Está Vd. en

Documento BOE-A-2003-3993

Resolución de 5 de febrero de 2003, de la Secretaría General de Medio Ambiente, por la que se formula declaración de impacto ambiental sobre el proyecto "nuevo puerto en el litoral del polígono industrial de Granadilla. Fase I", de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife.

Publicado en:
«BOE» núm. 49, de 26 de febrero de 2003, páginas 7776 a 7784 (9 págs.)
Sección:
III. Otras disposiciones
Departamento:
Ministerio de Medio Ambiente
Referencia:
BOE-A-2003-3993

TEXTO ORIGINAL

El Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio, de evaluación

de impacto ambiental, modificado por la Ley 6/2001, de 8 de mayo, y

su Reglamento de ejecución aprobado por Real Decreto 1131/1988, de 30

de septiembre, establecen la obligación de formular declaración de impacto

ambiental con carácter previo a la resolución administrativa que se adopte

para la realización o, en su caso, autorización de la obra, instalación o

actividad de las comprendidas en los anexos a las citadas disposiciones.

De acuerdo con lo establecido en el Real Decreto 695/2000, de 12 de

mayo, y en el Real Decreto 1415/2000, de 21 de julio, modificado por

el Real Decreto 376/2001, de 6 de abril, por los que se establece la estructura

orgánica básica y la atribución de competencias del Ministerio de Medio

Ambiente, corresponde a la Secretaría General de Medio Ambiente la

formulación de las declaraciones de impacto ambiental de competencia

estatal, reguladas por la legislación vigente.

Al objeto de iniciar el procedimiento de evaluación de impacto

ambiental, la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, de acuerdo con

lo dispuesto en el artículo 13 del citado Reglamento, remitió con fecha 4

de febrero de 1998, a la Dirección General de Calidad y Evaluación

Ambiental, la Memoria-resumen del proyecto Nuevo Puerto de Granadilla.

Recibida la referida Memoria-resumen, la Dirección General de Calidad

y Evaluación Ambiental consultó preceptivamente a la Dirección General

de Conservación de la Naturaleza, y también a otras administraciones,

asociaciones y organismos previsiblemente interesados, sobre el impacto

ambiental del proyecto. La relación inicial de consultados fue ampliada

por la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias.

En virtud del artículo 14 del Reglamento, con fecha 21 de mayo de 1998,

la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental trasladó a la

Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife las respuestas recibidas.

La relación de organismos consultados, así como una síntesis de las

respuestas recibidas, se recoge en el anexo I.

Elaborados por la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife el

proyecto básico, denominado Nuevo puerto en el litoral del polígono

industrial de Granadilla. Fase I, y el estudio de impacto ambiental, uno de

cuyos anejos era el estudio de dinámica litoral del puerto de Granadilla,

se sometieron conjuntamente a trámite de información pública mediante

anuncio que se publicó en el "Boletín Oficial del Estado" el día 19 de

enero de 2000, en cumplimiento de lo establecido en el artículo 15 del

Reglamento.

Así mismo, la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife remitió

la citada documentación a la Dirección General de Costas del Ministerio

de Medio Ambiente, a la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno

de Canarias, al Cabildo Insular de Tenerife y al Ayuntamiento de Granadilla

de Abona para que emitieran los informes que consideraran oportunos.

Además de estos documentos, también fueron remitidos los siguientes

estudios e informes: Estudio de mercado del nuevo puerto de Granadilla, La

configuración de un nuevo sistema de puertos en Tenerife: Integración

funcional y territorial, estudio de dinámica litoral del puerto de Granadilla,

análisis de capacidad del puerto de Santa Cruz de Tenerife, posible afección

sobre las comunidades de fanerógamas marinas del nuevo puerto de

Granadilla, estudio preliminar de coste de las obras de nueva dársena norte

en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, propuesta de plan de seguimiento

para la restauración de la línea de costa de las playas de La Jaquita y

El Médano después de la construcción del puerto de Granadilla, análisis

de sedimentos en las dársenas de Santa Cruz de Tenerife.

Conforme al artículo 16 del Reglamento, con fecha 1 de febrero de 2001,

la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife remitió a la Dirección

General de Calidad y Evaluación Ambiental el expediente completo,

consistente en: El proyecto, el estudio de impacto ambiental y el resultado

del trámite de información pública. El expediente se complementaba con

los estudios e informes citados en el párrafo anterior.

Las características de las principales actuaciones contempladas en el

proyecto Nuevo puerto en el litoral del polígono industrial de Granadilla.

Fase I se resumen en el anexo II de esta Resolución.

Los aspectos más destacados del estudio de impacto ambiental, así

como las consideraciones que sobre el mismo realiza la Dirección General

de Calidad y Evaluación Ambiental, se recogen en el anexo III.

Un resumen del resultado del trámite de información pública se

acompaña como anexo IV.

Con fecha 29 de julio de 2002, la Consejería de Política Territorial

y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias remitió al Ministerio de Medio

Ambiente un documento que contenía un informe de la Viceconsejería

de Medio Ambiente y el acuerdo del Gobierno de Canarias sobre el Nuevo

Puerto de Granadilla.

En este informe, la Viceconsejería de Medio Ambiente justifica la

necesidad del nuevo puerto argumentando tanto la imposibilidad de desarrollo

del actual puerto de Santa Cruz de Tenerife, como la idoneidad de la

ubicación propuesta para el nuevo puerto en el término municipal de

Granadilla de Abona. En cuanto a los aspectos ambientales, el informe

recalca que el nuevo puerto se sitúa fuera del Lugar de Importancia

Comunitaria (LIC) ES7020116 "Sebadales del Sur de Tenerife" y que la actuación

propuesta no perjudica a la integridad del mismo. Por lo que se refiere

a la presencia de tortugas marinas en Canarias, el informe cita a la tortuga

boba (Caretta caretta) como la más habitual, afirmando que no existen

poblaciones sedentarias de tortugas en la zona del proyecto y que la

aparición de tortugas de la especie Caretta caretta es muy rara y esporádica.

No obstante, en el informe se establecen una serie de medidas

compensatorias en previsión de posibles efectos sobre estos, y algunos otros,

hábitats y especies.

Por lo que se refiere al acuerdo sobre el proyecto "Nuevo Puerto de

Granadilla", el Gobierno de Canarias, en sesión celebrada el día 6 de mayo

de 2002, acordó solicitar la consideración de dicho proyecto de interés

público de primer orden, por imperiosas razones de índole social y

económica.

En consecuencia, la Secretaría General de Medio Ambiente, en el

ejercicio de las atribuciones conferidas por el Real Decreto Legislativo

1302/1986, de 28 de junio, de Evaluación de Impacto Ambiental, modificado

por la Ley 6/2001, de 8 de mayo, y los artículos 4.2, 16.1 y 18 de su

Reglamento de ejecución, aprobado por real Decreto 1131/1988, de 30

de septiembre, formula, a los solos efectos ambientales, la siguiente

declaración de impacto ambiental sobre el proyecto nuevo puerto en el litoral

del polígono industrial de Granadilla. Fase I, de la Autoridad Portuaria

de Santa Cruz de Tenerife.

Declaración de impacto ambiental

Examinada la documentación remitida se considera que el proyecto

Nuevo puerto en el litoral del polígono industrial de Granadilla. Fase I

es ambientalmente viable, cumpliendo las siguientes condiciones:

1. Playas próximas a la zona del proyecto

1.1 Playas de la Jaquita y El Médano. Los resultados del estudio de

dinámica litoral del puerto de Granadilla predicen, como consecuencia

de la construcción del nuevo puerto, un basculamiento con pérdida de

arena en la mitad sur y aumento de anchura en la mitad norte de ambas

playas.

Al objeto de que las aportaciones de arena, propuestas en el estudio

de dinámica litoral del puerto de Granadilla para recuperar la anchura

de playa, resulten eficaces, deberá llevarse a cabo, antes del comienzo

de las obras del nuevo puerto, una batimetría inicial de detalle que permita

calcular la estabilidad de la forma en planta de equilibrio de la playa

basculada y su perfil transversal asociado.

Garantizada la estabilidad de la nueva planta de equilibrio, se realizarán

los perfiles batimétricos referidos en la condición 7.

Con los resultados reales que se vayan obteniendo de estos perfiles

batimétricos, se verificará la validez de las estimaciones de aportación

de arena previstas en el citado estudio de dinámica litoral del puerto

de Granadilla, y se determinará la ganulometría y procedencia de esa

arena. Estas conclusiones se incluirán en un informe específico.

Los perfiles batimétricos se seguirán realizando una vez finalizadas

las obras, y de la evolución de los mismos, y a tenor de las estimaciones

y recomendaciones del estudio de dinámica litoral del puerto de Granadilla

y de la Propuesta de plan de seguimiento para la restauración de la línea

de costa de las playas de La Jaquita y El Médano después de la construcción

del puerto de Granadilla, se tomará la decisión de definir la aportación

de arena necesaria para corregir la erosión producida por el nuevo puerto.

Una vez efectuada la aportación de arena, se continuará con la

realización de los perfiles batimétricos durante los cinco años siguientes a

dicha aportación.

Si durante esos cinco años se detectaran pérdidas de material imputables

a las obras del nuevo puerto, la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de

Tenerife llevaría a cabo las medidas necesarias para corregir esa situación.

Transcurridos los cinco años sin incidencias significativas, ocasionadas

por la actividad portuaria, en cuanto a la estabilidad de las playas, la

Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife no tendrá la obligación

de llevar a cabo las campañas de seguimiento, recomendándose, no

obstante, la realización de algún tipo de control periódico sobre la estabilidad

de las playas.

1.2 Playa de la Tejita. Esta playa no está directamente afectada por

la construcción del nuevo puerto. Sin embargo, caso de no mitigarse

adecuadamente la erosión de la zona sur de la playa de El Médano, la

aportación de arena desde ésta, vía transporte eólico, a la playa de la Tejita

se verá reducida a la larga.

Por ello, deberá realizarse antes del comienzo de las obras, de acuerdo

con lo señalado en la Propuesta de plan de seguimiento para la restauración

de la línea de costa de las playas de La Jaquita y El Médano después

de la construcción del puerto de Granadilla, una cartografía del campo

de dunas existente entre ambas playas, así como las medidas de transporte

eólico que se citan en la condición 7.

Las medidas de transporte eólico deberán realizarse con la misma

periodicidad y frecuencia que las campañas batimétricas señaladas en el punto

anterior.

Según el estudio de dinámica litoral del puerto de Granadilla, este

efecto no llegará a producirse si se actúa adecuadamente sobre la playa

de El Médano, por lo que cuando finalice el seguimiento obligatorio de

dicha playa prescrito en el punto anterior, cesará, igualmente, la

obligatoriedad de realizar medidas de transporte eólico.

Toda la documentación referida en esta condición deberá contar con

la conformidad de la Dirección General de Costas. Una vez obtenida esta

conformidad, la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife dará

traslado de la misma a la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental

del Ministerio de Medio Ambiente.

2. Protección de los sebadales

Aunque el proyecto se realiza fuera de los límites del Lugar de

Importancia Comunitaria (LIC) ES7020116 "Sebadales del Sur de Tenerife" y

a pesar de que no se prevén efectos negativos sobre el mismo, tal como

se pone de manifiesto en el estudio de impacto ambiental y en el informe

de la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias que

se resume en el anexo IV de esta Resolución, el citado estudio establece

medidas correctoras adecuadas para evitar los daños de los hábitats y

especies del citado LIC. Dada la importancia del hábitat Cymodocea nodosa

que constituye los sebadales, se establecerán medidas compensatorias del

riesgo potencial de afección al mismo. Estas medidas se concretan en

la replantación de una superficie equivalente al doble de la superficie

de sebadal que pudiera resultar afectada, de acuerdo con las conclusiones

del programa de vigilancia ambiental.

A tal fin, la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife elaborará

un "Proyecto piloto de rehabilitación de sebadales", que deberá contar

con la conformidad de la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno

de Canarias. Este proyecto, siguiendo las recomendaciones hechas por

la citada Viceconsejería, contemplará la replantación de Cymodocea nodosa

en previsión a que el LIC pueda verse afectado por la construcción del

puerto y la posterior explotación del mismo.

El proyecto piloto considerará, inicialmente, dos alternativas de

replantación: Una en el LIC ES7020017 "Teno-Rasca" y otra en el LIC ES7010066

"Costa de Sardina del Norte", y se iniciará antes del comienzo de las obras,

evaluándose sus resultados a partir de los dos años. De forma prioritaria

se propondrá el LIC ES7020017 "Teno-Rasca", próximo al LIC ES7020116,

para las replantaciones que, como medidas compensatorias, pudieran llegar

a ser necesarias.

Antes del comienzo de las obras se realizará una evaluación global

de la calidad ambiental del LIC ES7020116 "Sebadales del Sur de Tenerife"

que será tomada como situación de referencia, llevándose a cabo controles

anuales para determinar la relación de la calidad del LIC con la

construcción y explotación del puerto. El control del LIC se extenderá hasta

transcurridos seis años de la entrada en funcionamiento del puerto, y

el hipotético proceso de replantado, de una superficie doble de la afectada,

se mantendrá en caso de que se observe alguna tendencia al deterioro

apreciable en este hábitat

Estos controles, y las replantaciones que fueran precisas de acuerdo

con lo que se ha estipulado en esta condición, se reanudarían en el caso

de algún accidente o contingencia, provocados por la actividad u obras

del puerto, que pudiera causar alguna alteración significativa de este

hábitat.

3. Operaciones de dragado y de relleno de explanadas

Dada la profundidad de la zona donde se va a ubicar el nuevo puerto

no se prevé la necesidad de realizar dragados para la obtención de calados.

No obstante, si fuera necesario realizarlos en algún caso, o bien para la

cimentación de estructuras marítimas, y siempre que el volumen a dragar

sea superior a 15.000 metros cúbicos, tal como se señala en las

Recomendaciones para la gestión del material dragado en los puertos españoles,

se llevará a cabo una caracterización de dicho material en la forma indicada

en las citadas recomendaciones, y se estará a lo que en ellas se estipula

en lo que se refiere a la gestión del material dragado.

En cuanto a las operaciones de relleno, necesarias para conformar

las nuevas explanadas portuarias, se realizarán una vez que se haya

completado el cierre perimetral de cada una de las explanadas proyectadas,

al objeto de minimizar los posibles efectos de la dispersión del material.

Los materiales de préstamo necesarios para la construcción de las

infraestructuras portuarias, así como para el relleno de explanadas

(exceptuando los materiales procedentes de las operaciones de dragado, si

los hubiera) se obtendrán de movimientos de tierra o canteras debidamente

autorizadas.

La apertura de nuevas canteras, si ello fuera preciso, para la obtención

de materiales de construcción, se llevará a cabo contando con los permisos

y autorizaciones determinados por los órganos del Gobierno de Canarias

competentes en la materia.

4. Protección de espacios naturales

Como se ha dicho en la condición 1, el leve basculamiento previsto

en la playa de El Médano podría tener repercusiones en la playa de la

Tejita, lo que afectaría a los ecosistemas dunares psamófilos asociados

a la Reserva Natural Especial "Montaña Roja", ya que la playa de El Médano

alimenta de arena, vía eólica, dichos ecosistemas. Consecuentemente, la

arena de aportación que se utilice en dicha playa debe ser válida para

la conservación de los citados ecosistemas dunares, pues cambios en su

composición y granulometría podrían invalidar su aptitud como sustrato

para las comunidades psamófilas características de la zona.

Por ello, una vez que se haya analizado la arena prevista para el aporte

en la playa de El Médano, los resultados obtenidos deben ser validados

por el órgano del Gobierno de Canarias responsable de la gestión de la

Reserva Natural Especial "Montaña Roja".

5. Calidad del agua del mar

Antes del inicio de las obras se llevará a cabo una campaña de medida

de los parámetros utilizados en el estudio de impacto ambiental

(apartado 3.3.7 de dicho estudio) para determinar la calidad del agua, si bien

podrá prescindirse de medir las concentraciones de metales pesados en

aquellos casos cuya presencia no se detectó en las medidas realizadas.

Los valores obtenidos se tomarán como referencia para los sucesivos

controles.

Durante las fases de construcción y explotación, se llevarán a cabo

las medidas y controles establecidos en el programa de vigilancia ambiental

(condición 7). Cuando estas medidas se desvíen significativamente de los

valores establecidos como referencia, y ello sea achacable a las obras del

puerto, la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife adoptará las

medidas precisas para corregir la situación dentro de las cuarenta y ocho

horas siguientes.

La forma en que se realizarán estas medidas, y los puntos en los que

se llevarán a cabo, se detallan en la condición 7.

En la fase de explotación del nuevo puerto, se dispondrá de los medios

e instalaciones precisos para la limpieza de las aguas del puerto con los

equipos necesarios para la recogida de sólidos, recogida de hidrocarburos,

sistema de oxigenación y sistema de aplicación de dispersantes, de manera

que se cumpla la normativa internacional vigente sobre la contaminación

del mar por vertidos de productos o materiales resultantes de operaciones

portuarias, así como aguas sucias y basuras procedentes de buques

(Convenios de Oslo y París, Londres y Marpol).

6. Protección del patrimonio arqueológico

Antes del comienzo de las obras se redactará un proyecto de actuación

arqueológica en el que se incluirá un inventario de los yacimientos

arqueológicos existentes en la zona, detallándose aquellos que pudieran verse

directamente afectados por las obras del nuevo puerto y las actuaciones

previstas para su conservación. Este proyecto deberá contar con la

conformidad de la Dirección General de Patrimonio Histórico, de la Consejería

de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias.

7. Programa de vigilancia ambiental

Se redactará un programa de vigilancia ambiental en el que se detallará

el modo de seguimiento de las actuaciones y se describirá el tipo de

informes y la frecuencia y período de su emisión. Tales informes deberán ser

emitidos en las fechas propuestas en el programa y remitidos a la Dirección

General de Calidad y Evaluación Ambiental, acreditando la Autoridad

Portuaria de Santa Cruz de Tenerife su contenido y conclusiones. Este

programa de vigilancia ambiental integrará el correspondiente programa que

figura en el punto 7 del estudio de impacto ambiental, y verificará el

cumplimiento de las medidas correctoras descritas en el punto 6 del mismo.

En particular recogerá los siguientes aspectos:

Estabilidad de las playas:

Se llevarán a cabo los perfiles batimétricos estacionales que se detallan

en el estudio Propuesta de plan de seguimiento para la restauración de

la línea de costa de las playas de La Jaquita y El Médano después de

la construcción del puerto de Granadilla.

Así mismo, se determinarán las tasas del transporte eólico y la velocidad

del viento según se describe en el citado estudio.

Lugar de Importancia Comunitaria "Sebadales del Sur de Tenerife".

De acuerdo con lo establecido en la condición 2, se realizarán

prospecciones para determinar la calidad de este LIC. Estas prospecciones

se llevarán a cabo, con carácter anual, desde el comienzo de las obras

hasta transcurridos seis años desde la entrada en funcionamiento del nuevo

puerto.

Estas prospecciones se compararán con la evaluación inicial del citado

LIC indicada en la condición 2. Si de esta comparación resultara evidente

que, como consecuencia de la actividad portuaria, se hubiera producido

un deterioro significativo sobre la calidad del "sebadal", se pondrán en

marcha las medidas compensatorias establecidas en la condición 2.

Calidad del agua:

Además de las medidas que se recogen en el programa de vigilancia

ambiental que figura como apartado 7 del estudio de impacto ambiental,

durante el desarrollo de las obras se analizarán muestras de agua para

determinar los valores de los parámetros referidos en la condición 5. Los

puntos donde se efectuarán estos muestreos adicionales, que coincidirán

con los de la campaña mencionada en la condición 5 para determinar

los valores de referencia, serán uno por cada uno de los cuatro transectos

indicados en el programa de vigilancia ambiental incluido en el estudio

de impacto ambiental.

Se realizarán tres medidas en cada uno de los puntos de muestreo:

Superficie, media profundidad y fondo. Estas mediciones se efectuarán

mensualmente mientras se estén ejecutando las obras y durante los dos

años siguientes a la finalización de las mismas. Las medidas de turbidez

en la columna de agua se realizarán semanalmente mientras se estén

llevando a cabo operaciones de relleno o dragado, dado lo importante de

este parámetro para la conservación del sebadal próximo. Los informes

serán trimestrales, durante la fase de obras, y semestrales a partir de

su finalización.

Desde los dos años siguientes a la finalización de las obras, y sin

obligatoriedad de remitir informes a la Dirección General de Calidad y

Evaluación Ambiental, se recomienda que la Autoridad Portuaria de Santa

Cruz de Tenerife diseñe un programa de vigilancia que, además de las

medidas que estime necesarias para el correcto desarrollo de las

actividades portuarias y la seguridad en el tráfico marítimo, incluya la

realización de campañas semestrales de medida de estos parámetros.

8. Documentación adicional

La Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife remitirá a la

Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental, antes de la contratación

de las obras, un escrito certificando la incorporación en la documentación

objeto de contratación de los documentos y prescripciones establecidos

en esta declaración de impacto ambiental.

Los documentos referidos son los siguientes:

Batimetría inicial de detalle, referida en la condición 1.1.

Informe sobre la granulometría y la arena de aportación citados en

la condición 1.1.

Cartografía del campo de dunas situado entre las playas de El Médano

y la Tejita, según se señala en la condición 1.2.

Proyecto piloto de rehabilitación de sebadales, mencionado en la

condición 2.

Evaluación global inicial de la calidad del LIC ES7020116 "Sebadales

del Sur de Tenerife", y controles anuales señalados en la condición 2.

Caracterización del material dragado, si fuera necesario realizar estas

operaciones, según figura en la condición 3.

Composición y análisis granulométrico de la arena de aportación para

la playa de El Médano, tal como se indica en la condición 4.

Campaña de medida de parámetros de control de la calidad del agua,

reseñada en la condición 5.

Proyecto de actuación arqueológica, citado en la condición 6.

Programa de vigilancia ambiental, detallado en la condición 7.

Lo que se hace público para general conocimiento, en cumplimiento

de lo dispuesto en el artículo 22 del Reglamento para la ejecución del

Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio, de Evaluación de

Impacto Ambiental, modificado por la Ley 6/2001, de 8 de mayo.

Madrid, 5 de febrero de 2003.-La Secretaria general, Carmen Martorell

Pallás.

ANEXO I : (Ver imagen página 7778)

Consultas sobre el impacto ambiental del proyecto

Respuestas

recibidas

Relación de consultados

Dirección General de Conservación de la Naturaleza (MIMAM) . X

Dirección General de Costas (MIMAM) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . X

Secretaría General de Pesca Marítima (MAPA) . . . . . . . . . . . . . . . . . X

Dirección Gral. de la Marina Mercante (Capt. Marítima de

S/C de Tenerife) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . X

Viceconsejería de Medio Ambiente (Gobierno de Canarias) . . . . . X

Viceconsejería de Pesca (Gobierno de Canarias) . . . . . . . . . . . . . . . X

Viceconsejería de Turismo (Gobierno de Canarias) . . . . . . . . . . . . X

Consejería de Obras Públicas, Vivienda y Aguas (Gobierno

de Canarias) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . X

Cabildo Insular de Tenerife . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . X

Grupo Izquierda Unida Canaria (Cabildo Insular de Tenerife) . . X

Instituto Canario de Ciencias Marinas (Gobierno de Canarias) . X

Instituto Español de Oceanografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . X

Colegio Oficial de Biólogos (Delegación de Canarias) . . . . . . . . . . X

Facultad de Ciencias del Mar, Departamento de Biología . . . . . . .

-Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación (S/C de

Tenerife) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . X

Ayuntamiento de Granadilla de Abona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-Cofradía de Pescadores Nuestra Señora de las Mercedes . . . . . . .

-Asociación Cultural Sureste de Tenerife . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . X

CODA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-AEDENAT . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-Asamblea Movimiento Ecologista de Canarias (AMEC) . . . . . . .

-Asociación Canaria para la Defensa de la Naturaleza (ASCAN) . X

Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza (ATAN) . . . . . . X

Greenpeace . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-

El contenido ambiental más relevante de las respuestas recibidas es

el siguiente:

La Dirección General de Conservación de la Naturaleza señala que

la parte sur del proyecto se asienta sobre el territorio propuesto como

Lugar de Importancia Comunitaria (ES7020116), pudiendo afectar a

formaciones de Euphorbiaceas. Así mismo, indica la localización de algunos

individuos de Caretta caretta, tortuga listada como "de interés especial"

en el anexo II del Real Decreto 439/1990, y la existencia de praderas

de Cymodocea nodosa. Por todo ello, sugiere que se estudien alternativas

de ubicación y, en cualquier caso, que se garantice la compatibilidad del

proyecto con estas especies. Menciona la alteración paisajística que podría

sufrir el Monumento Natural de la Montaña Pelada.

La Dirección General de Costas destaca los efectos del proyecto sobre

el paisaje, en especial por la proximidad del Monumento Natural de la

Montaña Pelada. Manifiesta que la ejecución del proyecto supondrá la

desaparición de un largo tramo de playa por pura y simple ocupación,

con graves repercusiones sobre el turismo. Indica que deben analizarse

los procesos de dinámica litoral de sedimentos, así como la incidencia

del proyecto sobre los biotopos de la zona.

La Dirección General de Recursos Pesqueros, Secretaría General de

Pesca Marítima (MAPA) considera que se debe analizar el efecto de la

turbidez producida por las obras, y la incidencia de éstas sobre la dinámica

litoral.

La Capitanía Marítima en Santa Cruz de Tenerife, de la Dirección

General de la Marina Mercante, informa de que, por su parte, no existe objeción

alguna al proyecto.

La Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias

manifiesta la necesidad de definir y describir los distintos enclaves ecológicos,

hábitats y elementos naturales singulares, así como las especies de fauna

y flora presentes en el área de influencia del proyecto. Sugiere que se

establezcan propuestas concretas para paliar los efectos sobre el paisaje,

en concreto debido a la proximidad del Monumento Natural de la Montaña

Pelada y de la Reserva Natural Especial de Montaña Roja. Considera

necesario determinar y cuantificar los recursos naturales que se vayan a utilizar,

con especial atención a las posibles canteras, así como establecer un plan

para la gestión de residuos. Indica que se debe llevar a cabo un estudio

de dinámica litoral. Considera imprescindible evaluar el impacto

socioeconómico, incluyendo un análisis de los costes y beneficios que se extienda

a los núcleos de población situados en las zonas de influencia del puerto.

La Viceconsejería de Pesca del Gobierno de Canarias señala que el

estudio de impacto ambiental debe considerar todas las acciones

generadoras de impacto, tanto en la fase de construcción como en la fase

operativa, identificando y valorando los impactos, proponiendo medidas

protectoras o correctoras y estableciendo un programa de vigilancia

ambiental.

La Viceconsejería de Turismo del Gobierno de Canarias no plantea

objeciones al proyecto, desde el punto de vista turístico, siempre que se

minimicen los impactos ambientales.

El Servicio de Puertos de la Consejería de Obras Públicas, Vivienda

y Aguas, del Gobierno de Canarias manifiesta que, por su parte, no existe

ningún impedimento para construcción del nuevo puerto de Granadilla.

El Cabildo Insular de Tenerife propone que se especifique de donde

se van a extraer los materiales de préstamo. Considera que debería llevarse

a cabo un estudio socioeconómico para conocer la necesidad real de este

proyecto. Indica que se debe estudiar el efecto del nuevo puerto sobre

la dinámica litoral y el transporte de sedimentos, especialmente sobre

el núcleo turístico de El Médano, así como sobre los arenales y hábitats

psamófilos de la Reserva Natural Especial de Montaña Roja. Señala que

debería estudiarse el destino de residuos y posibles contaminantes, tanto

durante la obra como en la explotación de las instalaciones.

El Grupo Izquierda Unida Canarias del Cabildo Insular de Tenerife

solicita que se determine el efecto del proyecto sobre la dinámica marina

y sus consecuencias sobre las playas de la zona. Indica que deben valorarse

los efectos sobre la calidad de las aguas y su repercusión sobre el uso

recreativo de las mismas. Señala la conveniencia de que se justifique la

necesidad del proyecto con las dimensiones previstas, y que se concrete

la procedencia de los materiales necesarios para los rellenos portuarios.

Dice que el proyecto afecta de modo directo al espacio propuesto en la

lista de Lugares de Interés Comunitario denominado Sebadales del Sur

de Tenerife, para su inclusión en la Red Natura 2000 ; igualmente afectaría

a la Montaña Roja y al sistema dunar existente en sus alrededores.

El Instituto Canario de Ciencias Marinas sugiere que se lleve a cabo

una cartografía detallada de las comunidades marinas. Señala la

importancia de los sebadales en la ecología de la zona, y destaca la presencia

de la fanerógama marina Halophila decipiens.

El Instituto Español de Oceanografía menciona la proximidad del nuevo

puerto al Monumento Natural de la Montaña Pelada y a la Reserva Natural

Especial de Montaña Roja, por lo que deberían evaluarse los efectos del

proyecto sobre ambos. Sugiere que el estudio de impacto ambiental incluya

una evaluación de las estructuras de las comunidades bentónicas, y un

estudio de dinámica litoral, así como un análisis de los efectos de la

turbidez.

El Colegio Oficial de Biólogos realiza una descripción de los aspectos

relevantes de la zona afectada por el proyecto y de los posibles efectos

negativos de éste sobre ellos, y detalla los diferentes puntos que, según

la normativa vigente, debe abordar el estudio de impacto ambiental. En

cuanto a las posibles acciones para paliar los efectos negativos del proyecto,

realiza las siguientes propuestas: Se deberá minimizar el contenido de

finos del material de relleno ; es preciso establecer un sistema de gestión

de residuos, evitando su vertido el mar ; sugiere que se diseñe un programa

de recuperación paisajística.

La Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación considera que

para la explotación de canteras se deben utilizar, preferentemente, técnicas

de voladuras con explosivos. Señala que se deberá evitar el empleo de

áridos procedentes de playas, conos de deyección y barrancos. Propone

que se realicen proyectos de restitución o restauración del paisaje.

La Asociación Cultural Sureste de Tenerife afirma que la solución al

aumento del tráfico marítimo es potenciar el puerto de Santa Cruz. Indica

que el puerto de Granadilla afectará al Monumento Natural de Montaña

Pelada. Considera que los nuevos diques interrumpirán el transporte litoral

de la zona, afectando a la playa de El Médano. Menciona los efectos sobre

el ecosistema marino, señalando la posibilidad de que se ocasione un

impacto positivo al crearse zonas de refugio para nuevas especies.

La Asociación Canaria para la Defensa de la Naturaleza (ASCAN)

sugiere que se reconsideren las dimensiones del puerto proyectado. Con relación

al estudio de impacto ambiental, señala que éste deberá incluir los

siguientes puntos: Estudio de dinámica litoral con especial atención al transporte

de arena y al efecto sobre las playas de la zona ; análisis detallado de

las repercusiones del proyecto sobre los sebadales y sobre la pesca en

la zona ; estudio de los efectos sobre la especie Caretta caretta (tortuga

boba) ; estudio pormenorizado de los volúmenes y procedencia de los

materiales necesarios para el relleno de las nuevas superficies portuarias.

La Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza (ATAN) solicita

un estudio de posibilidades de crecimiento del puerto de Santa Cruz de

Tenerife, así como un estudio de alternativas al proyecto propuesto.

Considera necesario garantizar la protección de las especies y hábitats

existentes. Señala que debe estudiarse la incidencia del proyecto sobre la

dinámica litoral y, especialmente, sus efectos sobre las playas de la zona.

Se deben determinar las zonas de extracción de áridos, y garantizar la

protección de los posibles yacimientos y restos arqueológicos existentes.

ANEXO II

Descripción del proyecto

Las posibilidades de desarrollo del actual puerto de Santa Cruz de

Tenerife han sido ampliamente estudiadas a lo largo de los últimos años.

Uno de los documentos que la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de

Tenerife sometió a información pública, dentro del procedimiento de evaluación

de impacto ambiental del puerto de Granadilla, es el análisis de capacidad

del puerto de Santa Cruz de Tenerife. Este estudio realiza una estimación

basada en unas hipótesis de trabajo determinadas: Buque tipo,

rendimientos medios, alturas de apilado, estadía media de contenedores, horas

máximas de actividad de los atraques, rendimientos de los equipos de carga,

etcétera, que, siendo razonables, deben tomarse como orientativos.

Considerando el escenario alto del análisis de mercado (que es el

indicado para estimaciones a corto plazo), el puerto de Santa Cruz de Tenerife

se congestionará, para el tráfico de contenedores, en el año 2007 ó 2008

si no existiera puerto alternativo. Caso de construirse el nuevo puerto

de Granadilla, que atraería parte del tráfico actual, y considerando el

escenario medio del análisis de mercado (que resulta adecuado a medio o

largo plazo), la congestión del puerto de Santa Cruz de Tenerife para

el tráfico de contenedores se produciría en el año 2023.

La estrategia seguida para el diseño del nuevo puerto de Granadilla,

situado en la costa sudeste de la isla de Tenerife, en el término municipal

de Granadilla de Abona, parte de considerar una previsible configuración

máxima de todo el ámbito portuario imaginable en el arco comprendido

entre la punta del Tanque del Vidrio al sur y la desembocadura del Barranco

del Río al norte, contemplando dos dársenas divididas por un dique central

que arranca desde la central eléctrica existente en la punta del Camello,

y que permite especializar los ámbitos portuarios: Al sur el puerto comercial

e industrial y al norte la dársena de productos contaminantes, graneles

e industria pesada, coherente con las instalaciones industriales existentes

en el Polígono. El proyecto que ahora se plantea: Nuevo puerto en el litoral

del polígono industrial de Granadilla. Fase I, es la fase inicial de la idea

que se acaba de explicar, y pretende, junto con el puerto de Santa Cruz,

absorber las previsiones de tráficos, como mínimo hasta el año 2023.

Básicamente, la configuración del nuevo puerto de Granadilla, en la

fase objeto de esta declaración, es la de una dársena con la bocana abierta

al suroeste. Las actuaciones principales para su ejecución son, en esencia,

las siguientes:

Explanada portuaria:

Una parte de esta explanada se consigue mediante la ejecución de

rellenos hidráulicos entre el futuro muelle de ribera y la línea de costa,

y la otra explanando el área comprendida entre la línea de costa y la

vía existente en el polígono. La explanada se extiende desde el arranque

del dique sur hasta el dique norte. En el extremo norte, en la parte

correspondiente a los rellenos hidráulicos, la tipología de la defensa es en talud,

con las características que se describirán para la sección exterior del dique

norte, parte del cual conforma este tramo de la defensa de la explanada.

En su extremo sur la explanada queda abrigada por el dique sur, por

lo que su terminación es en talud sin mantos de protección de bloques

de hormigón como ocurre en el extremo norte.

En esta primera fase, la explanada portuaria creada dispondrá de

unas 73 hectáreas para usos portuarios, lógicamente se trata de la zona

aneja al muelle de ribera, y de unas 50 hectáreas para Zona de Actividades

Logísticas (ZAL), que en su mayor parte procederán de las explanaciones

realizadas.

Muelle de Ribera:

El muelle de ribera constituye el cierre de la explanada por el lado

del mar ; su longitud es de 1.200 metros con una única alineación en

dirección nordeste-suroeste. La distancia de este muelle a la línea de costa

actual es variable y oscila entre 350 metros en el punto más próximo

y 900 metros en el más distante.

La sección tipo esta constituida por un cajón de hormigón armado,

cimentado a la cota -16 metros sobre banqueta de escollera de una

tonelada. En el trasdós del cajón se coloca pedraplén, a continuación una

capa de filtro de 1,5 metros de espesor y por último el material de relleno.

Los cajones se han dimensionado con un puntal de 17,00 metros y una

eslora de 24,68 metros, con lo que para asegurar su estabilidad se necesita

una manga de 11,00 metros. El muelle de ribera se completa con una

viga cantil de hormigón, con lo que la cota de coronación queda a la

cota + 4,5 metros.

Dique Norte:

Este dique tiene una alineación perpendicular al muelle de ribera y,

tal como se ha explicado anteriormente, cierra la explanada portuaria

por su lado norte. Su longitud es de 620 metros, desde la línea de costa

hasta el arranque del dique exterior.

La tipología de este dique es la de dique en talud, y alcanza una

profundidad de 28 metros en su extremo. La protección del mismo se realiza

mediante tres mantos: Un manto principal formado por dos capas de

bloques de hormigón de 25 toneladas, un manto secundario de escollera de 3

toneladas, y una tercera capa de escollera de 250 kilogramos. El núcleo

del dique esta compuesto por todo uno de cantera. La pendiente del talud

del dique es 2H:1V. Los bloques de hormigón coronan a la cota + 7,5

metros, siendo la cota de coronación del espaldón + 8,5 metros. En la

parte interior del dique se ha optado por una escollera para reducir la

agitación de la dársena ; consiste en una capa de un metro de espesor

formada por bolos y gravas gruesas de 30 a 50 kilogramos, desde la cota

+ 3,5 metros hasta la cota -2,0 metros, con un talud 5H:1V. Este escollerado

cubre el núcleo de esta parte interna de la sección, formado por todo

uno de cantera, y con una pendiente 2H:1V desde la cota -2,0 metros

hasta el fondo de la dársena.

Dique Exterior:

Es el dique que proporciona el abrigo del nuevo puerto. Tiene una

longitud total de 1.990 metros, arrancando en el final del dique norte.

Presenta tres alineaciones con orientaciones variables y un martillo al

final de la tercera alineación. La primera alineación, perpendicular a la

dirección nordeste, es en realidad una prolongación de 87 metros del dique

norte y permite la transición de defensa en talud a la defensa vertical

del dique exterior. La segunda alineación tiene una longitud de 664 metros,

orientada perpendicularmente a la dirección E-10o-S. La tercera alineación

tiene una longitud de 1.183 metros y está orientada perpendicularmente

a la dirección E-40o-S. Al final de esta alineación, y perpendicularmente

a ella, se dispone un martillo de 58 metros de longitud con la misma

tipología que el resto del dique exterior ; el objeto de este martillo es reducir

la agitación en el interior del puerto. En un principio la primera fase

del proyecto incluía también la realización de 500 metros de dique exterior

correspondientes a la que sería la cuarta alineación del desarrollo completo

del proyecto, y que ahora quedaría como dique exento, pero la Autoridad

Portuaria de Santa Cruz de Tenerife informa de que, tras realizar ensayos

de agitación en modelo físico, éste dique exento no va a ser necesario.

La tipología prevista para todo el dique exterior es la de dique vertical

de cajones de hormigón armado cimentados a la cota -20 metros, los

cuales descansan sobre una banqueta formada por dos capas y un núcleo:

Una capa de protección en la cara externa de la sección compuesta por

escollera de 3 toneladas, otra capa de escollera de 200 kilogramos y el

núcleo compuesto por todo uno de cantera. La pendiente del talud de

la banqueta tanto interno como externo es de 2H:1V. Las dimensiones

previstas para los cajones son: 28,75 metros de eslora, 24,00 metros de

puntal y 18,60 metros de manga. El dique vertical se completa con la

ejecución de un espaldón de hormigón coronado a la cota + 8,5 metros.

Contradique Sur:

Presenta una tipología de dique vertical ; está orientado

perpendicularmente a la dirección suroeste, arrancando en el extremo sur del muelle

de ribera hasta alcanzar una profundidad de 27,5 metros con una longitud

de 400 metros.

Este contradique está formado por cajones de hormigón armado

cimentados a la cota -16 metros, los cuales descansan sobre una banqueta

formada por dos capas y un núcleo: Una capa de protección en la cara externa

de la sección compuesta por escollera de 3 toneladas, otra capa de escollera

de 200 kilogramos, y el núcleo compuesto por todo uno de cantera. La

pendiente del talud de la banqueta tanto interno como externo es de 2H:1V.

Las dimensiones de los cajones son: 23,61 metros de eslora, 19,50 metros

de puntal y 13,90 metros de manga. El contradique se completa con la

ejecución de un espaldón de hormigón coronado a la cota + 6,5 metros.

Dique Sur:

Constituye el cierre sur de la nueva explanada del puerto. Se trata

de un dique flexible con el objeto de que funcione como una playa de

bolos. El dique está compuesto íntegramente por material granular, y

corona a la cota + 3,50 metros con una anchura en coronación de 6 metros.

El talud exterior presenta una pendiente 5H:1V hasta la cota -5 metros,

pasando a un talud de pendiente 2H:1V desde esa cota hasta el fondo

marino.

Movimiento de tierras. Rellenos:

Según el estudio geológico-geotécnico para el movimiento de tierras

que se incluye en el presente proyecto, el área ocupada por el Polígono

Industrial de Granadilla ofrece los volúmenes y calidad adecuada para

la extracción de los materiales de relleno y escolleras necesarios para

la construcción del nuevo puerto.

ANEXO III

Resumen del estudio de impacto ambiental

Contenido

El estudio de impacto ambiental del Nuevo Puerto de Granadilla se

complementa con los trabajos e informes específicos que se citan a

continuación: Estudio de mercado del nuevo puerto de Granadilla, La

configuración de un nuevo sistema de puertos en Tenerife: Integración

funcional y territorial, estudio de dinámica litoral del puerto de Granadilla,

análisis de capacidad del puerto de Santa Cruz de Tenerife, posible afección

sobre las comunidades de fanerógamas marinas del nuevo puerto de

Granadilla, estudio preliminar de coste de las obras de nueva dársena norte

en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, propuesta de plan de seguimiento

para la restauración de la línea de costa de las playas de La Jaquita y

El Médano después de la construcción del puerto de Granadilla, análisis

de sedimentos en las dársenas de Santa Cruz de Tenerife.

El estudio de impacto ambiental describe la situación preoperacional

y analiza las diferentes acciones del proyecto identificando y evaluando

los previsibles impactos ambientales, tanto sobre el medio físico y el medio

biótico como sobre los factores socioeconómicos.

El Nuevo Puerto se ubica en el sudeste de la isla de Tenerife, en el

municipio de Granadilla de Abona, apoyándose en el borde litoral desde

un punto situado a unos 400 metros al norte de Punta del Camello hasta

la Puntilla de las Cuevas del Trigo. Este puerto quedará configurado,

básicamente, por un muelle de ribera de 2,5 kilómetros de longitud y un dique

de abrigo exterior de 3,5 kilómetros más el dique de cierre norte y un

contradique en el extremo sur del muelle de ribera.

El medio dónde se llevarán a cabo las obras se caracteriza por tener

una costa baja, configurada principalmente por playas de cantos rodados,

con algunos enclaves puntuales de cantiles rocosos. Los fondos afectados

son, en su gran mayoría de carácter arenoso, aunque entre ellos sobresalen

algunos escollos rocosos en los fondos más someros.

De acuerdo con el estudio de dinámica litoral, incluido en el estudio

de impacto ambiental, el transporte neto de sedimentos en la zona del

proyecto es poco significativo. Se distinguen el que se produce en la zona

de rompientes, el de la zona de playa sumergida, el transporte eólico y

la aportación desde tierra.

El estudio señala que, a lo largo de la playa sumergida, el transporte

neto hacia el suroeste, debido a la acción de las mareas, oscila entre 0

y 25.000 metros cúbicos de arena al año. En cuanto a la zona de rompientes,

el transporte es prácticamente nulo, además indica que las playas de la

zona son celdas bastante aisladas, y que no están conectadas unas con

otras a través de la zona de rompientes. El transporte eólico se considera

en las playas arenosas, regularmente secas y expuestas al viento. Las playas

estudiadas son: La Jaquita, El Médano y la Tejita. La dirección del viento

capaz de generar un transporte significativo es del nordeste. Para la playa

de la Jaquita se estima el volumen de pérdida de arena entre 600 y 1.000

metros cúbicos al año. Esta arena alimentaba, en el pasado, a la playa

de El Médano pero en la actualidad este transporte ha quedado bloqueado

por las edificaciones existentes entre ambas playas, por lo que es de esperar

una cierta erosión en la playa de El Médano. Por otra parte se produce

un transporte entre esta última playa y la playa de la Tejita, que el estudio

estima entre 3.000 y 5.000 metros cúbicos al año.

La aportación de sedimentos a las playas procedentes de tierra se

considera despreciable, según la información local correspondiente a las

dos últimas décadas.

Desde el punto de vista geológico, el estudio dice que el ámbito de

la actuación se incluye una unidad mucho más amplia denominada Bandas

del Sur, en la que las coladas basálticas cuaternarias representan la unidad

geológica más importante. Los rasgos geomorfológicos señalados en el

estudio son los de un espacio con pendientes entre 0 y 15 por 100 que se

encuentra atravesado por un conjunto de barrancos sensiblemente

paralelos.

Según el estudio, los suelos están constituidos por rocas alteradas y

sin alterar, salvo en los conos de deyección de los barrancos, donde

predominan los cantos rodados en matriz arcillosa, arenas y limos, y en las

sorribas que se derivan de antiguas áreas de cultivo. Estos suelos, salvo

en el cono de deyección del Barranco del Charcón y los antiguos bancales,

no son adecuados para el cultivo.

Los recursos hídricos de carácter natural en el área estudiada son

nulos. Por los barrancos de la zona sólo corre agua de forma esporádica

tras aguaceros intensos.

Respecto a la vegetación terrestre el estudio señala que, en general,

la cubierta vegetal de la zona se ha visto afectada por un intenso proceso

de degradación como consecuencia de la ocupación antrópica del territorio.

Aún así se encuentran áreas de cierto valor ecológico dónde se desarrollan

zonas de matorrales de tabaiba, dulce y salado, así como cardones,

cardoncillos y algunos núcleos de tarajales. Estas comunidades se describen

a continuación:

Las comunidades del cinturón halófilo costero presentan, por lo general,

una escasa cobertura siendo frecuentes los caméfitos y hemicriptófitos

con formas almohadilladas y arrosetadas. Una segunda comunidad

documentada en esta zona es el tabaibal dulce, caracterizada por el aspecto

hemisférico de Euphorbia balsamifera (tabaiba dulce). Los tabaibales

dulces se localizan, preferentemente, en ambientes expuestos al sur y sureste,

y en algunos sectores se encuentran acompañados por Ceropegia fusca

(cardoncillo). Por su parte, los cardonales presentes en la zona se

encuentran restringidos a unos pocos ejemplares de Euphorbia canariensis

(cardón), situados en las laderas de los pequeños barrancos del Polígono

Industrial de Granadilla y fuera del ámbito de actuación del proyecto. Una

tercera comunidad está formada por los pastizales xerofíticos,

comunidades ruderales y nitrófilas ; entre las especies observadas destacan

Hyparrhenia hirta, Amaranthus sps., Mesembryanthemum sps., Forsskaolea

angustifolia, Lavandula canariensis, Ricinus communis, Nicotiana glauca, etc.

Por último, los tarajales constituyen formaciones oligoespecíficas

dominadas por tarajales (Tamarix canariensis), localizadas puntualmente en

la desembocadura de algunos barrancos de la zona, donde las escasas

especies acompañantes suelen establecerse al borde de los bosquetes, o

bien dentro de ellos en los pequeños claros. Se trata de formaciones

bastante frágiles, como lo demuestra su propia escasez.

Con respecto a la fauna terrestre, el estudio considera que tanto la

vertebrada como invertebrada se caracterizan por su relativa pobreza.

Sólo dentro del grupo de los vertebrados, y más concretamente los

pertenecientes a la clase aves, se encuentran algunas especies de interés,

como son los casos de la terrera marismeña (Calandrella rufescens), el

alcaraván (Burhinus oedicnemus distinctus), el camachuelo trompetero

(Bucanetes githaginea amantum) y el alcaudón real (Lanius excubitor

koenigi). Desde el punto de vista faunístico, los enclaves que encierran los

valores biológicos más altos dentro de este espacio son, por un lado los

barrancos y cortados del Charcón, donde nidifican algunas especies de

aves rapaces, y, por otro, los llanos comprendidos entre la carretera

superior e inferior del Polígono Industrial, idóneos para la avifauna esteparia.

En cuanto a las características biológicas del medio marino, el estudio

dice que las comunidades más generalizadas en la zona intermareal son

las estériles de cantos rodados, destacando por su riqueza las puntuales

rocosas de los márgenes de las calas. En la zona submareal, prácticamente

las únicas formaciones vegetales presentes son los sebadales dispersos

o manchones poco densos y algún manchón de sebadal denso, quedando

relegadas las comunidades rocosas a los primeros metros a modo de islotes.

Los grandes fondos que abarcan el límite inferior del área de estudio,

por debajo de los veinte metros poseen un carácter mixto de arenas y

mäerl, en los que son frecuentes las praderas de anguilas jardineras.

Finalmente las masas de aguas libres (pelágicas) son, en general, pobres en

ictiofauna. Como resumen se señala que la valoración natural que se hace

de la zona es baja a pesar de la variedad de comunidades presentes, ya

que estas poseen escaso número de individuos y no se destacan

singularidades específicas.

Por lo que se refiere a la calidad del agua del mar, el estudio indica

que es habitual la aparición de objetos flotantes arrastrados por vientos

y corrientes, incluyendo bolas de alquitrán procedente del lavado de

tanques en alta mar por parte de buques destinados al transporte de petróleo.

De los datos obtenidos del plan de seguimiento de la Central Térmica

de Unelco, en el Polígono Industrial de Granadilla, se detecta la presencia

de hidrocarburos en agua de mar de forma esporádica.

Con relación a los Espacios Naturales Protegidos, el estudio cita los

del entorno de la zona de actuación. El más próximo es el Monumento

Natural de Montaña Pelada, clasificado en su actual categoría por la Ley

12/1994 de Espacios Naturales de Canarias. Se trata de un cono volcánico

de importancia paisajística y científica, que constituye una estructura

geológica singular. Se añade la importancia botánica debida a la presencia

de buenas manifestaciones de comunidades psamófilas y tabaibales dulces.

Otro espacio costero señalado por el estudio es el de la Reserva Natural

Especial de Montaña Roja, situado a 4,5 kilómetros al suroeste de la

ubicación del Puerto, y que alberga una de las mejores muestras de ecosistemas

psamófilos de Tenerife, donde se presentan además humedales con

presencia de aves protegidas. Así mismo, el estudio menciona la existencia

del espacio marino, propuesto como Lugar de Interés Comunitario,

denominado "Sebadales del Sur de Tenerife", situado fuera del ámbito del Puerto,

al suroeste del mismo.

Sobre el paisaje, el estudio afirma que la zona tiene escasa incidencia

visual en el entorno, pero, si se atiende también a zonas exteriores, este

parámetro incrementa sus valores, pues la zona es visible desde las lomas

y cumbres, así como de varios puntos de la autopista próxima, lo que

genera un aumento de la fragilidad visual. Por su parte, contribuyen

atenuando esa fragilidad las escasas pendientes del lugar y la escasez de

puntos de concentración de observadores, mientras que la incrementan

la ausencia de vegetación y el hecho de que el mar es un continuo donde

cualquier instalación permanente emergida es casi imposible de ocultar.

También se reseña que la presencia actual de infraestructuras industriales

determina un descenso de la calidad del paisaje que contribuye

indirectamente a reducir la fragilidad.

Con respecto al patrimonio arqueológico, el estudio sostiene que la

zona directamente afectada por las obras no es excesivamente importante

desde el punto de vista cuantitativo (en cuanto a los yacimientos

prospectados superficialmente). El número de yacimientos es bastante

reducido, encontrándose en muy mal estado de conservación, hasta el punto

de que algunos de ellos han desaparecido en los últimos años. Destacan

los dos conjuntos ubicados en la margen izquierda de la desembocadura

del Barranco del Charcón: Un petroglifo situado sobre un afloramiento

basáltico que domina el cauce, y un conchero situado en sus proximidades

aunque al pie del veril, en la propia desembocadura del barranco. Los

yacimientos existentes en la margen izquierda del Barranco Tagoro se

han visto seriamente degradados por las remociones de tierra y las

infraestructuras allí desarrolladas, a lo que se une la escasa entidad de los mismos.

En cuanto a los usos socioeconómicos del territorio, señala el estudio

que en el pasado la franja terrestre estuvo dedicada al cultivo del tomate,

pero ya desde la década de los setenta estos terrenos han quedado adscritos

al Polígono Industrial de Granadilla. Sobre la actividad pesquera en la

zona marítima, dice el estudio que presenta un cierto nivel de

aprovechamiento mediante pesca artesanal en un ámbito mucho más amplio que

el ocupado por las nuevas instalaciones.

Sobre a las infraestructuras localizadas en la zona, el estudio indica

que están asociadas al uso industrial que caracteriza el ámbito global del

Polígono, sobresaliendo todas aquellas relacionadas con el sector

energético y con la red viaria, si bien en el sector directamente afectado por

las obras no se registran infraestructuras de importancia. Las instalaciones

de Unelco y los depósitos de DISA constituyen las infraestructuras más

llamativas del sector septentrional de la zona, mientras que hacia el sector

meridional sobresale el conjunto de aerogeneradores y las instalaciones

del ITER, todas ellas fuera del ámbito de la actuación del Nuevo Puerto.

El estudio realiza la identificación y caracterización de los impactos

ambientales significativos provocados por las acciones del proyecto y, a

su vez, propone medidas correctoras para paliar estos efectos.

Respecto a los impactos sobre el litoral en el entorno de la zona de

obras, el estudio alcanza las siguientes conclusiones:

Al norte del puerto no se predice ningún impacto significativo, playas

del Río y de los Tarajales, ya que no se producirán modificaciones

apreciables en el oleaje que incide en dicho tramo costero. En consecuencia,

no se esperan basculamientos de la forma en planta de las citadas playas.

Podría producirse alguna acumulación de arena al norte del puerto debido

a la interrupción del posible transporte a lo largo de la costa. Sobre la

base del balance sedimentario realizado, esta hipotética acumulación se

estima entre 0 y 50.000 metros cúbicos al año.

Las cuatro playas ocupadas por el puerto, y por tanto lindantes con

el polígono industrial de Granadilla: Playa del Lajón de la Carnada, playa

de la Caleta, playa del Medio y playa del Tanque de Vidrio, son de guijarros.

Tienen una anchura media reducida, entre 15 y 18 metros, y suman una

longitud total de, aproximadamente, 2,5 kilómetros, careciendo de un uso

recreativo significativo.

Al sur del puerto se predice un cierto ajuste de clima de oleaje: Playa

de las Cuevas del Trigo, playa de la Rajita, playa de la Pelada y playa

de la Batata. Al estar formada principalmente por roca, no tendrá lugar

un retroceso relevante de la línea de orilla, y la mayoría de las pequeñas

playas de bolsillo citadas permanecerán en sus estrechas bahías.

La playa de la Jaquita modificará su orientación, aproximadamente

entre 2 y 3 grados en sentido horario, debido a lo cual la playa reducirá

su anchura en la mitad sur, mientras que en la mitad norte la anchura

de la playa aumentará. El retroceso máximo que se predice en el extremo

sur oscila entre 15 y 20 metros, similar al aumento máximo de anchura

previsto en el extremo norte. La nueva posición de equilibrio se alcanzará

en unos tres o cuatro años.

El basculamieto previsto en la playa de El Médano es de unos 3 grados

en sentido horario, reduciéndose la anchura en la mitad sur y aumentando

en la mitad norte de la playa. El retroceso máximo en el extremo sur

se estima entre 10 y 15 metros, mientras que el aumento máximo de anchura

que se espera en el extremo norte de 15 a 20 metros. El equilibrio de

esta nueva situación se alcanzará en un período de cuatro a seis años.

La playa de la Tejita no está directamente afectada por el puerto. Sin

embargo, si la erosión del extremo sur de la playa de El Médano no se

corrige, la aportación de arena desde ésta a la playa de la Tejita, vía

transporte eólico, se reducirá a la larga. No obstante, al haber un enorme

amortiguador de arena presente en las dunas entre ambas playas, en

comparación con el transporte anual de arena por el viento, este efecto sólo

será perceptible al cabo de unas cuantas décadas. Por lo tanto, si se adoptan

medidas correctoras para el retroceso de la parte sur de El Médano, no

se producirá este efecto sobre la playa de la Tejita.

El impacto sobre el posible aprovechamiento del suelo se ve muy

atenuado dada la escasa calidad del mismo, el uso industrial al que está

destinada el área afectada y la poca entidad, en la actualidad, de los usos

tradicionales.

Con relación a los posibles impactos sobre la calidad del agua marina,

producidos por las obras previstas y por la explotación de las nuevas

instalaciones, el estudio incluye sendas modelizaciones hidrodinámicas

y de dispersión. En la primera de ellas se simula el vertido del material

de relleno ; los resultados ponen de manifiesto que la nube de turbidez

en la zona de obra alcanzará concentraciones del orden de 100 partes

por millón, diluyéndose la pluma a lo largo de la costa con valores de 10

partes por millón. El estudio no considera importante el efecto de la pluma

sobre las playas de la zona. La segunda modelización corresponde al

supuesto de un derrame accidental de 250 metros cúbicos de fuel-oil ; los resultados

muestran concentraciones de 100 partes por millón en la bocana, mientras

que la pluma que se extendería por la costa lo haría con concentraciones

de 10 a 0,1 partes por millón. Esta situación se vería agravada con vientos

del sector nordeste.

Por lo que se refiere a la vegetación terrestre, el estudio afirma que

se destruirá la cubierta vegetal en el ámbito de las obras y que las emisiones

a la atmósfera pueden afectar a especies vegetales próximas ocasionando

una disminución de las tasas de transpiración y de la actividad

fotosintética.

En cuanto a la fauna terrestre el estudio dice que los movimientos

de tierra podrían afectar a la avifauna durante el período reproducción ;

también se verán afectadas el resto de especies presentes, si bien, como

ya se ha explicado, las considera de escaso valor ecológico.

Sobre las comunidades del medio marino, el estudio señala que las

comunidades intermareales serán las más afectadas. Por un lado las que

se verán sepultadas por el muelle de ribera, entre ellas se encuentran

las zonas de cantos rodados en las que el poblamiento es pobre, y las

zonas de charcas y rasas de mayor riqueza. Por otro, las afectadas de

forma indirecta por el arrastre de sedimentos debido a los vertidos

hidráulicos durante la ejecución de las obras. Entre estas últimas se señalan

las zonas arenosas, cuyo poblamiento es escaso y con afección igualmente

pequeña, y las zonas de cantiles, aunque esta comunidad será mucho más

abundante por la presencia de las escolleras proyectadas.

El impacto sobre las comunidades infralitorales será, según el estudio,

similar al descrito para las comunidades intermareales, aunque más

extenso por abarcar una superficie mayor. Se señala como zonas de mayor

interés entre las afectadas, los fondos rocosos someros que, aunque son

poco abundantes, quedarán sepultados por el muelle de ribera, siendo

el resto fondos arenosos con escasa fauna sésil. En fase de funcionamiento

se prevé una regeneración natural, ya que las escolleras de los diques

ofrecen un sustrato rico en cavidades que permitirá, como ya se ha dicho,

su colonización por distintas especies.

Con respecto a las comunidades pelágicas, el estudio indica que serán

las menos afectadas pues podrán desplazarse y alejarse de la zona de

obras.

El nuevo puerto, según el estudio, transformará completamente la

morfología del tramo de costa ocupado. El paisaje se verá afectado en la fase

de construcción debido a los desmontes, áreas de acopio, etc. En fase

de funcionamiento el propio puerto supondrá una alteración del medio ;

así mismo, éste se verá afectado por la presencia de contenedores, buques,

tráfico de vehículos, e instalaciones auxiliares.

En cuanto el medio socioeconómico el estudio manifiesta que:

La actividad pesquera se verá afectada por las repercusiones, ya

descritas, sobre las distintas comunidades piscícolas, por la imposibilidad

de su práctica en la nueva dársena, por el "efecto arrecife" que supondrá

la colonización de las nuevas escolleras y por los posibles vertidos de

los buques.

El uso industrial establecido en el polígono resultará, indudablemente,

favorecido por la construcción del puerto.

Se producirá un aumento de la población activa del municipio tanto

durante la fase de construcción como de funcionamiento, aunque se prevé

que las empresas constructoras primero, y las empresas que operen en

el puerto, recurran a empleados propios por lo que este efecto no se

concentrará en el municipio en su totalidad.

La incidencia sobre las áreas de cultivo, dada su lejanía a la zona

de obras, se considera despreciable.

La realización de la obra supondrá un incremento de la actividad

económica del sector secundario. Así mismo, la presencia de trabajadores

durante la obra creará una nueva demanda del sector servicios. Lo mismo

ocurrirá durante la fase de funcionamiento como consecuencia de las

necesidades derivadas de las nuevas instalaciones portuarias.

Consideraciones sobre el estudio de impacto ambiental

El estudio de impacto ambiental del proyecto "Nuevo puerto en el litoral

del polígono industrial de Granadilla" ha analizado tanto el medio físico

como el socioeconómico, contemplando todos los factores que

potencialmente pueden verse afectados por la ejecución del proyecto.

Cada uno de los apartados del inventario ambiental ha sido estudiado

con suficiente detalle, considerándose correctamente caracterizado el

medio, en sus diferentes aspectos, y enumerando los factores más

importantes a considerar a la hora de identificar y valorar posibles impactos

y diseñar medidas protectoras, correctoras o compensatorias que los

miti

guen. Así mismo, han sido estudiados todos los puntos que fueron señalados

en la fase de consultas (anejo I de la presente Resolución).

En general puede concluirse que los previsibles impactos ambientales

han sido convenientemente identificados, con medidas correctoras

concretas que los mitigan.

A través del condicionado de la presente declaración se establecen

las prescripciones oportunas para que el proyecto pueda considerarse

ambientalmente viable.

ANEXO IV

Resumen de la información pública

Informes recibidos:

Dirección General de Costas.

Viceconsejería de Medio Ambiente (Gobierno de Canarias).

Cabildo Insular de Tenerife.

Ayuntamiento de Granadilla de Abona.

Alegaciones presentadas:

Sociedad Española de Ornitología (SEO).

Greenpeace.

Los Verdes de Canarias.

El Parque Tecnológico de Tenerife.

Tagoror Ecologista Alternativo (TEA), Ben Magec-Ecologistas en Acción.

Asociación de Vecinos de El Médano.

A continuación se resumen los aspectos ambientales más significativos

contenidos en los informes y alegaciones señalados:

La Dirección General de Costas considera que el estudio de dinámica

litoral está correctamente enfocado y que los posibles impactos sobre el

transporte de sedimentos se han descrito adecuadamente, desde el punto

de vista cualitativo. Echa en falta una batimetría de detalle que permita

asegurar que las playas afectadas alcanzarán una nueva planta de equilibrio

una vez que se produzcan los basculamientos previstos. Señala también

los posibles efectos sobre los poblamientos bentónicos, así como el impacto

paisajístico y las repercusiones sobre el turismo.

La Viceconsejería de Medio Ambiente realizó un primer informe sobre

el estudio de impacto ambiental, tras el cual la Autoridad Portuaria de

Santa Cruz de Tenerife le remitió la siguiente documentación

complementaria: Estudio de mercado del nuevo puerto de Granadilla, la configuración

de un nuevo sistema de puertos en Tenerife: Integración funcional y

territorial, sumario del estudio de dinámica litoral del puerto de Granadilla,

análisis de capacidad del puerto de Santa Cruz de Tenerife, posible afección

sobre las comunidades de fanerógamas marinas del nuevo puerto de

Granadilla, estudio preliminar de coste de las obras de nueva dársena norte

en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, propuesta de plan de seguimiento

para la restauración de la línea de costa de las playas de La Jaquita y

El Médano después de la construcción del puerto de Granadilla, análisis

de sedimentos en las dársenas de Santa Cruz de Tenerife. Una vez analizada

esta documentación, la Viceconsejería elaboró un nuevo informe de cuyo

contenido cabe destacar los siguientes aspectos: Sobre los espacios

naturales señala que debería profundizarse en el establecimiento de medidas

correctoras para paliar la pérdida de calidad paisajística del fondo escénico

del Monumento Natural de la Montaña Pelada ; así mismo, afirma que la

prevista reorientación de la playa de El Médano puede tener influencia

en la playa de la Tejita y en los ecosistemas dunares asociados a la Reserva

Natural Especial "Montaña Roja". En cuanto a la dinámica litoral, considera

necesario ampliar el análisis de los previsibles impactos sobre todas las

playas situadas al sur del puerto, hasta la playa de la Tejita, definiendo

las oportunas medidas correctoras, en particular para la playa de la Pelada ;

señala la conveniencia de incorporar un análisis de la situación

preoperacional de las playas y las dunas, desarrollando el contenido del

documento Propuesta de plan de seguimiento para la restauración de la línea

de costa de las playas de La Jaquita y El Médano después de la construcción

del puerto de Granadilla, e incorporando estos aspectos al programa de

seguimiento y vigilancia ; indica que debe asegurarse la viabilidad ambiental

de la playa del Vidrio, una vez concluida la primera fase del puerto. Por

lo que se refiere al Lugar de Interés Comunitario "Sebadales del Sur de

Tenerife", indica que es preciso determinar los posibles efectos sobre dicho

LIC, no sólo en la zona ocupada por el proyecto, sino en toda su área

de influencia ; en este sentido, menciona los potenciales efectos que podrían

provocar los aportes de arena previstos para alimentar las playas de la

zona. Sugiere que el programa de vigilancia ambiental evalúe los riesgos

asociados a la implantación de un puerto comercial e industrial cercano

a áreas de interés turístico. Manifiesta la necesidad de determinar y

estudiar las posibles fuentes para obtener los materiales necesarios para la

ejecución del proyecto. Con relación a las implicaciones socioeconómicas,

señala que deben considerarse los potenciales efectos sobre la capacidad

de las infraestructuras actuales, especialmente las viarias.

El Cabildo Insular de Tenerife considera como territorialmente óptimo

el emplazamiento elegido para el puerto, y califica esta nueva instalación

como necesaria desde la óptica de la planificación integral de la isla. Echa

en falta un análisis detallado sobre la procedencia de los materiales

necesarios para los rellenos. En relación con la fauna y la flora, menciona

la presencia de algunas especies de interés. Sobre la dinámica litoral, señala

los efectos del proyecto en las playas de la Jaquita, El Médano y la Tejita,

como consecuencia de la interrupción del transporte sólido, así como

posibles repercusiones en las zonas costeras de la Montaña Pelada y de la

Reserva Natural Especial de Montaña Roja. Considera que el Lugar de

Interés Comunitario "Sebadales del Sur de Tenerife", pese a estar fuera

del ámbito de actuación del proyecto, podría verse afectado por éste.

El Ayuntamiento de Granadilla de Abona indica que deben

determinarse las posibles canteras de donde se obtengan los materiales de relleno,

y evaluarse los posibles efectos de la extracción. Señala que no se ha

previsto la disponibilidad, y posterior tratamiento, del agua necesaria para

el lavado de áridos. Afirma que los impactos previstos se verán

notablemente incrementados respecto a la valoración que figura en el estudio.

Considera que no se han valorado los efectos que producirán las

operaciones de dragado. Así mismo, dice que el proyecto repercutirá

negativamente sobre los invernaderos de la zona. Muestra su disconformidad

con el estudio de dinámica litoral ; a este respecto señala la conveniencia

de estudiar la procedencia de las arenas que se empleen para alimentar

las playas de El Médano y La Jaquita. Indica que no se han establecido

medidas correctoras para los efectos sobre el LIC "Sebadales del Sur de

Tenerife". Propone que se prevea la mejora de las infraestructuras de las

poblaciones colindantes con la zona del proyecto.

La Sociedad Española de Ornitología manifiesta que la zona prevista

para el proyecto y sus alrededores constituye un área de importancia

para determinadas especies de aves esteparias, especialmente la terrera

marismeña (Calandrella rufescens), por lo que pide que zonas catalogadas

como industriales sean reclasificadas, de modo que no se permita ningún

tipo de construcción, extracción de áridos, etc.

Greenpeace señala que durante la fase de construcción se producirán

impactos sobre el medio terrestre, debido a la extracción de materiales

y al machaqueo de los mismos, y sobre el medio marino, como consecuencia

de las operaciones de dragado y vertido que darán lugar a un considerable

aumento de turbidez con efectos adversos sobre las comunidades

bentónicas. Considera que la presencia del puerto afectará al paisaje de la

zona, en especial al Monumento Natural de la Montaña Pelada y a la Reserva

Natural Especial de Montaña Roja. Indica que la dinámica litoral se verá

afectada, produciéndose la desaparición de algunas playas y la

modificación de otras. Afirma que el proyecto tendrá repercusiones sobre los

sebadales de fanerógamas marinas y sobre algunos vertebrados de gran

interés, como cetáceos y tortugas. Así mismo, menciona el riesgo de vertidos

accidentales de crudo como consecuencia del aumento del tráfico de

graneles líquidos.

Los Verdes de Canarias consideran que el puerto de Granadilla

provocará un impacto paisajístico irreversible y graves cambios en la dinámica

litoral. El aumento de lubricantes en el agua marina afectará a la calidad

de las aguas en zonas turísticas. Se producirá la desaparición de especies

de flora y fauna marina en la zona de ubicación del puerto.

El Parque Tecnológico de Tenerife pide que se determine la procedencia

de los materiales de cantera, y que se realice la evaluación de estas

extracciones. Sobre la utilización de la EDAR por el puerto, señala que ésta

sólo admite aguas que cumplan la normativa municipal.

Tagoror Ecologista Alternativo (TEA), Ben Magec-Ecologistas en Acción

propone que se potencie el desarrollo del puerto de Santa Cruz de Tenerife

en lugar de abordar la construcción del de Granadilla. Señala que el

proyecto supondrá el deterioro de zonas protegidas como son la Reserva

Natural de Montaña Roja y el Espacio Natural Protegido de Montaña Pelada.

Afirma que el proyecto afectará a las comunidades de fauna bentónica

y a las praderas de fanerógamas marinas (sebadales), con las consiguientes

consecuencias negativas sobre especies de interés pesquero y marisquero.

Considera que las modificaciones en la dinámica litoral afectarán a las

playas de la zona, con graves repercusiones sobre el turismo. Dice que

el incremento del tráfico de petroleros implicará un aumento proporcional

del riesgo de accidentes.

La Asociación de Vecinos de El Médano afirma que el proyecto supone

una amenaza para la seguridad de las personas que practican deportes

náuticos. Señala que el proyecto ocasionará la desaparición de especies

marinas de gran importancia, existiendo riesgo de vertidos que pueden

afectar a la calidad de las aguas. Así mismo, indica que el nuevo puerto

afectará a varios espacios naturales, Lugares de Interés Comunitario, y

a restos arqueológicos. Manifiesta su preocupación por el impacto social

y demográfico, que se traducirá en una mayor inseguridad ciudadana y

peor calidad de vida.

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid