Ferias del Libro, Congresos o Exposiciones del Libro, siempre que as lo determinen sus entidades organizadoras, cuando stas pertenezcan a los sectores de la edicin y comercializacin del libro, un descuento de hasta un mximo del 10 por ciento del precio fijo.

b) Cuando el consumidor final sean Bibliotecas, Archivos, Museos, Centros Escolares, Universidades o Instituciones o Centros cuyo fin fundacional sea cientfico o de investigacin, un descuento de hasta el 15 por ciento del precio fijo.

c) Mediante acuerdo entre editores, distribuidores y libreros, podr establecerse una oferta anual de precios para fondos especficos, periodos concretos y delimitados en el tiempo.

2. Lo dispuesto en este artculo respecto a los descuentos de los libros debe entenderse sin perjuicio de lo establecido en el artculo 14 de la Ley 7/1996, de 15 de enero, de Ordenacin del Comercio Minorista.

Captulo V
Las bibliotecas
Artculo 12. Misin, principios y valores de las bibliotecas.

1. Las administraciones pblicas, en el mbito de sus respectivas competencias, garantizarn el acceso de los ciudadanos a las bibliotecas con la finalidad de promover la difusin del pensamiento y la cultura contribuyendo a la transformacin de la informacin en conocimiento, y al desarrollo cultural y la investigacin. Asimismo, las bibliotecas contribuirn a la promocin de las tecnologas de la informacin y las comunicaciones, procurarn de forma activa su mejor conocimiento y manejo y fomentarn su uso por parte de todos los ciudadanos.

2. Los principios y valores de las bibliotecas son:

a) La libertad intelectual, el acceso a la informacin y el respeto a los derechos de la propiedad intelectual;

b) La igualdad para que todos los usuarios accedan a los materiales, instalaciones y servicios de la biblioteca, sin discriminacin por razn de origen, etnia, religin, ideologa, gnero u orientacin sexual, edad, discapacidad, recursos econmicos o cualquier otra circunstancia personal o social;

c) La pluralidad, en virtud de la cual se deber adquirir, preservar y hacer accesible la mayor variedad posible de documentos que reflejen la diversidad de la sociedad y su riqueza lingstica e iconogrfica;

d) El respeto del derecho de cada usuario a la privacidad y la confidencialidad de la informacin que busca o recibe, as como de los recursos que consulta, toma en prstamo, adquiere o transmite, protegiendo sus datos personales en los trminos establecidos por las leyes.

3. Lo previsto en los apartados anteriores se entender sin perjuicio de lo dispuesto por las comunidades autnomas, en materia de bibliotecas y por lo dispuesto para las bibliotecas escolares por la legislacin en materia educativa.

Artculo 13. Bibliotecas pblicas.

Sin perjuicio de las competencias de las comunidades autnomas y de las entidades locales, la Administracin General del Estado en relacin con las bibliotecas de su titularidad y en sus relaciones en materia bibliotecaria con el resto de administraciones pblicas, se regir por los siguientes principios y criterios en todo lo relativo a las bibliotecas pblicas:

1. Las bibliotecas pblicas son el medio por el que los poderes pblicos posibilitan el ejercicio efectivo del derecho de todos los ciudadanos para acceder a la informacin, la educacin y la cultura en el contexto de la Sociedad de la Informacin y el Conocimiento.

2. Se considerarn bibliotecas pblicas aquellas bibliotecas que, sostenidas por organismos pblicos o privados, se ofrecen abiertas a todos los ciudadanos, sin discriminacin por ninguna circunstancia personal o social, a travs de una coleccin de documentos publicados o difundidos de carcter general. Las comunidades autnomas regularn la forma en que hayan de ser reconocidas como tales las bibliotecas pblicas de titularidad privada.

3. El servicio de biblioteca pblica deber poder ser utilizado por cualquier ciudadano independientemente de su lugar de origen o residencia y ser atendido por personal especializado y con horario de servicio adecuado a las necesidades de los ciudadanos de acuerdo a lo previsto en la legislacin de rgimen local. Las comunidades autnomas regularn la forma en que se proveer, con el concurso de las administraciones locales, la prestacin de servicios de biblioteca pblica.

4. Se consideran servicios bsicos de toda biblioteca pblica los siguientes:

a) Consulta en sala de las publicaciones que integren su fondo.

b) Prstamo individual y colectivo.

c) Informacin y orientacin para el uso de la biblioteca y la satisfaccin de las necesidades informativas de los ciudadanos.

d) Acceso a la informacin digital a travs de Internet o las redes anlogas que se pueden desarrollar, as como la formacin para su mejor manejo.

5. Los ciudadanos accedern a los servicios bsicos de las bibliotecas pblicas de forma libre y gratuita.

Artculo 14. El Sistema Espaol de Bibliotecas.

1. El Sistema Espaol de Bibliotecas previsto en la Ley 16/1985, de 25 de junio, comprende el conjunto de rganos, centros y medios que, mediante relaciones de cooperacin y coordinacin, actan conjuntamente con la finalidad de desarrollar los servicios bibliotecarios.

2. Forman parte del Sistema Espaol de Bibliotecas:

a) El Ministerio de Cultura, la Biblioteca Nacional y el resto de las bibliotecas de titularidad estatal.

b) El Consejo de Cooperacin Bibliotecaria.

c) Los sistemas bibliotecarios autonmicos, provinciales y locales, y de todo tipo de entidades privadas en funcin de las relaciones de cooperacin basadas en el principio de voluntariedad que se establezca, y sin perjuicio de la aplicacin de su respectiva normativa.

3. En el marco del Sistema Espaol de Bibliotecas, cada administracin en el mbito de sus competencias promover un desarrollo equilibrado, coherente, progresivo, innovador y constante del conjunto de bibliotecas, sistemas, redes y consorcios existentes en Espaa y fomentar la igualdad en el acceso a un servicio pblico de biblioteca de calidad en el conjunto del Estado para que no se produzcan desigualdades entre los ciudadanos de sus distintas zonas o de los municipios con menor ndice de poblacin. Para la consecucin de tales fines, el Ministerio de Cultura, en cooperacin con las comunidades autnomas, desarrollar, entre otras, las siguientes funciones:

a) La creacin, dotacin y fomento de las bibliotecas, de acuerdo con la normativa vigente, previa consulta o, en su caso, previo acuerdo con la comunidad autnoma correspondiente.

b) La propuesta y el impulso de todo tipo de iniciativas y proyectos bibliotecarios.

c) La conservacin y difusin del patrimonio bibliogrfico siendo el responsable de la elaboracin del Catlogo Colectivo del Patrimonio Bibliogrfico.

d) La normalizacin y coordinacin de la actuacin de las bibliotecas y unidades relacionadas con ellas que sean de titularidad de la Administracin General del Estado y sus Organismos Pblicos. Reglamentariamente se establecern los mecanismos de dicha normalizacin. Adems, las bibliotecas pblicas del Estado gestionadas por las comunidades autnomas mantendrn vnculos de relacin con el resto de las bibliotecas pblicas del Estado en rgimen de mutua cooperacin.

e) La promocin de la formacin permanente del personal de las bibliotecas con medios adecuados y suficientes y fomentar el intercambio de bibliotecarios mediante el desarrollo de programas nacionales e internacionales con la cooperacin de las comunidades autnomas.

f) El impulso de la investigacin cientfica y el desarrollo e innovacin tecnolgica dentro del mbito bibliotecario as como la realizacin de proyectos de investigacin en cooperacin con otras instituciones cientficas y culturales, en cooperacin con las comunidades autnomas. Las bibliotecas podrn ser centros promotores de proyectos de investigacin y los bibliotecarios podrn presentarse como personal investigador a convocatorias nacionales e internacionales.

4. El Ministerio de Cultura, sin perjuicio de las competencias de las comunidades autnomas, y de acuerdo con las pautas y recomendaciones de la Unin Europea y de las organizaciones internacionales en la materia, promover la creacin de bibliotecas digitales de acuerdo con los siguientes criterios:

a) La accesibilidad en lnea, como condicin previa para optimizar los beneficios que pueden extraer de la informacin los ciudadanos, los investigadores y las empresas,

b) La digitalizacin de colecciones analgicas para ampliar su uso en la sociedad de la informacin y

c) La preservacin y almacenamiento para garantizar que las generaciones futuras puedan acceder al material digital y evitar la prdida de contenidos preciosos.

5. La participacin del Ministerio de Cultura en los sistemas bibliotecarios autonmicos vendr delimitada por lo establecido en los respectivos convenios o acuerdos que, a tal fin, se suscriban con las comunidades autnomas.

6. Las bibliotecas integradas en el Sistema Espaol de Bibliotecas debern ser necesariamente accesibles para las personas con discapacidad. Las de nueva creacin, lo sern desde su puesta en funcionamiento; las que ya existan, y que no renan los requisitos de accesibilidad, debern acondicionarse con arreglo a las disposiciones y plazos establecidos en la Ley 51/2003, de 2 de diciembre, de igualdad de oportunidades, no discriminacin y accesibilidad universal de las personas con discapacidad.

Artculo 15. La cooperacin bibliotecaria.

1. La cooperacin bibliotecaria comprende los vnculos que, con carcter voluntario, se establecen entre las bibliotecas y sistemas bibliotecarios dependientes de las diferentes administraciones pblicas y de todo tipo de entidades privadas para intercambiar informacin, ideas, servicios, conocimientos especializados y medios con la finalidad de optimizar los recursos y desarrollar los servicios bibliotecarios. La Administracin General del Estado, en colaboracin con el resto de las administraciones pblicas y todo tipo de entidades privadas, promovern e impulsarn la cooperacin bibliotecaria mediante el establecimiento de planes especficos que se evaluarn y actualizarn peridicamente.

2. El Consejo de Cooperacin Bibliotecaria es el rgano colegiado de composicin interadministrativa que canalizar la cooperacin bibliotecaria entre las administraciones pblicas. Su composicin, que se desarrollar reglamentariamente, en el plazo mximo de un ao, se consensuar con las comunidades autnomas e incluir, al menos, a representantes de la Administracin General del Estado, de las comunidades autnomas, de las entidades locales y del Consejo de Universidades. Asimismo, habr una representacin de las sociedades profesionales de bibliotecarios, con derecho a voz pero sin voto.

3. Sin perjuicio de las competencias que correspondan a las dems administraciones pblicas, el Ministerio de Cultura promover y fomentar la cooperacin internacional garantizando la presencia espaola en organismos internacionales y a travs de la participacin en proyectos con los organismos responsables de las bibliotecas en cada pas y con las propias bibliotecas, especialmente en el rea europea e iberoamericana.

4. Corresponder al Consejo de Cooperacin Bibliotecaria, al menos, la elaboracin de planes especficos para favorecer y promover el desarrollo y la mejora de las condiciones de las bibliotecas y sus servicios, que se evaluarn y actualizarn peridicamente. Entre otros objetivos, estos planes promovern la prestacin de servicios bsicos, la incorporacin de la diversidad lingstica del Estado espaol, la adopcin de estndares e indicadores que faciliten un servicio pblico de calidad e impulsarn programas de formacin permanente del personal de bibliotecas.

Captulo VI
Rgimen sancionador
Artculo 16. La potestad sancionadora.

La potestad sancionadora regulada en esta Ley se ejercer, en todo lo no previsto en ella, de conformidad con lo dispuesto en la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Rgimen Jurdico de las Administraciones Pblicas y del Procedimiento Administrativo Comn. Su ejercicio corresponder a los rganos competentes de las comunidades autnomas que la tengan atribuida por razn de la materia.

Cuando se inicie un expediente sancionador por infraccin grave, el rgano que lo haya ordenado dar traslado a los rganos competentes que correspondan en materia de contratacin de las administraciones pblicas y en materia de subvenciones otorgadas por stas, por si los hechos pudieran, en su caso, ser constitutivos de prohibicin o limitacin en la facultad de contratar o de recibir subvenciones, de acuerdo con la normativa que le sea de aplicacin.

Artculo 17. Infracciones y sanciones en el mbito del precio fijo y publicidad en la venta de libros y por discriminacin por razn de discapacidad.

1. Se considerarn infracciones leves, sin perjuicio de lo que dispongan las comunidades autnomas, al menos, las siguientes:

a) La falta de indicacin del precio de venta en cada ejemplar de una edicin, correspondiente a un libro, de conformidad con lo previsto en el artculo 9 de esta Ley.

b) La oferta o la venta de un ejemplar de un libro al pblico a un precio distinto al fijado de acuerdo con lo dispuesto en el captulo IV de esta Ley.

c) La obstruccin de la funcin inspectora.

2. Se considerarn infracciones graves, sin perjuicio de lo que dispongan las comunidades autnomas, al menos, las siguientes:

a) La venta de ms de un ejemplar de un libro al pblico a un precio distinto al fijado de acuerdo con lo dispuesto en el captulo IV de esta Ley

b) La utilizacin del libro como reclamo comercial para la venta de productos de naturaleza distinta en una campaa publicitaria, de conformidad con lo dispuesto en el artculo 9.8.

c) La obstruccin grave de la funcin inspectora.

d) La discriminacin, por razn de discapacidad, que impida tanto a los usuarios como a los propios profesionales de las bibliotecas acceder a los materiales, instalaciones y servicios de la biblioteca en igualdad de condiciones con el resto de los ciudadanos.

3. Por la comisin de las infracciones leves recogidas en este artculo, se impondrn, al menos, las siguientes sanciones:

a) Multa de 1.000 a 10.000 euros.

b) Las infracciones leves, en funcin de sus circunstancias, podrn llevar aparejada una amonestacin privada.

4. Por la comisin de las infracciones graves recogidas en este artculo se impondrn, al menos, las siguientes sanciones:

a) Multa de 10.001 a 100.000 euros.

b) Las infracciones graves, en funcin de sus circunstancias, podrn llevar aparejada amonestacin pblica, con publicacin en el Diario Oficial de la comunidad autnoma correspondiente y en dos peridicos de difusin autonmica, una vez que la resolucin sancionadora tenga carcter firme, a costa del sancionado.

5. Las responsabilidades administrativas por el incumplimiento de las obligaciones establecidas en el presente captulo se entendern sin perjuicio de las acciones legales que puedan ejercitarse al amparo de la legislacin especfica de competencia desleal, para los supuestos de la obtencin de las ventajas competitivas adquiridas mediante la infraccin de una norma jurdica.

Disposicin adicional primera. Depsito legal.

El depsito legal tiene por misin fundamental la preservacin de la cultura, haciendo posible que cualquier persona pueda acceder al patrimonio cultural, intelectual y bibliogrfico, as como coadyuvar a la proteccin de los derechos de autor en el mbito de la propiedad intelectual. La observancia de la obligacin de constituir el depsito legal es una condicin imprescindible para garantizar el derecho de acceso a la informacin de todos los ciudadanos, y deber realizarse en los trminos establecidos en la normativa que resulte de aplicacin; por lo que el Gobierno, en el plazo mximo de un ao, remitir un proyecto de ley para adaptar la normativa vigente a la realidad del Estado de las Autonomas, a la aparicin de nuevos soportes y a los cambios producidos en el sector editorial.

Disposicin adicional segunda. El Observatorio de la Lectura y del Libro.

El Observatorio de la Lectura y del Libro, dependiente del Ministerio de Cultura, con el carcter de rgano colegiado, tendr como objetivo el anlisis permanente de la situacin del libro, la lectura y las bibliotecas. Le corresponder tambin promover la colaboracin institucional, en especial con observatorios u rganos de similares funciones que existan en las administraciones autonmicas y locales, el asesoramiento, la elaboracin de informes, estudios y propuestas de actuacin en materia de lectura, del libro y de las bibliotecas. Su composicin, competencias y funcionamiento se regularn reglamentariamente, asegurando la presencia en este rgano de todos los sectores comprometidos y afectados por esta Ley.

Disposicin adicional tercera. Del acceso a la lectura, al libro y a las bibliotecas de las personas con discapacidad.

1. Las administraciones pblicas, en el mbito de sus respectivas competencias, promovern el acceso de las personas con discapacidad a la lectura, al libro, y a las bibliotecas, velando por un uso regular, normalizado y sin discriminaciones de este tipo de servicios, bienes y productos culturales.

2. Los planes de fomento de la lectura y los programas de apoyo a la industria del libro tendrn en cuenta las necesidades particulares de las personas con discapacidad, especialmente en la promocin, difusin y normalizacin de formatos y mtodos accesibles, como los soportes en alfabeto braille, los soportes sonoros, los soportes digitales o los sistemas de lectura fcil.

3. A los fines establecidos en los apartados anteriores, el Ministerio de Cultura y las dems administraciones pblicas suscribirn convenios de colaboracin con las entidades de iniciativa social, sin nimo de lucro, del sector de la discapacidad.

Disposicin adicional cuarta. Publicaciones oficiales de la Administracin General del Estado.

En el caso de los libros publicados por la Administracin General del Estado y sus Organismos Pblicos, y sin perjuicio de lo establecido en el artculo 9 de esta Ley, ser de aplicacin lo dispuesto en el Real Decreto 118/2001, de 9 de febrero, de ordenacin de publicaciones oficiales y su normativa de desarrollo.

Disposicin transitoria nica. Vigencia temporal de determinadas normas.

Mantendrn su vigencia, en tanto no se adopte la correspondiente normativa de desarrollo:

a) En lo relativo al depsito legal, la Orden del Ministerio de Educacin y Ciencia de 30 de octubre de 1971 y la Orden del Ministerio de Educacin y Ciencia de 20 de febrero de 1973.

b) El Decreto 2984/1972, de 2 noviembre, por el que se establece la obligacin de consignar en toda clase de libros y folletos el nmero ISBN.

c) La Orden de 25 marzo de 1987, por la que se regula la Agencia Espaola del ISBN (Sistema Internacional de Numeracin de Libros).

d) El Real Decreto 582/1989, de 19 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de Bibliotecas Pblicas del Estado y del Sistema Espaol de Bibliotecas.

e) Los artculos 6 y 7 del Real Decreto 484/1990, de 30 de marzo, de Precio de venta al pblico de libros.

Disposicin derogatoria nica. Derogacin normativa.

1. Quedan derogadas todas las normas de igual o inferior rango en lo que contradigan o se opongan a lo dispuesto en la presente Ley.

2. Quedan derogadas expresamente las siguientes disposiciones:

a) La Ley 9/1975, de 12 de marzo, del Libro, salvo las secciones tercera y cuarta de su captulo III.

b) El artculo 38 del Real Decreto-Ley 6/2000, de 23 de junio, de medidas urgentes de intensificacin de la competencia en mercados de bienes y servicios.

c) El Real Decreto 484/1990, de 30 de marzo, de Precio de venta al pblico de libros, con la excepcin de los artculos 6 y 7 que mantendrn su vigencia en tanto no se adopte la correspondiente normativa de desarrollo.

Disposicin final primera. Modificaciones de la Ley de Propiedad Intelectual.

El texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, se modifica en los siguientes trminos:

Uno. El apartado 4 del artculo 19 queda redactado en los siguientes trminos:

Artculo 19. Distribucin.

4. Se entiende por prstamo la puesta a disposicin de originales y copias de una obra para su uso por tiempo limitado sin beneficio econmico o comercial directo ni indirecto siempre que dicho prstamo se lleve a cabo a travs de establecimientos accesibles al pblico.

Se entender que no existe beneficio econmico o comercial directo ni indirecto cuando el prstamo efectuado por un establecimiento accesible al pblico d lugar al pago de una cantidad que no exceda de lo necesario para cubrir los gastos de funcionamiento. Esta cantidad no podr incluir total o parcialmente el importe del derecho de remuneracin que deba satisfacerse a los titulares de derechos de propiedad intelectual conforme a lo dispuesto por el apartado segundo del artculo 37.

Dos. El apartado 2 del artculo 37 queda redactado en los siguientes trminos:

Artculo 37. Reproduccin, prstamo y consulta de obras mediante terminales especializados en determinados establecimientos.

2. Asimismo, los museos, archivos, bibliotecas, hemerotecas, fonotecas o filmotecas de titularidad pblica o que pertenezcan a entidades de inters general de carcter cultural, cientfico o educativo sin nimo de lucro, o a instituciones docentes integradas en el sistema educativo espaol, no precisarn autorizacin de los titulares de derechos por los prstamos que realicen.

Los titulares de estos establecimientos remunerarn a los autores por los prstamos que realicen de sus obras en la cuanta que se determine mediante Real Decreto. La remuneracin se har efectiva a travs de las entidades de gestin de los derechos de propiedad intelectual.

Quedan eximidos de la obligacin de remuneracin los establecimientos de titularidad pblica que presten servicio en municipios de menos de 5.000 habitantes, as como las bibliotecas de las instituciones docentes integradas en el sistema educativo espaol.

El Real Decreto por el que se establezca la cuanta contemplar asimismo los mecanismos de colaboracin necesarios entre el Estado, las comunidades autnomas y las corporaciones locales para el cumplimiento de las obligaciones de remuneracin que afecten a establecimientos de titularidad pblica.

Tres. El artculo 132 queda redactado en los siguientes trminos:

Artculo 132. Aplicacin subsidiaria de las disposiciones del Libro I.

Las disposiciones contenidas en el artculo 6.1, en la seccin 2. del captulo III, del Ttulo II y en el captulo II del Ttulo III, salvo lo establecido en el prrafo segundo del apartado segundo del artculo 37, ambos del Libro I de la presente Ley, se aplicarn, con carcter subsidiario y en lo pertinente, a los otros derechos de propiedad intelectual regulados en este Libro.

Cuatro. Se aade una disposicin transitoria decimonovena con la siguiente redaccin:

El Real Decreto a que se refiere el apartado segundo del artculo 37 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual deber ser promulgado en el plazo mximo de un ao desde la entrada en vigor de esta Ley.

Hasta que se apruebe el Real Decreto a que se refiere el apartado anterior, la cuanta de la remuneracin ser de 0,2 euros por cada ejemplar de obra adquirido con destino al prstamo en los establecimientos citados en dicho apartado.

Asimismo, en este perodo, el Estado, las comunidades autnomas y las corporaciones locales podrn acordar los mecanismos de colaboracin necesarios para el cumplimiento de las obligaciones de remuneracin que afectan a establecimientos de titularidad pblica.

Disposicin final segunda. Habilitacin competencial.

La presente Ley se dicta al amparo de lo dispuesto en el artculo 149.2 de la Constitucin Espaola, que dispone que, sin perjuicio de las competencias que podrn asumir las comunidades autnomas, el Estado considerar el servicio de la cultura como deber y atribucin esencial, y adems por los siguientes ttulos competenciales:

a) El artculo 8, que se dicta al amparo del artculo149.1.10.,

b) Los artculos 9, 10, 11, 16 y 17, que se dictan al amparo del artculo 149.1.13.,

c) El artculo 13, que se dicta al amparo del artculo149.1.28., y

d) Las disposiciones adicional primera y final primera, que se dictan al amparo del artculo 149.1.9. de la Constitucin Espaola.

Disposicin final tercera. Desarrollo y habilitacin normativa.

1. Se autoriza al Gobierno a dictar cuantas disposiciones resulten necesarias para la aplicacin y desarrollo de la presente Ley.

2. Cuando razones tcnicas o de oportunidad as lo aconsejen, mediante Real Decreto se podrn actualizar o modificar las excepciones al precio fijo previstas en el artculo 11.

Disposicin final cuarta. Entrada en vigor.

La presente Ley entrar en vigor al da siguiente de su publicacin en el Boletn Oficial del Estado.

Por tanto,

Mando a todos los espaoles, particulares y autoridades, que guarden y hagan guardar esta ley.

Madrid, 22 de junio de 2007.

JUAN CARLOS R.

La Presidenta del Gobierno en funciones,

MARA TERESA FERNNDEZ DE LA VEGA SANZ

Análisis

  • Rango: Ley
  • Fecha de disposición: 22/06/2007
  • Fecha de publicación: 23/06/2007
  • Entrada en vigor: 24 de junio de 2007.
Referencias posteriores

Criterio de ordenación:

  • SE MODIFICA el art. 8.2, por Ley 21/2014, de 4 de noviembre (Ref. BOE-A-2014-11404).
  • SE DESARROLLA, por Real Decreto 2063/2008, de 12 de diciembre (Ref. BOE-A-2009-504).
  • SE DICTA DE CONFORMIDAD:
    • regulando el Observatorio de la lectura y el libro: Real Decreto 1574/2007, de 30 de noviembre (Ref. BOE-A-2008-3).
    • con el art. 15.2, aprobando el Reglamento del Consejo de Cooperacin Bibliotecaria: Real Decreto 1573/2007, de 30 de noviembre (Ref. BOE-A-2008-2).
    • regulando los rganos de coordinacin de las bibliotecas y de sus organismos pblicos: Real Decreto 1572/2007, de 30 de noviembre (Ref. BOE-A-2008-1).
  • CORRECCIN de errores, modificando la disposicin final 1.4, en BOE nm. 224, de 18 de septiembre de 2007 (Ref. BOE-A-2007-16476).
Referencias anteriores
  • DEROGA:
    • art. 38 del Real Decreto-ley 6/2000, de 23 de junio (Ref. BOE-A-2000-11836).
    • Salvo los arts. 6 y 7 el Real Decreto 484/1990, de 30 de marzo (Ref. BOE-A-1990-9252).
    • Salvo secciones 3 y 4 del captulo III la Ley 9/1975, de 12 de marzo (Ref. BOE-A-1975-5293).
  • MODIFICA los arts. 19.4, 37.2, 132 y AADE la disposicin transitoria 20 a la Ley de Propiedad Intelectual, texto refundido aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril (Ref. BOE-A-1996-8930).
  • CITA:
Materias
  • Bibliotecas
  • Comercializacin
  • Cultura
  • Editoriales
  • Establecimientos comerciales
  • Libros
  • Libros de texto
  • Nmero Internacional Normalizado
  • Patrimonio Documental y Bibliogrfico
  • Patrimonio Histrico Espaol
  • Precios
  • Propiedad Intelectual

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid