Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Ministerio de la Presidencia Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Está Vd. en

Documento BOE-A-2015-4663

Resolución de 16 de febrero de 2015, de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, por la que se incluye en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias una selección de 120 escuelas de interés patrimonial existentes en Asturias.

  • Publicado en:

    «BOE» núm. 101, de 28 de abril de 2015, páginas 37166 a 37176 (11 págs.)

  • Sección:

    III. Otras disposiciones

  • Departamento:

    Comunidad Autónoma del Principado de Asturias

  • Referencia:

    BOE-A-2015-4663

TEXTO

Los edificios de las escuelas tienen un innegable interés patrimonial, en tanto que elementos conformadores de la identidad cultural de un pueblo. El tipo arquitectónico de la escuela es una aportación característica de la arquitectura de los siglos XIX-XX, cuando la administración impulsa la educación pública, se generan corrientes renovadoras en lo pedagógico y la enseñanza pasa a ser un elemento cohesionador.

En base a este interés, se ha procedido a realizar una selección de 120 escuelas asturianas para su inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias. Las escuelas seleccionadas fueron construidas entre 1763 (escuelas de Corao de Castillo, en Cangas de Onís) y 1957-59 (escuelas de Llaranes). Para la realización de esta selección se han utilizado criterios geográficos (está representada toda Asturias), tipológicos (todo tipo de escuelas, desde las graduadas a las unitarias, con o sin vivienda, seriadas o de proyecto único, de estilo popular, ecléctico, racionalista o regionalista…) y de promoción (pública, indiana, burguesa, empresarial…).

Considerando el interés patrimonial de esta selección de inmuebles la Consejería de Educación, Cultura y Deporte incoó, mediante Resolución de fecha 6 de febrero de 2014, un expediente para su inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias.

Con posterioridad a esta Resolución se han seguido los trámites previstos en la Ley del Principado de Asturias 1/2001, de 6 de marzo, de Patrimonio Cultural. Así, se solicitaron informes a diversas instituciones consultivas sobre la procedencia de esta inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, obteniéndose respuesta favorable del Real Instituto de Estudios Asturianos, la Universidad de Oviedo y la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias. Algunas de estas instituciones recomendaron ampliar en el futuro la actual selección de escuelas, proponiendo también incorporar lo relativo al mobiliario y a la documentación conservada en estos centros educativos.

En el «Boletín Oficial del Principado de Asturias» de fecha 23 de agosto de 2014 se publicó el anuncio de apertura del trámite de información pública de este expediente. Ya con anterioridad a esa publicación se habían recibido en la Consejería de Educación, Cultura y Deporte escritos relativos a esta propuesta de protección. Tanto estos como los recibidos durante el plazo de información pública se resumen a continuación:

− Con fecha 21 de febrero de 2014 se recibe en la Consejería de Educación, Cultura y Deporte escrito de alegaciones del Ayuntamiento de Carreño respecto del expediente de incoación para la inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural del Principado de Asturias de 120 escuelas de interés patrimonial. En dicha alegación se solicita la inclusión de las escuelas de Perlora, Carrió, Guimarán, El Valle y Piedeloro.

− Con fecha 20 de febrero de 2014, se recibe en la Consejería de Educación, Cultura y Deporte escrito de alegaciones del Ayuntamiento de Navia solicitando la corrección de un error detectado en la ficha n.º 079 de la Resolución del expediente de incoación para la inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias. El error figura como:

Núcleo de población: San Miguel de Eiros, siendo lo correcto Polavieja.

Denominación: Escuela San Miguel de los Eiros, siendo lo correcto Escuela de Polavieja.

− Con fecha 28 de febrero de 2014 se recibe en la Consejería de Educación, Cultura y Deporte escrito de alegaciones del Ayuntamiento de San Tirso de Abres en la que manifiesta, por un lado el desconocimiento del inicio del expediente de inclusión de 120 escuelas en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias; y por otro lado, que no desea incluir en el inventario la Escuela nacional de niños cedida por la Sociedad de Instrucción de San Tirso de Abres al Ayuntamiento en el año 1926.

− Con fecha 20 de marzo de 2014 se recibe en la Consejería de Educación, Cultura y Deporte escrito de alegaciones del Ayuntamiento de Carreño solicitando la corrección del error detectado en la ficha del Inventario de Patrimonio Cultural de Asturias n.º 026 correspondiente a las Escuelas Públicas de Logrezana ya que se repite la foto aérea del PNOA correspondiente a las Escuelas Nacionales de Albandi-Prendes.

− Con fecha 21 de marzo de 2014 se recibe en la Consejería de Educación, Cultura y Deporte escrito de alegaciones de la Asociación Molín de Adela, mediante su presidente Ricardo Cordero Pando, por el que solicita la inclusión de un edificio destinado a Escuelas Públicas, sita en el pueblo de Agüeria/Güeria en la parroquia de Moreda, en el concejo de Aller. Para motivar la inclusión se adjunta la ficha de la correspondiente escuela.

− Con fecha 9 de abril de 2014 se recibe en la Consejería de Educación, Cultura y Deporte escrito de alegaciones del Ayuntamiento de Nava por el que se solicita que se valore por parte del Servicio de Patrimonio Cultural, la posible inclusión de las escuelas de El Remediu, Ovín/Buyerers, Paraes y Ceceda.

− Con fecha 18 de septiembre de 2014 se recibe en la Consejería de Educación, Cultura y Deporte escrito de alegaciones del Ayuntamiento de San Tirso de Abres por el que se solicita la no inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias del Centro de Instrucción de el Llano (Antiguas Escuelas) sitas en el barrio de Regada en San Tirso de Abres. Además señala que existen datos erróneos en la ficha descriptiva de inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias. En un escrito previo, del 24 de febrero, se señalaba que el Ayuntamiento no había sido informado del inicio de este expediente y que era una decisión unilateral el incluir las escuelas en el IPCA.

− Con fecha de 24 de septiembre de 2014 se recibe en la Consejería de Educación, Cultura y Deporte escrito de alegaciones del Ayuntamiento de Castrillón solicitando la corrección de errores en la denominación de una de las dos escuelas del concejo de Castrillón que se pretenden incluir en el inventario. El error se configura como Escuelas Nacionales para niños y niñas de Castrillón, Piedrasblancas, siendo lo correcto Escuela de Educación Infantil Piedras Blancas «Infanta Leonor», Piedras Blancas.

− Con fecha 30 de septiembre de 2014 se recibe en la Consejería de Educación, Cultura y Deporte informe del arquitecto municipal del Ayuntamiento de Morcín con la finalidad de solicitar la exclusión de la Escuela de las Mazas del Inventario de Patrimonio Cultural de Asturias. Ello se justifica en el hecho de que en la actualidad el Ayuntamiento esté inmerso en un proyecto para recuperar las antiguas escuelas para su uso como centro social. Se está trabajando junto con el Servicio de Cooperación y Desarrollo Local en la elaboración de un proyecto para lograr llevar a cabo esa reforma, sobre la base del estado deficiente de conservación que presenta el edificio, de práctica ruina según se señala, que hace necesaria la demolición de la cubierta. Se señala, además, que el valor patrimonial de las escuelas no es tanto que justifique su inclusión en el Inventario, siendo más adecuada la inclusión en el catálogo urbanístico con un nivel de protección que posibilitara la ejecución de las obras necesarias para garantizar la conservación del edificio.

− Con fecha 27 de junio de 2014 se recibe un escrito de Daniel Fernández Álvarez solicitando la protección de las escuelas públicas de San Martín de Podes.

El conjunto de la tramitación, incluyendo las alegaciones recibidas, fue analizada por el Consejo del Patrimonio Cultural de Asturias, en la reunión que su comisión permanente celebró el 12 de diciembre de 2014. Se acordó entonces informar favorablemente la inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias de las 120 escuelas inicialmente propuestas, desestimando las alegaciones de los ayuntamientos de Morcín y San Tirso de Abres, por no compartir el Consejo sus objeciones a la inclusión de dos escuelas en el Inventario. En el caso de Morcín, no obstante, sí se aprobó especificar en la ficha de inventario de las escuelas de Las Mazas la posibilidad de acometer una intervención de rehabilitación que tenga en cuenta la situación actual de ruina que presentan, lo que hará necesario ir más allá de lo autorizable en un nivel de protección integral. También se valoraron positivamente las solicitadas de inclusión de nuevas escuelas en el Inventario efectuadas tanto por diversas instituciones consultivas como por ayuntamientos, asociaciones y particulares. A tal efecto, se plantearán en el futuro nuevas propuestas de protección, en base a estudios específicos que se hagan de esas escuelas. También se tendrá en cuenta la sugerencia de las instituciones consultivas de extender el número de escuelas a incluir en el Inventario, teniendo en cuenta que hay zonas geográficas de Asturias que no se encuentran representadas en esta primera selección.

Vistos los artículos 22, 24, 59 y 60 y demás concordantes de la Ley del Principado de Asturias 1/2001, de 6 de marzo de Patrimonio Cultural, la ley 30/92, de 26 de noviembre de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común modificada por la ley 4/1999, de 13 de enero; la ley 2/1995, de 13 de marzo, sobre Régimen Jurídico de la Administración del Principado de Asturias; la ley 6/1984, de 5 de julio, del Presidente y del Consejo de Gobierno del Principado de Asturias, modificada por la ley 15/1999, de 15 de julio y demás disposiciones de aplicación, resuelvo:

Primero.

Incluir en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias el siguiente conjunto de 120 escuelas de interés patrimonial existentes en diferentes concejos del Principado de Asturias, de las que se aporta la ficha de catalogación en el Anexo de la presente Resolución:

Aller.

1. Escuelas graduadas de Cabanaquinta/Cabañaquinta.

2. Escuela de niñas de la Sociedad Hullera Española.

3. Grupo escolar de Serrapio.

Amieva.

4. Escuelas de Sames.

Avilés.

5. Escuelas José Menéndez/Escuelas de Miranda.

6. Escuela de niños de Llaranes.

7. Escuela de niñas de Llaranes.

8. Escuelas de Sabugo o Escuelas del Campo.

Boal.

9. Escuela vieja de Serandinas.

10. Escuelas nuevas de Doiras.

11. Escuela nacional de Castrillón.

12. Grupo escolar graduado de Boal.

13. Escuelas Nacionales de San Luis.

14. Escuela vieja de Doiras.

Cabrales.

15. Escuela de Inguanzo.

16. Escuela de Arangas.

17. Escuela de Arenas.

Cabranes.

18. Escuelas de Viñón.

19. Escuelas de Torazu/C.R.A La Coroña.

Candamo.

20. Escuela de San Tirso.

Cangas de Onís.

21. Escuelas de Mestas de Con.

22. Escuela de Onao.

23. Escuelas de Peruyes.

24. Escuelas de La Riera.

25. Escuelas de Corao-Castillo.

Carreño.

26. Escuelas públicas de Llorgozana.

27. Escuelas Nacionales de Albandi-Priendes.

28. Escuelas de niñas de Ambás.

Castrillón.

29. Escuela «Infanta Leonor» de Piedrasblancas.

30. Escuelas del Ave María de Arnáu.

Castropol.

31. Escuela Nacional Lolita Pérezen Vilavedelle.

32. Escuelas Católicas de Figueras.

33. Escuelas Laicas/Colegio Público Fundación Villamil en Figueras.

Coaña.

34. Escuelas de la Fundación Jardón Perissé.

35. Escuelas Jardón.

Colunga.

36. Escuela de la Fundación Montoto.

37. Escuelas de la Fundación Caride-Toyos.

38. Escuela de Lliberdón.

39. Escuelas de la Fundación Sánchez-Pando de Carrandi.

Cudillero.

40. Escuelas Selgas, El Pito.

El Franco.

41. Escuelas de El Porto/Viavélez.

Gijón.

42. Colegio Fundación Honesto Batalón.

43. Escuelas de Santa Rita/Grupo Escolar Cabrales.

Gozón.

44. Instituto del Santísimo Cristo del Socorro.

Grao.

45. Grupo escolar «María Josefa» o «Mina», Sama.

46. Escuela de Baselgas.

47. Escuela de San Antonio.

48. Escuela de Rodiles.

49. Escuelas de Cabruñana.

Langreo.

50. Antiguo Colegio de La Salle/Antigua Escuela de Artes y Oficios.

121. Escuelas de La Salle en Ciañu.

Las Regueras.

51. Escuela de niñas de Biedes.

52. Escuela de Rañeces.

Laviana.

53. Escuelas de Carrio.

54. Escuela de Entrialgo.

Lena.

55. Escuela de San Feliz.

56. Grupo escolar Jesús Neira de La Pola.

Llanes.

57. Escuelas de Vidiago.

58. Escuelas de Poo.

59. Escuelas de Porrúa.

60. Escuelas de la Fundación Cueto-Collado en Naves.

61. Escuelas Nacionales de Nueva.

63. Escuela de Pancar.

64. Escuela pública de Balmori.

65. Escuela de Purón.

66. Escuela de Tresgrandas.

67. Escuelas Cristianas/Colegio de los Hnos. de la Doctrina Cristiana en L’Arquera.

68. Escuelas Gutiérrez-Peláez en Piedra.

Mieres.

69. Colegio de la Purísima Concepción/Escuela de niños de la SHE.

70. Colegio Santiago Apóstol/Colegio de Niños de los Hermanos de la Doctrina Cristiana/Colegio La Salle/Colegio de Fábrica de Mieres.

71. Grupo Escolar Aniceto Sela/Liceo/C. P. Aniceto Sela.

72. Colegio de niñas de la SHE/Colegio de Niñas Santa Catalina/Colegio de las Hermanas Dominicas.

73. Escuela de niñas de Bustiello/Escuela del Sagrado Corazón de Jesús.

Morcín.

74. Escuelas de Hulleras de Riosa/Escuelas de Les Maces.

Nava.

75. Escuelas Nacionales de Cesa.

76. Escuelas Nacionales de Pruneda/Purnea.

77. Escuelas Nacionales de Tresali.

Navia.

78. Escuelas viejas de Tox.

79. Escuela de Polavieja.

80. Escuelas de Téifaros.

Noreña.

81. Escuelas de la Fundación Rionda-Alonso.

82. Escuelas graduadas municipales de Noreña.

Oviedo.

83. Escuelas de San Andrés de Trubia.

84. Escuelas Dolores Medio o Escuelas de La Luna, Oviedo.

85. Escuela de San Claudio.

86. Grupo escolar 4.º distrito/C. P. Pablo Miaja, Oviedo.

87. Escuelas Blancas/Grupo Escolar del 3.º distrito/CEIP San Lázaro, Oviedo.

88. Escuelas de Pepín Rodríguez en Colloto.

89. Colegio Público de La Gesta, Buenavista, Oviedo.

Parres.

90. Escuelas de Fíos.

Piloña.

91. Grupo Escolar Cándido San Miguel en San Román.

Ponga.

92. Escuelas de San Xuan/San Juan de Beleño.

Pravia.

93. Escuelas de Somao.

94. Escuela de Agones.

Proaza.

95. Escuelas de Caranga Baxu.

Ribadesella.

96. Escuelas de El Carmen/El Carme.

Ribera de Arriba.

97. Escuelas de Graciano Sela en Güeñu/Bueño.

Salas.

98. Escuelas de niños de Mallecina.

99. Escuela de niñas de Mallecina.

100. Escuelas de Villazón.

101. Escuelas viejas de Malleza.

San Martín del Rey Aurelio.

102. Escuelas de La Güeria.

San Tirso de Abres.

103. Escuela de comercio de San Tirso de Abres.

Siero.

104. Escuelas de José Tartière, Lugones/Llugones.

Sobrescobio.

105. Grupo Escolar San Ginés.

Soto del Barco.

106. Antiguas escuelas nacionales de niños y niñas de Riberas.

107. Escuelas de niños de Riberas.

108. Escuela de niñas de La Ferrería.

109. Escuela de niñas de Ranón.

Tapia de Casariego.

110. Escuelas de Serantes.

Taramundi.

111. Escuela Hispano Argentina de Bres.

Valdés.

112. Escuelas de Busto/Escuelas de la Purísima Concepción.

113. Escuelas de Rellón de Merás.

114. Colegio José García Fernández.

Villaviciosa.

115. Escuelas de Fuentes.

116. Escuela de Breceña.

117. Escuelas de Amandi.

118. La Granja, Pion.

119. Escuelas Graduadas/Grupo Escolar Primo de Rivera.

120. Escuela de Arroes.

Segundo.

Ordenar la publicación de la presente Resolución en el «Boletín Oficial del Principado de Asturias» y el «Boletín Oficial del Estado».

Oviedo, 16 de febrero de 2015.–La Consejera de Educación, Cultura y Deporte, Ana González Rodríguez.

ANEXO
Justificación de la inclusión en el inventario del Patrimonio Cultural de Asturias de una selección de 120 escuelas asturianas de interés patrimonial

No cabe duda del innegable interés patrimonial que las escuelas presentan desde el punto de vista de la formación de la identidad cultural de un pueblo, como espacios consagrados a la educación que es derecho fundamental del individuo y herramienta clave para la formación de las personas. En Asturias esta consideración se magnifica por la relevancia, contrastada por pedagogos e historiadores (Ángel Mato, Aida Terrón, María Violeta Álvarez Fernández, Montserrat González Fernández, Jorge Uría, etc.), del fenómeno de la educación básica de los individuos y su gran progreso, en términos de expansión (física, en el territorio, moral en los espíritus, profunda por su calado y comprensión), calidad y cantidad, en los siglos XIX y XX, siglos ambos ya pasados, que podemos enjuiciar ya con objetividad y rigor, como requiere el caso.

Quizás el paso que aún faltaba dar era el establecimiento de una consideración también objetiva desde una dimensión histórico – artística, para las manifestaciones materiales que supone una escuela. Es decir, dar carta de naturaleza a la valoración, en términos de protección, a una realidad que tiene naturaleza «urbanística» en el sentido de que ocupa suelo y, por ello, precisa de un reconocimiento jurídico que no se limite a lo «cultural» sino que se precise y delimite en cuanto al espacio que ocupa y regule una normativa específica, la de ordenación urbanística que debe implicarse en esta acción. En ese sentido, además, la escuela se encarna en materializaciones diversas a lo largo de más de dos siglos, con organizaciones disímiles, modelos formales variados, más o menos servicios auxiliares o, incluso, naturalezas pedagógicas distintas y, en suma, ofrecen un corpus de estudio amplio y dispar en el Principado hoy en día.

Cada escuela, es una solución única. Es el resultado concreto en cada entidad de población de una ecuación de promoción, sostenimiento, construcción, evolución, etc., que demuestra la riqueza de la escuela no sólo como tipología constructiva sino como realidad social. La erección de una escuela afecta a individuos o grupos que plantean tal necesidad, siendo agentes catalizadores de esta demanda que era común y popular; adquiere una organización que deriva de un planteamiento institucional y resulta operativa para atender tal servicio; puede adscribirse a algún programa pedagógico especial o concreto; adquiere una formulación a nivel de programa de usos que va del salón único a la complejidad de un programa más rico (aseos, vestíbulos, biblioteca, ropero, etc.) y asume una apariencia dispar, desde soluciones simplicísimas hasta apuestas esteticistas con diversas soluciones estilísticas. Todas ellas, desde la más austera y funcional, hasta la más grandiosa y decorada, todas, reúnen historias singulares con vivencias colectivas en un marco constructivo de reputación social que es un referente en cada localidad, cuyo interés sólo puede equipararse en prestigio o trascendencia al templo, siendo éste el «templo del saber» que tanto costó erigir y acogió la formación de tantas generaciones, con el impacto cultural que supone que en cada lugar posea un valor indudable y haya calado en la identidad y el reconocimiento o valoración de sus vecinos, auténticos garantes, culpables, en no pocos casos, de su preservación.

La presente selección de escuelas incluida en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias incluye:

– Escuelas mixtas, unitarias para niños y niñas o escuelas graduadas. Respectivamente y atendiendo a su organización, una sola unidad mixta atendida por un único docente, el modelo más simple y de los más comunes; la segregación por sexos en sendas aulas atendidas por maestro y maestra, respectivamente; la generación de grados o secciones por los que ascienden en el programa de conocimientos los grupos de alumnos, en dos o más niveles, en proyectos de mayor envergadura física y funcional, que suelen coincidir con entidades de población mayores.

– Escuelas dotadas de vivienda (una o dos) y carentes de ella, para maestros; resultó común la construcción de alojamientos para docentes con el fin de favorecer la misión educativa en lugares donde, de otro modo, resultaba difícil la residencia de estos profesionales. En su mayor parte incluidas en la propia fábrica, forman parte de la misma realidad constructiva y sociológica.

– centros de promoción diversa: municipal y nacional, indiana, colectiva emigrante, colectiva vecinal, empresarial, burguesa o nobiliaria;

– obras pías y fundaciones benéfico-docentes, fórmula ésta muy reiterada y que requeriría de un mejor conocimiento de los fondos archivísticos, que hemos recogido en las noticias históricas y que adquieren un gran valor para el mejor conocimiento del esfuerzo de dotación del centro y aspiraciones de su fundador;

– iniciativas singulares desde la perspectiva pedagógica como las escuelas del Ave María o del Padre Manjón, por ejemplo, de las que finalmente sólo han podido retenerse la de La Riera en Colunga, a pesar de su pésima conservación y la de Arnáu en Castrillón, rehabilitada; en lo material, nada hemos podido conocer y propuesto proteger, con una tangibilidad, de elementos en sintonía con programas como el de Decroly o Montessori.

– modelos seriados locales, modelos estatales y proyectos únicos;

– escuelas de autoría reconocida, otras sin conocer aún y otros proyectos anónimos.

Por extractar y citar así cuestiones presentes en el siguiente censo, se puede citar que las iniciativas escolares incluidas representarían fechas extremas y que la amplitud del arco cronológico atendido estaría en unos dos siglos: la escuela de Corao-Castillo en Cangas de Onís, la más antigua recogida, data del año 1763. Por otro lado, constituye uno de los ejemplos más modernos, siendo prácticamente de las más recientes, la escuela de niños de Llaranes, construida según proyecto de Francisco Goicoechea Agustí de 1957 e inaugurada en 1959.

En cuanto a la promoción, es decir, al impulso por parte de un individuo, dos personas, un colectivo, un organismo o una empresa, se han podido recoger ejemplos dispares. Individuos aislados, como los emigrantes a América que se caracterizaron por acciones propias de benefactores en su lugar de origen, serían los numerosos centros de promoción indiana como:

– el que hoy es colegio público Honesto Batalón en Gijón, cuyo promotor era natural de La Magdalena (Cudillero) y que había emigrado a Cuba.

– escuelas de Inguanzo en Cabrales financiadas por Juan Alonso Huerdo, emigrante a México.

– escuelas públicas de Llorgozana, que se deben a Manuel González Martínez, nombrado luego hijo Predilecto de Carreño, y a su esposa Ana María Ausera, emigrantes a Puerto Rico.

– escuela nacional Lolita Pérez en Castropol, donadas por Eduardo Pérez, emigrante a Argentina.

– escuelas cristianas en L’Arquera, Llanes, creadas por disposición testamentaria de Manuel Fernández Cue (1834-1899) en el año 1900.

Aspecto éste aún menos conocido, es el de los centros escolares promovidos o donados por próceres que podríamos calificar de burgueses pero no con capital «americano», de las que forman parte algunos que fueron «ennoblecidos» en época reciente por distintos motivos y figuran entonces como grupo diferenciado entre los benefactores. Es el caso, por ejemplo, de:

– escuela de Viñón (Cabranes), en terrenos donados por el Marqués del Real Transporte.

– escuelas de La Riera en Cangas de Onís, financiadas por el Marqués de Villaviciosa en 1919.

– escuela de San Feliz en Lena, creada por el Marqués de San Feliz y dotada a través de una fundación benéfico-docente instituida por D. Antonio Sarri Fernández-Valdés (II Marqués de San Feliz), Dña. María Arsuaga Iruzun y Dña. Marichu Sarri Arsuaga, como «Fundación Escuela Mixta de San Feliz».

La acción concertada, a nivel asociativo o vecinal, es algo realmente importante y demuestra el empeño social por lograr una mejora sustancial de las nuevas generaciones de vecinos. Se han podido representar ejemplos diversos, como el ya mencionado conjunto integrado por la escuela de Castrillón, el grupo escolar graduado de Boal, las escuelas de San Luis o las de Doiras, todas ellas financiados por La Sociedad de Instrucción de Naturales del Concejo de Boal, pero también por citar otro ejemplo, el Grupo Escolar María Josefa de Sama de Grao, promovida por el Club Gradense de La Habana.

En ocasiones, figuran como promotores los vecinos, de manera organizada como representa la sencilla escuela de Ranón, en Soto del Barco y datada en 1928, o algún otro ejemplo en el que figura de manera más vaga recogida la acción vecinal conjunta. Esas que aún hoy se recuerdan como «hechas por el pueblo» y que por ese elemental motivo, merecían un reconocimiento y su protección.

También resulta relevante localizar diversos ejemplos escolares debidos a la acción empresarial, es decir, representar a través de inmuebles esa huella paternalista propia de un tiempo y unos modos socio laborales que fueron relevantes en Asturias. Esto se llevó a término en la cuenca minera, tanto la del Nalón como la del Caudal, pudiendo citar como ejemplos de escuelas promovidas por empresa:

– el antiguo colegio de La Salle en La Felguera (antiguas escuelas de niños y niñas de Nuestra Señora de la Valvanera) fue creado por la sociedad Duro y Cía. en 1869, como medida preventiva ante la huelga de octubre de ese mismo año, siendo las primeras del paternalismo minero-industrial en Asturias.

– las escuelas de niñas y niños de Bustiello fundadas por la Sociedad Hullera Española.

– el Colegio Santiago Apóstol de Mieres, fundada por la empresa Fábrica de Mieres.

– las ya tardías escuelas de Hulleras de Riosa, en Les Maces, Morcín.

– como ejemplos más recientes en el tiempo, pero igualmente representativos de esta realidad, tendríamos los centros escolares de Llaranes, asociados a la acción paternalista de ENSIDESA y

– como caso singular, pero asociado al mundo laboral y al entorno de la cuenca, las deterioradas escuelas de Carrio en Laviana, que fueran donadas por el ingeniero de Minas de Coto Musel, Joaquín Velasco.

En cuanto a la existencia de modelos seriados que establecen unas pautas comunes y eficaces para la construcción, que en sí mismo poseen un valor, tenemos tanto ejemplos antiguos y bien documentados como el procurado por la Sociedad de Boal y reiterado en varios centros, el modelo estandarizado de la Navia republicana que se aprecia con variantes, según sea la escuela unitaria, mixta o con secciones (Tox, San Miguel de los Eiros o Puerto de Vega), o el modelo repetido en Nava (Tresali, Cesa, Pruneda/Purnea).

Se advierte así mismo la adaptación de modelos estándares propugnados desde organismos oficiales como representa el interesante caso de la escuela de San Juan de Beleño en Ponga, que adapta Manuel del Busto a partir del modelo de la Oficina Técnica de Construcciones Escolares, firmado éste por Antonio Flórez Urdapilleta, pero también el recurso y en consecuencia, la aparición, en puntos diferentes, de esos modelos oficiales como sucede con los idénticos grupos escolares graduados de Boal y Pola de Lena, por citar otro ejemplo.

Este comentario lleva al de la autoría, que muy pocas veces se ha podido contrastar y documentar con claridad: hay escuelas de Mariano Marín, Ramón Lavín, Juan Miguel de la Guardia o Nicolás García Rivero, por poner ejemplos de autor fechados en el siglo XIX, otros del comienzo del XX propios de Julio Galán, Javier Aguirre Iturralde, Luis Bellido, Sainz de los Terreros, Manuel del Busto o Tomás Acha; obras de Enrique Rodríguez Bustelo, José Fonseca, Julio Galán Carvajal, García de la Nava, Antonio Suardíaz Valdés, Ramón Pérez Lozano o José Avelino Díaz Fernández-Omaña en las décadas de 1920 y 1930, y ejemplos interesantes de la década de los 50, como el trabajo de Juan Manuel Cárdenas y Francisco Goicoechea con los diseños de las escuelas de Llaranes, demostrando junto a otros casos aún hoy sin autor conocido, cómo estos programas atrajeron el interés de autores consagrados pero también el esfuerzo de otros profesionales, maestros de obra, constructores, etc., logrando entre todos enriquecer la definición funcional y formal del edificio escolar en cuanto que tipología constructiva.

En ese sentido, huelga decir que la disparidad de los «estilos» o formulaciones físicas para el mismo problema constructivo va, desde ejemplos que no dudamos en calificar de populares, hasta otros que beben de modos asentados y propios ya del gusto tradicional, pasando por el eclecticismo como término que engloba distintas soluciones que toman recursos de lenguajes cultos, pasando por otros regionalistas, racionalistas, etc.

Atendiendo a otro orden de cosas, se ha apreciado y recogido, sobre todo en casos de los más antiguos documentados y muy en particularmente en el oriente (aunque no sólo, como atestigua Moutas en Grado), la asociación o anexión a sencillas capillas populares. Esta cuestión nos permite comentar la decisión tomada de centrarnos en escuelas, diríamos, de vocación pública, y no en centros privados o religiosos, lo que entonces se diferenciaba lexicalmente recurriendo al término «colegio» y que no sólo estaban a cargo de órdenes religiosas, sino que con frecuencia se destinaban a una enseñanza con un coste y con unas limitaciones. Habiendo dejado fuera de este trabajo esa cuestión, la de los colegios religiosos, que sólo están presentes tangencialmente (centros promovidos por benefactores o empresas puestos en manos de órdenes religiosas, pero dedicados al común de los vecinos o hijos de trabajadores, sin coste), no dejamos de reflexionar sobre su interés para ampliar esta visión, puesto que desde ejemplos históricos aún vigentes, como en obras recientes (La Milagrosa de Oviedo o Santo Tomás de Aquino, de los frailes dominicos de La Felguera, obras reputadas de la arquitectura contemporánea regional), se aprecia un gran interés constructivo. Volviendo a lo que referíamos, ejemplos de escuelas que fueron de uso común vecinal y se hallan unidas a capillas, tenemos, por ejemplo, las de Arenas de Cabrales, la escuela de San Antonio de Moutas, en Grado, la ya citada escuela de Corao-Castillo en Cangas de Oníso las de Gutiérrez-Peláez en Piedra, Llanes (todas ellas con la escuela adosada a la capilla). Son interesantes también las escuelas de la fundación Montoto, en Colunga, que disponen de una pequeña capilla adosada en la trasera.

Por último, es necesario referir el interés que presentan elementos que constituyen hitos o símbolos del papel cívico y diferenciador de la escuela dentro de la trama rural o del parque inmobiliario. Aparecen y son de interés patrimonial elementos tales como campanas y relojes, pudiendo citar como ejemplos la escuela católica de Figueras (cuerpo central a modo de campanario con reloj y campanas, como si de una iglesia se tratara), la escuela de Llibardón en Colunga (con reloj y campanario de madera), las escuelas de la Fundación Sánchez-Pando de Carrandi (reloj en la fachada principal y campana) o la de Ambás en Carreño (espadaña, campana y escudo de España). En suma, elementos indicativos del rol social y cívico que tales escuelas representan en su medio; en algunos casos disponen de su propia torre o sólo disponen de una pequeña espadaña, pero al igual que se estudian y recogen como bienes muebles en los inventarios patrimoniales de la iglesia católica, merecerían sin duda un estudio más detallado que recogiera fechas, inscripciones, autores, etc. Como reloj magnífico podemos citar el del recién mencionado centro luanquín, obra del asturiano Basilio Sobrecueva, que conserva las pesas en el interior. También mencionar que hay ejemplos de buenos relojes de pared dispuestos en interiores, en el aula, caso de la de niños de Riberas de Pravia o la modesta escuela de Tresgrandas en Llanes, junto al retrato del filántropo que la dotó. En los interiores, a los que no hemos podido acceder siempre, queda mucho trabajo por hacer en ese sentido: recoger retratos, pintados o fotografías, de los donantes cuando existen, como también hemos visto en las Escuelas Jardón de Ortiguera, o documentos valiosos, como el nombramiento de hijo predilecto del concejo al médico militar que donó la escuela de Villar de Canero en Valdés.

Memoria resumida del trabajo «Memoria y censo de escuelas de Asturias: patrimonio cultural» elaborado por María Fernanda Fernández Gutiérrez y Roberto Álvarez Espinedo (con la colaboración de Tania González Muñiz y Ainara García Martín), por encargo de la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno del Principado de Asturias.

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid