Está Vd. en

Documento BOE-A-2000-3885

Resolución de 27 de enero de 2000, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, en el recurso gubernativo interpuesto por don José Javier Giménez Sala, en nombre de "Lens Maging, Sociedad Limitada", contra la negativa de la Registradora Mercantil accidental número 2 de Valencia, doña María Dolores Payá Roca de Togores, a inscribir una escritura de elevación a público de acuerdos sociales.

Publicado en:
«BOE» núm. 49, de 26 de febrero de 2000, páginas 8523 a 8524 (2 págs.)
Sección:
III. Otras disposiciones
Departamento:
Ministerio de Justicia
Referencia:
BOE-A-2000-3885

TEXTO ORIGINAL

En el recurso gubernativo interpuesto por don José Javier Giménez

Sala, en nombre de "Lens Maging, Sociedad Limitada", contra la negativa

de la Registradora Mercantil accidental número 2 de Valencia, doña María

Dolores Payá Roca de Togores, a inscribir una escritura de elevación a

público de acuerdos sociales.

Hechos

I

Se presenta en el Registro Mercantil de Valencia escritura de elevación

a público de acuerdos de la entidad "Lens Maging, Sociedad Limitada",

y entre ellos el de ampliar el objeto social, autorizada el 6 de mayo de 1997

por el Notario de Alzira don Ricardo Tabernero Capella.

II

El día 26 de agosto de 1997, mediante nota extendida al pie de la

escritura, la Registradora Mercantil accidental número 2 de Valencia, doña

María Dolores Payá Roca de Togores expresa que ha denegado la inscripción

de la ampliación del objeto social por adolecer de los defectos que indica

en dicha nota.

III

El día 2 de octubre de 1997, don José Javier Giménez Sala, en nombre

y representación de la referida sociedad, interpuso recurso de reforma

contra la nota de calificación, en el que expresa los argumentos en los

que fundamenta su pretensión.

IV

El día 7 de octubre de 1997, la Registradora Mercantil número 2 de

Valencia, doña Laura María de la Cruz Cano Zamorano, decide la

inadmisión del recurso sin entrar en el fondo de las cuestiones planteadas,

por no haberse aportado, original o debidamente testimoniado, el

documento calificado por la Registradora -artículo 69.2 del Reglamento del

Registro Mercantil- (se acompaña al escrito de interposición del recurso

únicamente fotocopia de tal documento), exigencia que considera mayor

en este caso concreto en que la decisión es adoptada por un funcionario

distinto al que realizó la calificación, y sin que Registrador tenga concedida,

entre sus funciones, la de realizar tal adveración de fotocopias por ser

una actividad típicamente notarial, máxime por no haber sido entregado

el original al realizar la presentación de dicho recurso.

V

El 14 de octubre de 1997, se presentó contra la nota de calificación

un nuevo escrito de interposición del recurso de contenido idéntico al

anterior, acompañado de testimonio notarial del documento calificado.

VI

El 25 de octubre de 1997, la Registradora Mercantil decide la inadmisión

del recurso con base en las siguientes consideraciones: 1.oEl respeto de

dos principios: El del carácter de orden público que tienen las normas

del procedimiento registral (Resoluciones de la Dirección General de los

Registros y del Notariado de 3 y 4 de diciembre de 1986) ; y el principio

"non bis in idem". Por ello, frente a la decisión de la Registradora de

inadmitir el recurso cabían tres actitudes por parte del recurrente: a)

Desistir del recurso interpuesto, conforme al artículo 75 del Reglamento

del Registro Mercantil ; b) Recurrir en alzada ante la Dirección General

de los Registros y del Notariado, conforme al artículo 71 de dicho

Reglamento ; y c) Subsanar los defectos señalados en la nota de

calificación ; 2.o El recurrente no utiliza ninguna de tales posibilidades legales,

sino que opta por la vía de presentar un nuevo escrito cambiándole la

fecha como si se tratase de un nuevo recurso, lo cual es inadmisible por

las siguientes razones: a) Porque el recurso anterior se encuentra

totalmente en vigor y es susceptible de la alzada ante la Dirección General,

conforme al artículo 71 del Reglamento del Registro Mercantil ; b) Porque,

como consecuencia de la interposición del recurso, se extendió al margen

del asiento de presentación la nota prevenida en el artículo 66 del

Reglamento y con la presentación del nuevo habría de extenderse nuevamente

tal nota, con la consiguiente incongruencia que supondría la extensión

de la vigencia del mismo a dos fechas diferentes ; c) Porque de admitirse

la subsistencia y tramitación de ambos recursos, y no presentándose la

alzada en el término prevenido en el artículo 71 respecto del primero,

se daría la situación absurda de que transcurrido tal plazo la Registradora

debería cancelar el asiento de presentación con lo que éste estaría

cancelado y vigente al mismo tiempo ; d) Porque la tramitación de ambos

recursos podría dar lugar a diferentes Resoluciones a pesar de que se

trata de un único documento y una sola calificación, con contravención

del principio antes expresado ; e) Porque de admitirse tan anómala

situación, el asiento de presentación podría durar eternamente, bastando para

ello no recurrir en alzada y seguir presentando periódicamente nuevos

escritos de interposición del recurso ; y f) Porque como consecuencia, el

plazo de caducidad para la interposición de la alzada subsistiría

indefinidamente a voluntad del recurrente, mediante la presentación de los

nuevos escritos de interposición amparados en la suspensión de la vigencia

del asiento de presentación contra el artículo 71 del Reglamento.

VII

Mediante escrito de 7 de noviembre de 1997, don José Javier Giménez

Sala, en nombre de la sociedad referida, interpuso recurso de alzada contra

la decisión de la Registradora Mercantil de 7 de octubre de 1997, en el

cual, y antes de entrar en el fondo de las cuestiones relativas a los defectos

expresados en la nota, manifiesta lo siguiente: 1.o Que personado en el

Registro Mercantil para presentar el pertinente recurso de reforma se

acompañó el original del documento calificado y una fotocopia del mismo a

fin de que fuese cotejada con el original, habida cuenta que el recurrente

necesitaba dicho original para otros usos, cotejo al que se negaron en

dicho Registro ; 2.o Que solicitó en el Registro que le indicaran si

presentado el recurso con la fotocopia sin testimoniar era lo correcto para

que el recurso pudiera ser admitido sin sufrir dilaciones ; y la empleada

que le atendió, consultando con la señora Registradora, manifestó que

no podía indicarle nada y que presentara lo que quisiera y ya resolverían ;

y 3.o Que habiéndose presentado posteriormente en el Registro el

documento original debidamente testimoniado, ha de entenderse subsanado

el defecto formal y así se ha pronunciado este centro directivo en varias

resoluciones, entre ellas, las de 17 de abril y 26 de julio de 1996 -sic-.

VIII

La Registradora Mercantil elevó el expediente a esta Dirección General

mediante escrito en el que reconoce que el recurso fue inicialmente

presentado con el documento original y fotocopia del mismo con la pretensión

de que la Registradora realizase la adveración de la fotocopia, por lo que

"se le comunicó que la Registradora carecía de competencia para tal acto,

por ser una actividad notarial tal como exige el artículo 69 del Reglamento

del Registro Mercantil, y que la decisión de presentar el documento original

o la fotocopia era exclusivamente propia del presentante".

Fundamentos de Derecho

Vistos los artículos 69.2, 76.1 y 80 del Reglamento del Registro Mercantil ;

108 del Reglamento Hipotecario ; y las Resoluciones de 9 de marzo de

1942, 22 de junio y 13, 14 y 15 de octubre de 1992, 22 de febrero y 7

de diciembre de 1993, 13 de junio de 1994, 24 de febrero de 1995 y 29

de marzo y 29 de junio de 1999.

1. En el presente supuesto, ante la inadmisión por la Registradora

Mercantil del escrito de reforma interpuesto por el administrador único

de la sociedad que eleva a público determinados acuerdos sociales, por

no haberse aportado, original o debidamente testimoniado, el documento

calificado por la Registradora -se acompaña únicamente fotocopia de tal

documento-, es presentado nuevamente, con testimonio notarial del título,

escrito de interposición del recurso de reforma, con el mismo contenido

que el anterior, el cual fue inadmitido de nuevo por la Registradora, al

considerar ésta que no es posible por subsistir la facultad de interponer

recurso contra la primera decisión.

2. Aun cuando el Reglamento del Registro Mercantil no ha previsto

de forma expresa la posibilidad de que el Registrador rechace el recurso

gubernativo sin entrar a examinar el fondo de la cuestión planteada, tanto

la exigencia de una determinada legitimación para interponerlo, como el

establecimiento de plazos y requisitos formales para ello han de llevar

a la conclusión de que su presencia es lo primero que ha de comprobar.

Y la propia revisabilidad de las decisiones de los Registradores en cuanto

rechacen las pretensiones de los interesados justifica la vía de la alzada

ante esta Dirección General también frente a aquellas que declaren la

inadmisión del recurso, pese a no estar previsto en el artículo 71 del

mencionado Reglamento (v. Resoluciones de 3 de diciembre de 1993, 24

de febrero de 1995 y 29 de marzo y 29 de junio de 1999).

Es cierto que, respecto de los requisitos formales, según la doctrina

reiterada de este centro directivo, el mismo artículo 69.2 del Reglamento

del Registro Mercantil exige que se acompañen al escrito por el que se

interponga el recurso "originales o debidamente testimoniados los

documentos calificados por el Registrador". Es una exigencia lógica si se tiene

en cuenta que el recurso gubernativo, en esa primera fase, pretende obtener

del Registrador una reforma de su calificación a la vista de los argumentos

del recurrente, para lo que resulta evidente la necesidad de volver a

examinar los documentos que dieron lugar a ella, sean los mismos u otros

que garanticen la identidad de su contenido. Por otra parte, estas, entre

otras, singularidades del procedimiento registral que, "prima facie"

pudieran suponer una merma de garantías para el interesado frente a las que

generalmente brindan las normas procesales o administrativas comunes

cuando establecen mecanismos para advertir de la existencia de defectos

formales y breves plazos para su subsanación, aparecen ampliamente

compensados por el principio que rige en aquel procedimiento de que la

inadmisibilidad del recurso interpuesto por adolecer de defectos formales, no

impide una nueva presentación del título para someterlo a nueva

calificación y, ante ésta, sea igual o distinta de la anterior, interponer el

oportuno recurso (cfr. artículo 108 del Reglamento Hipotecario, por

remisión del artículo 80 del Reglamento del Registro Mercantil).

No obstante, si se tiene en cuenta que el recurso gubernativo se

caracteriza por la sencillez en su tramitación y la no aplicación de principios

formalistas, es indudable, en el presente caso, por economía de

procedimiento, la procedencia de la pretensión solicitada, en cuanto no es posible

admitir el evidente perjuicio que la actitud denegatoria de la Registradora

implicaría para el recurrente como usuario del servicio registral.

Esta Dirección General ha acordado estimar el recurso y revocar la

decisión de la Registradora de inadmisión del recurso de reforma

interpuesto por el administrador único de la sociedad "Lens Maging, Sociedad

Limitada", debiendo dictar decisión sobre si reforma o no la calificación

recurrida y notificar aquélla al recurrente, todo ello en los plazos

reglamentarios.

Madrid, 27 de enero de 2000.-El Director general, Luis María Cabello

de los Cobos y Mancha.

Sr. Registrador Mercantil de Valencia número II.

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid