Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Ministerio de la Presidencia Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Está Vd. en

Documento BOE-A-2007-3379

Instruccin de 7 de febrero de 2007, de la Direccin General de los Registros y del Notariado, sobre requisitos registrales en la expedicin de la certificacin literal de nacimiento para la obtencin del Documento Nacional de Identidad.

TEXTO

La entrada en vigor del Real Decreto 1553/2005, de 23 de diciembre, por el que se regula la expedicin del Documento Nacional de Identidad y sus certificados de firma electrnica, ha generado diversas dudas en la prctica registral relacionadas con la expedicin de las certificaciones literales de nacimiento que se solicitan para la obtencin del Documento Nacional de Identidad, particularmente centradas en los siguientes extremos: 1. si en la certificacin literal de nacimiento que expida el Encargado del Registro Civil debe dejarse constancia de que su expedicin es a efectos de la obtencin del D.N.I.; y 2. si se debe seguir dejando constancia en la inscripcin de nacimiento del interesado, mediante nota marginal, de la expedicin de la certificacin a efectos de obtencin del D.N.I. El objeto de la presente Instruccin es despejar tales dudas, estableciendo los criterios y las directrices a que se habr de ajustar la prctica registral en la materia indicada, en beneficio de su conveniente uniformidad y de la deseable seguridad jurdica en una materia tan necesitada de ella como es la del derecho de la nacionalidad.

I. El Registro Civil constituye la prueba preferente de la nacionalidad espaola. Unas veces existe una inscripcin marginal en el asiento de nacimiento que acredita la recuperacin o la adquisicin sobrevenida de esta nacionalidad; otras veces la confrontacin de la inscripcin del nacimiento en Espaa de una persona con las inscripciones del nacimiento, tambin en Espaa, de sus progenitores hace entrar en juego la presuncin legal sobre la nacionalidad espaola de aqulla, conforme al artculo 68 de la Ley del Registro Civil.

Otras veces, finalmente, hay una anotacin al margen del asiento de nacimiento practicada como resultado del expediente para declarar la nacionalidad espaola con valor de presuncin (cfr. art. 96 n. 2 de la L.R.C.). En ocasiones la tramitacin de este expediente puede ser muy sencilla porque, si el Registro Civil no prueba lo contrario -a la vista de la oportuna certificacin literal de nacimiento del interesado- y si por las circunstancias del caso no hay elementos de sospecha de que aqul haya podido incurrir en causa legal de prdida de la nacionalidad espaola, la posesin de sta (cfr. artculo 338 RRC) unida a la manifestacin del interesado de conservar su nacionalidad espaola (arg. artculo 363, II, RRC), justificar la aprobacin del expediente. Recurdese que, en cuanto a la prueba de la posesin de estado de la nacionalidad espaola, sern elementos favorables tener documentacin espaola en vigor, haber otorgado como espaol algn documento pblico, haber comparecido con este carcter en el Consulado y otras conductas semejantes (cfr. Instruccin de 20 de marzo de 1991, apartado VI). En todo caso el expediente favorable da lugar a una anotacin obligatoria al margen del asiento de nacimiento correspondiente (cfr. artculo 340, II, RRC). Estas aclaraciones sobre la prueba de la nacionalidad ya se contenan en el epgrafe VII de la Circular de este Centro Directivo de 22 de mayo de 1975, y se reiteraron en la ms reciente Instruccin de 14 de abril de 1999, sobre certificado de nacionalidad espaola, que mantiene en este punto toda su vigencia. II. La conclusin del expediente puede dar lugar tambin a que el Encargado del Registro Civil del domicilio (cfr. artculo 335 RRC), sin necesidad de esperar a que se practique esa anotacin expida a favor del interesado un certificado ad hoc (cfr. art. 33 R.R.C.) que le proporcione la prueba de su nacionalidad espaola. Tales certificados, que hacen fe salvo prueba en contrario con valor de simple presuncin (cfr. art. 340-I R.R.C.), vienen a colmar un vaco que se hace sentir en ocasiones, ms an a la vista de las referencias a la prueba de la nacionalidad contenidas en Convenio del Consejo de Europa de 6 de noviembre de 1997 sobre nacionalidad y servirn para resolver cuestiones de prueba de la nacionalidad espaola que se plantean frecuentemente, sobre todo, a los espaoles en el extranjero, tema que igualmente ha preocupado a la Comisin Internacional del Estado Civil cuyo Convenio n. 28, adoptado en Lisboa el 14 de septiembre de 1999, tiene por objeto precisamente comprometer a todos los Estados contratantes a expedir un certificado de nacionalidad destinado a integrar la prueba de la nacionalidad de sus ciudadanos ante las autoridades de otros Estados contratantes (cfr. art. 2). III. Hechas las aclaraciones anteriores, conviene advertir inmediatamente que en materia de prueba de la nacionalidad la normativa anterior coexiste con las normas reglamentarias que regulan el valor del Documento Nacional de Identidad. En este tema hay que comenzar recordando que el D.N.I., antes de la reciente reforma que se indicar, estaba regulado por el Decreto 196/1976, de 6 de febrero, que le atribua el carcter de documento administrativo especfico para probar la identidad de los nacionales espaoles, regulacin que experiment una relevante modificacin en virtud del Real Decreto 1245/1985, de 17 de julio, en cuyas disposiciones adicionales 1., 2. y 3. se establece que salvo prueba en contrario, el D.N.I. acredita, adems de la identidad, la nacionalidad espaola del titular, su nombre y apellidos, nombre de los padres, sexo, fecha y lugar de nacimiento. La doctrina cientfica espaola haba cuestionado la validez de estas disposiciones reglamentarias sobre el valor probatorio del D.N.I. en relacin con la nacionalidad, considerando una parte importante de la misma que tales disposiciones eran nulas de pleno Derecho por infringir los principios de legalidad y jerarqua normativa consagrados en el artculo 9 n. 3 de la Constitucin y acogidos por el artculo 1 del Cdigo civil. En concreto se entenda que se vulneraba el principio de exclusividad probatoria que los artculos 2, 68 y 96 de la Ley del Registro Civil atribuyen al Registro Civil en las materias propias de su objeto, considerando que, en consecuencia, no deben ser aplicados por las autoridades judiciales (vid. art. 6 L.O.P.J.) ni por las dems autoridades y funcionarios. La doctrina oficial de este Centro Directivo, coincidiendo en lo esencial con la posicin antes apuntada, elabor una interpretacin ms matizada, particularmente desde la Resolucin de 18 de mayo de 1990, sosteniendo que la presuncin establecida por el Decreto de 1985 en cuanto al D.N.I. no es absoluta, al admitir prueba en contrario, pudiendo ser desvirtuada por otros documentos o datos que consten en el expediente y, adems, afirmando que su mbito material de aplicacin se circunscribe exclusivamente al propio de los expedientes administrativos, sin extenderse a los expedientes del Registro Civil que no tienen naturaleza administrativa, por ser su contenido y objeto materia de Derecho privado y en los que rigen supletoriamente las normas procesales relativas a los expedientes de jurisdiccin voluntaria, conforme al artculo 16 del Reglamento del Registro Civil. En concreto afirma la Resolucin de 9 de marzo de 2000 que Las circunstancias de que, sin ttulo inscrito, el interesado haya sido considerado espaol por la Administracin, haya cumplido el servicio militar obligatorio espaol y est en posesin del correspondiente D.N.I., son errores de la Administracin que podrn surtir otros efectos, como justificar que su residencia en Espaa es legal a los efectos de la adquisicin de la nacionalidad por residencia, pero no bastan para probar legalmente su actual nacionalidad espaola. En el mismo sentido la ms reciente Resolucin de 6 de noviembre de 2002 declara que ni el D.N.I., ni el pasaporte, ni el Registro de Matrcula ni el cumplimiento del servicio militar acreditan la nacionalidad espaola. IV. Esta interpretacin es ntegramente aplicable a la nueva regulacin que en materia de expedicin del D.N.I. y sus certificados de firma electrnica se contiene en el reciente Real Decreto 1553/2005, de 23 de diciembre, que sustituye a la normativa antes citada, y cuyo artculo 1 apartado 2. afirma en relacin con la naturaleza y efectos del D.N.I. que Dicho documento tiene suficiente valor, por s solo, para acreditar la identidad y los datos personales de su titular que en l se consignen, as como la nacionalidad espaola del mismo. Se trata, pues, de una norma que viene a reafirmar la ya sancionada por el Real Decreto de 17 de julio de 1985 y que, cabe entender, queda sometida en consecuencia a la misma crtica y a la misma necesidad de interpretacin restrictiva que antes vimos respecto de su precedente normativo en el sentido de que su mbito de aplicacin no se puede extender al que es propio de los expedientes del Registro Civil. V. Lo que s ha cambiado es la modalidad de certificacin registral necesaria para la obtencin del D.N.I. En efecto, hasta la reciente reforma de 2005, el artculo 14 del Decreto 196/1976, de 6 de febrero, dispona que Quienes soliciten el D.N.I. por primera vez estarn obligados a presentar extracto de certificado de acta de nacimiento del titular. Dicho certificado ha de ser expedido precisamente para obtener el documento nacional de identidad, de lo que quedar nota marginal en el Libro correspondiente del Registro, no pudindose extender otro para los mismos fines, salvo que se haga constar ostensiblemente la repeticin. Esta norma dio pie a que parte de nuestra doctrina cientfica interpretase que a travs de la misma se materializaba el principio de competencia prioritaria del Registro Civil en materia de prueba de la nacionalidad, atribuyendo a la institucin registral un control previo sobre la titularidad o no por parte del solicitante de la nacionalidad espaola, pudiendo en caso negativo denegar la expedicin de estas certificaciones especiales o ad hoc, con el consiguiente efecto de imposibilitar la posterior expedicin a su favor del Documento Nacional de Identidad. VI. Sin embargo, no fue sta la interpretacin que aval la Direccin General de los Registros y del Notariado que ya desde su Resolucin de 1 de julio de 1992 sent una doctrina contraria que ha llegado hasta nuestros das, reflejada recientemente en la Resolucin de 20-2. de enero de 2004 en la que se afirma lo siguiente:

II. A diferencia de lo que ocurre en los Registros Consulares y en el Central, en los que puede constar la advertencia de que la inscripcin de nacimiento no acredita la nacionalidad espaola del titular (cfr. art. 66 "fine" R.R.C.), en los Registros municipales situados en Espaa, donde deben ser inscritos todos los nacimientos en ella acaecidos (cfr. art. 15 L.R.C.), no es tarea fcil, sin una adecuada investigacin, saber con certeza si al nacido le corresponde o no la nacionalidad espaola de origen. Pinsese que, aparte de los casos en que haya sobrevenido prdida de la nacionalidad espaola y la misma haya sido inscrita, el Encargado no puede tener la seguridad, por el solo examen de la inscripcin de nacimiento, de que al nacido le haya correspondido "ex lege" la nacionalidad espaola, dados los mltiples factores que han de ser analizados ("iure sanguinis" la nacionalidad espaola del progenitor consta por simple declaracin no contrastada; "iure soli" habra que probar que uno de los progenitores ha nacido en Espaa, que la legislacin de los progenitores extranjeros no atribuye al hijo su nacionalidad o que, respecto del inscrito sin filiacin, no est determinada y atribuida la nacionalidad de los progenitores, etc.), aparte de que en ocasiones habr que tener en cuenta las normas sobre nacionalidad espaola anteriores a las hoy vigentes.

III. Todo esto justifica que, si bien el Documento Nacional de Identidad debe expedirse slo a los espaoles y que para su primera expedicin sea necesaria la presentacin de una certificacin de nacimiento librada con esta exclusiva finalidad (cfr. art. 14 del Decreto de 6 de febrero de 1976), ninguna norma registral ni administrativa imponga al Encargado del Registro Civil el deber de cerciorarse, antes de expedir ese certificado de nacimiento "ad hoc", de que el nacido es espaol. Deber pues, denegar la expedicin de esta certificacin si del texto del asiento se deduce, sin lugar a dudas, que al interesado no le corresponde la nacionalidad espaola, pero en los dems casos el Encargado podr librar la certificacin y ser despus a los rganos competentes a quienes corresponder decidir si efectivamente el titular es espaol y tiene derecho por ello a obtener el Documento Nacional de Identidad.

Los rganos competentes a que se refiere esta Resolucin son las autoridades del Ministerio del Interior que tienen atribuidas estas funciones, a travs de la Direccin General de la Polica. Esta interpretacin es congruente con la propia doctrina de la Direccin General de los Registros y del Notariado antes reseada relativa al valor probatorio de la nacionalidad del D.N.I., esto es, el hecho de que este documento carezca de la condicin de elemento de prueba del estado civil de espaol ante el Registro Civil justifica que no sea precisa una calificacin sustantiva en profundidad por parte del Encargado del Registro en el momento de expedir la certificacin exigida por el Decreto de 6 de febrero de 1976. Slo entendiendo que el D.N.I. tiene valor probatorio pleno de la nacionalidad, y no slo en el mbito limitado de los expedientes administrativos, cabra advertir si no una contradiccin entre las dos lneas doctrinales resultantes de la jurisprudencia registral, s una incongruencia entre las mismas. No hay tal incongruencia precisamente porque no hay tal valor probatorio pleno.

VII. Como hemos visto, la nueva regulacin contenida en el reciente Real Decreto 1553/2005, de 23 de diciembre, ha modificado el anterior marco normativo y, en concreto, respecto del singular aspecto ahora examinado prescinde del certificado en extracto ad hoc y lo sustituye por una certificacin literal de nacimiento, expedida con una antelacin mxima de tres meses, como documento necesario para formalizar la solicitud de expedicin de D.N.I. (cfr. art. 5 n. 1-a R.D. 1553/2005). Esta modificacin resulta de nuevo congruente con la jurisprudencia registral ltimamente enunciada, ya que si no es el rgano registral que expide la certificacin el que ha de realizar el control de espaolidad del solicitante, resulta lgico que se aporten a quienes han de realizar dicho control, esto es a las autoridades competentes de la Direccin General de la Polica, y con los efectos administrativos limitados que cabe atribuirle a dicho control, todos los datos con que cuenta el propio Registro relativos a la persona del interesado, incluyendo los relativos a la filiacin, que slo puede probarla una certificacin literal y no una en extracto (cfr. art. 30 R.R.C.) dada la gran virtualidad que en nuestro sistema legal de la nacionalidad tiene el ius sanguinis. VIII. Paralelamente, la Disposicin derogatoria nica del Real Decreto 1553/2005 declara derogados, entre otras disposiciones, el Decreto 196/1976, de 6 de febrero, lo que incluye su artculo 14 en el que se dispona que de la expedicin del certificado ad hoc quedara constancia en los libros registrales a travs de nota marginal, mecanismo que facilitaba el control posterior de los requisitos a que se subordinaba la renovacin del D.N.I. o la obtencin de duplicados en caso de prdida o sustraccin, evitndose as que una misma persona pueda llegar a estar en posesin de dos o ms D.N.I. (vid. arts. 7 y 8 R.D. 1553/2005). A pesar de que la derogacin indicada hace decaer estos efectos preventivos de las situaciones de duplicacin de D.N.I. descritas, y sin perjuicio de las consideraciones que esta materia deba merecer de lege ferenda, no cabe suplir por meras prcticas registrales -en este caso por medio de la extensin de oficio de notas marginales de expedicin de certificaciones- desprovistas de la correspondiente norma legal o reglamentaria de cobertura lo que es fruto de una modificacin normativa clara, prctica registral que, adems, inevitablemente carecera de la necesaria uniformidad, lo que generara a su vez confusin e inseguridad jurdica. IX. Ahora bien, con independencia de que el nmero 2 de la Disposicin final segunda del Real Decreto 1553/2005 habilita a los Ministros del Interior, de Justicia, de Economa y Hacienda, de Industria, Turismo y Comercio y de Administraciones Pblicas para que dicten, en el mbito de sus respectivas competencias, cuantas disposiciones sean necesarias para el desarrollo y aplicacin de este Real Decreto, no puede dejar de sealarse que en materia de notas marginales en los Registros civiles, a diferencia de lo que sucede respecto de las dems modalidades de asientos, no rige el criterio del numerus clausus, pudiendo ordenarlas este Centro Directivo al amparo de la previsin expresa contenida en tal sentido en el artculo 158 del Reglamento del Registro Civil, conforme al cual La Direccin General podr ordenar notas de referencia a asientos de expedicin de determinadas certificaciones y de cumplimiento o advertencia de obligaciones impuestas a los Encargados. Es por ello que la consulta planteada da ocasin para analizar la conveniencia de que por parte de este Centro Directivo se haya uso de la facultad atribuida en el trascrito precepto con objeto de suplir la derogacin de la previsin que se contena en el artculo 14 del Decreto 196/1976, de 6 de febrero. Y a tenor de lo hasta ahora razonado no puede dudarse de la utilidad prctica de las citadas notas marginales y de la indicacin de su extensin en la propia certificacin librada toda vez que con ello se facilita el control de las normas que rigen la renovacin y emisin de duplicados del D.N.I., as como el control preventivo o cautelar, a travs de la calificacin registral previa a la expedicin de la certificacin, de los casos en que manifiestamente el solicitante, a la vista del contenido del Registro, no ostente la nacionalidad espaola (cfr. Resolucin de 20-2. de enero de 2004). Finalmente, dado que en los Registros civiles informatizados mediante el aplicativo Inforeg las certificaciones, tanto literales como en extracto, se expiden directamente a partir de los datos almacenados en las bases informatizadas, sin que, como regla general, sea preciso el cotejo de los mismos con los que figuran en los libros de inscripciones (vid. art. 6 n. 1 de la Orden de 19 de julio de 1999 sobre informatizacin de los Registros Civiles), y con objeto de beneficiar la agilidad en el trmite de la expedicin de las certificaciones exclusivas para la obtencin del D.N.I., eludiendo la necesidad de la manipulacin fsica de los libros registrales, se prev que la nota marginal de referencia al acto de la expedicin quedar suplida por su constancia o huella meramente informtica, lo cual se ve facilitado por la circunstancia de que las notas marginales llamadas de referencia, como es la ahora contemplada, tienen un valor informativo meramente interno de oficina a fin de facilitar el funcionamiento ordinario del Registro, sin alcance jurdico sustantivo alguno. En su virtud, esta Direccin General, en ejercicio de las competencias que le vienen atribuidas por el artculo 9 de la Ley del Registro Civil, 41 y 158 de su Reglamento y 4 del Real Decreto 1475/2004, de 18 de junio, ha acordado ordenar:

1. Que en las certificaciones literales de nacimiento que expidan los Sres. Jueces y Cnsules Encargados de los Registros Civiles espaoles quede reflejada la constancia de que su expedicin tiene lugar al slo efecto de la obtencin del Documento Nacional de Identidad.

2. Que se deje constancia en la inscripcin de nacimiento del interesado, mediante nota marginal, de la expedicin de la certificacin a efectos de obtencin del Documento Nacional de Identidad.

3. En los Registros Civiles informatizados mediante el aplicativo Inforeg la nota marginal a que se refiere el punto anterior quedar suplida por la correspondiente constancia informtica en el aplicativo de la expedicin de la certificacin, sin necesidad de su impresin fsica en la hoja registral en que conste la inscripcin de nacimiento del interesado.

Madrid, 7 de febrero de 2007.-La Directora General de los Registros y del Notariado, Pilar Blanco-Morales Limones.

Análisis

  • Rango: Instruccin
  • Fecha de disposición: 07/02/2007
  • Fecha de publicación: 17/02/2007
Referencias anteriores
  • INTERPRETA aspectos del Real Decreto 1553/2005, de 23 de diciembre (Ref. BOE-A-2005-21163).
  • DE CONFORMIDAD con los arts. 41 y 158 del Reglamento del Registro Civil, aprobado por Decreto de 14 de noviembre de 1958 (GAZETA) (Ref. BOE-A-1958-18486).
Materias
  • Certificaciones
  • Direccin General de los Registros y del Notariado
  • Documento Nacional de Identidad
  • Nacimientos
  • Nacionalidad
  • Registro Civil

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid