Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Ministerio de la Presidencia Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Está Vd. en

Documento BOE-A-2002-15891

Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre medidas de ordenacin territorial de la actividad turstica en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma.

TEXTO

Sea notorio a todos los ciudadanos que el Parlamento de Canarias ha aprobado y yo, en nombre del Rey y de acuerdo con lo que establece el artculo 12.8 del Estatuto de Autonoma, promulgo y ordeno la publicacin de la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre medidas de ordenacin territorial de la actividad turstica en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma.

EXPOSICIN DE MOTIVOS

La Ley de Ordenacin del Territorio de Canarias culmin un perodo legislativo, que se haba iniciado poco despus de la asuncin por esta Comunidad Autnoma de sus competencias en materia de ordenacin territorial y urbanstica, en el que tuvieron especial relevancia las disposiciones que tenan por objeto el reconocimiento de las caractersticas peculiares del territorio canario. La misma Ley sealaba explcitamente como el territorio, entendido como recurso natural, definido por sus caractersticas de escasez, singularidad, no renovabilidad e insularidad, constituye la base del desarrollo econmico y social del archipilago.

Este desarrollo, que en los ltimos cuarenta aos ha trasformado profundamente la sociedad canaria y ha permitido alcanzar niveles de bienestar social y econmico no igualados en pocas anteriores, ha sido debido a la gran expansin de la actividad turstica que se ha erigido en motor casi exclusivo de la nueva situacin. El reconocimiento de este hecho y de las relaciones de dependencia de la actividad turstica con el territorio, en las que ste no es slo el soporte fsico en el que aqulla se produce sino que es tambin y fundamentalmente su marco referencial, el valor bsico que la justifica y que le dio origen, motiv que la actividad turstica se conceptuara como una funcin bsica, con carcter estructurante del territorio y su ordenacin se llevara al nivel de decisiones de la ordenacin territorial de carcter insular, estableciendo unos mecanismos de control a partir de un modelo urbanstico ya conocido, cual es el de la urbanizacin turstica, modelo que ha venido siendo habitual en el litoral de las islas y que permite, mediante la previsin y limitacin de sus mbitos de localizacin, la regulacin de su expansin sobre el territorio conforme a los condicionantes medioambientales y, en funcin de ellos, de las capacidades del mismo territorio.

Asimismo, las condiciones geogrficas de las islas, e incluso en ellas de las distintas comarcas, han determinado unos distintos estados de implantacin de la actividad turstica, lo que ha motivado un desarrollo econmico diferenciado en su distribucin territorial, aprecindose significativas diferencias, algunas de las cuales son generadoras de importantes desequilibrios. Conseguir un desarrollo sostenible en los trminos ya culturalmente asumidos, un desarrollo econmico y social duradero, compatible con la conservacin de los recursos naturales y el incremento de la calidad de vida, requiere disponer racionalmente de todas las potencialidades y propiciar una situacin socioeconmica territorialmente equilibrada. En este orden, y a partir del criterio general de que las actividades tursticas constituyen, a corto y medio plazo, el instrumento con mayor capacidad de induccin del crecimiento econmico y demogrfico, se plantea la necesidad de buscar otros modelos tursticos alternativos que permitan el aprovechamiento de estas potencialidades y, entre ellas, el paisaje y el medio rural propio de estas islas o comarcas, incidiendo en el mercado turstico con otros productos, distintos a los ya tradicionales.

Esta propuesta va dirigida a que el suelo rstico adquiera un papel dinmico en las nuevas polticas territoriales, urbansticas, medioambientales, socioeconmicas y culturales. En esta lnea, se inserta la propuesta de la Ley 6/2001, de 23 de julio, de medidas urgentes en materia de ordenacin del territorio y del turismo de Canarias, relativa a previsiones para La Palma, La Gomera y El Hierro que permitan instaurar un modelo de desarrollo sostenible propio y un desarrollo turstico especfico en estas islas, mediante la realizacin en suelo rstico de unidades aisladas de explotacin turstica integradas en el medio y respetando el paisaje agrario.

No obstante, esta nueva concepcin no supone construir un ordenamiento ajeno respecto del comn o general en la materia, de tal modo que sus especialidades deben insertarse en los criterios bsicos de la legislacin del territorio recogidos en el texto refundido de las Leyes de Ordenacin del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias, aprobado por Decreto Legislativo 1/2000, de 8 de mayo, y ello tiene como consecuencia la conservacin de sus principios esenciales y entre ellos:

El sometimiento a un nico cuerpo normativo de la regulacin de todas las actuaciones con relevancia territorial, en el entendimiento de que el territorio y, en especial, su elemento bsico que es el suelo, es una unidad sensible y frgil.

La aplicacin de criterios de crecimiento compacto en los asentamientos poblacionales, como respuesta a las limitaciones cuantitativas del suelo como recurso y recuperacin de unos modelos de tramas urbanas ms acordes con los principios del desarrollo urbano sostenible.

La conservacin del suelo rstico no slo por sus valores especficos, sino por la necesidad de mantener un espacio vaco, un espacio no ocupado como elemento bsico y necesario para garantizar lo que entendemos como calidad de vida.

Las especialidades que la Ley establece se dirigen pues, a posibilitar la utilizacin del suelo rstico con fines tursticos como elemento dinamizador econmico y social. Para ello, la Ley slo excepta algunas reglas de la legislacin general y especifica otras varias con el fin de dar coherencia plena a esa finalidad, de tal modo que en atencin a ello es la propia Ley la que, adems de exceptuar el cumplimiento de determinados trmites, da cobertura expresa a la exigencia de situarse el proyecto alojativo necesariamente en suelo rstico. Por los mismos motivos, los requisitos que se imponen en los diferentes tipos de proyectos alojativos, encaminados siempre a aquella finalidad dinamizadora procuran, en todo caso, la conservacin del medio ambiente tal como est establecido en el ordenamiento general y buscan, en todo momento, la calidad en las actuaciones, imponiendo unas caractersticas mnimas tanto en las dimensiones espaciales como en la categora de los alojamientos proyectados.

Estos modelos debern establecer unos ritmos de crecimiento que permitan una adecuacin pacfica de las estructuras econmicas y productivas locales, capaz de hacerlas partcipes y protagonistas del proceso que se genere y muy especialmente de la adecuacin profesional de la poblacin a las nuevas necesidades. Con todo ello, los objetivos bsicos que se proponen son:

Permitir un modelo turstico alternativo al de la urbanizacin turstica de litoral, que se sustente en la puesta en valor del paisaje como recurso, y d respuesta a las demandas que con relacin a estos modelos plantea el mercado.

Establecer los mecanismos suficientes para el traslado al mundo rural de parte de las economas que se generan por la actividad turstica, en la cuanta necesaria para el mantenimiento, conservacin y mejora del paisaje. Su localizacin en reas con economas deprimidas tendr por objeto su revitalizacin mediante la mejora de los recursos naturales, de las explotaciones agrcolas como generadoras de ese paisaje, de los elementos patrimoniales existentes y de la cultura local.

Posibilitar unas actuaciones de dimensiones adecuadas a la capacidad de promocin local, con unos ritmos conformes a las caractersticas y capacidades de adecuacin socioeconmica de esta poblacin.

En aplicacin de lo expuesto, las instalaciones tursticas alojativas posibles en suelo rstico se clasifican en funcin de la categorizacin de los suelos rsticos que las soportan, a los que se debern adecuar en sus caractersticas. As, los suelos categorizados como asentamientos rurales y agrcolas son los que presentan una mayor predisposicin a la localizacin de la edificacin turstica, dado que estas categoras de suelo rstico son las que reconocen una previa situacin edificatoria. A partir de esta concepcin, la compatibilidad de la edificacin turstica deber mantener unas relaciones suficientes de escala respecto a las caractersticas dimensionales del asentamiento, sean stas demogrficas o tipolgicas, a fin de garantizar su insercin paisajstica y la conservacin ambiental del asentamiento.

Su localizacin en otras categoras de suelo rstico, incluye especialmente las de proteccin agraria con el objetivo de complementar las rentas de este sector y favorecer el mantenimiento de un paisaje caracterstico, pero tambin se contempla esta posibilidad en otras categoras, incluso, excepcionalmente, en las de proteccin paisajstica por la doble razn de la utilizacin y aprovechamiento de un recurso existente y como fuente de financiacin para la recuperacin o mejora de ese paisaje.

Las limitaciones a las capacidades de las instalaciones posibles establecidas por la Ley, tienen por objeto limitar el impacto territorial de estas actividades en el medio rural y posibilitar una escala cuantitativamente adecuada de las inversiones precisas respecto a la capacidad financiera de las economas locales.

La diversificacin econmica a travs del incremento de valor aadido de las actividades agropecuarias y de las actividades de transformacin y del desarrollo turstico debe pretender compensar la menor renta de estas islas y la posible prdida de la correspondiente al sector agrario. A estos efectos la Ley propone una distribucin de las rentas de la actividad turstica sobre un amplio entorno de suelo que queda adscrito a la actividad, mediante la aplicacin de sistemas de ejecucin de naturaleza urbanstica asumidos voluntariamente por los interesados, en los que el deber de conservacin de una determinada actividad agrcola o un paisaje adquiere la naturaleza de carga urbanstica y como tal vendr compensada por una participacin en un beneficio tambin urbanstico.

Las modalidades de desarrollo turstico dependen de las caractersticas de cada isla, que debe tener la posibilidad de adecuarlas a sus propias condiciones, y a la capacidad de sus equipamientos, servicios e infraestructuras. Por estos motivos, la Ley establece como producto turstico preferente el de pequea dimensin, localizado en asentamientos y orientado a la recuperacin del patrimonio arquitectnico y etnogrfico rurales, a travs de la modalidad de turismo rural ya regulado en la Comunidad Autnoma, o vinculado a las actividades agrarias o artesanales propias del medio rural, mediante una modalidad similar, sin limitacin de antigedad ni de superficie de obra nueva. Se posibilitan tambin actuaciones de dimensin media en otras categoras de suelo rstico, siempre que el planeamiento insular delimite las zonas de implantacin y regule detalladamente sus condiciones generales.

A las actuaciones de mayor dimensin se les aplicar el rgimen general establecido por la legislacin de ordenacin del territorio, manteniendo su carcter excepcional, su localizacin limitada al suelo rstico de proteccin territorial y su legitimacin mediante proyectos de actuacin territorial.

Todas las actuaciones de pequea dimensin, excepto las ubicadas en asentamientos que cuenten con ordenacin pormenorizada, debern legitimarse mediante calificacin territorial cualificada con el trmite de informacin pblica.

La aprobacin definitiva del planeamiento territorial otorgar a las actuaciones tursticas de dimensin media localizadas fuera de asentamientos, el inters general demandado para las mismas por la legislacin urbanstica vigente. Por otra parte, el establecimiento de un sistema de control parlamentario hace innecesaria, para estas actuaciones, la remisin al Parlamento establecida con carcter general por la misma legislacin para los instrumentos de planeamiento territorial que las legitiman, y la simplificacin administrativa amerita su resolucin por el Cabildo Insular.

El carcter ms sostenible que tiene que caracterizar este desarrollo, y el esfuerzo que para el conjunto del archipilago significar establecer un rgimen especfico de discriminacin positiva a favor de las islas menos desarrolladas, exige de stas, a travs de sus instituciones insulares y municipales, la asuncin de un especial compromiso del carcter sostenible de las actuaciones que se desarrollen, especialmente en cuanto afecten al medio ambiente, los recursos naturales y el territorio, colocando la consideracin ambiental en el centro del proceso de la toma de decisiones y realizando una cuidadosa gestin del medio natural y del territorio. En este sentido, el posible desarrollo de un turismo ms vinculado al medio natural o a las actividades agropecuarias que a la oferta litoral convencional, precisa acreditar sus efectos sobre el medio rural, el paisaje y la capacidad productiva agraria, y exige que cualquier experiencia en esa direccin sea objeto de un seguimiento y evaluacin rigurosos, y adquiera carta de permanencia una vez confirmados los beneficios econmicos y sociales obtenidos y los efectos territoriales y ambientales producidos, a travs de un especfico control parlamentario de su aplicacin y puesta en prctica, y la posibilidad de suspensin total o parcial de las determinaciones establecidas.

Las determinaciones contenidas en la Ley, referidas a la ordenacin territorial de las actividades tursticas en el suelo rstico, pretenden constituir uno de los instrumentos para atender a las especiales circunstancias econmicas y sociales de dichas islas, compensar sus desventajas y mejorar el sistema econmico insular. Su eficacia no slo requerir del concurso de otras acciones, sino de medidas especficas de fomento que contribuyan a impulsar las actividades contempladas en la presente Ley y a lograr que beneficien preferente y directamente a la poblacin rural, tales como los programas especficos para la formacin de los residentes en el adecuado desempeo de dichas actividades y el establecimiento de subvenciones y exenciones para las mismas al objeto de vertebrar el futuro desarrollo en un contexto de una economa con un carcter de diversificacin, garantizando la perdurabilidad de un sistema mixto como soporte de la estrategia de un desarrollo propio de cada una de las islas.

La Ley se estructura en tres captulos, dos disposiciones adicionales, una transitoria y dos finales. El captulo I establece los principios generales de la Ley; el II contempla la ordenacin y autorizaciones, y el III regula el rgimen del suelo. Las disposiciones adicionales se refieren a los Planes Territoriales Especiales y al seguimiento y evaluacin de las medidas desarrolladas; la disposicin transitoria, a la ordenacin urbanstica, y las dos disposiciones finales, al desarrollo reglamentario y a la inmediata entrada en vigor, con el fin de que los efectos beneficiosos de la Ley puedan materializarse lo antes posible.

CAPTULO I
Disposiciones generales
Artculo 1. Objeto, mbito y rgimen jurdico.

1. La presente Ley tiene por objeto regular un modelo territorial de desarrollo turstico especfico para las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma, con el paisaje como elemento identificador de la oferta turstica.

2. A tal efecto, la ordenacin territorial y turstica de estas islas se regir por la Ley de Ordenacin del Turismo y el texto refundido de las Leyes de Ordenacin del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias, con las especificaciones y excepciones que se establecen en la presente Ley.

Artculo 2. Criterios bsicos de ordenacin territorial.

Sern criterios bsicos de la ordenacin territorial dirigida a los fines de esta Ley:

a) La consecucin de un modelo territorial basado en el uso racional y duradero de los recursos naturales.

b) La incorporacin del suelo rstico al desarrollo econmico y social, mediante su utilizacin como soporte de la actividad turstica.

c) El respeto y mantenimiento de las seas de identidad que caracterizan a las distintas reas geogrficas y a los municipios respectivos.

d) La consolidacin de un sistema econmico con capacidad de desarrollo endgeno que permita una distribucin ms equilibrada de la riqueza y la preservacin de las caractersticas sociales y econmicas insulares.

e) La adecuada estructuracin y vertebracin de la diversidad territorial insular, evitando el dominio del territorio por las infraestructuras.

f) La integracin de las actuaciones edificatorias en el paisaje, mediante la adopcin de las tipologas ms adecuadas al entorno.

CAPTULO II
Instrumentos de ordenacin y autorizaciones
Artculo 3. Ordenacin general.

1. Para el desarrollo de las determinaciones especficas establecidas en la presente Ley, y sin perjuicio de las otras determinaciones establecidas con carcter general, los Planes Insulares de Ordenacin, como marco de los instrumentos de ordenacin territorial y urbanstica, debern estructurar su diagnstico, objetivos y propuestas con referencia a las reas previamente identificadas como homogneas por sus caractersticas territoriales, sociales y econmicas.

2. Para encauzar e impulsar un desarrollo econmico de la isla que sea socialmente equilibrado y ambientalmente respetuoso, los Planes Insulares de Ordenacin debern:

a) Sealar las medidas y actuaciones con afeccin territorial que se consideren bsicas para alcanzar dicho objetivo y viables en relacin con las caractersticas sociales y econmicas y la capacidad de los equipamientos, infraestructuras y servicios y que resulten compatibles con el modelo de ordenacin territorial que se propugne para cada isla.

b) Delimitar las reas aptas para la implantacin de las actividades propuestas.

c) Definir las condiciones de implantacin de las mismas en el territorio, partiendo de las caractersticas de cada zona o comarca de la isla y el diferente impacto previsible de las actividades y actuaciones en cada una de ellas.

Artculo 4. Ordenacin turstica.

Sin perjuicio de las previsiones legales generales, el Plan Insular de Ordenacin deber contener las siguientes normas de aplicacin directa en materia de ordenacin territorial de la actividad turstica:

a) Previsiones especficas de desarrollo turstico, incluyendo los criterios de localizacin y modalidades de la oferta alojativa, debidamente justificados en relacin con las caractersticas econmicas, sociales y territoriales de la isla.

b) Identificacin y delimitacin de las zonas aptas para el uso turstico, justificadas en relacin con el modelo territorial y de desarrollo econmico propugnado, y en funcin del mantenimiento o recuperacin de una precisa actividad agrcola, la mejora de un entorno o la recuperacin de un bien con valor cultural, diferenciando:

1) Zonas aptas para el desarrollo turstico convencional en ncleos, en las que el planeamiento general delimite los permetros del suelo clasificado como urbano o urbanizable no sectorizado.

2) Zonas aptas para el desarrollo de un modelo especfico de unidades aisladas de explotacin turstica en suelo rstico.

c) Lmite global mximo, por modalidades y categoras mnimas, de la oferta alojativa turstica de cada una de las zonas delimitadas como aptas, sealando las respectivas condiciones de su implantacin en el territorio.

d) Ritmo de crecimiento anual de la planta alojativa turstica de la isla, para la totalidad de las modalidades tursticas susceptibles de implantacin, justificndolo en funcin de las caractersticas y previsiones demogrficas, sociales y econmicas insulares.

Artculo 5. Ordenacin turstica en suelo rstico.

1. Cuando fuera preciso para desarrollar la ordenacin de la actividad turstica en el suelo rstico, los Planes Insulares de Ordenacin debern tener el siguiente contenido:

a) Definicin de las caractersticas bsicas del paisaje rural insular, estableciendo los criterios para la delimitacin en el planeamiento municipal de las unidades ambientales homogneas y, en su caso, las medidas procedentes para su proteccin o mejora.

b) Identificacin y delimitacin de los mbitos territoriales que deban destinarse a usos del sector primario, en especial los agrcolas y forestales, estableciendo condiciones y criterios para su conservacin, mejora o recuperacin.

c) Condiciones para la delimitacin, por los planes generales de ordenacin, de los asentamientos rurales y agrcolas en las diferentes reas.

d) Condiciones mnimas de parcela a efectos de edificacin turstica para las distintas categoras de suelo rstico. En el suelo rstico de proteccin agraria y los asentamientos agrcolas, se establecern por reas geogrficas homogneas y en funcin de las caractersticas de los cultivos y explotaciones.

e) Condiciones de la edificacin turstica en las distintas categoras de suelo rstico en las que sta se permita, con relacin a sus caractersticas ambientales y, en particular, el paisaje. Especficamente debern sealar:

1) Caractersticas volumtricas de edificabilidad, altura, ocupacin, disposicin y agrupacin de volmenes e implantacin topogrfica, con expresa referencia a los accesos y el entorno.

2) Condiciones morfolgicas de la edificacin, de acuerdo con las caractersticas de la edificacin tradicional rural de la zona.

3) Estndares de equipamiento complementario, infraestructuras y servicios que hayan de cumplir los establecimientos tursticos alojativos de nueva construccin recogidos en la presente Ley, en sustitucin de los previstos en la regulacin sectorial, en tanto no sean determinados por el Gobierno de Canarias.

f) Condiciones para garantizar el carcter aislado de los establecimientos alojativos tursticos, mediante la fijacin de distancias mnimas, densidades mximas y otros parmetros similares idneos para este fin.

2. Los instrumentos de ordenacin urbanstica establecern las condiciones de localizacin de los establecimientos tursticos en relacin con las estructuras rurales, las infraestructuras y las caractersticas fsicas del territorio; las tipologas de edificacin y el tratamiento de sus espacios circundantes.

3. No se consideran aptos para el uso turstico los elementos relevantes del paisaje, cimas, vrtices, cornisas, los terrenos colindantes con los cauces pblicos, infraestructuras y litoral, ni los terrenos cuya pendiente sea superior al 50 por 100.

Artculo 6. Licencias urbansticas y autorizaciones previas en suelo rstico.

1. La autorizacin previa establecida en el artculo 24 de la Ley 7/1995, de 6 de abril, de Ordenacin del Turismo de Canarias, fijar la fecha de iniciacin de su eficacia, la cual condicionar a la licencia urbanstica en la fijacin del plazo de inicio de la edificacin.

2. Para la determinacin de dicha fecha se tendr en cuenta el orden estricto de presentacin de la documentacin completa para la obtencin de la autorizacin previa de aquellos proyectos que cumplan la totalidad de los requisitos establecidos por el planeamiento y la legislacin aplicable, de forma que no se superen los lmites anuales que se encuentren establecidos, respecto del nmero mximo de plazas alojativas permitidas y, en su caso, en la modalidad y categora correspondientes.

3. Los plazos de caducidad de las licencias a que se refiere el artculo 169 del texto refundido de las Leyes de Ordenacin del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias, comenzarn a contar desde la fecha a partir de la cual pueda iniciarse la edificacin.

4. En el caso de que la autorizacin previa se obtenga por silencio administrativo, con carcter previo a la concesin de la licencia urbanstica correspondiente deber emitirse informe vinculante del Cabildo Insular, que deber especificar el plazo a partir del cual comenzar a surtir efecto dicha licencia, quedando incorporado dicho plazo al condicionado de la licencia.

CAPTULO III
Rgimen del suelo rstico
Artculo 7. Actividades tursticas alojativas en suelo rstico.

1. De conformidad con las delimitaciones y condiciones que establezcan los Planes Insulares de Ordenacin, y en concordancia con ellos el planeamiento urbanstico municipal, podrn desarrollarse en el suelo rstico actividades tursticas alojativas en las modalidades establecidas en este artculo, con las dimensiones y en las categoras que expresamente establezca el instrumento de planeamiento correspondiente.

2. Sin perjuicio de las actuaciones excepcionales reguladas por la legislacin general sobre ordenacin del territorio, las actividades tursticas alojativas autorizables en suelo rstico en todo el mbito de aplicacin de la presente Ley, debern adecuarse a una de las tipologas siguientes:

a) Establecimientos tursticos alojativos de pequea dimensin, con capacidad alojativa mxima de 40 plazas, diferenciando entre:

1) Establecimientos de turismo rural que quedan plenamente sometidos a las exigencias de su normativa sectorial especfica.

2) Establecimientos tursticos alojativos en el medio rural que se sometern a la normativa propia de los establecimientos de turismo rural, pero a los que se dispensa de los requisitos de antigedad de la edificacin y limitacin de la superficie construida de obra nueva, posibilitando su instalacin incluso en edificios de nueva construccin.

3) Establecimientos tursticos alojativos comprendidos en las restantes modalidades establecidas en el artculo 32 de la Ley 7/1995, con categora mnima de tres estrellas o tres llaves.

b) Establecimientos tursticos alojativos de dimensin media, con capacidad alojativa entre 41 y 200 plazas, en modalidad hotelera con categora mnima de cuatro estrellas, o de acuerdo con la normativa especfica que se establezca reglamentariamente.

3. Con carcter general, todos los establecimientos tursticos podrn implantarse en los asentamientos rurales y agrcolas que expresamente establezca el planeamiento. Tambin podrn desarrollarse en suelo rstico de proteccin agraria y forestal, y de proteccin territorial, en compatibilidad con los valores en presencia. En las mismas condiciones, y con carcter excepcional, se podrn localizar en suelos de proteccin paisajstica y proteccin cultural, cuando tengan por objeto el reconocimiento de estos valores y se establezcan las condiciones suficientes de compatibilidad.

Ser requisito para este desarrollo que el planeamiento insular establezca las condiciones generales de implantacin, teniendo a sus efectos los espacios agrarios, naturales o paisajsticos la consideracin de equipamiento complementario identificativo de la oferta turstica.

4. Las tipologas de pequea dimensin, excepto las ubicadas en asentamientos con ordenacin pormenorizada, debern legitimarse mediante calificacin territorial que requerir siempre de informacin pblica.

Las tipologas de media dimensin, excepto las ubicadas en asentamientos con ordenacin pormenorizada, precisarn para su legitimacin de proyecto de actuacin territorial. Su tramitacin no precisar de declaracin de inters general ni comunicacin al Parlamento, y su resolucin definitiva corresponder al Cabildo Insular, previo informe favorable de la Comisin de Ordenacin del Territorio y Medio Ambiente de Canarias, que analizar exclusivamente su adecuacin al planeamiento territorial, que ser emitido en el plazo mximo de un mes, entendindose como positivo por el mero transcurso de tal plazo sin haberse practicado resolucin alguna.

5. Los criterios de seleccin de los proyectos alternativos presentados durante el trmite de concurso pblico en el procedimiento de aprobacin definitiva de proyectos de actuacin territorial con destino turstico que as lo requirieran de entre los tramitados en aplicacin de la presente Ley, sern, como mnimo, los siguientes: Mejores condiciones ambientales de implantacin e impacto de la actuacin; extensin de las medidas compensadoras o, en su caso, del mbito de proteccin, recuperacin o rehabilitacin vinculado a la actuacin; mayor categora del establecimiento; menor densidad edificatoria; mayor adecuacin al planeamiento e infraestructuras disponibles; situacin; mayor nmero de puestos de trabajo directos; menor repercusin del consumo de recursos; mayores condiciones de sostenibilidad de los establecimientos, y, especialmente, mayor nivel de los servicios y equipamientos complementarios, mayor grado de utilizacin de energas renovables, as como de las contraprestaciones que se asuman voluntariamente a favor del municipio en que se implanten, exclusivamente aplicables a la proteccin de los recursos naturales y del medio ambiente.

Artculo 8. Condiciones de implantacin turstica en suelo rstico.

1. Los instrumentos de ordenacin insular y general establecern las caractersticas de la edificacin alojativa turstica en suelo rstico en funcin de la satisfaccin mnima y suficiente de sus requerimientos funcionales, y su compatibilidad con las caractersticas del territorio, de conformidad con las condiciones establecidas en este artculo.

2. Los establecimientos de turismo rural que ocupen edificaciones tradicionales rurales rehabilitadas se atendrn a lo dispuesto en la legislacin sectorial y en el planeamiento.

3. En los asentamientos rurales y agrcolas, la unidad apta para la edificacin turstica estar constituida por la finca en que se ubique la edificacin. En las restantes categoras de suelo rstico, conformarn la unidad apta para la edificacin la finca en que se ubique la edificacin turstica y, en su caso, las fincas contiguas afectas a la misma y que participen en la iniciativa.

4. Para que pueda autorizarse la implantacin en suelo rstico de los restantes establecimientos tursticos alojativos no comprendidos en el apartado 2, deber acreditarse que concurren las siguientes circunstancias:

a) La actuacin, en su conjunto, tendr que contribuir a la conservacin, mejora o regeneracin de los valores territoriales, agrcolas, naturales o patrimoniales existentes en el mbito de su localizacin.

b) La justificacin expresa en el planeamiento, cuando se localicen en asentamiento rural, de la existencia de valores suficientes en el mismo, por su carcter pintoresco, condiciones paisajsticas y entorno agrcola.

c) La finca debe tener una superficie igual o superior a la mnima establecida por el planeamiento para la categora de suelo rstico en que se localice. El planeamiento insular establecer las condiciones que deban cumplir los terrenos que queden afectos a la actuacin.

d) La explotacin agrcola de la unidad apta para la edificacin turstica debe encontrarse en estado de produccin cuando se localice en espacios agrarios.

e) La capacidad alojativa turstica mxima establecida por el planeamiento urbanstico para cada asentamiento rural o agrcola no podr ser superior al 50 por 100 de la poblacin residente que el propio instrumento de ordenacin establezca como mxima para dicho asentamiento.

f) La capacidad alojativa mxima de los establecimientos tursticos se fijar en relacin con la superficie de la unidad apta para la edificacin de la siguiente forma:

1) En los asentamientos rurales, la unidad apta para la edificacin deber tener una superficie no inferior a 60 metros cuadrados por cada plaza alojativa, con un mnimo de 500 metros cuadrados.

2) En los asentamientos agrcolas, la unidad apta para la edificacin deber tener una superficie no inferior a 180 metros cuadrados por cada plaza alojativa, con un mnimo de 2.000 metros cuadrados.

3) En las restantes categoras de suelo rstico, la unidad apta para la edificacin deber tener una superficie no inferior al resultado, en metros cuadrados, de multiplicar por cinco el nmero de plazas alojativas elevado al cuadrado (5 P2), con un mnimo de 10.000 metros cuadrados, excepto para actuaciones hasta diez plazas alojativas, que podr tener un mnimo de 5.000 metros cuadrados, sin que en este ltimo caso la finca de ubicacin pueda ser resultado de una parcelacin de otra de cabida superior y, en ese caso, la inscripcin registral de esta parcelacin deber tener una anterioridad mnima de seis meses a la entrada en vigor de la presente Ley.

5. La definicin de los mbitos y condiciones de actuacin por el instrumento de planeamiento correspondiente ser requisito previo para el desarrollo de las actividades reguladas en la presente Ley.

Artculo 9. Obligaciones de los propietarios y promotores.

1. Los promotores de la edificacin turstica debern asumir las obligaciones que establece la vigente legislacin sobre ordenacin del territorio de Canarias, para los supuestos de aprovechamiento en suelo rstico. Sin embargo, a los solos efectos de esta Ley, el canon exigible por dicho aprovechamiento en actuaciones de naturaleza turstica, cuya fijacin y percepcin corresponde a los municipios, lo ser por una cuanta mnima del 5 por 100 y una mxima del 15 por 100 del presupuesto total de la obra a ejecutar.

2. Cuando se afecten terrenos a la actuacin para componer la unidad apta para la edificacin, ser preciso suscribir un convenio urbanstico entre el Ayuntamiento, el promotor turstico y los propietarios de terrenos afectos, incluso cuando estos dos ltimos fueran la misma persona, en el que se sustanciarn los compromisos que garanticen la vinculacin de dichos terrenos a la actividad turstica y la puesta en produccin, conservacin o mantenimiento de la explotacin agrcola o, en su caso, mejora o recuperacin del paisaje afectado. Este convenio ser tramitado y formalizado de conformidad con lo que determina la legislacin sobre ordenacin del territorio de Canarias, formar parte del correspondiente proyecto de actuacin territorial o calificacin territorial, en su caso, y ser elevado a pblico por las partes e inscrito en el Registro de la Propiedad. La alteracin de las estipulaciones del convenio requerir, en su caso, la modificacin o revisin del instrumento de ordenacin que lo habilitara.

El convenio urbanstico contendr estipulaciones relativas al abono de las contraprestaciones econmicas correspondientes a las obligaciones asumidas en los trminos pactados entre las partes, en los que necesariamente debern sealarse las condiciones de su revisin y actualizacin.

3. Los compromisos que se adopten con relacin a la explotacin agrcola de los terrenos o de la conservacin del paisaje rural, en su caso, adquieren la naturaleza de deber urbanstico y su cumplimiento ser exigido por la Administracin actuante, de oficio o a instancia de parte.

La resolucin definitiva del instrumento de ordenacin vincular la actividad turstica con las obligaciones previstas, a estos efectos, con carcter previo a la licencia, se practicar anotacin o inscripcin en las fincas registrales que componen la unidad apta para la edificacin, con traslado literal del acuerdo. La cancelacin del asiento requerir de certificacin administrativa acreditativa del cese de la actividad turstica y eliminacin de la construccin, o del cambio de uso no prohibido por el planeamiento.

4. En todo caso, deber garantizarse la explotacin de la edificacin resultante bajo el principio de unidad de explotacin, de conformidad con la legislacin vigente en materia de ordenacin del turismo de Canarias.

Disposicin adicional primera. Planes Territoriales Especiales.

Los Planes Territoriales Especiales previstos en la disposicin adicional primera de la Ley 6/2001, de 23 de julio, de medidas urgentes en materia de ordenacin del territorio y del turismo de Canarias, debern incorporar las previsiones que se establecen para el planeamiento insular en los artculos 4, 5, 7 y 8 del presente texto legal, y tendrn el carcter de instrumentos de ordenacin territorial insular de la actividad turstica en tanto no se encuentre adaptado el respectivo Plan Insular de Ordenacin.

Disposicin adicional segunda. Comisin de seguimiento.

1. Se constituye una Comisin insular de seguimiento de la aplicacin de la Ley en cada una de las islas a las que afecta la presente Ley, adscrita a los Cabildos, presidida por el Presidente del Cabildo o persona en quien delegue, e integrada por tres representantes del Cabildo insular respectivo, designados por el Pleno de la Corporacin, otros tres representantes de la Administracin Pblica de la Comunidad Autnoma de Canarias, designados por el Gobierno de Canarias a propuesta de los Consejeros competentes en materia de agricultura, ordenacin territorial y turismo, y tres representantes de los Ayuntamientos de la isla designados por la asociacin ms representativa de municipios de Canarias.

2. La Comisin se reunir al menos una vez al ao y emitir cada dos aos un informe en el que se evaluarn las medidas desarrolladas, las actuaciones realizadas, sus efectos econmicos y sociales, sus efectos ambientales y territoriales y la eficiencia de medidas y actuaciones, con relacin a los costes y beneficios obtenidos. Dicho informe se elevar al Pleno del Cabildo Insular respectivo y se remitir al Gobierno de Canarias.

3. A la vista de los informes de las Comisiones insulares, el Gobierno de Canarias elevar al Parlamento, con igual periodicidad, un informe que acompaar, en su caso, de una propuesta de modificacin o finalizacin de las medidas administrativas y legales establecidas para cada isla. A propuesta conjunta de los Consejeros competentes en materia de turismo y de ordenacin territorial, el Gobierno de Canarias podr justificadamente suspender cautelarmente la aplicacin de toda o parte de la Ley al tiempo que eleva al Parlamento la citada propuesta de modificacin o finalizacin de medidas.

Disposicin transitoria nica. Ordenacin urbanstica.

En ausencia de planeamiento general adaptado a la legislacin de ordenacin del territorio de Canarias, y hasta la aprobacin del mismo, los Planes Insulares de Ordenacin y los Planes Territoriales Especiales a que se refiere la disposicin adicional primera, podrn establecer, como normas de aplicacin directa, las determinaciones previstas en el apartado 2 del artculo 5.

Disposicin final primera. Desarrollo reglamentario.

Se autoriza al Gobierno, a propuesta conjunta de los Consejeros competentes en materia de turismo y de ordenacin del territorio, para dictar cuantas normas reglamentarias sean precisas para el desarrollo y ejecucin de la presente Ley.

Disposicin final segunda. Vigencia.

La presente Ley entrar en vigor al da siguiente de su publicacin en el Boletn Oficial de Canarias.

Por tanto, mando a los ciudadanos y a las autoridades que la cumplan y la hagan cumplir.

Las Palmas de Gran Canaria, 12 de junio de 2002.

ROMN RODRGUEZ RODRGUEZ,

Presidente

(Publicada en el Boletn Oficial de Canarias nmero 89, de 4 de julio de 2002)

Análisis

  • Rango: Ley
  • Fecha de disposición: 12/06/2002
  • Fecha de publicación: 06/08/2002
  • Entrada en vigor: 2 de julio de 2002.
  • Publicada en el BOC nm. 89, de 1 de julio de 2002, aunque en el PDF aparece por error la de 4 de julio del mismo ao.
Referencias posteriores

Criterio de ordenación:

  • SE DECLARA, en el Recurso 6711/2016, la desestimacin en relacin a los arts. 6 y 7.3 en la redaccin dada por la Ley 2/2016, de 27 de septiembre, por Sentencia 42/2018, de 26 de abril (Ref. BOE-A-2018-7138).
  • SE MODIFICA:
    • los arts. 1, 5, 7, 8, 9 y SE AADE la disposicin adicional 4, por Ley 4/2017, de 13 de julio (Ref. BOE-A-2017-10295).
    • los arts. 4, 5.1.f), 6, 7.3, 8.4.f) y 9, por Ley 2/2016, de 27 de septiembre (Ref. BOE-A-2016-10360).
    • los arts. 4.b) y 7.2, por Ley 14/2014, de 26 de diciembre (Ref. BOE-A-2015-1116).
    • el art. 4.b).1, por Ley 9/2014, de 6 de noviembre (Ref. BOE-A-2014-11996).
    • el art. 5.2, por Ley 14/2009, de 30 de diciembre (Ref. BOE-A-2010-4222).
    • la disposicin adicional 1, por Ley 6/2009, de 6 de mayo (Ref. BOE-A-2009-9047).
  • SE AADE la disposicin adicional 3, por Ley 19/2003, de 14 de abril (Ref. BOE-A-2003-13621).
Referencias anteriores
Materias
  • Alojamientos tursticos
  • Canarias
  • Ordenacin del territorio
  • Suelo
  • Turismo

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid