Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Ministerio de la Presidencia Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Está Vd. en

Documento BOE-A-2007-17769

Ley 24/2007, de 9 de octubre, por la que se modifica la Ley 50/1981, de 30 de diciembre, reguladora del Estatuto Orgnico del Ministerio Fiscal.

TEXTO

JUAN CARLOS I REY DE ESPAA

A todos los que la presente vieren y entendieren. Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la siguiente ley.

EXPOSICIN DE MOTIVOS I

El artculo 124 de la Constitucin atribuye al Ministerio Fiscal la misin de promover la accin de la justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del inters pblico tutelado por la ley. En aras de alcanzar una mayor eficacia y eficiencia en el cumplimiento de tal relevante misin del Ministerio Pblico se hace necesario abordar una serie de modificaciones sustanciales en el vigente Estatuto Orgnico del Ministerio Fiscal, aprobado por Ley 50/1981, de 30 de diciembre, norma que, si bien ha supuesto una slida base para la regulacin del Ministerio Fiscal durante veinticinco aos, necesita una adaptacin en su conjunto a las nuevas exigencias que la sociedad reclama.

En efecto, el desarrollo social, econmico y tecnolgico de un lado, y la consolidacin del Estado de las Autonomas de otro, junto a la evolucin del proceso -en especial del proceso penal -hacia frmulas que exigen una presencia e intervencin mucho mayor del Fiscal, exigen hoy la reordenacin ntegra de las coordenadas organizativas del Ministerio Pblico, en el doble plano de su capacidad de especializacin y de implantacin territorial, de modo que su necesaria unidad de actuacin se traduzca, como garanta esencial de los ciudadanos, en una presencia del Fiscal igual, y con el mismo grado de especializacin por materias, en cualquier punto de Espaa. La presente reforma persigue, en primer lugar, reforzar la autonoma del Ministerio Fiscal como rgano de relevancia constitucional y la mejora de su capacidad funcional, con especial atencin, en este terreno, a la Fiscala General del Estado. Persigue tambin actualizar su estructura, buscando una mayor eficacia conforme a un criterio de especializacin y de reordenacin de su modelo de implantacin geogrfica. Y, por ltimo, se propone introducir mejoras de carcter tcnico que afectan a la regulacin de los procedimientos de actuacin externos e internos de la Fiscala, al tiempo que pretende conseguir una ms clara definicin de la Carrera Fiscal como carrera profesional, favoreciendo un escalonamiento ms racional de la pirmide jerrquica en la que se integran los Fiscales.

II

Uno de los objetivos que se pretende alcanzar con la presente reforma es dotar al Ministerio Fiscal de una mayor autonoma en el desempeo de sus funciones, que contribuya a reforzar de cara a la sociedad el principio de imparcialidad que preside su actuacin de conformidad con lo previsto en el artculo 124.1 de la Constitucin.

Para ello, se modifica el rgimen de nombramiento y cese del Fiscal General del Estado, estableciendo nuevas garantas adicionales en su regulacin, y respetando en todo caso el sistema de designacin que se regula en el artculo 124 de la Constitucin. En este sentido, el candidato a Fiscal General propuesto por el Gobierno, tras la preceptiva audiencia del Consejo General del Poder Judicial, deber someterse a una comparecencia ante una Comisin del Congreso de los Diputados antes de ser nombrado por el Rey. Al tiempo, la introduccin de causas objetivas de cese constituye una garanta del margen de autonoma del Fiscal General al desaparecer la libre decisin de cese sin causa por parte del Ejecutivo. Para garantizar la mayor autonoma del ministerio pblico en el ejercicio de sus funciones, se introduce la necesaria intervencin de la Junta de Fiscales de Sala, mximo rgano asesor del Fiscal General en materia jurdica, siempre que el Fiscal General vaya a impartir instrucciones a sus subordinados en cualquier asunto que afecte a miembros del Gobierno, cualquiera que sea la posicin procesal de stos. En esta misma lnea, se modifica el rgimen de abstencin de los Fiscales, de modo que la decisin de apartar o no al Fiscal General del Estado en estos casos se residencia en el interior del propio Ministerio Fiscal, en concreto en la Junta de Fiscales de Sala, aprovechando su condicin de rgano colegiado de perfil esencialmente jurdico. Finalmente, se reafirma el carcter neutral y operativo de los rganos tcnicos de la Fiscala General del Estado, lo que supone incluir una expresa previsin legal de que los miembros de la Secretara Tcnica, la Unidad de Apoyo y la Inspeccin no puedan presentarse como candidatos a las elecciones al Consejo Fiscal.

III

La necesidad de modernizar y racionalizar la estructura del Ministerio Fiscal constituye otro de los objetivos principales de la presente Ley. Con tal finalidad se potencia la figura del Teniente Fiscal del Tribunal Supremo, redefiniendo de modo explcito sus funciones de direccin ordinaria de la Fiscala del Alto Tribunal y de sustitucin del Fiscal General, y reflejndose esa mayor relevancia institucional en el sistema de provisin del cargo, al exigir una antigedad de al menos tres aos en la primera categora de la carrera fiscal.

Por otro lado, se introduce la Unidad de apoyo como rgano integrado por Fiscales y funcionarios, que queda encargado de labores de asistencia a la Fiscala General del Estado en materia de representacin institucional y relaciones con los poderes pblicos; de la comunicacin y relaciones con los medios y gestin de la atencin al ciudadano, y de anlisis y determinacin de las propuestas relativas a necesidades de organizacin y funcionamiento del Ministerio Fiscal en materia de estadstica, informtica, personal, medios materiales, informacin y documentacin. Tambin como novedad, con absoluto respeto del rgimen de la Ley Orgnica 4/1987 de 15 de julio de Competencia y Organizacin de la Jurisdiccin Militar, se incorpora en esta Ley la figura de la Fiscala Jurdico Militar, como rgano del Ministerio Fiscal. De ah que deba ser ubicada sistemticamente dentro del Estatuto como corresponde al principio de unidad orgnica, pese a que, con la sola excepcin de un Fiscal de Sala, se trate de una Fiscala no servida por la Carrera Fiscal. Tambin, desde el punto de vista de la racionalizacin del funcionamiento del Ministerio Fiscal, se regula como novedad la figura del Fiscal de Sala Delegado, que supone la consagracin legal del clsico sistema de delegacin de funciones por parte del Fiscal General. Las ventajas del nuevo sistema son, de un lado, la descarga del evidente exceso de concentracin de tareas en la figura del Fiscal General, y de otro, el facilitar la asuncin por dichos Fiscales de Sala Delegados de responsabilidades en materia de coordinacin e imparticin de criterios a travs de la propuesta al Fiscal General de aquellas circulares o instrucciones que consideren necesarias, tarea esta que, desde el punto de vista de la unidad de actuacin, queda mejor cubierta atendido su grado de especializacin y experiencia.

IV

En aras de lograr una mayor eficiencia en la actuacin del Ministerio Fiscal se opta decididamente por dar un mayor impulso al principio de especializacin como respuesta a las nuevas formas de criminalidad que han ido surgiendo en los ltimos tiempos. Esta opcin tiene su mxima expresin en las Fiscalas Especiales, denominacin genrica que a partir de ahora se extiende a las dos que vienen operando en el mbito estatal, respecto de las cuales se propone una refundicin del texto legal que unifique en lo posible su naturaleza, su rgimen de organizacin y su funcionamiento. El primero de los cambios que se opera afecta a la concreta denominacin de cada una de estas Fiscalas Especiales, que pasan respectivamente a llamarse Fiscala Antidroga, y Fiscala Anticorrupcin y contra la Delincuencia Organizada.

En la delimitacin competencial de la Fiscala Antidroga se opta, de una parte, por simplificar una excesivamente casustica y en buena medida redundante enumeracin de cometidos, y de otra, por extender su mbito de actuacin a todos aquellos expedientes y procedimientos que se refieran a asuntos para los que es competente por razn de la materia. Al tiempo, se incluyen de manera expresa en su mbito competencial los delitos de blanqueo de capitales relacionados con el trfico de estupefacientes. Con relacin a la Fiscala Anticorrupcin y contra la Delincuencia Organizada se realiza una reforma de mayor calado, ya que se actualiza la lista de delitos objeto de su actividad con clara vocacin de futuro, como demuestra el hecho de que se contemple la futura incorporacin al Cdigo Penal de los delitos de corrupcin en el sector privado, fruto de los compromisos europeos de Espaa en materia de armonizacin legal; al tiempo que se suprimen las referencias concretas a la ubicacin sistemtica de los tipos en el Cdigo Penal, prefiriendo, por su mayor perdurabilidad, la mencin genrica del "nomen iuris" de los correspondientes delitos. El mayor cambio, en todo caso, respecto a esta Fiscala Especial se produce al ampliar su radio de actuacin a todo un gnero de actividades presuntamente delictivas que hasta el presente podan quedar extramuros de su marco competencial, y que coinciden con la nocin genrica de delincuencia organizada. Por otra parte, para facilitar la actuacin de esta Fiscala especializada se amplia el plazo de las diligencias de investigacin que pueda llevar a cabo respecto de los delitos de su competencia hasta una duracin mxima de doce meses salvo prrroga acordada mediante Decreto motivado del Fiscal General del Estado.

V

La organizacin territorial del Ministerio Fiscal es objeto de nueva regulacin para lograr un doble objetivo: de una parte, su adecuacin al Estado de las Autonomas, y de otra, para permitir un despliegue territorial ms eficiente que permita hacer frente en mejores condiciones a las funciones que tiene atribuidas el Ministerio Fiscal.

Para acomodar la organizacin territorial del Ministerio Fiscal al modelo constitucional del Estado de las Autonomas se opta por reforzar en todos los aspectos la figura del Fiscal en el mbito de las Comunidades Autnomas, mediante la creacin de la figura del Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma, que viene a sustituir a los actuales Fiscales Jefes de los Tribunales Superiores de Justicia. Este nuevo Fiscal Superior asume la representacin institucional del Fiscal en el mbito territorial de la Comunidad Autnoma, adems de hacerse cargo de la direccin efectiva del Ministerio Pblico en dicho territorio. Por otro lado, el Fiscal Superior tiene, al mismo tiempo, una dimensin institucional en cuanto interlocutor con las autoridades de la Comunidad Autnoma, ya que queda obligado a remitir, y en su caso presentar, la Memoria anual ante la Asamblea Legislativa de la Comunidad. Esta necesaria adecuacin a la organizacin territorial del Estado de las Autonomas se consigue tambin mediante la creacin de la Junta de Fiscales Superiores de las Comunidades Autnomas, que pretende articular en un vrtice colegiado esa dimensin territorial del Fiscal, cuyo reflejo orgnico hasta ahora ha sido exclusivamente radial, sin mecanismos institucionales de coordinacin horizontal, que a la postre se han demostrado como imprescindibles para una adecuada y efectiva aplicacin del principio de unidad de actuacin en todo el territorio del Estado.

VI

Entre los cambios organizativos se encuentra la modificacin de la relacin entre la estructura de la Fiscala a nivel provincial y en el mbito de la Comunidad Autnoma, establecindose expresamente la existencia de dependencia jerrquica entre el Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma y los Fiscales Jefes de las provincias, a los que presidir en la correspondiente Junta y respecto de quienes ejercer todas las funciones que implica, en la regulacin del Estatuto, la superioridad jerrquica.

De ah que, por tanto, el Fiscal Superior aparezca en la presente Ley como Fiscal Jefe de la Fiscala de la Comunidad Autnoma, y que sta venga a constituirse como rgano diferenciado de las Fiscalas de las Audiencias Provinciales. Este desdoblamiento orgnico tiene como consecuencia la aparicin de un Fiscal Jefe Provincial all donde en la actualidad slo existe el del Tribunal Superior de Justicia, y la dotacin de la correspondiente plantilla de la Fiscala de la Comunidad Autnoma, cuyos integrantes despacharn los asuntos del Tribunal Superior, dado el previsible incremento de su volumen de actividad como consecuencia de las reformas procesales en marcha. No obstante, queda a salvo la posibilidad de que en aquellas Comunidades Autnomas uniprovinciales en las que el volumen de trabajo no justifique el desdoblamiento de rganos, pueda mantenerse la actual acumulacin de funciones en una sola Fiscala, que ser la de la Comunidad Autnoma, y en un solo Jefe, que ser el Fiscal Superior.

VII

Para lograr el objetivo de alcanzar un despliegue territorial ms eficiente del Ministerio Fiscal para el desempeo de sus funciones, se introducen cambios en la organizacin a nivel provincial, as como en la articulacin territorial de la especializacin de la Fiscala a travs de las correspondientes secciones.

En el mbito provincial se sustituye la clsica denominacin de Fiscala de la Audiencia Provincial por la de Fiscala Provincial, pues se constata que este rgano no slo atiende a la Audiencia, sino que tambin presta servicio al conjunto de los juzgados y tribunales de la provincia. En esta materia la principal novedad se encuentra en la regulacin de la estructura infraprovincial, que se realiza sobre la base de dos nuevas figuras: las Fiscalas de rea y las Secciones Territoriales de las Fiscalas Provinciales. La finalidad de superar el actual sistema de adscripciones permanentes, los conocidos como destacamentos, y la necesidad de crear una estructura del Ministerio Fiscal a nivel del territorio de la provincia que permita la cercana a los rganos jurisdiccionales no radicados en la capital, y que permita de futuro una eventual asuncin de la direccin de la investigacin penal por parte de los Fiscales, son razones suficientes para que esta Ley venga a articular la organizacin territorial en el seno de la provincia. Para ello, se crean las Fiscalas de rea para los lugares que, sin ser capital de provincia, presenten aglomeraciones importantes de poblacin y, en todo caso, una concentracin significativa de rganos judiciales, que se singulariza, como supuesto concreto en que la creacin del rgano ser obligada, en aquellos supuestos en que las Audiencias Provinciales desplazan una Seccin de modo estable. Estas nuevas Fiscalas son rganos autnomos y diferenciados de las Fiscalas Provinciales, y cuentan con un Fiscal Jefe designado mediante concurso, subordinado jerrquicamente al Fiscal Provincial, e integrado bajo la presidencia de ste ltimo en la Junta de Coordinacin que rene a todos los Fiscales Jefes de rea de la Provincia y a los Decanos de la Fiscala Provincial. El sistema se completa con las Secciones Territoriales de las Fiscalas Provinciales, que en realidad no son ms que reducidos destacamentos, en la terminologa actual, con los que asegurar la presencia del Fiscal en aquellos lugares que, sin reunir los requisitos necesarios para la creacin de una Fiscala de rea, exigen por su lejana de la sede provincial o por cualquier otro motivo una presencia del Fiscal no sujeta a permanentes desplazamientos. Estas Secciones, integradas directamente en la Fiscala Provincial a efectos orgnicos y jerrquicos, y dirigidas por un Decano, seguirn constituyendo no obstante -al modo de las actuales Adscripciones permanentes- destinos diferentes de la Fiscala matriz, con el fin de dotar de seguridad jurdica respecto de su situacin a los Fiscales que ocupen las respectivas plazas. Un segundo presupuesto para lograr un eficiente despliegue territorial del Ministerio Pblico es conseguir que el principio de especializacin forme parte sustancial de la estructura organizativa de la Fiscala. Para lo cual la presente Ley viene a clarificar el rgimen organizativo y de funcionamiento de los Fiscales Delegados de las Fiscalas Especiales y de las Secciones especializadas en los diversos rganos territoriales del Ministerio Fiscal. As, en relacin con las Fiscalas Especiales se robustece y se unifica el modelo de organizacin desconcentrada, mediante la aclaracin de las normas que regulan la designacin de Fiscales delegados en los diferentes rganos territoriales, y sobre todo la vinculacin funcional de stos con el Fiscal Jefe del rgano estatal, precisando el rgimen de relacin jerrquica de modo que en lo posible puedan evitarse, y en todo caso resolverse de manera simple y rpida, los eventuales conflictos derivados de la doble dependencia de la Fiscala Especial y territorial. Elementos esenciales para lograr este objetivo son, de una parte, la determinacin especfica del grado de dedicacin, exclusiva o compartida, del Fiscal delegado, que habr de concretarse en las Instrucciones que pueda impartir el Fiscal General del Estado y sobre todo el Decreto de nombramiento, y de otra parte, la integracin de dicho delegado en la Seccin especializada en delitos de anloga o similar naturaleza que, en su caso, pueda existir en el rgano territorial, con el fin de favorecer la coordinacin y evitar la dispersin de esfuerzos entre la Fiscala Especial y los Fiscales del territorio. En segundo lugar, se recoge en la Ley la idea de crear Secciones especializadas por materias en las Fiscalas territoriales, solucin organizativa ampliamente extendida de facto en muchas Fiscalas, y que hasta la fecha contaba con soporte legal expreso en materia de menores y violencia de gnero. En este sentido, se pretende aclarar y dotar de homogeneidad organizativa al modelo, atendiendo al volumen de trabajo y al tamao de la plantilla de cada Fiscala. Para ello, se generaliza la denominacin Seccin para designar estas unidades de referencia en cada rgano del Ministerio Fiscal, sin que la posibilidad de que tal Seccin sea unipersonal constituya ninguna anomala, sino, bien al contrario, la solucin al problema de someter a un rgimen homogneo una organizacin compuesta por unidades de dimensiones muy desiguales. As, el o los Fiscales especialistas podrn dedicarse a su rea, segn las caractersticas de cada Fiscala, en rgimen de exclusividad o compatibilizando esa actividad especializada con la prestacin de otros servicios; y en los lugares ms pequeos podrn asumir sin problema varias especialidades, lo que sencillamente significa que la Fiscala podr ofrecer a la sociedad del lugar en que se inserta un referente concreto, conocido y accesible. Referente que lo ser tambin en el mbito interno, dotando de esqueleto organizativo a autnticas redes de especialistas que permitirn articular la coordinacin vertical y unificacin de criterios desde la cspide del Fiscal de Sala Delegado correspondiente, conservando no obstante su plena competencia organizativa y su posicin en el organigrama jerrquico el Fiscal Jefe de cada uno de los rganos territoriales. Sin embargo, la constitucin de Secciones no tiene por qu limitarse al tratamiento de determinados tipos de materias, sino que tambin puede servir, en las Fiscalas de mayor tamao, para la racionalizacin y distribucin del trabajo genrico, como de hecho ya viene ocurriendo desde hace aos en las grandes capitales. Estas Secciones, en razn de sus dimensiones y su carga de trabajo, podrn constituirse, en los trminos en que lo permita en cada lugar la configuracin de la plantilla, bajo la dependencia de un Fiscal Decano nombrado por el Fiscal General del Estado a propuesta del Fiscal Jefe, siguiendo el modelo de Fiscal Delegado introducido por la Ley 14/2003, cuya denominacin se ha preferido cambiar porque, en este caso, podra inducir a confusin con la figura del Fiscal Delegado de las Fiscalas Especiales, all donde exista. Sin perjuicio, por supuesto, de que ambas funciones puedan eventualmente confluir en una misma persona, a travs de los respectivos mecanismos de designacin.

VIII

Por ltimo, la Ley introduce una serie de cambios en la organizacin de la Carrera Fiscal dirigidos a facilitar la movilidad y la temporalidad en el desempeo de los cargos, as como a modernizar el rgimen de infracciones y sanciones.

En primer lugar se ajusta el rgimen de los ascensos de categora dentro de la Carrera Fiscal, concretamente en lo concerniente a la funcin que compete al Consejo Fiscal respecto de las propuestas que ha de formular el Fiscal General del Estado. Se adapta en este punto la redaccin del artculo 13.1 a la interpretacin dada por el Tribunal Supremo al hasta ahora vigente artculo 13.1.b), que viene siendo pacfica desde su formulacin hace ya nueve aos. La temporalidad en los cargos ha sido objeto de revisin en aspectos concretos con el propsito de regularla de un modo ms coherente con los que deben ser sus verdaderos fines, a saber, la renovacin peridica en el ejercicio de la responsabilidad pblica, ms acorde con las reglas de funcionamiento de una sociedad democrtica que con la naturaleza vitalicia de los cargos, y al propio tiempo con la intencin de lograr una razonable rotacin en los nombrados, que pueda servir de aliciente a la orientacin profesional de los Fiscales. Para lo cual, se reafirma el carcter temporal de todos los cargos con responsabilidad directiva o de coordinacin propia, esto es, aqullas tareas que no proceden de la mera delegacin de funciones, que obviamente se regir por las reglas generales de la revocabilidad y la extincin por el cese del delegante. Con ello se pretende resolver las dudas que, debido a cierta insuficiencia o descoordinacin normativa haban suscitado, por ejemplo, el puesto de Fiscal de Sala Delegado de Violencia de Gnero, o el de la Unidad de Apoyo, que, al ser rganos unipersonales sin Fiscala, podan escapar a una interpretacin literal del vigente artculo 41, que tan slo menciona a efectos de renovacin peridica a los Jefes de Secciones de la Fiscala del Tribunal Supremo. As pues, la Ley deja claro que todos los Fiscales Jefes y aqullos que desempeen un cargo con responsabilidad propia especfica, definido por ley o incluido expresamente en la plantilla sern objeto de renovacin quinquenal. En este sentido, la vigencia del principio de temporalidad se extiende tambin expresamente a los Fiscales de la Secretara Tcnica y de la Unidad de Apoyo, en atencin a cuya condicin de cargos de libre designacin, se conecta naturalmente su permanencia en el cargo a la del Fiscal General que los nombra. Sin embargo, como quiera estos rganos no slo desempean tareas de asistencia al Fiscal General, sino tambin otras de naturaleza funcional, trascendentales para el funcionamiento de la Fiscala General y del Ministerio Fiscal en su conjunto, se prev que los cesantes continuarn en funciones hasta su sustitucin, o incluso confirmacin, por el nuevo Fiscal General, buscando as la garanta de que el cambio en la Jefatura del Ministerio Fiscal no genere un vaco en actividades imprescindibles. Otra concreta manifestacin novedosa de la temporalidad es la introduccin de un plazo mximo total para el desempeo de las funciones de Fiscal de la Inspeccin, que se fija en diez aos. La necesidad de imponer un plazo se justifica en la exigencia de garantizar cierta capacidad de renovacin en un rgano que controla la gestin y asume funciones esenciales en materia disciplinaria, dado que su configuracin como destino vitalicio pugna directamente con su eficacia y eficiencia como rgano, al tiempo que supone un rgimen discordante en relacin con rganos tcnicos de similar naturaleza, como por ejemplo la Inspeccin del Consejo General del Poder Judicial. Sentado el principio de temporalidad en los cargos se modifica, tambin, el rgimen de la renovacin temporal en cuanto a sus efectos. Y as, se habilita a los Fiscales de Sala cesantes de una jefatura para poder ser adscritos a la Fiscala del Tribunal Supremo, como hasta ahora, o a cualquier otra cuyo jefe sea de la primera categora, en un intento de aprovechar mejor su experiencia y especializacin. En el supuesto de los Fiscales territoriales, se permite al Fiscal Jefe que cesa la opcin entre permanecer adscrito en el rgano donde ejerci su cargo o volver a la Fiscala donde prestaba servicio antes de ser nombrado. En esa misma lnea, ya iniciada por la Ley 14/2003, de 26 de mayo, de incorporar plenamente principios constitucionales y democrticos como el de la temporalidad del ejercicio de aquellos cargos que implican una especial responsabilidad en el funcionamiento de la institucin, se hace necesario aplicar dicho rgimen de mandato temporal tanto a los Tenientes Fiscales de aquellas Fiscalas cuyo Fiscal Jefe pertenece a la primera categora como a los Tenientes Fiscales de las actuales Fiscalas de los Tribunales Superiores de Justicia. A los primeros, atendiendo al contraste entre la enorme relevancia de las funciones que desempean en dichos rganos y el tamao relativamente reducido de sus plantillas, lo que con frecuencia requiere que el Teniente Fiscal asuma funciones de gran responsabilidad y trascendencia que el Fiscal Jefe no puede abarcar, adems de sustituir a ste en los casos en que la Ley lo impone; tarea esta ltima que, dada la naturaleza del cargo y la propia categora del sustituido, determina ese mismo grado, muy elevado, de responsabilidad. Y a los Tenientes Fiscales de los Tribunales Superiores de Justicia, porque tras la creacin de las nuevas Fiscalas de las Comunidades Autnomas pasarn a desempear en ellas el mismo cargo. Asumirn por tanto funciones que, sea en sustitucin o por delegacin del respectivo Fiscal Jefe, pueden llevar aparejadas nuevas responsabilidades de mayor calado que las que hasta ahora vienen desempeando, y adems la coherencia del sistema exige inexcusablemente excluir una inevitable paradoja, si se mantuviera su carcter vitalicio: la ubicacin de dichos Tenientes Fiscales en una posicin -por ms que sea delegada o temporal-de superioridad jerrquica respecto de los Fiscales Jefes Provinciales y de rea, quienes s estn sometidos al examen de responsabilidad quinquenal que lleva implcitamente aparejada la temporalidad de su cargo. En relacin con el rgimen disciplinario, se adapta para los Fiscales la posibilidad, ya existente para los Jueces, de que la sancin de separacin de la Carrera por haber perpetrado un delito doloso pueda ser flexibilizada por el Fiscal General en determinados casos menos graves. Se introduce tambin una modificacin orientada al propsito general de la Ley relativo a la mayor autonoma del Ministerio Fiscal, sancionando aquellas conductas que puedan poner en peligro la imparcialidad del Fiscal por la participacin en actos de naturaleza poltica o por dirigir a los poderes, autoridades o funcionarios pblicos o corporaciones oficiales felicitaciones o censuras por sus actos, invocando la condicin de Fiscal, o sirvindose de esa condicin. Y, en fin, se dota de coherencia al sistema de valoracin del conocimiento y consecuente uso de las lenguas cooficiales en las Comunidades Autnomas donde existen, al catalogar como infraccin leve la negativa injustificada al uso de esa lengua cuyo conocimiento se ha acreditado como mrito.

Artculo nico. Modificacin de la Ley 50/1981, de 30 de diciembre, por la que se regula el Estatuto Orgnico del Ministerio Fiscal.

Uno. Se modifica el apartado uno del artculo segundo, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo segundo:

Uno. El Ministerio Fiscal es un rgano de relevancia constitucional con personalidad jurdica propia, integrado con autonoma funcional en el Poder Judicial, y ejerce su misin por medio de rganos propios, conforme a los principios de unidad de actuacin y dependencia jerrquica y con sujecin, en todo caso, a los de legalidad e imparcialidad.

Dos. Se modifican los apartados cinco, diez y once del artculo tercero, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo tercero.

Cinco. Intervenir en el proceso penal, instando de la autoridad judicial la adopcin de las medidas cautelares que procedan y la prctica de las diligencias encaminadas al esclarecimiento de los hechos o instruyendo directamente el procedimiento en el mbito de lo dispuesto en la Ley Orgnica reguladora de la Responsabilidad Penal de los Menores, pudiendo ordenar a la Polica Judicial aquellas diligencias que estime oportunas.

Diez. Velar por la proteccin procesal de las vctimas y por la proteccin de testigos y peritos, promoviendo los mecanismos previstos para que reciban la ayuda y asistencia efectivas. Once. Intervenir en los procesos judiciales de amparo as como en las cuestiones de inconstitucionalidad en los casos y forma previstos en al Ley Orgnica del Tribunal Constitucional.

Tres. Se modifica el artculo cuarto, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo cuarto.

El Ministerio Fiscal, para el ejercicio de sus funciones, podr: Uno. Interesar la notificacin de cualquier resolucin judicial y la informacin sobre el estado de los procedimientos, pudiendo pedir que se le d vista de stos cualquiera que sea su estado, o que se le remita copia de cualquier actuacin, para velar por el exacto cumplimiento de las leyes, plazos y trminos, promoviendo, en su caso, las correcciones oportunas. Asimismo, podr pedir informacin de los hechos que hubieran dado lugar a un procedimiento, de cualquier clase que sea, cuando existan motivos racionales para estimar que su conocimiento pueda ser competencia de un rgano distinto del que est actuando. Tambin podr acceder directamente a la informacin de los Registros oficiales, cuyo acceso no quede restringido a control judicial.

Dos. Visitar en cualquier momento los centros o establecimientos de detencin, penitenciarios o de internamiento de cualquier clase de su respectivo territorio, examinar los expedientes de los internos y recabar cuanta informacin estime conveniente. Tres. Requerir el auxilio de las autoridades de cualquier clase y de sus agentes. Cuatro. Dar a cuantos funcionarios constituyen la Polica Judicial las rdenes e instrucciones procedentes en cada caso. Cinco. Informar a la opinin pblica de los acontecimientos que se produzcan, siempre en el mbito de su competencia y con respeto al secreto del sumario y, en general, a los deberes de reserva y sigilo inherentes al cargo y a los derechos de los afectados. Las autoridades, funcionarios u organismos o particulares requeridos por el Ministerio Fiscal en el ejercicio de las facultades que se enumeran en este artculo y en el siguiente debern atender inexcusablemente el requerimiento dentro de los lmites legales. Igualmente, y con los mismos lmites, debern comparecer ante el Fiscal cuando ste lo disponga. Seis. Establecer en las sedes de las Fiscalas Provinciales y en las que se considere necesario, centros de relacin con las vctimas y perjudicados de las infracciones criminales cometidas en su circunscripcin y por las que se sigue proceso penal en los Juzgados o Tribunales de la misma, con la finalidad de conocer los daos y perjuicios sufridos por ellas y para que aporten los documentos y dems pruebas de que dispongan para acreditar su naturaleza y alcance.

Cuatro. Se modifica el artculo quinto, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo quinto.

Uno. El Fiscal podr recibir denuncias, envindolas a la autoridad judicial o decretando su archivo, cuando no encuentre fundamentos para ejercitar accin alguna, notificando en este ltimo caso la decisin al denunciante.

Dos. Igualmente, y para el esclarecimiento de los hechos denunciados o que aparezcan en los atestados de los que conozca, puede llevar a cabo u ordenar aquellas diligencias para las que est legitimado segn la Ley de Enjuiciamiento Criminal, las cuales no podrn suponer la adopcin de medidas cautelares o limitativas de derechos. No obstante, podr ordenar el Fiscal la detencin preventiva. Todas las diligencias que el Ministerio Fiscal practique o que se lleven a cabo bajo su direccin gozarn de presuncin de autenticidad. Los principios de contradiccin, proporcionalidad y defensa inspirarn la prctica de esas diligencias. A tal fin, el Fiscal recibir declaracin al sospechoso, quien habr de estar asistido de letrado y podr tomar conocimiento del contenido de las diligencias practicadas. La duracin de esas diligencias habr de ser proporcionada a la naturaleza del hecho investigado, sin que pueda exceder de seis meses, salvo prrroga acordada mediante decreto motivado del Fiscal General del Estado. No obstante, las diligencias de investigacin en relacin con los delitos a que se hace referencia en el apartado Cuatro del artculo Diecinueve del presente Estatuto, tendrn una duracin mxima de doce meses salvo prrroga acordada mediante Decreto motivado del Fiscal General del Estado. Tres. Transcurrido el oportuno plazo, si la investigacin hubiera evidenciado hechos de significacin penal y sea cual fuese el estado de las diligencias, el Fiscal proceder a su judicializacin, formulando al efecto la oportuna denuncia o querella, a menos que resultara procedente su archivo. Tambin podr el Fiscal incoar diligencias preprocesales encaminadas a facilitar el ejercicio de las dems funciones que el ordenamiento jurdico le atribuye.

Cinco. Se modifica el artculo once, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo once.

Uno. En el marco de sus competencias y cuando los rganos de Gobierno de las Comunidades Autnomas interesen la actuacin del Ministerio Fiscal en defensa de inters pblico se dirigirn, ponindolo en conocimiento del Ministerio de Justicia, al Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma, que lo pondr en conocimiento del Fiscal General del Estado, quien, oda la Junta de Fiscales de Sala, resolver lo procedente, ajustndose en todo caso al principio de legalidad. Cualquiera que sea el acuerdo adoptado, se dar cuenta del mismo a quien haya formulado la solicitud.

Dos. Los Fiscales Superiores de las Comunidades Autnomas elaborarn una memoria sobre la actividad de las Fiscalas de su mbito territorial que elevarn al Fiscal General del Estado. Asimismo, remitirn copia al Gobierno, al Consejo de Justicia y a la Asamblea Legislativa de la Comunidad. Debern presentar la Memoria ante la Asamblea Legislativa de la misma dentro de los seis meses siguientes al da en que se hizo pblica. Los Fiscales Superiores de las Comunidades Autnomas colaborarn con la Asamblea Legislativa de la Comunidad Autnoma en los mismos trminos y condiciones que se prevn en el artculo anterior para las relaciones entre el Fiscal General del Estado y las Cortes Generales. Tres. Los miembros del Ministerio Fiscal colaborarn con las Comunidades Autnomas que ostenten competencias en materia de Justicia para la efectividad de las funciones que stas ostentan en materia de medios materiales y personales al servicio de la Administracin de Justicia y participarn en los rganos de colaboracin que en el mbito territorial de stas se constituyan entre los distintos operadores e instancias implicados en la Administracin de Justicia con el fin de analizar, debatir y realizar estudios sobre materias relacionadas con la Administracin de Justicia. Se podrn celebrar convenios con las Comunidades Autnomas previa autorizacin del Fiscal General del Estado.

Seis. Se modifica el artculo doce, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo doce.

Son rganos del Ministerio Fiscal: a) El Fiscal General del Estado.

b) El Consejo Fiscal. c) La Junta de Fiscales de Sala. d) La Junta de Fiscales Superiores de las Comunidades Autnomas. e) La Fiscala del Tribunal Supremo. f) La Fiscala ante el Tribunal Constitucional. g) La Fiscala de la Audiencia Nacional. h) Las Fiscalas Especiales. i) La Fiscala del Tribunal de Cuentas, que se regir por lo dispuesto en la Ley Orgnica de dicho Tribunal. j) La Fiscala Jurdico Militar. k) Las Fiscalas de las Comunidades Autnomas. l) Las Fiscalas Provinciales. m) Las Fiscalas de rea.

Siete. Se modifica el artculo trece, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo trece.

Uno. El Fiscal General del Estado dirige la Fiscala General del Estado, integrada por la Inspeccin Fiscal, la Secretara Tcnica, la Unidad de Apoyo, y por los Fiscales de Sala que se determinen en plantilla.

Corresponde al Fiscal General del Estado, adems de las facultades reconocidas en otros preceptos de este Estatuto, la de proponer al Gobierno los ascensos y nombramientos para los distintos cargos, previo informe del Consejo Fiscal, odo el Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma respectiva cuando se trate de cargos en las Fiscalas de su mbito territorial. Dos. La Inspeccin Fiscal de la Fiscala General del Estado ser dirigida por un Fiscal Jefe Inspector y estar integrada por un Teniente Fiscal Inspector y los inspectores fiscales que se determine en plantilla. Ejercer con carcter permanente sus funciones por delegacin del Fiscal General del Estado en la forma que el reglamento establezca, sin perjuicio de las funciones Inspectoras que al Fiscal Jefe de cada Fiscala corresponden respecto a los funcionarios que de l dependan. En todo caso, corresponde al Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma ejercer la inspeccin ordinaria de las Fiscalas de su mbito territorial. En la Inspeccin Fiscal se crear una Seccin Permanente de Valoracin, a los efectos de centralizar toda la informacin sobre mritos y capacidad de los Fiscales, con la finalidad de apoyar al Consejo Fiscal a la hora de informar las diferentes propuestas de nombramientos discrecionales en la Carrera Fiscal. Tres. La Secretara Tcnica de la Fiscala General del Estado ser dirigida por un Fiscal Jefe y estar integrada por un Teniente Fiscal y los fiscales que se determinen en plantilla, que realizarn los trabajos preparatorios que se les encomienden en aquellas materias en las que corresponda a la Junta de Fiscales de Sala asistir al Fiscal General del Estado, as como cuantos otros estudios, investigaciones e informes estime ste procedente. Asimismo, la Secretara Tcnica colaborar en la planificacin de la formacin de los miembros de la carrera fiscal cuya competencia corresponde al Centro de Estudios Jurdicos. Sin perjuicio de las competencias encomendadas a otros rganos, la Secretara Tcnica asumir las funciones que las leyes atribuyan al Ministerio Fiscal en materia de cooperacin judicial internacional, en el marco de las directrices de poltica exterior emanadas del Gobierno. Cuatro. La Unidad de Apoyo ser dirigida por un Fiscal Jefe y estar integrada por los fiscales que se determinen en plantilla. Para el cumplimiento de sus funciones podrn ser adscritos a la Unidad de Apoyo funcionarios de la Administracin General del Estado y de la Administracin de Justicia, en el nmero que igualmente se determine en plantilla, quedando en todo caso en servicio activo en sus cuerpos de origen. Su funcin ser realizar labores de asistencia a la Fiscala General del Estado en materia de:

a) Representacin institucional y relaciones con los poderes pblicos.

b) Comunicacin, relaciones con los medios y gestin de la atencin al ciudadano. c) Anlisis y evaluacin de las propuestas relativas a necesidades de organizacin y funcionamiento del Ministerio Fiscal en materia de estadstica, informtica, personal, medios materiales, informacin y documentacin. d) En general, aquellas funciones de asistencia o apoyo al Fiscal General del Estado, a los Fiscales de Sala adscritos a la Fiscala General del Estado, al Consejo Fiscal y a la Junta de Fiscales de Sala que no correspondan a la Inspeccin o a la Secretara Tcnica.

Cinco. Los Fiscales de Sala integrados en la Fiscala General del Estado contarn con los fiscales adscritos que se determinen en plantilla.

El rgimen de designacin y cese de estos Fiscales de Sala ser el previsto en el apartado uno del artculo treinta y seis y en el apartado uno del artculo cuarenta y uno de este Estatuto. El rgimen de designacin y cese de los fiscales adscritos a los Fiscales de Sala ser el previsto en el apartado tres del artculo treinta y seis.

Ocho. Se modifica el artculo catorce, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo catorce.

Uno. El Consejo Fiscal se constituir, bajo la Presidencia del Fiscal General del Estado, por el Teniente Fiscal del Tribunal Supremo, el Fiscal Jefe Inspector y nueve Fiscales pertenecientes a cualquiera de las categoras. Todos los miembros del Consejo Fiscal, excepto el Fiscal General del Estado, el Teniente Fiscal del Tribunal Supremo y el Fiscal Inspector, se elegirn, por un perodo de cuatro aos, por los miembros del Ministerio Fiscal en servicio activo, constituidos en un nico colegio electoral en la forma que reglamentariamente se determine.

Dos. No podrn ser elegidos vocales del Consejo Fiscal los Fiscales que presten sus servicios en la Inspeccin Fiscal, la Unidad de Apoyo y la Secretara Tcnica de la Fiscala General del Estado. Tres. El Consejo Fiscal podr funcionar en Pleno y en Comisin Permanente y sus acuerdos se adoptarn por mayora simple, siendo dirimente, en caso de empate, el voto de su Presidente. Cuatro. Corresponde al Consejo Fiscal:

a) Elaborar los criterios generales en orden a asegurar la unidad de actuacin del Ministerio Fiscal, en lo referente a la estructuracin y funcionamiento de sus rganos.

b) Asesorar al Fiscal General del Estado en cuantas materias ste le someta. c) Informar las propuestas pertinentes respecto al nombramiento de los diversos cargos. d) Elaborar los informes para ascensos de los miembros de la carrera fiscal. e) Resolver los expedientes disciplinarios y de mrito que sean de su competencia, as como apreciar las posibles incompatibilidades a que se refiere este Estatuto. f) Resolver los recursos interpuestos contra resoluciones dictadas en expedientes disciplinarios por los Fiscales Jefes de los distintos rganos del Ministerio Fiscal. g) Instar las reformas convenientes al servicio y al ejercicio de la funcin fiscal. h) Conocer los planes anuales de la Inspeccin Fiscal. i) Conocer e informar los planes de formacin y seleccin de los Fiscales. j) Informar los proyectos de ley o normas reglamentarias que afecten a la estructura, organizacin y funciones del Ministerio Fiscal. A estos efectos, el Consejo Fiscal deber emitir el informe correspondiente en el plazo de treinta das hbiles. Cuando en la orden de remisin se haga constar la urgencia del informe, el plazo ser de quince das hbiles. k) Dirigir al Fiscal General del Estado cuantas peticiones y solicitudes relativas a su competencia se consideren oportunas.

Habr de integrarse en el seno del Consejo Fiscal una Comisin de Igualdad para el estudio de la mejora de los parmetros de igualdad en la carrera fiscal, cuya composicin quedar determinada en la normativa que rige la constitucin y funcionamiento del Consejo Fiscal.

Nueve. Se modifica el artculo quince, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo quince. La Junta de Fiscales de Sala se constituir, bajo la presidencia del Fiscal General del Estado, por el Teniente Fiscal del Tribunal Supremo y los Fiscales de Sala. Actuar como Secretario el Fiscal Jefe de la Secretara Tcnica.

La Junta asiste al Fiscal General del Estado en materia doctrinal y tcnica, en orden a la formacin de los criterios unitarios de interpretacin y actuacin legal, la resolucin de consultas, elaboracin de las memorias y circulares, preparacin de proyectos e informes que deban ser elevados al Gobierno y cualesquiera otras, de naturaleza anloga, que el Fiscal General del Estado estime procedente someter a su conocimiento y estudio, as como en los supuestos previstos en el artculo veinticinco de este Estatuto.

Diez. Se modifica el artculo diecisis, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo diecisis. La Junta de Fiscales Superiores de las Comunidades Autnomas, presidida por el Fiscal General del Estado, estar integrada por el Teniente Fiscal del Tribunal Supremo, por dichos Fiscales Superiores, y por el Fiscal Jefe de la Secretara Tcnica, que actuar como Secretario. Su funcin ser asegurar la unidad y coordinacin de la actuacin y funcionamiento de las Fiscalas en todo el territorio del Estado, sin perjuicio de las competencias atribuidas al Consejo Fiscal por este Estatuto.

En atencin a los asuntos a tratar, podr ser convocado a la Junta cualquier miembro del Ministerio Fiscal.

Once. Se modifica el artculo diecisiete, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo diecisiete. La Fiscala del Tribunal Supremo, bajo la jefatura del Fiscal General del Estado se integrar, adems, con un Teniente Fiscal, los Fiscales de Sala y los Fiscales del Tribunal Supremo que se determinen en la plantilla, los cuales debern pertenecer a la categora segunda.

El Teniente Fiscal del Tribunal Supremo desempear las siguientes funciones, sin perjuicio de las dems que le atribuya este Estatuto o el reglamento que lo desarrolle, o que pueda delegarle el Fiscal General del Estado:

a) Sustituir al Fiscal General del Estado en caso de ausencia, imposibilidad o vacante.

b) Dirigir y coordinar por delegacin del Fiscal General del Estado la actividad ordinaria de la Fiscala del Tribunal Supremo.

Los Fiscales del Tribunal Supremo desempearn sus funciones en el mbito de dicho Tribunal, y en consecuencia disfrutarn de la consideracin, tratamiento y rgimen retributivo acordes a la relevancia de su cometido y al rango y naturaleza de dicho rgano.

Doce. Se modifica el artculo dieciocho, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo dieciocho. Las Fiscalas se constituirn y organizarn de acuerdo con las siguientes reglas: Uno. La Fiscala ante el Tribunal Constitucional, la Fiscala del Tribunal de Cuentas, la Fiscala de la Audiencia Nacional y las Fiscalas Especiales estarn integradas por un Fiscal de Sala, por un Teniente Fiscal y por los Fiscales que determine la plantilla, que debern pertenecer a la categora segunda.

La Fiscala del Tribunal de Cuentas se regir por lo dispuesto en la Ley Orgnica de dicho Tribunal. Dos. La Fiscala Jurdico Militar estar integrada por la Fiscala Togada, la Fiscala del Tribunal Militar Central y las Fiscalas de los Tribunales Militares Territoriales. La Fiscala Togada ser dirigida por el Fiscal Togado y estar integrada al menos por un General Auditor y por un Fiscal de Sala perteneciente a la Carrera Fiscal y designado con arreglo a lo dispuesto en el artculo Trece de este Estatuto. La Fiscala del Tribunal Militar Central y las Fiscalas de los Tribunales Militares Territoriales se formarn y organizarn conforme a lo dispuesto en la Ley Orgnica de Competencia y Organizacin de la Jurisdiccin Militar. Tres. Las Fiscalas de las Comunidades Autnomas y las Fiscalas Provinciales sern dirigidas por su Fiscal Jefe y estarn integradas por un Teniente Fiscal, los Fiscales Decanos necesarios para su correcto funcionamiento segn el tamao y el volumen de trabajo de las Fiscalas, y los dems Fiscales que determine la plantilla. En las Comunidades Autnomas con competencias en materia de Justicia, podrn crearse unidades de apoyo al Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma, en las que podrn integrarse funcionarios de la Comunidad Autnoma en el nmero que se determine en la plantilla, para labores de apoyo y asistencia en materias de estadstica, informtica, traduccin de lenguas extranjeras, gestin de personal u otras que no sean de las que con arreglo a este Estatuto tengan encomendadas los Fiscales. Corresponde al Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma informar al Gobierno de la Comunidad Autnoma de las necesidades de organizacin y funcionamiento de las Fiscalas de su mbito territorial en materia de medios informticos, nuevas tecnologas y dems medios materiales. Estas Fiscalas podrn contar con Secciones especializadas en aquellas materias que se determinen legal o reglamentariamente, o que por su singularidad o por el volumen de actuaciones que generen requieran de una organizacin especfica. Dichas Secciones podrn constituirse, si se estima necesario para su correcto funcionamiento segn el tamao de las mismas, bajo la direccin de un Fiscal Decano, y a ellas sern adscritos uno o ms Fiscales pertenecientes a la plantilla de la Fiscala, teniendo preferencia aquellos que por razn de las anteriores funciones desempeadas, cursos impartidos o superados o por cualquier otra circunstancia anloga, se hayan especializado en la materia. No obstante, cuando las necesidades del servicio as lo aconsejen podrn actuar tambin en otros mbitos o materias. Las Secciones ejercern las funciones que les atribuyan los respectivos Fiscales Jefes, en el mbito de la materia que les corresponda, con arreglo a lo dispuesto en este Estatuto, en el reglamento que lo desarrolle y en las Instrucciones del Fiscal General del Estado. Adems, en estas Secciones se integrarn los Fiscales Delegados de las Fiscalas Especiales cuando proceda conforme a lo dispuesto en el artculo Diecinueve de esta Ley. Las instrucciones que se den a las Secciones especializadas en las distintas Fiscalas, cuando afecten a un mbito territorial determinado, debern comunicarse al Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma correspondiente. En todo caso, en la Fiscala de la Audiencia Nacional y en las Fiscalas Provinciales existir una Seccin de Menores a la que se encomendarn las funciones y facultades que al Ministerio Fiscal atribuye la Ley Orgnica Reguladora de la Responsabilidad Penal de los Menores. Estas Secciones podrn constituirse en las Fiscalas de las Comunidades Autnomas cuando sus competencias, el volumen de trabajo o la mejor organizacin y prestacin del servicio as lo aconsejen. Asimismo, en las Fiscalas Provinciales existir una Seccin contra la Violencia sobre la Mujer, que coordinar o en su caso asumir directamente la intervencin del Ministerio Fiscal en los procedimientos penales y civiles cuya competencia est atribuida a los Juzgados de Violencia sobre la Mujer. En la Seccin contra la Violencia sobre la Mujer deber llevarse un registro de los procedimientos que se sigan relacionados con estos hechos que permitir la consulta de los Fiscales cuando conozcan de un procedimiento de los que tienen atribuida la competencia, al efecto en cada caso procedente. Estas Secciones podrn constituirse en las Fiscalas de las Comunidades Autnomas cuando sus competencias, el volumen de trabajo o la mejor organizacin y prestacin del servicio as lo aconsejen. En las Fiscalas Provinciales, cuando por el volumen de actuaciones que generen requieran de una organizacin especfica podrn constituirse Secciones de seguridad vial y siniestralidad laboral. Tambin existir una Seccin de Medio Ambiente especializada en delitos relativos a la ordenacin del territorio, la proteccin del patrimonio histrico, los recursos naturales y el medio ambiente, la proteccin de la flora, fauna y animales domsticos, y los incendios forestales. Estas Secciones podrn constituirse en las Fiscalas de las Comunidades Autnomas cuando sus competencias, el volumen de trabajo o la mejor organizacin y prestacin del servicio as lo aconsejen. Cuatro. Cuando el volumen de asuntos, el nmero de rganos judiciales dentro de una provincia o la creacin de una seccin de la Audiencia Provincial en sede distinta de la capital de la misma lo aconsejen, el Fiscal General del Estado, odo el Consejo Fiscal y el Fiscal Superior de la respectiva Comunidad, podr proponer al Ministro de Justicia la constitucin de Fiscalas de rea, que sern dirigidas por un Fiscal Jefe y estarn integradas por los Fiscales que determine la plantilla. Se crear una Fiscala de rea en todas aquellas localidades en las que exista una Seccin desplazada de la Audiencia Provincial, tomando su nombre del lugar de su sede. Las Fiscalas de rea asumirn el despacho de los asuntos correspondientes al mbito territorial que prevea la norma que las establezca, que podr comprender uno o varios partidos judiciales. Cuando no se den las circunstancias sealadas en el prrafo anterior, pero la dispersin geogrfica de los rganos judiciales o la mejor prestacin del servicio lo hagan necesario, el Fiscal General del Estado, odo el Consejo Fiscal y el Fiscal Superior de la respectiva Comunidad, podr proponer al Ministro de Justicia la constitucin de Secciones Territoriales de la Fiscala Provincial que atendern los rganos judiciales de uno o ms partidos de la misma provincia. Dichas Secciones se constituirn por los Fiscales que se determinen en plantilla y estarn dirigidas por un Fiscal Decano que ser designado y ejercer sus funciones en los trminos previstos en este Estatuto. Por las mismas circunstancias sealadas en los dos prrafos anteriores, el Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma, odos los respectivos Fiscales Jefes Provinciales, podr proponer al Fiscal General del Estado la constitucin de Fiscalas de rea y de Secciones Territoriales en las Fiscalas de su mbito territorial. Cinco. El nmero de las Fiscalas, las Secciones Territoriales en su caso, y sus respectivas plantillas se fijarn, de acuerdo con los criterios establecidos en los nmeros anteriores, por Real Decreto, a propuesta del Ministro de Justicia, previo informe del Fiscal General del Estado, odo el Consejo Fiscal. La referida plantilla orgnica tendr en todo caso, las limitaciones que se deriven de las previsiones presupuestarias que correspondan y ser revisada al menos cada cinco aos para adaptarla a las nuevas necesidades. Seis. Las decisiones referidas a las materias previstas en los apartados nmeros tres, cuatro y Cinco de este precepto debern contar con el informe previo del rgano competente de la Comunidad Autnoma en materia de medios personales y materiales de la Administracin de Justicia.

Trece. Se suprimen los artculos dieciocho bis, dieciocho ter, dieciocho quter y dieciocho quinquies.

Catorce. Se modifica el artculo diecinueve, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo diecinueve. Uno. La Fiscala de la Audiencia Nacional es competente para conocer de los asuntos que correspondan a dicho rgano judicial, con excepcin de los que resulten atribuidos a otra Fiscala Especial de acuerdo con las disposiciones de este Estatuto.

Dos. Son Fiscalas Especiales la Fiscala Antidroga y la Fiscala contra la Corrupcin y la Criminalidad Organizada.

Tres. La Fiscala Antidroga ejercer las siguientes funciones: a) Intervenir directamente en todos los procedimientos relativos al trfico de drogas, estupefacientes y sustancias psicotrpicas, o blanqueo de capitales relacionado con dicho trfico, que sean competencia de la Audiencia Nacional y de los Juzgados Centrales de Instruccin conforme a los artculos 65 y 88 de la Ley Orgnica del Poder Judicial.

b) Investigar, en los trminos del artculo Cinco de este Estatuto, los hechos que presenten indicios de ser constitutivos de alguno de los delitos mencionados en el apartado anterior. c) Coordinar las actuaciones de las distintas Fiscalas en orden a la prevencin y represin del trfico ilegal de drogas y el blanqueo de capitales relacionado con dicho trfico. Las Fiscalas de los Tribunales Militares colaborarn con la Fiscala Antidroga en relacin con los hechos cometidos en centros, establecimientos y unidades militares. d) Colaborar con la autoridad judicial en el control del tratamiento de los drogodependientes a quienes se haya aplicado la remisin condicional, recibiendo los datos precisos de los centros acreditados que participen en dicho tratamiento.

Cuatro. La Fiscala contra la Corrupcin y la Criminalidad Organizada practicar las diligencias a que se refiere el artculo Cinco de esta Ley e intervendr directamente en procesos penales, en ambos casos siempre que se trate de supuestos de especial trascendencia, apreciada por el Fiscal General del Estado, en relacin con: a) Delitos contra la Hacienda Pblica, contra la seguridad social y de contrabando.

b) Delitos de prevaricacin. c) Delitos de abuso o uso indebido de informacin privilegiada. d) Malversacin de caudales pblicos. e) Fraudes y exacciones ilegales. f) Delitos de trfico de influencias. g) Delitos de cohecho. h) Negociacin prohibida a los funcionarios. i) Defraudaciones. j) Insolvencias punibles. k) Alteracin de precios en concursos y subastas pblicos. l) Delitos relativos a la propiedad intelectual e industrial, al mercado y a los consumidores. m) Delitos societarios. n) Blanqueo de capitales y conductas afines a la receptacin, salvo cuando por su relacin con delitos de trfico de drogas o de terrorismo corresponda conocer de dichas conducta a las otras Fiscalas Especiales. ) Delitos de corrupcin en transacciones comerciales internacionales. o) Delitos de corrupcin en el sector privado. p) Delitos conexos con los anteriores. q) La investigacin de todo tipo de negocios jurdicos, transacciones o movimientos de bienes, valores o capitales, flujos econmicos o activos patrimoniales, que indiciariamente aparezcan relacionados con la actividad de grupos delictivos organizados o con el aprovechamiento econmico de actividades delictivas, as como de los delitos conexos o determinantes de tales actividades; salvo cuando por su relacin con delitos de trfico de drogas o de terrorismo corresponda conocer de dichas conductas a la Fiscala Antidroga o a la de la Audiencia Nacional.

Cinco. Cuando el nmero de procedimientos as lo aconseje, el Fiscal General del Estado podr designar en cualquier Fiscala uno o varios Fiscales Delegados de las Fiscalas Especiales, que se integrarn en stas. Dicha designacin se har, odo el Consejo Fiscal, previo informe de los Fiscales Jefes de la Fiscala Especial y la Fiscala territorial correspondiente, entre los Fiscales de la plantilla de sta ltima que lo soliciten, acreditando su especializacin en la materia en los trminos que reglamentariamente se establezcan. Cuando en la Fiscala territorial exista una Seccin especializada, constituida con arreglo a lo dispuesto en el artculo anterior, cuyo mbito de actuacin coincida total o parcialmente con la materia para la que es competente la Fiscala Especial, el Fiscal Delegado se integrar en dicha Seccin.

El Fiscal Jefe de la Fiscala Especial tendr, con respecto a los Fiscales as designados y slo en el mbito especfico de su competencia, las mismas facultades y deberes que corresponden a los Fiscales Jefes de los dems rganos del Ministerio Fiscal. Sin perjuicio de las Instrucciones que con carcter general pueda impartir el Fiscal General del Estado, el Decreto de nombramiento concretar las funciones y el mbito de actuacin de los Fiscales Delegados, especificando su grado de dedicacin a los asuntos competencia de la Fiscala Especial. En todo caso los Fiscales Delegados debern informar de los asuntos de los que conozcan en su calidad de tales al Fiscal Jefe del rgano en que desempeen sus funciones. Seis. Para su adecuado funcionamiento, se podrn adscribir a las Fiscalas Especiales unidades de Polica Judicial y cuantos profesionales y expertos sean necesarios para auxiliarlas de manera permanente u ocasional.

Quince. Se modifica el artculo veinte, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo veinte. Uno. En la Fiscala General del Estado existir un Fiscal contra la Violencia sobre la Mujer, con categora de Fiscal de Sala, que ejercer las siguientes funciones: a) Practicar las diligencias a que se refiere el artculo Cinco del Estatuto Orgnico del Ministerio Fiscal, e intervenir directamente en aquellos procesos penales de especial trascendencia apreciada por el Fiscal General del Estado, referentes a los delitos por actos de violencia de gnero comprendidos en el artculo 87 ter.1 de la Ley Orgnica del Poder Judicial.

b) Intervenir, por delegacin del Fiscal General del Estado, en los procesos civiles comprendidos en el artculo 87 ter.2 de la Ley Orgnica del Poder Judicial. c) Supervisar y coordinar la actuacin de las Secciones contra la Violencia sobre la Mujer, y recabar informes de las mismas, dando conocimiento al Fiscal Jefe de las Fiscalas en que se integren. d) Coordinar los criterios de actuacin de las diversas Fiscalas en materias de violencia de gnero, para lo cual podr proponer al Fiscal General del Estado la emisin de las correspondientes instrucciones. e) Elaborar semestralmente, y presentar al Fiscal General del Estado, para su remisin a la Junta de Fiscales de Sala del Tribunal Supremo, y al Consejo Fiscal, un informe sobre los procedimientos seguidos y actuaciones practicadas por el Ministerio Fiscal en materia de violencia de gnero.

Para su adecuada actuacin se le adscribirn los profesionales y expertos que sean necesarios para auxiliarlo de manera permanente u ocasional.

Dos. En la Fiscala General del Estado existir un Fiscal contra los delitos relativos a la ordenacin del territorio y la proteccin del patrimonio histrico, del medio ambiente e incendios forestales, con categora de Fiscal de Sala, que ejercer las siguientes funciones:

a) Practicar las diligencias a que se refiere el artculo Cinco a intervenir, directamente o a travs de instrucciones impartidas a los delegados, en aquellos procesos penales de especial trascendencia apreciada por el Fiscal General del Estado, referentes a delitos relativos a la ordenacin del territorio, la proteccin del patrimonio histrico, los recursos naturales y el medio ambiente, la proteccin de la flora, fauna y animales domsticos, y los incendios forestales.

b) Ejercitar la accin pblica en cualquier tipo de procedimiento, directamente o a travs de instrucciones impartidas a los delegados, cuando aquella venga prevista en las diferentes leyes y normas de carcter medioambiental, exigiendo las responsabilidades que procedan. c) Supervisar y coordinar la actuacin de las secciones especializadas de medio ambiente y recabar los informes oportunos, dirigiendo por delegacin del Fiscal General del Estado la red de Fiscales de medio ambiente. d) Coordinar las Fiscalas en materia de medio ambiente unificando los criterios de actuacin, para lo cual podr proponer al Fiscal General la emisin de las correspondientes instrucciones y reunir, cuando proceda, a los Fiscales integrantes de las secciones especializadas. e) Elaborar anualmente y presentar al Fiscal General del Estado un informe sobre los procedimientos seguidos y actuaciones practicadas por el Ministerio Fiscal en materia de medio ambiente, que ser incorporado a la memoria anual presentada por el Fiscal General del Estado.

Para su adecuada actuacin se le adscribir una Unidad del Servicio de Proteccin de la Naturaleza de la Guardia Civil, as como, en su caso, los efectivos necesarios del resto de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que tengan competencias medioambientales, de conformidad con la Ley Orgnica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Igualmente, podrn adscribirse los profesionales y expertos tcnicos necesarios para auxiliarlo de manera permanente u ocasional. La Fiscala podr recabar el auxilio de los agentes forestales o ambientales de las administraciones pblicas correspondientes, dentro de las funciones que estos colectivos tienen legalmente encomendadas.

Tres. Igualmente existirn, en la Fiscala General del Estado, Fiscales de Sala Especialistas responsables de la coordinacin y supervisin de la actividad del Ministerio Fiscal en materia de proteccin y reforma de menores, y en aquellas otras materias en que el Gobierno, a propuesta del Ministro de Justicia, odo el Fiscal General del Estado, y previo informe, en todo caso, del Consejo Fiscal, aprecie la necesidad de creacin de dichas plazas. Los referidos Fiscales de Sala tendrn facultades y ejercern funciones anlogas a las previstas en los apartados anteriores de este artculo, en el mbito de su respectiva especialidad, as como las que en su caso pueda delegarles el Fiscal General del Estado, todo ello sin perjuicio de las atribuciones de los Fiscales Jefes de los respectivos rganos territoriales.

Diecisis. Se modifica el artculo veintiuno, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo veintiuno.

Uno. Las Fiscalas del Tribunal Supremo, ante el Tribunal Constitucional, del Tribunal de Cuentas, la Fiscala Togada, la Fiscala de la Audiencia Nacional y las Fiscalas Especiales tienen su sede en Madrid y extienden sus funciones a todo el territorio del Estado para los asuntos de su competencia. La Fiscala del Tribunal Militar Central tambin tendr su sede en la capital de Espaa y ejercer sus funciones ante dicho Tribunal y ante los Juzgados Togados Militares Centrales. Las Fiscalas de los Tribunales Militares Territoriales tendrn su sede donde resida el Tribunal Militar Territorial respectivo y ejercern las funciones en el mbito competencial del mismo.

Dos. Las Fiscalas de las Comunidades Autnomas tendrn su sede donde resida el Tribunal Superior de Justicia respectivo, y ejercern sus funciones en el mbito competencial del mismo. En el supuesto de que existan o se establezcan Salas de los Tribunales Superiores de Justicia con jurisdiccin limitada a una o varias provincias de la Comunidad Autnoma, a propuesta o previo informe del Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma, el Fiscal General del Estado, odo el Consejo Fiscal, podr proponer al Ministro de Justicia la constitucin en su sede de una Seccin Territorial de la Fiscala Superior de la Comunidad Autnoma. La propuesta se comunicar a la Comunidad Autnoma con competencias en materia de justicia para el ejercicio de las mismas. Tres. Las Fiscalas Provinciales tendrn su sede donde la tenga la Audiencia Provincial y extendern sus funciones a todos los rganos judiciales de la provincia, salvo que con arreglo a las disposiciones de este Estatuto sea competente otro rgano del Ministerio Fiscal. Tambin despacharn los asuntos competencia de rganos judiciales unipersonales de mbito superior al provincial, cuando as lo disponga el Fiscal General del Estado, odo el Consejo Fiscal, y el Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma. En el caso de Comunidades Autnomas uniprovinciales, atendiendo a su volumen de actividad, el Gobierno, a propuesta del Fiscal General del Estado, odo el Consejo Fiscal y el Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma, podr establecer que la Fiscala de la Comunidad Autnoma asuma tambin las funciones de la Fiscala Provincial. Cuatro. Las Fiscalas de rea ejercern sus funciones en el mbito territorial inferior a la provincia en el que proceda su creacin dado el volumen de asuntos, el nmero de rganos judiciales o la existencia de una seccin de la Audiencia Provincial en sede distinta de la capital de la misma, pudiendo abarcar uno o ms partidos judiciales de dicha provincia, y teniendo su sede en el lugar que determine la norma que las establezca. Cinco. Los miembros del Ministerio Fiscal podrn actuar y constituirse en cualquier punto del territorio de su Fiscala. No obstante, cuando el volumen o la complejidad de los asuntos lo requiera, el Fiscal General del Estado, de oficio o a propuesta del Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma, odos el Consejo Fiscal y los Fiscales Jefes de los rganos afectados, podr ordenar que se destaquen temporalmente uno o varios Fiscales a una Fiscala determinada. Igualmente, con la autorizacin del Fiscal General del Estado, cualquier Fiscal podr actuar en cualquier punto del territorio del Estado.

Seis. Lo establecido en este artculo deber entenderse sin perjuicio de que, cuando los Tribunales y Juzgados se constituyan en lugar distinto de su sede legal o cuando el ejercicio de sus funciones lo requiera, pueda el Ministerio Fiscal, por medio de sus miembros, constituirse ante un rgano judicial con sede distinta a la de la Fiscala respectiva.

Diecisiete. Se modifican los apartados tres, cuatro y cinco, y se aaden los apartados seis, siete, ocho, nueve y diez del artculo veintids, que quedan redactados de la siguiente forma:

Artculo veintids.

Tres. El Fiscal General del Estado podr delegar a los Fiscales de Sala funciones relacionadas con la materia propia de su competencia. Los Fiscales de Sala Delegados asumirn dichas funciones en los trminos y con los lmites que establezca el acto de delegacin, que ser revocable y en todo caso se extinguir cuando cese el Fiscal General. Dentro de tales lmites, los Fiscales de Sala podrn proponer al Fiscal General del Estado las Circulares e Instrucciones que considere necesarias, participar en la determinacin de los criterios para la formacin de los Fiscales especialistas y coordinar a nivel estatal la actuacin de las Fiscalas, sin perjuicio de las facultades de los respectivos Fiscales Jefes de los rganos territoriales. Cuatro. Los Fiscales Superiores de las Comunidades Autnomas, adems de dirigir su Fiscala, actuarn en todo el territorio de la Comunidad Autnoma correspondiente, asumiendo en el mismo la representacin y la jefatura del Ministerio Fiscal, sin perjuicio de las atribuciones del Fiscal General del Estado. En consecuencia, presidirn la Junta de Fiscales Jefes de su territorio, y ejercern dentro del mismo las funciones previstas en los artculos Once, Veintiuno, Veinticinco y Veintisis de este Estatuto, las que delegue el Fiscal General del Estado, as como las que les correspondan en materia disciplinaria con arreglo a esta Ley o al reglamento que la desarrolle. En el caso de las Comunidades Autnomas uniprovinciales mencionadas en el artculo Veintiuno, apartado Tres, el Fiscal Superior asumir tambin las funciones que, con arreglo a este Estatuto o a las normas que lo desarrollen, correspondan al Fiscal Jefe de la Fiscala Provincial.

Cinco. El Fiscal Jefe de cada rgano ejercer la direccin de ste y actuar siempre en representacin del Ministerio Fiscal bajo la dependencia de sus superiores jerrquicos y del Fiscal General del Estado. Corresponde a los Fiscales Jefes de cada rgano:

a) Organizar los servicios y la distribucin del trabajo entre los Fiscales de la plantilla y la adscripcin de los componentes de la Seccin de Menores, oda la Junta de Fiscala.

b) Conceder los permisos y licencias de su competencia. c) Ejercer la facultad disciplinaria en los trminos que establezcan el presente Estatuto y su reglamento. d) Hacer las propuestas de recompensas, de mritos y las menciones honorficas que procedan. e) Las dems facultades que este Estatuto u otras disposiciones le confieran.

Lo dispuesto en este apartado se entiende sin perjuicio de las facultades que atribuye al Ministro de Defensa el artculo 92 de la Ley Orgnica 4/1987, de 15 de julio, de Competencia y Organizacin de la Jurisdiccin Militar.

Seis. El Teniente Fiscal, en las Fiscalas donde exista, asumir las funciones de direccin o coordinacin que le delegue el Fiscal Jefe, y sustituir a ste en caso de ausencia, vacante o imposibilidad. Siete. Los Fiscales Jefes de las Fiscalas Provinciales estarn jerrquicamente subordinados al Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma y se integrarn, bajo la presidencia de ste, en la Junta de Fiscales Jefes de la Comunidad Autnoma. Ocho. Los Fiscales Jefes de las Fiscalas de rea estarn jerrquicamente subordinados a los Fiscales Jefes de las Fiscalas Provinciales. En caso de ausencia, vacante o imposibilidad sern sustituidos por el Fiscal Decano ms antiguo de la Fiscala de rea, y en su defecto, por el propio Fiscal Jefe de la Fiscala Provincial o en quien ste delegue mientras subsista la situacin que motiv la sustitucin. Nueve. Los Fiscales Decanos ejercern la direccin y coordinacin de las Secciones de Fiscala de acuerdo con las instrucciones del Fiscal Jefe Provincial y, en su caso, del Fiscal superior de la Comunidad Autnoma, y por delegacin de stos. Diez. El Teniente Fiscal de la Fiscala Provincial, los Fiscales Jefes de rea y los Fiscales Decanos integran la Junta de Coordinacin de la Fiscala Provincial, que ser convocada peridicamente y dirigida por el Fiscal Jefe Provincial, con el fin de coordinar la direccin del Ministerio Fiscal en su mbito territorial.

Dieciocho. Se modifica el artculo veintitrs, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo veintitrs.

Los miembros del Ministerio Fiscal son autoridad a todos los efectos y actuarn siempre en representacin de la Institucin. En cualquier momento de la actividad que un Fiscal est realizando en cumplimiento de sus funciones o antes de iniciar la que le estuviese asignada en virtud del sistema de distribucin de asuntos entre los miembros de la Fiscala, podr su superior jerrquico inmediato, mediante resolucin motivada, avocar para s el asunto o designar a otro Fiscal para que lo despache. Si existe discrepancia resolver el superior jerrquico comn a ambos. La sustitucin ser comunicada en todo caso al Consejo Fiscal, que podr expresar su parecer.

Diecinueve. Se modifica el artculo veinticuatro, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo veinticuatro.

Uno. Para mantener la unidad de criterios, estudiar los asuntos de especial trascendencia o complejidad o fijar posiciones respecto a temas relativos a su funcin, cada Fiscala celebrar peridicamente juntas de todos sus componentes. A las Juntas de las Fiscalas especiales podrn ser convocados sus Fiscales Delegados.

Los acuerdos de la mayora tendrn carcter de informe, prevaleciendo despus del libre debate el criterio del Fiscal Jefe. Sin embargo, si esta opinin fuese contraria a la manifestada por la mayora de los asistentes, deber someter ambas a su superior jerrquico. Hasta que se produzca el acuerdo del superior jerrquico, de requerirlo el tema debatido, el criterio del Fiscal Jefe gozar de ejecutividad en los extremos estrictamente necesarios. Dos. Con la finalidad prevista en el nmero anterior, los Fiscales adscritos a las distintas secciones que integran la Fiscala del Tribunal Supremo celebrarn Juntas de Seccin, que estarn presididas por el Fiscal de Sala respectivo. En los casos en que el criterio del Fiscal Jefe fuera contrario a la opinin mantenida por la mayora de los integrantes de la Junta, resolver el Fiscal General del Estado, odo el Consejo Fiscal o la Junta de Fiscales de Sala segn el mbito propio de sus respectivas funciones. Aquellas secciones de la Fiscala del Tribunal Supremo cuya jefatura estuviera integrada por ms de un Fiscal de Sala podrn celebrar juntas que agrupen a los Fiscales distribuidos en las diferentes unidades organizativas que integren cada seccin. Sin embargo, los asuntos de especial trascendencia o complejidad y aquellos que afecten a la unidad de criterio habrn de ser debatidos en Junta de Seccin que ser presidida por el Fiscal de Sala ms antiguo. A los efectos previstos en el prrafo primero de este apartado, bastar que la discrepancia respecto del criterio de la mayora sea provocada por el parecer de uno solo de los Fiscales de Sala que integran la seccin. Con el fin de dar cuenta de la actividad estadstica de las distintas secciones y para el tratamiento de aquellas cuestiones que pudieran afectar a la organizacin de los diferentes servicios de carcter general, los Fiscales celebrarn Junta de Fiscales del Tribunal Supremo. Estas juntas sern presididas por el Fiscal General del Estado, que podr ser sustituido por el Teniente Fiscal del Tribunal Supremo. Tres. Sin perjuicio de las Juntas de Fiscales previstas en el apartado Uno de este artculo, los Fiscales Jefes Provinciales podrn convocar las juntas de coordinacin previstas en el artculo Veintids.Diez, con el fin de tratar cuestiones relativas a la direccin y coordinacin de los distintos servicios, sin que en ningn caso puedan sustituir en sus funciones a la Junta General. Asimismo, para mantener la unidad de criterios o fijar posiciones respecto a temas relativos a su funcin, los Fiscales Superiores de las Comunidades Autnomas podrn convocar, como superiores jerrquicos, Junta de Fiscales que integre a quienes desempearen la jefatura de las Fiscalas Provinciales en los respectivos mbitos territoriales. Cuatro. Las Juntas de Fiscales podrn ser ordinarias o extraordinarias. Las ordinarias se celebrarn al menos semestralmente. Su orden del da ser fijado por el Fiscal Jefe, si bien debern incluirse en el mismo aquellos otros asuntos o temas que propongan por escrito y antes del comienzo de la Junta, un quinto, al menos, de los Fiscales destinados en las Fiscalas. Tambin podr deliberarse, fuera del orden del da, sobre aquellos asuntos que proponga cualquiera de los asistentes a la Junta y el Fiscal Jefe acuerde someter a debate. Las Juntas extraordinarias se convocarn para debatir cuestiones que por su urgencia o complejidad se estime oportuno no relegar a la Junta ordinaria. La convocatoria, que expresar el orden del da, deber hacerla el Fiscal Jefe, bien por propia iniciativa, bien en virtud de mocin suscrita por un tercio de los Fiscales destinados en la Fiscala. La asistencia a las Juntas es obligatoria para todos los Fiscales segn su respectiva composicin, salvo ausencia justificada apreciada por el Fiscal Jefe. Los Fiscales sustitutos asistirn a las Juntas con voz pero sin voto, cuando sean convocados por el Fiscal Jefe.

Veinte. Se modifica el artculo veinticinco, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo veinticinco.

El Fiscal General del Estado podr impartir a sus subordinados las rdenes e instrucciones convenientes al servicio y al ejercicio de las funciones, tanto de carcter general como referidas a asuntos especficos. Cuando dichas instrucciones se refieran a asuntos que afecten directamente a cualquier miembro del Gobierno, el Fiscal General deber or con carcter previo a la Junta de Fiscales de Sala.

Los miembros del Ministerio Fiscal pondrn en conocimiento del Fiscal General del Estado los hechos relativos a su misin que por su importancia o trascendencia deba conocer. Las rdenes, instrucciones y comunicaciones a que se refieren este prrafo y el anterior se realizarn a travs del superior jerrquico, a no ser que la urgencia del caso aconseje hacerlo directamente, en cuyo supuesto se dar ulterior conocimiento al mismo. Anlogas facultades tendrn los Fiscales Superiores de las Comunidades Autnomas respecto a los Fiscales Jefes de su mbito territorial, y ambos respecto de los miembros del Ministerio que les estn subordinados. El Fiscal que reciba una orden o instruccin concerniente al servicio y al ejercicio de sus funciones, referida a asuntos especficos, deber atenerse a las mismas en sus dictmenes pero podr desenvolver libremente sus intervenciones orales en lo que crea conveniente al bien de la justicia.

Veintiuno. Se modifica el artculo veintisis, que queda redactado de la siguiente forma:

El Fiscal General del Estado podr llamar a su presencia a cualquier miembro del Ministerio Fiscal para recibir directamente sus informes y darle las instrucciones que estime oportunas, trasladando, en este caso, dichas instrucciones al Fiscal Jefe respectivo. El Fiscal General del Estado podr designar a cualquiera de los miembros del Ministerio Fiscal para que acte en un asunto determinado, ante cualquiera de los rganos jurisdiccionales en que el Ministerio Fiscal est legitimado para intervenir, odo el Consejo Fiscal.

Veintids. Se modifica el artculo veintiocho, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo veintiocho.

Los miembros del Ministerio Fiscal no podrn ser recusados. Se abstendrn de intervenir en los pleitos o causas cuando les afecten algunas de las causas de abstencin establecidas para los Jueces y Magistrados en la Ley Orgnica del Poder Judicial, en cuanto les sean de aplicacin. Las partes intervinientes en los referidos pleitos o causas podrn acudir al superior jerrquico del Fiscal de que se trate interesando que, en los referidos supuestos, se ordene su no intervencin en el proceso.

Cuando se trate del Fiscal General del Estado resolver la Junta de Fiscales de Sala, presidida por el Teniente Fiscal del Tribunal Supremo. Contra las decisiones anteriores no cabr recurso alguno.

Veintitrs. Se modifica la rbrica del Ttulo III, que queda redactado de la siguiente forma:

TTULO III Del Fiscal General del Estado, de los Fiscales Superiores de las Comunidades Autnomas y de la Carrera Fiscal

Veinticuatro. Se modifica el artculo veintinueve, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo veintinueve.

Uno. El Fiscal General del Estado ser nombrado por el Rey, a propuesta del Gobierno, odo previamente el Consejo General del Poder Judicial, eligindolo entre juristas espaoles de reconocido prestigio con ms de quince aos de ejercicio efectivo de su profesin.

Dos. Recibido el informe del Consejo General del Poder Judicial, el Gobierno comunicar su propuesta al Congreso de los Diputados, a fin de que pueda disponer la comparecencia de la persona elegida ante la Comisin correspondiente de la Cmara, en los trminos que prevea su reglamento a los efectos de que se puedan valorar los mritos e idoneidad del candidato propuesto. Tres. Una vez nombrado, el Fiscal General del Estado prestar ante el Rey el juramento o promesa que previene la Ley y tomar posesin del cargo ante el Pleno del Tribunal Supremo.

Veinticinco. Se modifica el artculo treinta y uno, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo treinta y uno.

Uno. El mandato del Fiscal General del Estado tendr una duracin de cuatro aos. Antes de que concluya dicho mandato nicamente podr cesar por los siguientes motivos: a) a peticin propia,

b) por incurrir en alguna de las incompatibilidades o prohibiciones establecidas en esta Ley, c) en caso de incapacidad o enfermedad que lo inhabilite para el cargo, d) por incumplimiento grave o reiterado de sus funciones, e) cuando cese el Gobierno que lo hubiera propuesto.

Dos. El mandato del Fiscal General del Estado no podr ser renovado, excepto en los supuestos en que el titular hubiera ostentado el cargo durante un periodo inferior a dos aos.

Tres. La existencia de las causas de cese mencionadas en los apartados a), b), c) y d) del nmero anterior ser apreciada por el Consejo de Ministros. Cuatro. Sern aplicables al Fiscal General del Estado las incompatibilidades establecidas para los restantes miembros del Ministerio Fiscal, sin perjuicio de las facultades o funciones que le encomienden otras disposiciones del mismo rango. Cinco. Su rgimen retributivo ser idntico al del Presidente del Tribunal Supremo. Seis. Si el nombramiento de Fiscal General recayese sobre un miembro de la Carrera Fiscal quedar en situacin de servicios especiales.

Veintisis. Se modifica el artculo Treinta y cuatro, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo treinta y cuatro.

Las categoras de la carrera fiscal sern las siguientes: 1. Fiscales de Sala del Tribunal Supremo, equiparados a Magistrados del Alto Tribunal. El Teniente Fiscal del Tribunal Supremo tendr la consideracin de Presidente de Sala.

2. Fiscales, equiparados a Magistrados.

3. Abogados-Fiscales, equiparados a Jueces.

Veintisiete. Se modifica el artculo Treinta y cinco, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo treinta y cinco.

Uno. Ser preciso pertenecer a la categora primera para servir los siguientes destinos: a) Teniente Fiscal del Tribunal Supremo, que adems deber contar con tres aos de antigedad en la dicha categora.

b) Fiscal Jefe Inspector. c) Fiscal Jefe de la Secretara Tcnica. d) Fiscal Jefe de la Unidad de Apoyo. e) Fiscal Jefe de la Audiencia Nacional. f) Fiscal Jefe de las Fiscalas Especiales. g) Fiscal Jefe de la Fiscala ante el Tribunal Constitucional. h) Fiscal Jefe del Tribunal de Cuentas. i) Fiscal de Sala del Tribunal Supremo. j) Fiscal de Sala de la Fiscala Togada. k) Los dems puestos de Fiscales de Sala que se determinen en plantilla con arreglo a las disposiciones de este Estatuto.

Dos. Los Fiscales Superiores de las Comunidades Autnomas y los Fiscales Jefes de las Fiscalas Provinciales tendrn la categora equiparada a la de los Presidentes de los Tribunales Superiores de Justicia y Presidentes de las Audiencias Provinciales, respectivamente.

Tres. Ser preciso pertenecer a la categora segunda para servir los restantes cargos en las Fiscalas del Tribunal Supremo, ante el Tribunal Constitucional, Fiscala de la Audiencia Nacional, Fiscalas Especiales, Tribunal de Cuentas, Inspeccin Fiscal, Unidad de Apoyo y Secretara Tcnica. Tambin ser preciso pertenecer a la categora segunda para servir el cargo de Fiscal Jefe y Teniente Fiscal. Cuatro. La plantilla orgnica fijar la categora necesaria para servir los restantes destinos fiscales dentro de la segunda y de la tercera categora.

Veintiocho. Se modifica el artculo treinta y seis, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo treinta y seis.

Uno. Sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado Tres de este artculo, los destinos correspondientes a la categora primera, los de Fiscales del Tribunal Supremo, los de Fiscales Superiores de Comunidades Autnomas y los de Fiscales Jefes se proveern por el Gobierno, a propuesta del Fiscal General del Estado, de acuerdo con lo previsto en el artculo 13 de este Estatuto. De igual modo sern designados los Tenientes Fiscales de las Fiscalas de las Comunidades Autnomas y los Fiscales que integren la plantilla de todos aquellos rganos cuyo jefe pertenezca a la categora primera. Cuando los Estatutos de Autonoma prevean la existencia del Consejo de Justicia de la Comunidad Autnoma, ste ser odo necesariamente con carcter previo al nombramiento del Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma.

Recibido el informe del Consejo de Justicia de la Comunidad Autnoma, se comunicar la propuesta de candidato a la respectiva Asamblea Legislativa autonmica, a fin de que pueda disponer la comparecencia de la persona propuesta ante la Comisin correspondiente de la Cmara, en los trminos que prevea su reglamento, a los efectos de que pueda valorar los mritos e idoneidad del candidato propuesto. Para los cargos de Fiscal del Tribunal Supremo, de Fiscal Superior de las Comunidades Autnomas, de Fiscal ante el Tribunal Constitucional, de Fiscal del Tribunal de Cuentas y de Inspector Fiscal, ser preciso contar con al menos 15 aos de servicio en la carrera y pertenecer ya a la categora segunda. Para los cargos de Fiscal de la Audiencia Nacional y de Fiscal Jefe de Fiscala Provincial ser preciso contar con, al menos, diez aos de servicio en la carrera y pertenecer ya a la categora segunda. Igual antigedad se exigir a los Fiscales de las Fiscalas Especiales y al Teniente Fiscal de la Secretara Tcnica. Para los cargos de Fiscales adscritos a los Fiscales de Sala integrados en la Fiscala General del Estado ser preciso contar con, al menos, diez aos de servicio en la carrera, pertenecer a la categora segunda y tener una mnima especializacin acreditable en la materia a la que son adscritos. Para acceder al cargo de Fiscal Jefe de rea ser preciso pertenecer a la segunda categora. Dos. El Teniente Fiscal Inspector y los Fiscales de la Inspeccin Fiscal sern designados por un plazo mximo de 10 aos. Una vez cesen en sus cargos, se incorporarn en calidad de adscritos, a su eleccin, a la Fiscala en la que estuvieren destinados antes de ocupar la plaza de la Inspeccin o a la Fiscala de la Comunidad Autnoma o Provincial de Madrid, hasta ocupar plaza en propiedad. Tres. El Fiscal Jefe, el Teniente Fiscal y los Fiscales de la Secretara Tcnica, los Fiscales de la Unidad de Apoyo y los Fiscales adscritos a los Fiscales de Sala integrados en la Fiscala General del Estado sern designados y relevados directamente por el propio Fiscal General del Estado, y cesarn con ste, si bien continuarn ejerciendo sus funciones hasta que sean relevados o confirmados en sus cargos por el nuevo Fiscal General. Los nombramientos a los que se refiere este apartado, as como, en su caso, el correspondiente ascenso a la primera categora del candidato a Fiscal Jefe de la Secretara Tcnica, sern comunicados por el Fiscal General al Consejo Fiscal antes de elevar la correspondiente propuesta al Gobierno, sin que sea de aplicacin lo dispuesto en el artculo trece y en el apartado primero de este artculo. Una vez relevados o cesados, el Teniente fiscal de la Secretara Tcnica y los Fiscales a los que se refiere el prrafo anterior se incorporarn en calidad de adscritos, a su eleccin y hasta obtener plaza en propiedad, a la Fiscala de la Comunidad Autnoma o Provincial de Madrid o a la Fiscala en la que estuviesen destinados antes de ocupar plaza en la Secretara Tcnica, en la Unidad de Apoyo o antes de haber sido adscritos a los Fiscales de Sala integrados en la Fiscala General del Estado. Cuatro. Los Fiscales Decanos de las Secciones de las Fiscalas en las que existan sern nombrados y, en su caso, relevados mediante resolucin dictada por el Fiscal General del Estado, a propuesta motivada del Fiscal Jefe respectivo. La plantilla orgnica determinar el nmero mximo de Fiscales Decanos que se puedan designar en cada Fiscala, atendiendo a las necesidades organizativas de las mismas. Para la cobertura de estas plazas ser preciso, con carcter previo a la propuesta del Fiscal Jefe correspondiente, realizar una convocatoria entre los Fiscales de la plantilla. A la propuesta se acompaar relacin del resto de los Fiscales que hayan solicitado el puesto con aportacin de los mritos alegados. Cinco. Los dems destinos fiscales se proveern mediante concurso entre funcionarios de la categora, atendiendo al mejor puesto escalafonal. Para solicitar nuevo destino habr de permanecerse, cuando menos, dos aos en el anterior, siempre que se hubiera accedido a aquel a peticin propia, salvo en el primer destino para aquellos Fiscales tras su ingreso en la carrera fiscal una vez superado el proceso selectivo, en cuyo caso el plazo ser de un ao. Los destinos que queden desiertos se cubrirn con los Fiscales que asciendan a la categora necesaria. Seis. Para la provisin de plazas en las Fiscalas con sede en Comunidades Autnomas con idioma cooficial ser mrito determinante la acreditacin, con arreglo a los criterios que reglamentariamente se establezcan, del conocimiento de dicho idioma. Se valorar, como mrito preferente, con arreglo a los criterios que reglamentariamente se establezcan, el conocimiento del Derecho propio de la Comunidad. Siete. La provisin de destinos de la Fiscala Jurdico Militar se llevar a cabo con arreglo a lo dispuesto en la Ley Orgnica reguladora de la Competencia y Organizacin de la Jurisdiccin Militar.

Veintinueve. Se modifica el artculo cuarenta y uno, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo cuarenta y uno.

Uno. El Teniente fiscal del Tribunal Supremo, los Fiscales de Sala a que se refieren los artculos Veinte y Treinta y Cinco. Uno k) de este Estatuto y los dems Fiscales Jefes pertenecientes a la primera categora sern nombrados por un perodo de cinco aos, transcurridos los cuales cesarn en sus cargos, salvo que sean nombrados de nuevo para esa jefatura por sucesivos periodos de idntica duracin. A la expiracin del plazo legal, si no fueran confirmados o nombrados para otra jefatura, quedarn adscritos a la Fiscala del Tribunal Supremo o a cualquiera de las Fiscalas cuyo Jefe pertenezca a la primera categora, conservando en todo caso su categora.

A los efectos del prrafo anterior tendrn la consideracin de Fiscales Jefes los que lo sean de las distintas secciones de la Fiscala del Tribunal Supremo. Dos. Para el nombramiento y cese del Fiscal Jefe de la Secretara Tcnica se proceder con arreglo al artculo Treinta y seis. Una vez cesado, quedar en la misma situacin prevista en el nmero anterior. Tres. Los Fiscales Jefes pertenecientes a la segunda categora, los Tenientes Fiscales de las Fiscalas cuyo Jefe pertenezca a la primera categora y los Tenientes Fiscales de las Fiscalas de las Comunidades Autnomas sern nombrados por un perodo de cinco aos, transcurridos los cuales cesarn en sus cargos, salvo que sean nombrados de nuevo para el mismo cargo por sucesivos perodos de idntica duracin. Cuatro. Los Fiscales Superiores de las Comunidades Autnomas, los Fiscales Jefes pertenecientes a la segunda categora y los Tenientes Fiscales mencionados en el apartado tres de este artculo, una vez relevados o cesados en sus cargos, o en caso de renuncia aceptada por el Fiscal General del Estado, quedarn adscritos, a su eleccin y hasta la obtencin de un destino con carcter definitivo, a la Fiscala en la que han desempeado la jefatura o tenencia, o a la Fiscala en la que prestaban servicio cuando fueron nombrados para el cargo. Cinco. Sin perjuicio de lo anterior, los Fiscales Jefes de los respectivos rganos y los Tenientes Fiscales mencionados en el apartado tres de este artculo podrn ser removidos por el Gobierno a propuesta del Fiscal General del Estado, que deber or previamente al Consejo Fiscal y al interesado y, en su caso, al Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma. Los Fiscales Superiores de las Comunidades Autnomas podrn proponer tambin al Fiscal General del Estado la remocin por el Gobierno de los Fiscales Jefes de los rganos de su mbito territorial.

Treinta. Se modifica el artculo cuarenta y cuatro, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo cuarenta y cuatro.

Estn incapacitados para el ejercicio de funciones fiscales: 1. Los que no tengan la necesaria aptitud fsica o intelectual.

2. Los que hayan sido condenados por delito doloso, mientras no hayan obtenido rehabilitacin. En los casos en que la pena no fuera superior a seis meses, el Fiscal General del Estado, de forma motivada y atendiendo a la entidad del delito cometido, podr sustituir la prdida de la condicin de Fiscal por la sancin de suspensin de hasta tres aos. 3. Los concursados no rehabilitados. 4. Los que pierdan la nacionalidad espaola.

Treinta y uno. Se modifica el artculo cuarenta y cinco, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo cuarenta y cinco.

Uno. La condicin de miembro del Ministerio Fiscal se adquiere, una vez hecho vlidamente el nombramiento, por el juramento o promesa, y la toma de posesin.

Dos. Los miembros del Ministerio Fiscal, antes de tomar posesin de su primer destino, prestarn juramento o promesa de guardar y hacer guardar la Constitucin y las leyes y desempear fielmente las funciones fiscales con lealtad al Rey. El juramento o promesa se prestar ante la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia a cuyo territorio hayan sido destinados, junto a cuyo Presidente se situar el Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma. Igualmente, jurarn o prometern su cargo los Fiscales de Sala, al acceder a la primera categora de la carrera fiscal. Dicho acto tendr lugar ante la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, junto a cuyo Presidente se situar el Fiscal General del Estado. Tres. Los Fiscales Superiores de las Comunidades Autnomas tomarn posesin en la ciudad donde tenga la sede su Fiscala, en un acto presidido por el Fiscal General del Estado. Los Fiscales Jefes de las Fiscalas Provinciales y de las Fiscalas de rea tomarn posesin en el lugar donde tenga la sede su Fiscala, en un acto presidido por el Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma, salvo que asista el Fiscal General del Estado, en cuyo caso ser ste quien presida el acto. El resto de los Fiscales tomarn posesin ante el Fiscal Jefe de la Fiscala a la que vayan destinados, salvo que asista al acto el Fiscal General del Estado u otro miembro de rango superior a la escala jerrquica del Ministerio Fiscal, en cuyo caso ser ste quien presida el acto. En todos los casos previstos en este apartado, el Presidente del Tribunal Superior de Justicia y, en su caso, el de la respectiva Audiencia Provincial, ocuparn el lugar preferente que les corresponda en la presidencia del acto. Cuatro. La toma de posesin tendr lugar dentro de los veinte das naturales siguientes a la publicacin del nombramiento para el destino de que se trate, o en el plazo superior que se conceda cuando concurran circunstancias que lo justifiquen, y se conferir por el Jefe de la Fiscala o quien ejerza sus funciones.

Treinta y dos. Se modifica el apartado seis del artculo cincuenta y siete, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo cincuenta y siete.

Seis. Con el ejercicio de la abogaca, excepto cuando tenga por objeto asuntos personales del Fiscal, de su cnyuge o persona a quien se halle ligado de forma estable por anloga relacin de afectividad, de los hijos sujetos a su patria potestad o de las personas sometidas a su tutela, con el ejercicio de la procuradura, as como todo tipo de asesoramiento jurdico, sea o no retribuido.

La incompatibilidad con el ejercicio de la abogaca se extender en todo caso a la llevanza, directamente o mediante persona interpuesta, de aquellos asuntos en los que el Fiscal hubiese intervenido como tal, aun cuando haya pasado con posterioridad a la situacin de excedencia. A este supuesto le ser aplicable el rgimen de responsabilidad disciplinaria previsto en el Estatuto General de la Abogaca para quienes ejerzan la profesin de abogado estando incursos en causa de incompatibilidad.

Treinta y tres. Se modifica el artculo cincuenta y ocho, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo cincuenta y ocho.

Los miembros del Ministerio Fiscal no podrn ejercer sus cargos: Uno. En las Fiscalas que comprendan dentro de su circunscripcin territorial una poblacin en la que su cnyuge o persona a quien se halle ligado de forma estable por anloga relacin de afectividad ejerza una actividad industrial o mercantil que obstaculice el imparcial desempeo de su funcin, a juicio del Consejo Fiscal.

Dos. En la misma Fiscala o seccin en la que ejerzan sus parientes, dentro del segundo grado de consanguinidad o afinidad, o su cnyuge, o persona a quien se halle ligado de forma estable por anloga relacin de afectividad, cargos de la Carrera Fiscal, siempre que exista dependencia jerrquica inmediata entre ambos. A los efectos de este apartado se considerar dependencia jerrquica inmediata la que vincula al Fiscal Jefe de la Fiscala con el Teniente Fiscal y con el Decano de cada Seccin, as como a este ltimo con los Fiscales integrados en la Seccin respectiva. A los mismos efectos, se entender que existe dependencia jerrquica inmediata entre el Fiscal Superior de la Comunidad Autnoma y los Fiscales Jefes Provinciales de la misma Comunidad, y asimismo entre el Fiscal Jefe Provincial y los Fiscales Jefes de rea en la misma provincia. Tres. Cuando la Ley Orgnica del Poder Judicial establezca incompatibilidades entre miembros de la carrera judicial y fiscal. Cuatro. Como Fiscales Jefes en las Fiscalas donde ejerzan habitualmente como abogado o procurador su cnyuge o persona a quien se halle ligado de forma estable por anloga relacin de afectividad o un pariente dentro del segundo grado de consanguinidad o afinidad, salvo que se trate de circunscripciones territoriales de ms de quinientos mil habitantes y sin perjuicio del deber de abstencin cuando proceda. Cinco. En una Fiscala en cuyo territorio hayan ejercido como Abogado o Procurador en los dos aos anteriores a su nombramiento.

Treinta y cuatro. Se modifica el artculo cincuenta y nueve, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo cincuenta y nueve.

No podrn los miembros del Ministerio Fiscal pertenecer a partidos polticos o sindicatos o tener empleo al servicio de los mismos, dirigir a los poderes y funcionarios pblicos o a corporaciones oficiales, felicitaciones o censuras por sus actos, ni concurrir con carcter o atributos oficiales a cualesquiera actos o reuniones pblicas en que ello no proceda en el ejercicio de sus funciones. Asimismo, tampoco podrn tomar parte en las elecciones legislativas, autonmicas o locales ms que para emitir su voto personal.

Treinta y cinco. Se modifica el artculo sesenta y dos, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo sesenta y dos. Se consideran faltas muy graves: Uno. El incumplimiento consciente del deber de fidelidad a la Constitucin establecido en el artculo cuarenta y cinco de esta Ley, cuando as se apreciara en sentencia firme.

Dos. El incumplimiento de las rdenes particulares y requerimientos personales dirigidos por escrito en la forma establecida en este Estatuto, cuando de aquel se haya derivado perjuicio en el proceso o alteracin relevante en el funcionamiento interno de la Fiscala. Tres. La afiliacin a partidos polticos o sindicatos, o el desempeo de empleos o cargos a su servicio. Cuatro. La provocacin reiterada de enfrentamientos graves con las autoridades de la circunscripcin en que el Fiscal desempee el cargo, por motivos ajenos al ejercicio de su funcin. Cinco. Las acciones y omisiones que hayan dado lugar en sentencia firme a una declaracin de responsabilidad civil contrada en el ejercicio de la funcin por dolo o culpa grave conforme al artculo Sesenta de esta Ley. Seis. El ejercicio de cualquiera de las actividades incompatibles con el cargo de Fiscal, establecidas en el artculo Cincuenta y siete de esta Ley, salvo las que puedan constituir falta grave con arreglo a lo dispuesto en su artculo Sesenta y Tres. Siete. Provocar el propio nombramiento para alguna Fiscala cuando concurra en el nombrado alguna de las situaciones de incompatibilidad o prohibicin previstas en el artculo Cincuenta y ocho de esta Ley, o mantenerse en el desempeo del cargo en dichos rganos sin poner en conocimiento de la Fiscala General del Estado las circunstancias necesarias para proceder al traslado forzoso previsto en el artculo Treinta y Nueve, apartado tres. Ocho. La inobservancia del deber de abstencin a sabiendas de que concurre alguna de las causas legalmente previstas. Nueve. La desatencin o el retraso injustificado y reiterado en el despacho de los asuntos o en el ejercicio de cualesquiera otras de las funciones que le fueran encomendadas. Diez. El abandono del servicio o la ausencia injustificada y continuada por siete das naturales o ms de la sede de la Fiscala en que se hallase destinado. Once. Faltar a la verdad en la solicitud de obtencin de permisos, autorizaciones, declaraciones de compatibilidad, dietas y ayudas econmicas. Doce. La revelacin por el Fiscal de hechos o datos conocidos en el ejercicio de su funcin o con ocasin de sta, cuando se cause algn perjuicio a la tramitacin de un proceso o a cualquier persona. Trece. El abuso de la condicin de Fiscal para obtener un trato favorable e injustificado de autoridades, funcionarios o profesionales. Catorce. La comisin de una falta grave cuando el Fiscal hubiera sido anteriormente sancionado por otras dos graves, que hayan adquirido firmeza, sin que hubieran sido canceladas o procedido la cancelacin de las correspondientes anotaciones, conforme a lo establecido en el artculo Sesenta y Nueve de esta Ley. Quince. La ignorancia inexcusable en el cumplimiento de sus deberes. Diecisis. La absoluta y manifiesta falta de motivacin en los informes y dictmenes que la precisen de conformidad con las Instrucciones de la Fiscala General del Estado.

Treinta y seis. Se modifica el artculo sesenta y tres, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo sesenta y tres.

Se consideran faltas graves: Uno. La falta de respeto a los superiores en el orden jerrquico, en su presencia, en escrito que se les dirija o con publicidad.

Dos. El incumplimiento de las rdenes o requerimientos recibidos en la forma establecida en este Estatuto. Tres. El exceso o abuso de autoridad, o falta grave de consideracin respecto de los ciudadanos, instituciones, jueces y magistrados, fiscales, secretarios, mdicos forenses, funcionarios de los cuerpos de gestin, tramitacin y auxilio judicial, abogados y procuradores, graduados sociales y funcionarios de la polica judicial y dems personal al servicio de la Administracin de Justicia o que preste servicios en la oficina fiscal. Cuatro. Dejar de promover la exigencia de responsabilidad disciplinaria que proceda a los secretarios y personal auxiliar subordinado, cuando conocieran o debieran conocer el incumplimiento grave por aqullos de los deberes que les corresponden. Cinco. Revelar hechos o datos conocidos por el Fiscal en el ejercicio de su funcin o con ocasin de ste, cuando no constituya la falta muy grave del apartado Doce del artculo sesenta y dos de esta Ley. Seis. La ausencia injustificada y continuada por ms de tres das naturales y menos de siete de la sede de la Fiscala en que el Fiscal se halle destinado. Siete. La inasistencia injustificada a los actos procesales con audiencia pblica que estuvieran sealados y a los que hubiera sido citado en la forma legalmente prevista, cuando no constituya falta muy grave. Ocho. El retraso injustificado en el despacho de los asuntos de que conozca el Fiscal en el ejercicio de su funcin, si no constituye falta muy grave. Nueve. El ejercicio de cualquier actividad susceptible de declaracin de compatibilidad sin obtener la pertinente autorizacin o habindola obtenido con falta de veracidad en los presupuestos alegados. Diez. La comisin de una falta de carcter leve habiendo sido sancionado anteriormente por resolucin firme por otras dos leves sin que hubieran sido canceladas o procedido la cancelacin de las correspondientes anotaciones, conforme a lo establecido en esta Ley. Once. Las restantes infracciones de los deberes inherentes a la condicin de fiscal, establecidos en esta Ley, cuando mereciesen la calificacin de graves, atendidas la intencionalidad del hecho, su trascendencia para la Administracin de Justicia y el quebranto sufrido por la dignidad de la funcin fiscal. Doce. Dirigir a los poderes, autoridades o funcionarios pblicos o corporaciones oficiales felicitaciones o censuras por sus actos, invocando la condicin de fiscal, o sirvindose de esa condicin. Cuando estas actuaciones sean realizadas por Junta de Fiscales se entendern responsables los que hubieran tomado parte en la votacin excepto quienes hayan salvado individualmente su voto.

Treinta y siete. Se modifica el artculo sesenta y cuatro, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo sesenta y cuatro.

Se consideran faltas leves: Uno. La falta de respeto a los superiores jerrquicos cuando no concurran las circunstancias que calificaran la conducta de falta grave.

Dos. La desatencin o desconsideracin con iguales o inferiores en el orden jerrquico, con los ciudadanos, instituciones, jueces y magistrados, fiscales, secretarios, mdicos forenses, funcionarios de los cuerpos de gestin, tramitacin y auxilio judicial, abogados y procuradores, graduados sociales, funcionarios de la polica judicial y dems personal al servicio de la Administracin de Justicia y dems personal que preste servicio en la oficina fiscal, cuando por sus circunstancias no mereciere la calificacin de falta grave. Tres. El incumplimiento injustificado o inmotivado de los plazos legalmente establecidos en el despacho de los asuntos que tenga encomendados. Cuatro. La ausencia injustificada y continuada de uno a tres das naturales de la sede de la Fiscala o adscripcin en que el Fiscal se halle destinado. Cinco. La simple recomendacin de cualesquiera asuntos de que conozcan los juzgados y tribunales. Seis. La desatencin a las rdenes, requerimientos u observaciones verbales recibidas de sus jefes, salvo que constituya una infraccin ms grave, conforme a lo prevenido en los dos artculos anteriores. Siete. La desatencin o desconsideracin con ciudadanos, instituciones, jueces y magistrados, ante la peticin de intervenir en una lengua cooficial, en el caso en que se haya acreditado un conocimiento adecuado y suficiente como mrito.

Treinta y ocho. Se modifica el artculo Setenta y dos, que queda redactado de la siguiente forma:

Artculo setenta y dos. Uno. Las Fiscalas tendrn en todo caso una instalacin adecuada en la sede de los Tribunales y Juzgados correspondientes, y adems podrn contar con sus propias instalaciones fuera de dichas sedes cuando ello convenga a la mejor prestacin del servicio.

Dos. Las instalaciones del Ministerio Fiscal se hallarn dotadas de los medios precisos que se consignen en las Leyes de Presupuestos. Tres. Los Presupuestos Generales del Estado y los de las Comunidades Autnomas que hayan asumido competencias en materia de Administracin de Justicia contemplarn, dentro de la Seccin que corresponda, y previa ponderacin de las necesidades funcionales del Ministerio Fiscal propuestas por el Fiscal General del Estado, previa audiencia, en su caso, a las Comunidades Autnomas con competencias en la materia, las correspondientes partidas presupuestarias adecuadamente singularizadas para atender a aqullas. En todo caso, una de estas partidas ser gestionada por la Unidad de Apoyo del Fiscal General y estar destinada a atender los gastos de funcionamiento de la administracin de la Fiscala General del Estado.

Treinta y nueve. Se modifica la disposicin transitoria sptima, que queda redactada de la siguiente forma:

Disposicin transitoria sptima

El perodo mximo de diez aos, previsto en el apartado Dos del artculo Treinta y seis, por el que son designados los fiscales destinados en la Inspeccin Fiscal, comenzar a computarse, para los que actualmente estn destinados en la misma, a partir de la entrada en vigor de la presente Ley.

Cuarenta. Se modifica la disposicin transitoria octava, que queda redactada de la siguiente forma:

Disposicin transitoria octava

En el plazo de un ao desde la entrada en vigor de esta Ley se constituirn las Fiscalas de las Comunidades Autnomas de acuerdo con lo previsto en el artculo Veintiuno. En el momento de su constitucin, los actuales Fiscales Jefes de los Tribunales Superiores de Justicia pasarn a denominarse, automticamente, Fiscales Superiores de las Comunidades Autnomas, permaneciendo en dicho cargo hasta agotar el plazo de cinco aos por el que en su da fueron nombrados, sin perjuicio de su ulterior renovacin con arreglo a lo dispuesto en el artculo Cuarenta y uno, apartado tres. Del mismo modo los Tenientes Fiscales de los Tribunales Superiores de Justicia pasarn a ocupar el cargo de Teniente Fiscal de la Fiscala Superior de la Comunidad Autnoma por el perodo que reste de su mandato, computado con arreglo a lo dispuesto en el apartado tres del artculo Cuarenta y uno y en esta Disposicin Transitoria, sin perjuicio, igualmente, de su ulterior renovacin.

A tal fin, una vez fijadas las plantillas de las Fiscalas Superiores de las Comunidades Autnomas, se convocar, dentro del plazo indicado, el correspondiente concurso con arreglo a lo dispuesto en el artculo Treinta y seis, apartado cinco, de este Estatuto Orgnico. Resuelto dicho concurso, los Fiscales que, estando en ese momento destinados en las Fiscalas de los Tribunales Superiores de Justicia, no hayan obtenido plaza en las nuevas Fiscalas Superiores, pasarn automticamente a integrar las respectivas Fiscalas Provinciales. En el mismo plazo de un ao, se constituirn las Fiscalas de rea, a cuyo fin el Gobierno, previo informe del Fiscal General del Estado, odo el Consejo Fiscal y los Fiscales Jefes de los territorios afectados, adoptar las disposiciones necesarias, en particular para la provisin de las plazas de Fiscal Jefe de las mismas. Las Adscripciones Permanentes que no se constituyan como Fiscalas de rea a travs del procedimiento previsto en esta disposicin, quedarn automticamente convertidas en Secciones Territoriales de las Fiscalas Provinciales, en los trminos previstos en el prrafo segundo del apartado cuatro y el apartado cinco del artculo Dieciocho de esta Ley. A la entrada en vigor de esta Ley finalizar el mandato de los Tenientes Fiscales comprendidos en el Artculo Cuarenta y uno, apartado tres, que lleven desempeando su cargo ms de cinco aos. Las plazas resultantes sern ofrecidas para su cobertura en los trminos previstos en esta Ley, pudiendo concurrir a las mismas los afectados por la presente disposicin, quienes en todo caso continuarn ejerciendo sus funciones en tanto no se produzcan los nuevos nombramientos. Los nombrados con anterioridad a la entrada en vigor de esta Ley que no hubieran desempeado su cargo por ms de cinco aos finalizarn su mandato en el momento en que se cumpla dicho plazo, computado desde la fecha de su nombramiento.

Cuarenta y uno. Se modifica la disposicin transitoria novena que queda redactada de la siguiente forma:

Disposicin transitoria novena.

Quien desempee las funciones de Fiscal General del Estado a la entrada en vigor de la presente Ley continuar en el ejercicio de su cargo hasta que se produzca su cese, que slo tendr lugar cuando concurra alguno de los supuestos previstos por los apartados a), b), c), d) y e) del artculo Treinta y Uno, apartado uno del Estatuto Orgnico del Ministerio Fiscal.

Quienes hubieran desempeado el cargo de Fiscal General del Estado con anterioridad a la entrada en vigor de la presente Ley no quedarn por ello excluidos de la posibilidad de ser propuestos por el Gobierno conforme al artculo Veintinueve del Estatuto Orgnico del Ministerio Fiscal.

Disposicin derogatoria primera.

Quedan derogadas las disposiciones transitorias primera a sexta de la Ley 50/1981, de 30 de diciembre, por la que se regula el Estatuto Orgnico del Ministerio Fiscal.

Disposicin derogatoria segunda.

Quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo dispuesto en la presente Ley.

Disposicin final nica. Entrada en vigor.

La presente Ley entrar en vigor el da siguiente al de su publicacin en el Boletn Oficial del Estado.

Por tanto,

Mando a todos los espaoles, particulares y autoridades, que guarden y hagan guardar esta ley.

Madrid, 9 de octubre de 2007.

JUAN CARLOS R. El Presidente del Gobierno, JOS LUIS RODRGUEZ ZAPATERO

Análisis

  • Rango: Ley
  • Fecha de disposición: 09/10/2007
  • Fecha de publicación: 10/10/2007
  • Entrada en vigor: 11 de octubre de 2007.
Referencias anteriores
  • DEROGA las disposiciones transitorias 1 a 6, MODIFICA determinandos preceptos y SUPRIME los arts. 18 bis, 18 ter, 18 quter y 18 quinquies de la Ley 50/1981, de 30 de diciembre (Ref. BOE-A-1982-837).
Materias
  • Administracin de Justicia
  • Audiencia Nacional
  • Carrera Fiscal
  • Comunidades Autnomas
  • Fiscala General del Estado
  • Fiscala Jurdico Militar
  • Ministerio Fiscal
  • Organizacin de la Administracin del Estado
  • Tribunal Supremo

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid