Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Ministerio de la Presidencia Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Está Vd. en

Documento BOE-A-2003-10523

Ley 14/2003, de 26 de mayo, de modificacin de la Ley 50/1981, de 30 de diciembre, por la que se regula el Estatuto Orgnico del Ministerio Fiscal.

TEXTO

JUAN CARLOS I

REY DE ESPAA

A todos los que la presente vieren y entendieren.

Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la siguiente Ley.

EXPOSICIN DE MOTIVOS

I

La aprobacin de un renovado rgimen jurdico llamado a regular algunos de los aspectos de la organizacin y funcionamiento del Ministerio Fiscal representa una iniciativa cuya procedencia se justifica por s sola.

As fue entendido en el momento de la suscripcin del Pacto de Estado sobre la Justicia y as viene impuesto por la compartida conviccin de que el Ministerio Fiscal constituye una de las piezas claves para el funcionamiento de la Administracin de Justicia y, con ella, del propio Estado de Derecho. De su modernidad y del grado de eficacia con el que ejerza las funciones que le son asignadas depender, en buena medida, la efectiva vigencia de algunos de los valores constitucionales comprometidos en todo proceso jurisdiccional.

La Constitucin de 1978, rompiendo la casi generalizada abstencin del constitucionalismo espaol respecto del Fiscal, incorpor en su artculo 124 un modelo de la institucin que enmarca lgicamente este proyecto de reforma.

De acuerdo con esa idea, el Estatuto Orgnico del Ministerio Fiscal, aprobado por Ley 50/1981, de 30 de diciembre, representa la pieza clave para la definicin de ese modelo. Como tal norma estatutaria ha cumplido 20 aos de vigencia, sumndose as a esa tnica histrica antes apuntada de estabilidad normativa.

Las materias que van a ser objeto de modificacin legal han sido decididas a partir de los contenidos del Pacto de Estado, a su vez analizados conforme a la experiencia de los ltimos aos relativa al funcionamiento de la institucin.

La reforma, en consecuencia, supone desarrollar el modelo constitucional adaptando la organizacin y funcionamiento del Ministerio Fiscal a las nuevas responsabilidades, incorporando plenamente principios constitucionales y democrticos como los de la temporalidad en el desempeo de los cargos, los criterios de mrito, especializacin y formacin para el ejercicio de determinadas responsabilidades, as como el fortalecimiento del papel que le corresponde al Consejo Fiscal.

II

Se consagra en esta reforma la actuacin del Ministerio Fiscal en los procesos civiles cuando est comprometido el inters social o afecten a menores, incapaces o desvalidos, as como su funcin de velar por la proteccin procesal de las vctimas, intervenir en los procesos relativos a la responsabilidad penal de los menores orientando su actuacin a la satisfaccin del inters superior del menor y en las cuestiones de inconstitucionalidad y procesos laborales.

El Pacto de Estado para la Reforma de la Administracin de Justicia ya proclam la importancia de incorporar criterios de mrito, especializacin, rendimiento y calidad de trabajo, junto con la antigedad, para la promocin en el seno de la carrera fiscal.

La propia memoria de la Fiscala General del Estado correspondiente al ao 2001 celebraba la opcin en tal sentido incorporada al Pacto de Estado, recordando que la antigedad ha de representar un dato clave para la promocin profesional. La antigedad suele ser expresin de un ejercicio profesional que, como tal, habr contribuido a consolidar una experiencia singularmente valiosa. Sin embargo, aqulla no puede convertirse en el nico factor determinante de la asuncin de responsabilidades en la carrera fiscal.

Hay, pues, razones para afirmar que el actual sistema de promocin basado en el estricto paso del tiempo confiere una imagen incompatible con la visin de un Ministerio Fiscal moderno, dinmico y comprometido con los valores constitucionales cuya promocin y defensa le incumben. De ah que la reforma haya considerado oportuno que todos aquellos destinos correspondientes a Fiscalas cuya jefatura est ejercida por Fiscal de Sala sean cubiertos con arreglo a criterios de idoneidad.

El hecho de que las propuestas de nombramiento hayan de ser previamente informadas por el Consejo Fiscal aade una garanta de que el juicio de idoneidad no va a ser fruto de la precipitacin, sino del anlisis ponderado del grado de especializacin y vala de cada uno de los candidatos.

III

En el marco del punto noveno del Pacto de Estado para la Reforma de la Justicia, se aborda una modernizacin y adaptacin de la Secretara Tcnica como rgano de apoyo al Fiscal General del Estado. A diferencia de la actual situacin en la que el titular de la jefatura de la Secretara Tcnica ha de ser promovido a la condicin de Fiscal de Sala y consolida de modo definitivo su pertenencia a la primera categora, la redaccin que se propone aclara que aqul tendr la con sideracin de Fiscal de Sala tan slo mientras ejerza la jefatura del rgano. Es decir, la pertenencia a la primera categora slo se mantiene en tanto en cuanto se siga desempeando aquel puesto de libre designacin. Se introduce as un elemento que refuerza esa estrecha relacin de confianza entre el Fiscal General del Estado y quien ha de asumir la jefatura de su gabinete de asesoramiento.

Tambin se ampla el tradicional cometido de la Secretara Tcnica, atribuyndole el ejercicio o, en su caso, la coordinacin de aquellas funciones que nuestras leyes imponen al Ministerio Fiscal en materia de cooperacin judicial internacional. Todo ello, claro es, sin perjuicio de las competencias que el ordenamiento jurdico asigna a otros rganos pblicos.

La reforma ha considerado que el actual marco jurdico de las jefaturas de los diferentes rganos del Ministerio Fiscal es inconciliable con la realidad comparativa que ofrecen, por ejemplo, las Presidencias de Sala del Tribunal Supremo, la Presidencia de la Audiencia Nacional, de los Tribunales Superiores de Justicia o de las Audiencias Provinciales. De ah que se hayan establecido mecanismos temporales de expiracin del trmino en el que aquellas jefaturas son ejercidas. La regulacin toma como referente el actual modelo de la Ley Orgnica del Poder Judicial para aquellos jueces y magistrados que son promovidos a la presidencia de algn rgano jurisdiccional y convierte esa equiparacin en uno de los ejes sobre los que se estructura el proyecto.

Un Ministerio Fiscal que aspire a convertirse en una estructura orgnica moderna y capaz de dar respuesta a lo que la sociedad demanda de l es incompatible con el carcter prcticamente vitalicio de sus jefaturas.

En un rgano constitucional regido por el principio de jerarqua, la asuncin de las responsabilidades que son propias de una jefatura no puede concebirse ad aeternum, sin otro referente temporal que el de la propia jubilacin.

Tal planteamiento fue acogido sin discusin -hace ahora ms de 15 aos- por la Ley Orgnica del Poder Judicial de 1985 y posteriormente en el Libro Blanco del Ministerio Fiscal.

Se fortalece el Consejo Fiscal como rgano de representacin de la carrera, al informar en el nombramiento de los diversos cargos, as como el de los delegados de jefatura, y resolviendo determinados recursos ; se mantiene su composicin como rgano de extraccin corporativa, pero se hace ms flexible y democrtico al suprimir la representacin por categoras y jefaturas.

La reforma afronta la creacin de los llamados Delegados de Jefatura. Es un hecho incontrovertible que el Ministerio Fiscal ha experimentado en los ltimos aos una expansin funcional que ha desbordado los criterios histricos de organizacin. Esa ampliacin de cometidos, impuesta por una delimitacin constitucional que exige del Ministerio Fiscal una mayor presencia en los distintos rdenes jurisdiccionales, ha obligado a un colectivo esfuerzo de adaptacin, siempre encaminado a un ptimo aprovechamiento de los recursos humanos y de los medios materiales disponibles.

La realidad, pues, se ha empeado en demostrar que el diseo estatutario basado en un eje jerrquico integrado por el Fiscal Jefe, Teniente Fiscal y Fiscales ha sido superado por una irreversible presencia del Fiscal en numerosas parcelas jurdicas, algunas de ellas caracterizadas por importantes exigencias de especializacin ; por ello se configuran los delegados de jefatura como rganos llamados a asumir las funciones de coordinacin que le fueren especficamente encomendadas. No se trata de una nueva categora orgnica, sino tan slo de una funcin concebida con fines de coordinacin y apoyo a las jefaturas. Su existencia se condiciona a su propia necesidad, a la vista del volumen de asuntos y de las exigencias impuestas por la organizacin del servicio.

La terminologa delegados de la jefatura responde a un criterio puramente convencional. De hecho, aquella expresin se ha antepuesto a otras como decanos o coordinadores, de uso muy extendido. La preferencia por la expresin que emplea el proyecto quizs se explica por cuanto que la locucin delegado de la jefatura parece evocar con mayor nitidez el principio de jerarqua que vivifica su propia existencia.

Por otra parte, la reforma aborda la regulacin del papel de las Juntas de Fiscala, hasta ahora abandonadas a un funcionamiento de hecho no exento de dificultades prcticas y problemas interpretativos. La importancia que para el funcionamiento de la institucin tiene la celebracin de las Juntas de Fiscales no necesita ser destacada. Un rgano cuyo mbito funcional se edifica, entre otros principios, sobre el de jerarqua aconseja que el debate y el anlisis ponderado de los distintos temas preceda a la toma de decisiones. La inicial exposicin de motivos del Estatuto Orgnico del Ministerio Fiscal proclamaba la necesidad de armonizar los principios de unidad de actuacin y dependencia jerrquica, recurriendo para ello "... a la colegialidad en la formacin de los criterios". El Libro Blanco del Ministerio Fiscal evocaba su "... profundo significado como instrumento de participacin democrtica de los Fiscales en las decisiones de la jefatura".

Sin embargo, en esta materia, como en tantas otras, la realidad ha desbordado las previsiones estatutarias.

Y ese desbordamiento ha sido apreciable, no slo en las grandes Fiscalas de algunos de los Tribunales Superiores de Justicia, sino, de modo singular, en la Fiscala del Tribunal Supremo.

El texto abre la puerta a la innovadora posibilidad de celebracin de Juntas de Fiscales Jefes de las distintas Audiencias Provinciales, siempre que sean convocados al efecto por el Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia correspondiente. La extensa demarcacin territorial de algunos Tribunales Superiores y la conveniencia de coordinar las funciones que son propias del Fiscal en el mbito de cada comunidad autnoma justifican la opcin que incorpora la reforma.

IV

La reforma adapta el rgimen disciplinario de la carrera fiscal como ya se hizo en su momento con la carrera judicial, sin olvidar las singularidades que diferencian el ejercicio funcional que es propio de los jueces y el que incumbe a los fiscales, y trata de fijar prcticamente las mismas sanciones que las previstas en la actualidad para los jueces y magistrados, pero teniendo en cuenta las aplicables a aquellos fiscales que contravienen sus deberes estatutarios, definiendo el cuadro de sanciones actualizado y su naturaleza, buscando as una aproximacin estatutaria. Se introducen mejoras tcnicas en la descripcin de conductas y sanciones.

Por ltimo, se adapta a la realidad social la prohibicin de ejercer la jefatura en circunscripciones de menos de 100.000 habitantes, cuando en ellas radique un pariente dedicado profesionalmente al ejercicio, ampliando a 500.000 habitantes el mdulo cuantitativo del que hacer depender la prohibicin.

Artculo nico. Modificacin de la Ley 50/1981, de 30 de diciembre, por la que se regula el Estatuto Orgnico del Ministerio Fiscal.

Uno. Se modifica el artculo 3.

"Para el cumplimiento de las misiones establecidas en el artculo 1, corresponde al Ministerio Fiscal:

1. Velar por que la funcin jurisdiccional se ejerza eficazmente conforme a las leyes y en los plazos y trminos en ellas sealados, ejercitando, en su caso, las acciones, recursos y actuaciones pertinentes.

2. Ejercer cuantas funciones le atribuya la ley en defensa de la independencia de los jueces y tribunales.

3. Velar por el respeto de las instituciones constitucionales y de los derechos fundamentales y libertades pblicas con cuantas actuaciones exija su defensa.

4. Ejercitar las acciones penales y civiles dimanantes de delitos y faltas u oponerse a las ejercitadas por otros, cuando proceda.

5. Intervenir en el proceso penal, instando de la autoridad judicial la adopcin de las medidas cautelares que procedan y la prctica de las diligencias encaminadas al esclarecimiento de los hechos.

6. Tomar parte, en defensa de la legalidad y del inters pblico o social, en los procesos relativos al estado civil y en los dems que establezca la ley.

7. Intervenir en los procesos civiles que determine la ley cuando est comprometido el inters social o cuando puedan afectar a personas menores, incapaces o desvalidas en tanto se provee de los mecanismos ordinarios de representacin.

8. Mantener la integridad de la jurisdiccin y competencia de los jueces y tribunales, promoviendo los conflictos de jurisdiccin y, en su caso, las cuestiones de competencia que resulten procedentes, e intervenir en las promovidas por otros.

9. Velar por el cumplimiento de las resoluciones judiciales que afecten al inters pblico y social.

10. Velar por la proteccin procesal de las vctimas, promoviendo los mecanismos previstos para que reciban la ayuda y asistencia efectivas.

11. Intervenir en los procesos judiciales de amparo.

12. Interponer el recurso de amparo constitucional, as como intervenir en los procesos de que conoce el Tribunal Constitucional en defensa de la legalidad, en la forma en que las leyes establezcan.

13. Ejercer en materia de responsabilidad penal de menores las funciones que le encomiende la legislacin especfica, debiendo orientar su actuacin a la satisfaccin del inters superior del menor.

14. Intervenir en los supuestos y en la forma prevista en las leyes en los procedimientos ante el Tribunal de Cuentas. Defender, igualmente, la legalidad en los procesos contencioso-administrativos y laborales que prevn su intervencin.

15. Promover o, en su caso, prestar el auxilio judicial internacional previsto en las leyes, tratados y convenios internacionales.

16. Ejercer las dems funciones que el ordenamiento jurdico estatal le atribuya.

Con carcter general, la intervencin del fiscal en los procesos podr producirse mediante escrito o comparecencia. Tambin podr producirse a travs de medios tecnolgicos, siempre que aseguren el adecuado ejercicio de sus funciones y ofrezcan las garantas precisas para la validez del acto de que se trate. La intervencin del fiscal en los procesos no penales, salvo que la ley disponga otra cosa o acte como demandante, se producir en ltimo lugar."

Dos. Se modifica el artculo 4.

"El Ministerio Fiscal, para el ejercicio de las funciones encomendadas en el artculo anterior, podr:

1. Interesar la notificacin de cualquier resolucin judicial y la informacin sobre el estado de los procedimientos, pudiendo pedir que se le d vista de stos cualquiera que sea su estado, o que se le remita copia de cualquier actuacin, para velar por el exacto cumplimiento de las leyes, plazos y trminos, promoviendo, en su caso, las correcciones oportunas. Asimismo, podr pedir informacin de los hechos que hubieran dado lugar a un procedimiento, de cualquier clase que sea, cuando existan motivos racionales para estimar que su conocimiento pueda ser competencia de un rgano distinto del que est actuando.

2. Visitar en cualquier momento los centros o establecimientos de detencin, penitenciarios o de internamiento de cualquier clase de su respectivo territorio, examinar los expedientes de los internos y recabar cuanta informacin estime conveniente.

3. Requerir el auxilio de las autoridades de cualquier clase y de sus agentes.

4. Dar a cuantos funcionarios constituyen la Polica Judicial las rdenes e instrucciones procedentes en cada caso.

5. Informar a la opinin pblica de los acontecimientos que se produzcan, siempre en el mbito de su competencia y con respeto al secreto del sumario y, en general, a los deberes de reserva y sigilo inherentes al cargo y a los derechos de los afectados.

Las autoridades, funcionarios u organismos requeridos por el Ministerio Fiscal en el ejercicio de las facultades que se enumeran en los prrafos precedentes debern atender inexcusablemente el requerimiento dentro de los lmites legales."

Tres. Se da una nueva redaccin al artculo 5.

"El fiscal podr recibir denuncias, envindolas a la autoridad judicial o decretando su archivo, cuando no encuentre fundamentos para ejercitar accin alguna, notificando en este ltimo caso la decisin al denunciante.

Igualmente, y para el esclarecimiento de los hechos denunciados o que aparezcan en los atestados de los que conozca, puede llevar a cabo u ordenar aquellas diligencias para las que est legitimado segn la Ley de Enjuiciamiento Criminal, las cuales no podrn suponer la adopcin de medidas cautelares o limitativas de derechos. No obstante, podr ordenar el fiscal la detencin preventiva.

Todas las diligencias que el Ministerio Fiscal practique o que se lleven a cabo bajo su direccin gozarn de presuncin de autenticidad.

Los principios de contradiccin, proporcionalidad y defensa inspirarn la prctica de esas diligencias.

A tal fin, el fiscal recibir declaracin al sospechoso, quien habr de estar asistido de letrado y podr tomar conocimiento del contenido de las diligencias practicadas. La duracin de esas diligencias habr de ser proporcionada a la naturaleza del hecho investigado, sin que pueda exceder de seis meses, salvo prrroga acordada mediante decreto motivado del Fiscal General del Estado.

Transcurrido el oportuno plazo, si la investigacin hubiera evidenciado hechos de significacin penal y sea cual fuese el estado de las diligencias, el fiscal proceder a su judicializacin, formulando al efecto la oportuna denuncia o querella, a menos que resultara procedente su archivo.

Tambin podr el fiscal incoar diligencias preprocesales encaminadas a facilitar el ejercicio de las dems funciones que el ordenamiento jurdico le atribuye."

Cuatro. Se da nueva redaccin al artculo 9.

"1. El Fiscal General del Estado elevar al Gobierno una memoria anual sobre su actividad, la evolucin de la criminalidad, la prevencin del delito y las reformas convenientes para una mayor eficacia de la Justicia. En ella se recogern las observaciones de las memorias que, a su vez, habrn de elevarle los fiscales de los distintos rganos, en la forma y tiempo que reglamentariamente se establezca. De esta memoria se remitir copia a las Cortes Generales y al Consejo General del Poder Judicial. En todo caso, la citada memoria ser presentada por el Fiscal General del Estado a las Cortes Generales en el perodo ordinario de sesiones ms prximo a su presentacin pblica.

2. El Fiscal General del Estado informar al Gobierno, cuando ste lo interese y no exista obstculo legal, respecto a cualquiera de los asuntos en que intervenga el Ministerio Fiscal, as como sobre el funcionamiento, en general, de la Administracin de Justicia. En casos excepcionales podr ser llamado a informar ante el Consejo de Ministros."

Cinco. Se da nueva redaccin al artculo 13.

"El Fiscal General del Estado estar asistido en sus funciones por el Consejo Fiscal, la Junta de Fiscales de Sala, la Inspeccin Fiscal, la Secretara Tcnica y por los Fiscales de Sala que se determinen en plantilla. Asimismo podrn integrarse como unidades de apoyo al Fiscal General del Estado funcionarios de la Administracin civil, en el nmero que se determine en plantilla, al objeto de realizar labores de asistencia tcnica en materias de estadstica, informtica, traduccin de lenguas distintas del castellano, gestin de personal u otras que no sean de las que con arreglo a este estatuto tengan encomendadas los fiscales.

Corresponde al Fiscal General del Estado, adems de las facultades reconocidas en otros preceptos de este estatuto, las siguientes:

a) Proponer al Gobierno los nombramientos para los distintos cargos, previo informe del Consejo Fiscal.

b) Proponer al Gobierno los ascensos conforme a los informes de dicho Consejo.

c) Conceder las licencias que sean de su competencia, segn lo dispuesto en este estatuto y su reglamento."

Seis. Se da nueva redaccin al artculo 14.

"1. El Consejo Fiscal se constituir, bajo la Presidencia del Fiscal General del Estado, por el Teniente Fiscal del Tribunal Supremo, el Fiscal Inspector Jefe y nueve fiscales pertenecientes a cualquiera de las categoras. Todos los miembros del Consejo Fiscal, excepto el Fiscal General del Estado, el Teniente Fiscal del Tribunal Supremo y el Fiscal Inspector, se elegirn, por un perodo de cuatro aos, por los miembros del Ministerio Fiscal en servicio activo, constituidos en un nico colegio electoral en la forma que reglamentariamente se determine. El Consejo Fiscal podr funcionar en Pleno y en Comisin Permanente y sus acuerdos se adoptarn por mayora simple, siendo dirimente, en caso de empate, el voto de su Presidente.

Corresponde al Consejo Fiscal:

a) Elaborar los criterios generales en orden a asegurar la unidad de actuacin del Ministerio Fiscal, en lo referente a la estructuracin y funcionamiento de sus rganos.

b) Asesorar al Fiscal General del Estado en cuantas materias ste le someta.

c) Informar las propuestas pertinentes respecto al nombramiento de los diversos cargos.

d) Elaborar los informes para ascensos de los miembros de la carrera fiscal.

e) Resolver los expedientes disciplinarios y de mrito que sean de su competencia, as como apreciar las posibles incompatibilidades a que se refiere este estatuto.

f) Resolver los recursos interpuestos contra resoluciones dictadas en expedientes disciplinarios por los Fiscales Jefes de los distintos rganos del Ministerio Fiscal.

g) Instar las reformas convenientes al servicio y al ejercicio de la funcin fiscal.

h) Conocer los planes anuales de la Inspeccin Fiscal.

i) Conocer e informar los planes de formacin y seleccin de los fiscales.

j) Informar los proyectos de ley o normas reglamentarias que afecten a la estructura, organizacin y funciones del Ministerio Fiscal.

2. La Junta de Fiscales de Sala se constituir, bajo la presidencia del Fiscal General del Estado, por el Teniente Fiscal del Tribunal Supremo, los Fiscales de Sala, el Fiscal Inspector Jefe y el Fiscal Jefe de la Secretara Tcnica, que actuar de Secretario.

La Junta asiste al Fiscal General del Estado en materia doctrinal y tcnica, en orden a la formacin de los criterios unitarios de interpretacin y actuacin legal, la resolucin de consultas, elaboracin de las memorias y circulares, preparacin de proyectos e informes que deban ser elevados al Gobierno y cualesquiera otras, de naturaleza anloga, que el Fiscal General del Estado estime procedente someter a su conocimiento y estudio."

Siete. Se da nueva redaccin al artculo 16.

"La Secretara Tcnica de la Fiscala General del Estado ser dirigida por un Fiscal Jefe y estar integrada por los fiscales que se determinen en plantilla, que realizarn los trabajos preparatorios que se les encomienden en aquellas materias en las que corresponda a la Junta de Fiscales de Sala asistir al Fiscal General del Estado, as como cuantos otros estudios, investigaciones e informes estime ste procedente.

Sin perjuicio de las competencias encomendadas a otros rganos, la Secretara Tcnica asumir el ejercicio o, en su caso, la coordinacin de aquellas funciones que las leyes atribuyan al Ministerio Fiscal en materia de cooperacin judicial internacional.

El Fiscal Jefe de la Secretara Tcnica ser designado directamente por el Fiscal General del Estado entre fiscales pertenecientes a la primera o segunda categora con 15 aos de ejercicio en la carrera.

Salvo que ya perteneciera a la primera categora, el designado ostentar a todos los efectos la categora de Fiscal de Sala en tanto ejerza la jefatura.

En el momento de su relevo, si perteneciese a la primera categora, se proceder con arreglo a lo establecido en el artculo 41. En otro caso, quedar adscrito a su eleccin a cualquiera de las secciones que integran la Fiscala del Tribunal Supremo o a la Fiscala en la que hubiese ejercido su anterior destino. De no existir vacante en sta, se proceder a su creacin."

Ocho. Se modifica el artculo 18.1, primer prrafo.

"1. En la Audiencia Nacional, ante el Tribunal Constitucional, en el Tribunal de Cuentas, en los

Tribunales Superiores de Justicia y en cada Audiencia Provincial existir una Fiscala bajo la jefatura directa del fiscal respectivo, integrada por un Teniente Fiscal y por los fiscales que determine la plantilla. La Fiscala ante el Tribunal Constitucional, bajo la direccin del Fiscal General del Estado, estar integrada por un Fiscal de Sala, por un Teniente Fiscal y por los fiscales que determine la plantilla. La Fiscala Especial para la Prevencin y Represin del Trfico Ilegal de Drogas, bajo la direccin del Fiscal General del Estado, estar integrada por un Fiscal de Sala, por un Teniente Fiscal de la categora segunda y por los fiscales que determine la plantilla, que debern pertenecer a la categora segunda. Del mismo modo, la Fiscala Especial para la Represin de los Delitos Econmicos relacionados con la Corrupcin, bajo la direccin del Fiscal General del Estado, y con competencias ante cualquier rgano judicial del territorio nacional, estar integrada por un Fiscal de Sala, por un Teniente Fiscal de la categora segunda y por los fiscales que determine la plantilla, que debern pertenecer a la categora segunda. Tambin se considerarn integrados en aqulla los fiscales de las distintas Fiscalas que designe el Fiscal General del Estado en cuanto ejerzan las funciones especficas a que se refiere el artculo 18 ter de esta ley."

Nueve. Se modifica el artculo 22.

"1. El Ministerio Fiscal es nico para todo el Estado.

2. El Fiscal General del Estado ostenta la jefatura superior del Ministerio Fiscal y su representacin en todo el territorio espaol. A l corresponde impartir las rdenes e instrucciones convenientes al servicio y al orden interno de la institucin y, en general, la direccin e inspeccin del Ministerio Fiscal.

3. El Fiscal Jefe de cada rgano ejercer la direccin de ste y actuar siempre en representacin del Ministerio Fiscal bajo la dependencia de sus superiores jerrquicos y del Fiscal General del Estado.

4. Corresponde al Fiscal Jefe la direccin y jefatura de la Fiscala respectiva ; al Teniente Fiscal, sustituir al jefe cuando reglamentariamente proceda y ejercer, junto con los fiscales y por delegacin de aqul, las funciones propias de la Fiscala.

5. En aquellas Fiscalas en las que el nmero de asuntos de que conociera as lo aconsejara y siempre que resultara conveniente para la organizacin del servicio, previo informe del Consejo Fiscal, podrn designarse delegados de la jefatura con el fin de asumir las funciones de direccin y coordinacin que le fueran especficamente encomendadas. La plantilla orgnica determinar el nmero mximo de delegados de la jefatura que se puedan designar en cada Fiscala.

Tales delegados sern nombrados y, en su caso, relevados mediante resolucin dictada por el Fiscal General del Estado, a propuesta del Fiscal Jefe respectivo, odo el Consejo Fiscal.

Para la cobertura de estas plazas ser preciso, con carcter previo a la propuesta del Fiscal Jefe correspondiente, realizar una convocatoria entre los fiscales de la plantilla. A la propuesta se acompaar relacin del resto de los fiscales que hayan solicitado el puesto.

En todo caso, los fiscales delegados de la jefatura cesarn como tales cuando se produzca el nombramiento de un nuevo Fiscal Jefe, mantenindose en el ejercicio de sus funciones hasta que sean sustituidos o, en su caso, confirmados."

Diez. Se da nueva redaccin al artculo 24.

"Para mantener la unidad de criterios, estudiar los asuntos de especial trascendencia o complejidad o fijar posiciones respecto a temas relativos a su funcin, cada Fiscala celebrar peridicamente juntas de todos sus componentes. Los acuerdos de la mayora tendrn carcter de informe, prevaleciendo despus del libre debate el criterio del Fiscal Jefe. Sin embargo, si esta opinin fuese contraria a la manifestada por la mayora de los asistentes, deber someter ambas a su superior jerrquico. Hasta que se produzca el acuerdo del superior jerrquico, de requerirlo el tema debatido, el criterio del Fiscal Jefe gozar de ejecutividad en los extremos estrictamente necesarios.

Con la finalidad prevista en el prrafo anterior, los fiscales adscritos a las distintas secciones que integran la Fiscala del Tribunal Supremo celebrarn Juntas de Seccin, que estarn presididas por el Fiscal de Sala respectivo. En los casos en que el criterio del Fiscal Jefe fuera contrario a la opinin mantenida por la mayora de los integrantes de la Junta, resolver el Fiscal General del Estado, odo el Consejo Fiscal o la Junta de Fiscales de Sala segn el mbito propio de las funciones que le seala el artculo 14.

Aquellas secciones de la Fiscala del Tribunal Supremo cuya jefatura estuviera integrada por ms de un Fiscal de Sala podrn celebrar juntas que agrupen a los fiscales distribuidos en las diferentes unidades organizativas que integren cada seccin.

Sin embargo, los asuntos de especial trascendencia o complejidad y aquellos que afecten a la unidad de criterio habrn de ser debatidos en Junta de Seccin que ser presidida por el Fiscal de Sala ms antiguo. A los efectos previstos en el inciso final del segundo prrafo de este artculo, bastar que la discrepancia respecto del criterio de la mayora sea provocada por el parecer de uno solo de los Fiscales de Sala que integran la seccin.

Con el fin de dar cuenta de la actividad estadstica de las distintas secciones y para el tratamiento de aquellas cuestiones que pudieran afectar a la organizacin de los diferentes servicios de carcter general, los fiscales celebrarn Junta de Fiscales del Tribunal Supremo. Estas juntas sern presididas por el Fiscal General del Estado, que podr ser sustituido por el Teniente Fiscal del Tribunal Supremo.

Sin perjuicio de las Juntas de Fiscales previstas en el prrafo primero de este artculo, los Fiscales Jefes podrn convocar juntas de delegados de la jefatura, con el fin de tratar cuestiones relativas a la direccin y coordinacin de los distintos servicios, sin que en ningn caso puedan sustituir en sus funciones a la Junta General.

Asimismo, para mantener la unidad de criterios, o fijar posiciones respecto a temas relativos a su funcin, los Fiscales Jefes de los Tribunales Superiores de Justicia podrn convocar, como superiores jerrquicos, Junta de Fiscales que integre a quienes desempearen la jefatura de las Fiscalas de las Audiencias Provinciales en los respectivos mbitos territoriales.

En todo caso se respetarn los plazos que las leyes de procedimiento establezcan.

Las Juntas de Fiscales podrn ser ordinarias o extraordinarias. Las ordinarias se celebrarn al menos semestralmente. Su orden del da ser fijado por el Fiscal Jefe, si bien debern incluirse en el mismo aquellos otros asuntos o temas que propongan por escrito y antes del comienzo de la Junta, un quinto, al menos, de los fiscales destinados en las Fiscalas. Tambin podr deliberarse, fuera del orden del da, sobre aquellos asuntos que proponga cualquiera de los asistentes a la Junta y el Fiscal Jefe acuerde someter a debate.

Las Juntas extraordinarias se convocarn para debatir cuestiones que por su urgencia o complejidad se estime oportuno no relegar a la Junta ordinaria. La convocatoria, que expresar el orden del da deber hacerla el Fiscal Jefe, bien por propia iniciativa, bien en virtud de mocin suscrita por mayora de los fiscales destinados en la Fiscala.

La asistencia a las Juntas es obligatoria para todos los fiscales segn su respectiva composicin, salvo ausencia justificada apreciada por el Fiscal Jefe. Los fiscales sustitutos asistirn a las Juntas con voz pero sin voto, cuando sean convocados por el Fiscal Jefe."

Once. Se da nueva redaccin al artculo 34.

"Las categoras de la carrera fiscal sern las siguientes:

1.a Fiscales de Sala del Tribunal Supremo, equiparados a Magistrados del Alto Tribunal. El Teniente Fiscal del Tribunal Supremo tendr la consideracin de Presidente de Sala.

El Fiscal Jefe de la Secretara Tcnica tendr la consideracin de Fiscal de Sala en los trminos previstos en el artculo 16.

2.a Fiscales equiparados a Magistrados.

3.a Abogados-fiscales equiparados a Jueces."

Doce. Se da nueva redaccin al artculo 35.

"1. Ser preciso pertenecer a la categora primera para servir los siguientes destinos:

a) Teniente Fiscal del Tribunal Supremo.

b) Fiscal Inspector Jefe.

c) Fiscal Jefe de Sala del Tribunal Supremo.

d) Fiscal Jefe de la Fiscala ante el Tribunal Constitucional.

e) Fiscal Jefe de la Audiencia Nacional f) Fiscal Jefe del Tribunal de Cuentas.

g) Fiscal Jefe de la Fiscala Especial para la Prevencin y Represin del Trfico Ilegal de Drogas.

h) Fiscal Jefe de la Fiscala Especial para la Represin de los Delitos Econmicos relacionados con la Corrupcin.

2. Los Fiscales Jefes de los Tribunales Superiores de Justicia y Audiencias Provinciales tendrn la categora equiparada a la del respectivo Presidente. La retribucin de los Fiscales Jefes a que se refiere el apartado anterior, en tanto desempeen la jefatura, ser acorde con las responsabilidades inherentes al ejercicio de aqullas.

3. Ser preciso pertenecer a la categora segunda para servir los restantes cargos en las Fiscalas del Tribunal Supremo, ante el Tribunal Constitucional, Audiencia Nacional, Tribunal de Cuentas, Inspeccin Fiscal, Secretara Tcnica, Fiscala Especial para la Prevencin y Represin del Trfico Ilegal de Drogas y para la Fiscala Especial para la Represin de los Delitos Econmicos relacionados con la Corrupcin. Tambin ser preciso pertenecer a la categora segunda para servir el cargo de Fiscal Jefe y Teniente Fiscal.

4. La plantilla orgnica fijar la categora necesaria para servir los restantes servicios fiscales."

Trece. Se da nueva redaccin al artculo 36.

"1. Los destinos correspondientes a la categora primera, los de Fiscales del Tribunal Supremo y los de Fiscales Jefes de Tribunales Superiores de Justicia y Audiencias Provinciales se proveern por el Gobierno, previo informe del Fiscal General del Estado, de acuerdo con lo previsto en el artculo 13 de este estatuto. De igual modo sern designados los Tenientes Fiscales de los Tribunales Superiores de Justicia y los Fiscales que integren la plantilla de todos aquellos rganos cuyo jefe pertenezca a la categora primera.

Para los cargos de Fiscal en el Tribunal Supremo, de Fiscal Jefe de los Tribunales Superiores de Justicia, de Fiscal ante el Tribunal Constitucional, de Fiscal del Tribunal de Cuentas o de Inspector Fiscal ser preciso contar con al menos 15 aos de servicio en la carrera y pertenecer ya a la categora segunda.

Para los cargos de Fiscal de la Audiencia Nacional, de Fiscal Jefe de la Audiencia Provincial, de Fiscal de la Fiscala Especial para la Represin de los Delitos Econmicos relacionados con la Corrupcin y Fiscal de la Fiscala Especial para la Prevencin y Represin del Trfico Ilegal de Drogas ser preciso contar con, al menos, 10 aos de servicio en la carrera y pertenecer ya a la categora segunda.

2. Los destinos en la Secretara Tcnica de la Fiscala General del Estado se cubrirn directamente por el propio Fiscal General.

En aquellos casos en que se acordara el relevo de cualquiera de sus integrantes, se incorporarn en calidad de adscritos, a su eleccin, a la Fiscala en la que estuviesen destinados antes de ocupar plaza en la Secretara Tcnica o a la Fiscala del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, hasta obtener plaza en propiedad.

En los supuestos de relevo del Fiscal Jefe, se estar a lo dispuesto en el prrafo tercero del artculo 16 de esta Ley.

3. Los dems destinos fiscales se proveern mediante concurso entre funcionarios de la categora, atendiendo al mejor puesto escalafonal. Para solicitar nuevo destino habr de permanecerse, cuando menos, dos aos en el anterior, siempre que se hubiera accedido a aqul a peticin propia.

4. Los destinos que queden desiertos se cubrirn con los fiscales que asciendan a la categora necesaria."

Catorce. Se da nueva redaccin al artculo 37.

"1. Las vacantes que se produzcan en la categora primera se cubrirn por ascenso entre fiscales que cuenten, al menos, con 20 aos de servicio en la carrera y pertenezcan a la categora segunda.

2. Las vacantes que se produzcan en la categora segunda se cubrirn, por orden de antigedad, entre los pertenecientes a la categora tercera."

Quince. Se da nueva redaccin al artculo 38.

"1. El nombramiento de los fiscales de las dos primeras categoras se har por real decreto. Los

dems nombramientos se harn por orden del Ministro de Justicia.

2. La declaracin de las situaciones administrativas de los fiscales, sea cual sea su categora, se efectuar por orden del Ministro de Justicia."

Diecisis. Se da nueva redaccin al artculo 41.

"El Teniente Fiscal del Tribunal Supremo y los dems Fiscales Jefes pertenecientes a la primera categora sern nombrados por un periodo de cinco aos, transcurridos los cuales cesarn en sus cargos, salvo que sean nombrados de nuevo para esa jefatura por sucesivos periodos de idntica duracin. A la expiracin del plazo legal, si no fueran confirmados o nombrados para otra jefatura, quedarn adscritos a la Fiscala del Tribunal Supremo, conservando en todo caso su categora. A estos efectos tendrn la consideracin de Fiscales Jefes los que lo sean de las distintas secciones de la Fiscala del Tribunal Supremo.

Para el nombramiento y cese del Fiscal Jefe de la Secretara Tcnica se proceder con arreglo al artculo 16.

Los Fiscales Jefes pertenecientes a la segunda categora sern nombrados por un perodo de cinco aos, transcurridos los cuales cesarn en sus cargos, salvo que sean nombrados de nuevo para esa jefatura por sucesivos perodos de idntica duracin. A la expiracin del plazo legal quedarn adscritos a la Fiscala en la que hubieran desempeado la jefatura hasta la consolidacin de la plaza correspondiente, pudiendo optar con carcter preferente, durante los dos aos siguientes, a cualquier plaza de segunda categora de las que deben proveerse atendiendo al mejor puesto escalafonal, en cualquier otra Fiscala.

Se proceder a la convocatoria de las plazas de Fiscales Jefes con suficiente antelacin a la expiracin del plazo legal. Si a dicha fecha no fuera efectivo el nuevo nombramiento, continuar desempeando sus funciones el Fiscal Jefe cuyo mandato hubiera expirado.

Sin perjuicio de lo anterior, los Fiscales Jefes de los respectivos rganos podrn ser removidos por el Gobierno a propuesta del Fiscal General del Estado, que deber or previamente al Consejo Fiscal y al interesado. En estos casos, quedarn adscritos a la Fiscala en la que hubieran desempeado la jefatura en tanto no consoliden plaza en aqulla u obtengan otra a la que hubieran concursado. En la misma situacin quedarn los Fiscales Jefes que presentaran su renuncia, aceptada por el Fiscal General del Estado."

Diecisiete. Se da nueva redaccin al artculo 57.

"El ejercicio de cargos fiscales es incompatible:

1. Con el de juez o magistrado y con los empleos de todas clases en los tribunales y juzgados en cualquier orden jurisdiccional.

2. Con el de cualquier otra jurisdiccin, as como la participacin en actividades u rganos de arbitraje.

3. Con cualquier cargo de eleccin popular o designacin poltica del Estado, comunidades autnomas, provincias y dems entidades locales y organismos dependientes de cualquiera de ellos.

4. Con los empleos o cargos dotados o retribuidos por la Administracin del Estado, las Cortes Generales, la Casa Real, comunidades autnomas, provincias, municipios, y cualesquiera entidades, organismos o empresas dependientes de unos u otras.

5. Con todo empleo, cargo o profesin retribuida, salvo la docencia o investigacin jurdica, as como la produccin y creacin literaria, artstica, cientfica y tcnica, debidamente notificada a su superior jerrquico, y las publicaciones derivadas de aqulla, de conformidad con lo dispuesto en la legislacin sobre incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones pblicas.

6. Con el ejercicio de la abogaca, excepto cuando tenga por objeto asuntos personales del fiscal, de su cnyuge o persona a quien se halle ligado de forma estable por anloga relacin de afectividad, de los hijos sujetos a su patria potestad o de las personas sometidas a su tutela, con el ejercicio de la procuradura, as como todo tipo de asesoramiento jurdico, sea o no retribuido.

7. Con el ejercicio directo o mediante persona interpuesta de toda actividad mercantil. Se excepta la transformacin y venta de productos obtenidos de los bienes propios, operaciones que podrn realizarse, pero sin tener establecimiento abierto al pblico.

8. Con las funciones de director, gerente, administrador, consejero, socio colectivo o cualquier otra que implique intervencin directa, administrativa o econmica en sociedades o empresas mercantiles, pblicas o privadas de cualquier gnero."

Dieciocho. Se da nueva redaccin al artculo 58.

"Los miembros del Ministerio Fiscal no podrn ejercer sus cargos:

1. En las fiscalas que comprendan dentro de su circunscripcin territorial una poblacin en la que su cnyuge o persona a quien se halle ligado de forma estable por anloga relacin de afectividad ejerza una actividad industrial o mercantil que obstaculice el imparcial desempeo de su funcin, a juicio del Consejo Fiscal.

2. En las fiscalas en cuya demarcacin ejerzan sus parientes, dentro del segundo grado de consanguinidad o afinidad, o su cnyuge, o persona a quien se halle ligado de forma estable por anloga relacin de afectividad, cargos de la carrera fiscal, siempre que el nmero de funcionarios sea inferior a cinco o impliquen dependencia jerrquica entre ellos.

3. Cuando la Ley Orgnica del Poder Judicial establezca incompatibilidades entre miembros de la carrera judicial y fiscal.

4. Como Fiscales Jefes en las Fiscalas donde ejerzan habitualmente como abogado o procurador su cnyuge o persona a quien se halle ligado de forma estable por anloga relacin de afectividad o un pariente dentro del segundo grado de consanguinidad o afinidad, salvo que se trate de circunscripciones territoriales de ms de quinientos mil habitantes y sin perjuicio del deber de abstencin cuando proceda."

Diecinueve. Se da nueva redaccin al artculo 62.

"Se consideran faltas muy graves:

1. El incumplimiento consciente del deber de fidelidad a la Constitucin establecido en el artculo 45 de esta ley, cuando as se apreciara en sentencia firme.

2. El incumplimiento de las rdenes particulares y requerimientos personales dirigidos por escrito en la forma establecida en este estatuto, cuando de aqul se haya derivado perjuicio en el proceso o alteracin relevante en el funcionamiento interno de la Fiscala.

3. La afiliacin a partidos polticos o sindicatos, o el desempeo de empleos o cargos a su servicio.

4. La provocacin reiterada de enfrentamientos graves con las autoridades de la circunscripcin en que el fiscal desempee el cargo, por motivos ajenos al ejercicio de su funcin.

5. Las acciones y omisiones que hayan dado lugar en sentencia firme a una declaracin de responsabilidad civil contrada en el ejercicio de la funcin por dolo o culpa grave conforme al artculo 60 de esta ley.

6. El ejercicio de cualquiera de las actividades incompatibles con el cargo de fiscal, establecidas en el artculo 57 de esta ley, salvo las que puedan constituir falta grave con arreglo a lo dispuesto en su artculo 63.

7. Provocar el propio nombramiento para alguna Fiscala cuando concurra en el nombrado alguna de las situaciones de incompatibilidad o prohibicin previstas en el artculo 58 de esta ley, o mantenerse en el desempeo del cargo en dichos rganos sin poner en conocimiento de la Fiscala General del Estado las circunstancias necesarias para proceder al traslado forzoso previsto en el artculo 39.3.

8. La inobservancia del deber de abstencin a sabiendas de que concurre alguna de las causas legalmente previstas.

9. La desatencin o el retraso injustificado en el despacho de los asuntos o en el ejercicio de cualesquiera otras de las funciones que le fueran encomendadas.

10. La ausencia injustificada, por siete das naturales o ms, de la sede de la Fiscala en que se hallase destinado.

11. Faltar a la verdad en la solicitud de obtencin de permisos, autorizaciones, declaraciones de compatibilidad, dietas y ayudas econmicas.

12. La revelacin por el fiscal de hechos o datos conocidos en el ejercicio de su funcin o con ocasin de sta, cuando se cause algn perjuicio a la tramitacin de un proceso o a cualquier persona.

13. El abuso de la condicin de fiscal para obtener un trato favorable e injustificado de autoridades, funcionarios o profesionales.

14. La comisin de una falta grave cuando el fiscal hubiera sido anteriormente sancionado por otras dos graves, que hayan adquirido firmeza, sin que hubieran sido canceladas o procedido la cancelacin de las correspondientes anotaciones, conforme a lo establecido en el artculo 69 de esta ley."

Veinte. Se da nueva redaccin al artculo 63.

"Se consideran faltas graves:

1. La falta de respeto a los superiores en el orden jerrquico, en su presencia, en escrito que se les dirija o con publicidad.

2. El incumplimiento de las rdenes o requerimientos recibidos en la forma establecida en este estatuto.

3. Dirigir a los poderes, autoridades o funcionarios pblicos o corporaciones oficiales felicitaciones o censuras por sus actos, invocando la condicin de fiscal o sirvindose de esta condicin.

4. El exceso o abuso de autoridad, o falta grave de consideracin respecto de los ciudadanos, jueces y magistrados, fiscales, secretarios, mdicos forenses, oficiales, auxiliares y agentes, abogados y procuradores, graduados sociales y funcionarios de la polica judicial y dems personal al servicio de la Administracin de Justicia.

5. Dejar de promover la exigencia de responsabilidad disciplinaria que proceda a los secretarios y personal auxiliar subordinado, cuando conocieran o debieran conocer el incumplimiento grave por aqullos de los deberes que les corresponden.

6. Revelar hechos o datos conocidos por el fiscal en el ejercicio de su funcin o con ocasin de ste, cuando no constituya la falta muy grave del apartado 12 del artculo 62 de esta ley.

7. La ausencia injustificada por ms de tres das naturales y menos de siete de la sede de la Fiscala en que el fiscal se halle destinado.

8. La inasistencia injustificada a los actos procesales con audiencia pblica que estuvieran sealados y a los que hubiera sido citado en la forma legalmente prevista, cuando no constituya falta muy grave.

9. El retraso injustificado en el despacho de los asuntos de que conozca el fiscal en el ejercicio de su funcin, si no constituye falta muy grave.

10. El ejercicio de cualquier actividad susceptible de declaracin de compatibilidad sin obtener la pertinente autorizacin o habindola obtenido con falta de veracidad en los presupuestos alegados.

11. La comisin de una falta de carcter leve habiendo sido sancionado anteriormente por resolucin firme por otras dos leves sin que hubieran sido canceladas o procedido la cancelacin de las correspondientes anotaciones, conforme a lo establecido en esta ley.

12. Las restantes infracciones de los deberes inherentes a la condicin de fiscal, establecidos en esta ley, cuando mereciesen la calificacin de graves, atendidas la intencionalidad del hecho, su trascendencia para la Administracin de Justicia y el quebranto sufrido por la dignidad de la funcin fiscal."

Veintiuno. Se da nueva redaccin al artculo 64.

"Se consideran faltas leves:

1. La falta de respeto a los superiores jerrquicos cuando no concurran las circunstancias que calificaran la conducta de falta grave.

2. La desatencin o desconsideracin con iguales o inferiores en el orden jerrquico, con los ciudadanos, jueces y magistrados, fiscales, secretarios, mdicos forenses, oficiales, auxiliares y agentes, abogados y procuradores, graduados sociales, funcionarios de la polica judicial y dems personal al servicio de la Administracin de Justicia.

3. El incumplimiento injustificado o inmotivado de los plazos legalmente establecidos en el despacho de los asuntos que tenga encomendados.

4. La ausencia injustificada de uno a tres das naturales de la sede de la Fiscala o adscripcin en que el fiscal se halle destinado.

5. La simple recomendacin de cualesquiera asuntos de que conozcan los juzgados y tribunales.

6. La desatencin a las rdenes, requerimientos u observaciones verbales recibidas de sus jefes, salvo que constituya una infraccin ms grave, conforme a lo prevenido en los dos artculos anteriores."

Veintids. Se da nueva redaccin al artculo 65.

"1. Las faltas muy graves prescribirn a los dos aos, las graves, al ao, y las leves, en el plazo previsto en el Cdigo Penal para la prescripcin de las faltas.

El plazo de prescripcin comenzar a contarse desde que la falta se hubiera cometido. No obstante, en el supuesto previsto en el artculo 62.5 de esta ley, el plazo de prescripcin se iniciar a

partir de la firmeza de la sentencia que declare la responsabilidad civil del fiscal.

2. La prescripcin se interrumpir desde la fecha de notificacin del acuerdo de iniciacin del procedimiento disciplinario o, en su caso, de las diligencias informativas relacionadas con la conducta investigada del fiscal.

El plazo de prescripcin vuelve a correr si las diligencias o el procedimiento permanecen paralizados durante seis meses por causa no imputable al fiscal sujeto al expediente disciplinario."

Veintitrs. Se da nueva redaccin al artculo 66.

"1. Las sanciones que se pueden imponer a los fiscales por faltas cometidas en el ejercicio de sus cargos son:

a) Advertencia.

b) Multa de hasta tres mil euros.

c) Traslado forzoso a Fiscala con sede separada, al menos, en cien kilmetros de aquella en que estuviera destinado.

d) Suspensin de hasta tres aos.

e) Separacin.

El fiscal sancionado con traslado forzoso no podr concursar en el plazo de uno a tres aos.

La duracin de la prohibicin de concursar habr de determinarse necesariamente en la resolucin que ponga fin al procedimiento.

El Fiscal Jefe sancionado en virtud de una falta grave o muy grave, podr ser removido de la jefatura, a propuesta del Fiscal General del Estado, odo el Consejo Fiscal.

2. Las faltas leves slo podrn sancionarse con advertencia o multa de hasta trescientos euros o con ambas ; las graves, con multa de trescientos euros a tres mil euros, y las muy graves, con suspensin, traslado forzoso o separacin.

3. En la imposicin de cualquier sancin se atender a los principios de graduacin y proporcionalidad en la respuesta sancionadora, que se agravar o atenuar en relacin con las circunstancias del hecho y del presunto infractor.

4. Las sanciones impuestas por faltas muy graves prescribirn a los dos aos ; las impuestas por faltas graves, al ao, y por faltas leves, en el plazo previsto en el Cdigo Penal para la prescripcin de las faltas. Dichos plazos de prescripcin comenzarn a computarse desde el da siguiente a aquel en que adquiera firmeza la resolucin por la que se impusieron las sanciones."

Veinticuatro. Se da nueva redaccin al artculo 67.

"Sern competentes para la imposicin de sanciones:

1. Para imponer la de advertencia, el Fiscal Jefe respectivo.

2. Para imponer hasta la de suspensin, el Fiscal General del Estado.

3. Para imponer la de separacin del servicio, el Ministro de Justicia, a propuesta del Fiscal General del Estado, previo informe favorable del Consejo Fiscal.

Las resoluciones del Fiscal Jefe sern recurribles ante el Consejo Fiscal.

Las resoluciones del Fiscal General del Estado sern recurribles en alzada ante el Ministro de Justicia.

Las resoluciones del Consejo Fiscal y del Ministro de Justicia que agoten la va administrativa sern susceptibles del recurso contencioso-administrativo ante la Sala correspondiente de la Audiencia Nacional." Disposicin transitoria primera.

A la entrada en vigor de esta ley finalizar el mandato de todos aquellos Fiscales Jefes que llevaran desempeando la jefatura por ms de cinco aos.

Las plazas resultantes sern ofrecidas para su cobertura en los trminos previstos en esta ley, pudiendo concurrir al mismo y optar a un nuevo mandato aquellos Fiscales Jefes que hubieren resultado afectados por la presente disposicin.

Los Fiscales Jefes nombrados con anterioridad a la entrada en vigor de esta ley que no hubieran desempeado la jefatura por ms de cinco aos finalizarn su mandato en el momento en que se cumpla dicho plazo computado desde la fecha de su nombramiento.

Los Fiscales Jefes afectados por esta disposicin continuarn desempeando sus funciones en tanto no se produzcan los nuevos nombramientos.

Disposicin transitoria segunda.

Los vocales electos del Consejo Fiscal continuarn en el desempeo de su funcin hasta la expiracin de su actual mandato, tras lo cual se proceder a la eleccin de un nuevo Consejo Fiscal con arreglo a lo establecido en esta ley.

Disposicin derogatoria nica.

Queda derogado el apartado tres del artculo 37 de la Ley 50/1981, de 30 de diciembre, por la que se regula el Estatuto Orgnico del Ministerio Fiscal.

Disposicin final primera.

El Gobierno, en el plazo de seis meses, proceder a dictar el Reglamento de desarrollo del Estatuto Orgnico del Ministerio Fiscal, modificado por esta ley.

Disposicin final segunda.

La presente ley entrar en vigor a los treinta das de su publicacin en el "Boletn Oficial del Estado".

Por tanto, Mando a todos los espaoles, particulares y autoridades, que guarden y hagan guardar esta ley.

Madrid, 26 de mayo de 2003.

JUAN CARLOS R.

El Presidente del Gobierno,

JOS MARA AZNAR LPEZ

Análisis

  • Rango: Ley
  • Fecha de disposición: 26/05/2003
  • Fecha de publicación: 27/05/2003
  • Entrada en vigor: 26 de junio de 2003.
Referencias anteriores
  • DEROGA el art. 37.3 y MODIFICA determinados preceptos de la Ley 50/1981, de 30 de diciembre (Ref. BOE-A-1982-837).
Materias
  • Audiencia Nacional
  • Audiencias Provinciales
  • Carrera Fiscal
  • Fiscala General del Estado
  • Ministerio Fiscal
  • Tribunal Constitucional
  • Tribunal de Cuentas
  • Tribunal Supremo
  • Tribunales Superiores de Justicia

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid