Está Vd. en

Documento BOE-A-2003-14640

Resolución de 3 de julio de 2003, de la Secretaría General de Medio Ambiente, sobre la evaluación de impacto ambiental del proyecto "Prolongación del dique de Puerto América", de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz.

Publicado en:
«BOE» núm. 174, de 22 de julio de 2003, páginas 28454 a 28455 (2 págs.)
Sección:
III. Otras disposiciones
Departamento:
Ministerio de Medio Ambiente
Referencia:
BOE-A-2003-14640

TEXTO ORIGINAL

El Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio, de evaluación

de impacto ambiental, modificado por la Ley 6/2001, de 8 de mayo establece

que los proyectos públicos o privados, consistentes en la realización de

las obras, instalaciones o de cualquier otra actividad comprendida en el

anexo II de este Real Decreto Legislativo sólo deberán someterse a una

evaluación de impacto ambiental en la forma prevista en esta disposición,

cuando así lo decida el órgano ambiental en cada caso.

El proyecto Prolongación del dique de Puerto América se encuentra

comprendido en el apartado k) del grupo 9, "Cualquier cambio o ampliación

de los proyectos que figuran en los anexos I y II, ya autorizados, ejecutados

o en proceso de ejecución que puedan tener efectos adversos significativos

sobre el medio ambiente", del anexo II de la Ley 6/2001 antes referida.

Con fecha 21 de febrero de 2003, el Ente Público Puertos del Estado

remitió a la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental la

documentación relativa al citado proyecto incluyendo sus características y

ubicación, al objeto de determinar la necesidad de su sometimiento a

procedimiento de evaluación de impacto ambiental.

El proyecto Prolongación del dique de Puerto América, consiste

fundamentalmente en la prolongación del dique en unos 149 metros con una

alineación ligeramente más al sur que la actualmente existente.

La Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental ha solicitado

informe a los siguientes organismos e instituciones: Dirección General

de Conservación de la Naturaleza (Ministerio de Medio Ambiente),

Dirección General de Costas (Ministerio de Medio Ambiente), Dirección General

de Prevención y Calidad Ambiental (Junta de Andalucía), Dirección

General de Pesca y Acuicultura (Junta de Andalucía), Instituto Español de

Oceanografía (Ministerio de Ciencia y Tecnología), Instituto de

Investigaciones Pesqueras (Ministerio de Ciencia y Tecnología), Ayuntamiento

de Cádiz, Cofradía de Pescadores de Cádiz, Ecologistas en Acción,

Asociación de Amigos del Parque Natural de la Bahía de Cádiz, y Asociación

Gaditana para la Defensa y Estudio de la Naturaleza (AGADEN).

Considerando las respuestas recibidas y los criterios del Anexo III

de la Ley 6/2001, y analizada la totalidad del expediente, no se deduce

la posible existencia de impactos ambientales significativos que aconsejen

someter el proyecto al procedimiento de evaluación de impacto ambiental.

Por lo tanto, en virtud del artículo 1.2 de la Ley precitada, y teniendo

en cuenta las consideraciones anteriores, la Secretaría General de Medio

Ambiente considera que no es necesario someter a procedimiento de

evaluación de impacto ambiental el proyecto Prolongación del dique de Puerto

América. Los principales motivos que ha llevado a la Dirección General

de Calidad y Evaluación Ambiental a tomar esta decisión son los siguientes:

El proyecto no modifica substancialmente la configuración del puerto

de Cádiz.

Las obras se realizan dentro de las aguas interiores del puerto de

Cádiz.

La escasa magnitud de las obras, con un volumen de dragado de 85.500

metros cúbicos aproximadamente y unos 35.000 metros cúbicos de

escollera.

No obstante, la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz deberá cumplir

las prescripciones que se citan a continuación.

Los materiales a dragar deberán caracterizarse, previamente a su

dragado, según lo establecido en los puntos 10 al 14 de las "Recomendaciones

para la gestión de los materiales de dragado en los puertos españoles".

Se realizará un estudio acerca de los posibles usos productivos de

los materiales dragados, conforme se indica en el punto 15o de las

Recomendaciones antes citadas. En este estudio se contemplará, especialmente,

el vertido de los materiales granulométrica, química y bacteriológicamente

aptos en una zona marina en la que, de forma natural, puedan ser

incorporados al transporte sólido litoral y el relleno de los cajones con el material

granulométricamente apto.

Se dispondrá de los medios técnicos necesarios para asegurar que el

vertido de los materiales de dragado no aptos para ningún uso productivo

se realiza en la zona indicada en la memoria resumen.

La escollera, material granular y demás áridos procederán de canteras,

desmontes o concesiones debidamente autorizadas. La apertura de nuevas

canteras, si ello fuera necesario, se hará de acuerdo con lo establecido

por el órgano competente de la Junta de Andalucía.

Se elaborará un programa de vigilancia ambiental en el que además

de los controles señalados en las "Recomendaciones para la gestión de

los materiales de dragado en los puertos españoles" en la zona de vertido,

incluya el seguimiento de la calidad del agua y el control sobre la posible

aparición de restos arqueológicos en la zona de dragado.

El seguimiento de la calidad de las aguas consistirá, al menos, en la

determinación quincenal de la turbidez, sólidos en suspensión y aquellos

metales pesados que hayan superado el nivel de acción 1 en los materiales

a dragar. Se situarán un mínimo de dos estaciones de muestreo; una en

la bocana de la dársena de Cádiz y otra en el centro del canal de navegación.

En cada estación se tomarán, como mínimo, muestras a dos profundidades;

cerca de la superficie y del fondo respectivamente. El seguimiento de la

calidad de las aguas se realizará mientras duren las operaciones de dragado.

El seguimiento arqueológico de las obras de dragado consistirá,

básicamente, en la inspección visual de los materiales dragados a bordo de

la draga o gánguil. Para realizar dicha inspección se tendrá en cuenta

el tipo de maquinaria utilizada en el dragado. Si durante el dragado

apareciese algún yacimiento arqueológico, se paralizarían cautelarmente las

operaciones que pudieran dañarlo y se informaría del hallazgo al organismo

competente en la materia.

La documentación solicitada en esta Resolución (Resultados de la

caracterización del material dragado, justificación de los usos productivos,

descripción del método de control del vertido en alta mar y programa de

vigilancia ambiental) deberá ser remitida por la Autoridad Portuaria de

la Bahía de Cádiz a la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental

antes del inicio de las obras.

Madrid, 3 de julio de 2003.-El Secretario General, Juan María del Álamo

Jiménez.

ANEXO

Descripción del proyecto

El proyecto consiste en la prolongación del actual dique de Puerto

América en unos 149 metros, de forma que se cree una superficie de

agua abrigada de unos 22.000 metros cuadrados. La cara exterior de dicha

prolongación permitirá el atraque de buques de tamaño medio.

La tipología constructiva es a base de cajones de hormigón cimentados

sobre banqueta de escollera, siendo la coronación de ésta a la cota -10,00

metros para permitir el atraque de los buques mencionados antes. La

construcción se completa con una superestructura de hormigón

ligeramente armado sobre la que se instalan bolardos cada 30 metros y las

conducciones de agua potable y servicios. Se utilizarán seis cajones de

hormigón de 24,60 metros de largo por 8,60 metros de ancho y una altura

de 13,70 metros. En el morro del dique se colocará, en ángulo recto, un

séptimo cajón con las mismas dimensiones que los anteriores pero con

la mitad de la longitud.

El estudio geotécnico muestra que los fondos a ocupar por la nueva

estructura se caracterizan por la presencia de capas blandas que

lentamente van aumentando la capacidad resistente hasta alcanzar valores

razonables de compacidad a la cota -21,00 metros. En estas circunstancias,

se han planteado diversas soluciones constructivas, tanto en lo que se

refiere a la tipología del dique como a la de cimentación.

Entre las soluciones del dique barajadas (pantallas de tablestacas,

bloques parcialmente reflejantes y cajones de hormigón) se ha elegido los

cajones de hormigón dado el mayor coste de las otras dos, y a que los

bloques parcialmente reflejantes no suponen una mejora substancial en

cuanto a la agitación debido a que este tramo del dique no está tan expuesto

al oleaje como el actualmente existente.

En el caso de los bloques y de los cajones, las alternativas de

cimentación consisten, bien en un dragado general a la cota -21,00 metros,

o bien en un dragado general a la cota -16,00 metros y mejora del terreno

con columnas de grava hasta la cota -21,00 metros. Esta segunda solución

se desestimó por ser más complicada, dado lo singular del terreno, y por

necesitar un mayor plazo de ejecución.

La metodología constructiva pasa por dragar la zanja de cimentación

a la cota -21,00 metros, el vertido de la escollera hasta la cota -10,00

metros, el enrase con grava de la superficie de la escollera, la colocación

de los siete cajones de hormigón y la construcción de la superestructura.

Los volúmenes y mediciones aproximadas del proyecto señaladas en

la memoria resumen son las siguientes:

Volumen de dragado: 85.500 metros cúbicos.

Volumen de escollera: 35.300 metros cúbicos.

Superficie de enrase: 2.325 metros cuadrados.

El plazo de ejecución es de siete meses aproximadamente.

En cuanto a la caracterización ambiental de la obra, se indica que

los materiales a dragar probablemente pertenezcan a la categoría I, ya

que los análisis realizados en noviembre de 2001 conforme a las

"Recomendaciones para la gestión de los materiales de dragado en los puertos

españoles" sobre los sedimentos situados en la parte más interna de la

dársena donde se ubica el proyecto, se clasificaron de esa categoría. Por

consiguiente, se podrían verter en la zona marina habitualmente utilizada,

cuyas coordenadas y superficie se detallan.

Por otro lado, ni la dinámica litoral ni entorno costero se encuentran

afectados por la obra, debido a que ésta se realiza en el interior de la

dársena de Cádiz.

Por último, señala que en los fondos a dragar no existe fauna y flora

apreciable, por cuanto dichos fondos se dragan periódicamente para

mantener los calados.

Consultas realizadas.

A continuación se resume el contenido de las contestaciones recibidas

a las consultas realizadas por la Dirección General de Calidad y Evaluación

Ambiental:

La Dirección General de Costas considera que las obras propuestas

no tendrán impactos sobre las playas del entorno. En cuanto al vertido

de los materiales de dragado, considera que los materiales útiles para

alimentación de playas deben utilizarse para este fin y que para el vertido

en mar abierto deberá realizarse un estudio del impacto sobre el medio

ambiente en la zona de vertido. En cualquier caso, considera necesaria

la caracterización química y granulométrica de dichos materiales.

La Dirección General de Prevención y Calidad Ambiental de la Junta

de Andalucía remite un informe elaborado por la Delegación Provincial

de la Consejería de Medio Ambiente en Cádiz en el que indica, en primer

lugar, que el proyecto no se encuentra incluido en ninguno de los anejos

de la legislación autonómica. En caso de que el órgano ambiental decida

someter el proyecto al procedimiento de evaluación de impacto ambiental,

considera que deberían contemplarse los siguientes aspectos:

caracterización ambiental de la zona; el vertido del material dragado y el de escollera

deberían realizarse de forma que se minimizara la turbidez y la tasa de

sedimentación; seguimiento continuo de los impactos sobre la flora y fauna

marinas tras las actuaciones y conservación posibles restos arqueológicos.

La Dirección General de Pesca y Acuicultura de la Junta de Andalucía

no tiene ningún inconveniente al respecto, aunque señala que se preste

una especial vigilancia a que el vertido del material de dragado se efectúe

dentro de la zona propuesta.

El Instituto Español de Oceanografía comunica que las actuaciones

contempladas en el proyecto no afectarán a la actividad pesquera, dada

la lejanía de los caladeros más próximos. La zona de vertido propuesta

para los materiales de dragado no presenta un alto valor comercial dado

que la pesca de arrastre está prohibida en estos fondos y la pesca artesanal

se realiza en fondos más someros, estando este último aspecto contrastado

mediante consultas anteriores con el sector pesquero.

El Ayuntamiento de Cádiz, en lo que se refiere a la problemática

ambiental, indica que no se aprecia, en principio, otra que la relacionada con

la dinámica litoral y el dragado de los fondos marinos.

La Cofradía de Pescadores de Cádiz manifiesta que no tiene objeción

alguna al proyecto, siempre y cuando se cumpla con la normativa aplicable.

No obstante, se reserva el derecho de pedir daños y perjuicios si el vertido

de los materiales dragados al mar se realiza en zona distinta de la indicada

en la memoria resumen.

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid