Está Vd. en

Documento BOE-A-2000-3160

Resolución de 14 de enero de 2000, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, en el recurso interpuesto por doña María del Carmen Rey Vera frente a la negativa del Registrador de la Propiedad de Mazarrón, don Eduardo Cotillas Sánchez, a inscribir una finca en virtud de apelación de la recurrente.

Publicado en:
«BOE» núm. 40, de 16 de febrero de 2000, páginas 7140 a 7142 (3 págs.)
Sección:
III. Otras disposiciones
Departamento:
Ministerio de Justicia
Referencia:
BOE-A-2000-3160

TEXTO ORIGINAL

En el recurso gubernativo interpuesto por doña María del Carmen Rey

Vera frente a la negativa del Registrador de la Propiedad de Mazarrón,

don Eduardo Cotillas Sánchez, a inscribir una finca en virtud de apelación

de la recurrente.

Hechos

I

Por escritura que autorizó el Notario de Murcia don Antonio Yago

Ortega el 13 de febrero de 1990, don José Luis Rey Espejo donó a su

hijo don José Luis Rey Vera, entre otros bienes, la nuda propiedad de

la mitad indivisa de la finca que se describe así: "Urbana. Piso sito en

la primera planta alzada de la casa número 58 (hoy 71) del Paseo José

Antonio, hoy paseo Marítimo o de las Palmeras, de la barriada del puerto

de Mazarrón. Ocupa una superficie de... Forma parte de un edificio

asentado sobre un solar sito en el paseo Marítimo o de las Palmeras de la

barriada del puerto del Mar de la villa de Mazarrón". Por otra escritura

autorizada el 20 de octubre de 1994 por el Notario de Murcia don José

Prieto García, doña María del Carmen Rey Vera, junto con otras personas,

procedieron a disolver la comunidad entre ellos existente sobre

determinadas fincas, adjudicando a la citada señora, entre otras, la nuda

propiedad de la finca relacionada.

II

Presentadas copias de dichas escrituras para su inscripción en el

Registro de la Propiedad de Mazarrón, lo fueron parcialmente, y por lo que

se refiere a la anteriormente descrita, consta en la nota del Registro, por

lo que a la primera de las escrituras se refiere: "En cuanto a la finca

descrita bajo el número 3 se suspende la inscripción solicitada por la

falta subsanable consistente en no acreditar que dicha finca no invade

el dominio público con la certificación de la Administración del Estado

a que se refiere el número 1.o del artículo 31 del Reglamento de la Ley

de Costas, de 1 de diciembre de 1989, "Boletín Oficial del Estado" de

12 de diciembre del mismo año ; habida cuenta de que sobre dicha aparece

anotada una demanda a favor del Estado por la que se solicita se declare

que la finca es de dominio público perteneciente a la zona

marítimo-terrestre en cuanto a la parte de los mismos que está dentro de dicha zona

según deslinde aprobado por el Ministerio de Obras Públicas el 16 de

octubre de 1970, y se solicita se declare la nulidad de los asientos registrales

correspondientes". Y en la nota puesta al pie de la segunda escritura:

"En cuanto a la finca descrita bajo el número 19, se suspende la inscripción

solicitada por las faltas subsanables siguientes: 1. No acreditar que dicha

finca no invade el dominio público con la certificación de la Administración

del Estado a que se refiere el número 1.o del artículo 31 del Reglamento

de la Ley de Costas, de 1 de diciembre de 1989, "Boletín Oficial del Estado"

de 12 de diciembre del mismo año ; habida cuenta de que sobre dicha

aparece anotada una demanda a favor del Estado por la que se solicita

se declare que la finca es de dominio público perteneciente a la zona

marítimo-terrestre en cuanto a la parte de los mismos que está dentro

de dicha zona según deslinde aprobado por el Ministerio de Obras Públicas

el 16 de octubre de 1970, y se solicita se declare la nulidad de los asientos

registrales correspondientes. 2. Falta de inscripción del título previo

(artículo 20 de la Ley Hipotecaria, en relación con el 105 de su Reglamento).

La presente nota, extendida a petición del presentante, queda sujeta al

correspondiente recurso gubernativo que se pueda interponer ante el

Tribunal Superior de Justicia de esta Comunidad Autónoma en los cuatro

meses siguientes a su fecha, conforme a los artículos 112 y siguientes

del Reglamento Hipotecario. Se cumplió el artículo 429 del Reglamento

Hipotecario. Mazarrón, 10 de junio de 1996. El Registrador".

III

Doña María del Carmen Rey Vera interpuso recurso gubernativo frente

a las anteriores calificaciones con base en los siguientes argumentos: Que

es evidente el error de la calificación, pues el invocado artículo 31.1 se

refiere a la inmatriculación de fincas en el Registro y no a la continuación

del tracto por transmisión de una finca ya registrada a que se refiere

el artículo 20 de la Ley Hipotecaria ; que en la nueva Ley de Costas el

legislador exige determinados requisitos para el ingreso de un inmueble

en el Registro de la Propiedad, pero es respetuoso con las titularidades

ya inscritas pues para expulsarlas utiliza la única vía que le permite el

artículo 24 de la Constitución, la vía judicial, lo que es plenamente conforme

con el artículo 1 de la Ley Hipotecaria ; que tampoco cabe admitir como

causa de suspensión de la inscripción la existencia de una anotación

preventiva de demanda, porque según el artículo 71 de la Ley Hipotecaria

la anotación no impide la transmisión de los derechos inscritos y su

inscripción ; el juego de esa anotación en nuestro sistema es advertir a los

terceros adquirentes que su adquisición puede quedar sin efecto si la

pretensión del actor es aceptada por los Tribunales ; que se sigue procedimiento

declarativo de mayor cuantía a instancias del Abogado del Estado frente

a los anteriores titulares registrales de la finca encaminado a determinar

si el inmueble en cuestión está enclavado en todo o parte en la zona

de dominio público, lo que no determina que tal acción vaya a prosperar,

por lo que el Registrador en cierta medida prejuzga la resolución judicial

que en su día pudiera recaer.

IV

El Registrador en el informe en defensa de su nota, y tras alegar la

posible extemporaneidad del mismo, argumentó lo siguiente: Que en cuanto

a la nota de calificación puesta a la escritura autorizada por el Notario

de Murcia don Antonio Yago Ortega el 13 de febrero de 1990 -que no

es la recurrida- ha de recordarse que la Ley de Costas de 28 de julio

de 1988, tal como consta en su exposición de motivos, no es una mera

reforma de la anterior, sino que parte de una concepción distinta, y en

su artículo 9, al recoger el mandato del 132 de la Constitución, declara

que no caben terrenos de propiedad privada que no sea la demanial del

Estado en ninguna de las pertenencias del dominio público

marítimo-terrestre, y es por ello que el artículo 15 de la misma Ley y el 31 de su Reglamento

establecen que si el Registrador sospecha una posible invasión de aquél,

dejará en suspenso la inscripción hasta que por la Administración del

Estado se expida certificación favorable a dicha inscripción, para evitar

que el Registro publique, con los efectos que de la inscripción se derivan,

situaciones que no coincidan con la realidad extrarregistral ; que dicha

protección no se agota con las normas que regulan la primera inscripción

o inmatriculación, sino que el Reglamento la extiende a las inscripciones

segunda y posteriores de fincas que puedan encontrarse en esa situación

en sus artículos 31 y siguientes y, especialmente, en el 35 ; que de este

modo el Reglamento contempla la protección legal de los bienes demaniales,

tanto los que pretenden su acceso al Registro como los que ya han accedido

al mismo ; que de entender que dicho artículo 35 va más allá que la Ley

al extender la protección a las inscripciones segunda y posteriores, no

hay que olvidar que no es el recurso gubernativo el procedimiento adecuado

para resolver si la norma reglamentaria vulnera el principio de jerarquía

normativa ; que finalmente, la protección del interesado frente al contenido

de la certificación administrativa que se oponga a la inscripción pretendida

ha de tener cauce por el procedimiento judicial ordinario conforme al

artículo 66 de la Ley Hipotecaria ; que, en el presente caso, en que la

Administración competente a través de un procedimiento declarativo de

cuya demanda se ha tomado anotación en el Registro ha solicitado que

se declare que la finca, al menos en parte, pertenece a la zona

marítimo-terrestre, la diligencia mínima exigible al Registrador le impone solicitar

el certificado referido por concurrir circunstancias que racionalmente

hacen dudar si la finca invada el dominio público ; que con ello no se

prejuzga la resolución que en su día pueda recaer en el procedimiento

entablado, sino que se limita a aplicar el ordenamiento jurídico vigente,

y que la referencia al artículo 31 del Reglamento de la Ley de Costas

no lo es por tratarse de un supuesto de inmatriculación de finca en el

Registro, sino con referencia al tipo de documento administrativo preciso

para practicar una posterior inscripción. Por lo que se refiere ya a la

nota de calificación específicamente recurrida, al primero de sus defectos

le es aplicable toda la argumentación anterior, y por lo que se refiere

al segundo subsiste en cuanto que el título previo no se ha inscrito aún.

V

El Presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad

Autónoma de Murcia, tras señalar que el recurso se había interpuesto dentro

de plazo, acordó desestimarlo, confirmando la nota de calificación, por

entender que no sólo es que se haya incumplido el requisito formal de

aportar un determinado documento administrativo para practicar la

inscripción, sino que la razón de fondo radica en que ante la presencia de

la anotación de demanda de declaración de la finca como de dominio

público, no sólo cabe la sospecha por parte del Registrador a que se refiere

el artículo 31.2 del Reglamento de la Ley de Costas, sino que la cuestión

ha de resolverse en vía judicial sin que quepa sobre la misma una solución

por la vía del recurso gubernativo.

VI

La recurrente, representada por don José Luis Rey Espejo, apeló aquella

resolución fundándose en que la misma insiste en la aplicación del artículo

31 del Reglamento de la Ley de Costas cuando dicha norma se refiere

a la inmatriculación de fincas en el Registro, que no es este caso ; que

si bien el auto apelado acude con acierto a una nueva norma, el artículo

35 del mismo Reglamento, apunta que podría vulnerar el principio de

jerarquía normativa, que debería ser objeto de polémica en el juicio

correspondiente, por lo que ha de resaltarse que el artículo 15 de la Ley de

Costas se refiere a la inmatriculación de fincas, por lo que el precepto

reglamentario resulta anómalo.

Fundamentos de Derecho

Vistos los artículos 1.3 y 38 de la Ley Hipotecaria ; 7, 8, 9, 11, 12,

15, 16 y disposiciones transitorias primera y cuarta de la Ley de Costas ;

22.2, 23 y 35 de su Reglamento, y las Resoluciones de 16 de diciembre

de 1991, 8 de enero y 15 de marzo de 1993 y 16 de julio y 5 de noviembre

de 1998.

1. Se plantea en el presente recurso si para la inscripción de las

transmisiones de una finca ya inmatriculada, -en este caso un

departamento que forma parte de un edificio en régimen de propiedad

horizontal- sobre la que se ha tomado anotación preventiva de la demanda

promovida por el Estado en solicitud de que se declare que es de dominio

público según deslinde aprobado con anterioridad a la vigente Ley de

Costas, se precisa la certificación de la Administración del Estado

acreditativa de que no invade dicho dominio público.

2. La presencia de una anotación preventiva de la demanda por la

que se solicita la declaración de la finca como de dominio público, con

base en un deslinde practicado antes de entrar en vigor la actual Ley

de Costas, surtirá los efectos que le son propios (cfr. artículos 198 y 206.1.o

del Reglamento Hipotecario), pero tal anotación, por su propio naturaleza,

no cierra el Registro a la inscripción de actos posteriores sin perjuicio

de los efectos que para tales asientos pueda suponer la sentencia firme

que se dicte. La cuestión a resolver se centra en si el dato revelador de

una posible invasión de aquel dominio que la presencia de esa anotación

implica, ha de llevar al Registrador a condicionar la inscripción de

transmisiones posteriores a que se le justifique que tal invasión no se produce

en aplicación de lo dispuesto en el artículo 35 del Reglamento para el

desarrollo y ejecución de aquella Ley.

3. La citada Ley de Costas, cumpliendo el mandato expreso del

artículo 132.2 de la Constitución, no sólo determina cual es el dominio público

marítimo-terrestre, sino también su régimen de protección, utilización y

policía, declarando de forma expresa (artículo 7) que los bienes que lo

integran son inalienables, imprescriptibles e inembargables, que carecen

de todo valor obstativo frente a dicho dominio público las detentaciones

privadas, por prolongadas que sean en el tiempo y aunque aparezcan

amparadas por asientos del Registro de la Propiedad (artículo 8) y que en

ninguna de las pertenencias de dicho dominio pueden existir terrenos

de propiedad distinta de la demanial del Estado (artículo 9).

Consecuente con tales postulados el legislador adopta diversas cautelas

para impedir que a partir de la entrada en vigor de la Ley puedan surgir

nuevos pronunciamientos registrales contradictorios con el carácter

demanial de los bienes que radican en la zona marítimo-terrestre y que se

traducen en las exigencias impuestas por los artículos 15 y 16 para la

inmatriculación de fincas colindantes con el dominio público o la inscripción

de excesos de cabida de las que ya lo estuvieran, cuando aquella colindancia

resulte de la descripción o el Registrador sospeche una posible invasión

de aquél, consistentes en la necesaria justificación de que la finca o la

mayor cabida que se pretende inscribir no lo invade a través de una

certificación de la Administración del Estado y que en el caso de que no

estuviera aprobado el correspondiente deslinde, implica la iniciación del

correspondiente procedimiento a costa del interesado.

Nada ha previsto la Ley, por el contrario, en relación con posteriores

inscripciones de fincas ya inmatriculadas, salvo que sean de exceso de

cabida, en que aquella colindancia o ubicación resulte de su descripción

o se sospeche por el Registrador. Ha sido el Reglamento para el desarrollo

y ejecución de la Ley, aprobado por Real Decreto 1471/1999, de 1 de

diciembre, el que en su artículo 35 ha remitido para tales supuestos al

mismo régimen previsto para las inmatriculaciones. Esta norma, como

señalara la Resolución de 16 de julio de 1998, no sólo carece de cobertura

legal, quebrantando el principio de jerarquía normativa -artículos 9-3 de

la Constitución, 1-2 del Código Civil, 51 de la Ley de Régimen Jurídico

de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo

Común o 23 de la Ley del Gobierno-, sino que va en contra de los principios

que inspiran la misma Ley que desarrolla y que son coincidentes con

los que rigen en el ámbito hipotecario. La presunción a todos los efectos

legales del artículo 38 de la Ley Hipotecaria, de la existencia y pertenencia

de los derechos inscritos, junto con el mandato normativo contenido en

el artículo 1.3 de la misma Ley cuando establece que los asientos del

Registro están bajo la salvaguardia de los Tribunales y producen todos

sus efectos en tanto no se declare su inexactitud en los términos

establecidos en la Ley, coordina perfectamente con el régimen de la Ley de

Costas. En efecto, ésta, si bien establece que las inscripciones registrales

no tienen valor obstativo frente al dominio público, exige la previa

determinación del carácter demanial de los bienes a través del oportuno deslinde

(cfr. artículo 11 de la Ley), cuyo resultado no prejuzga la existencia de

otro previo por cuanto, en su caso, debe practicarse uno nuevo para

adecuarlo a las características fijadas por la Ley (disposición transitoria

primera 4), siendo su resolución definitiva la que, al constatar la existencia

de las características físicas previstas por la propia Ley, declara la posesión

y la titularidad dominical a favor del Estado, sirviendo como título

suficiente para rectificar aquellas situaciones registrales contradictorias con

el resultado de tal deslinde (cfr. artículo 13.2), y aun ello en la forma

provisional que señala el artículo 23.2 del Reglamento en tanto no

transcurra el plazo de que disponen los titulares registrales, que habrán de

ser notificados por el Registrador, para ejercitar las acciones civiles

correspondientes o concluya el juicio de haberse tomado anotación preventiva

de la demanda. A ello ha de añadirse la obligación de oír en el

procedimiento, previa notificación, a los propietarios colindantes (artículo 12.2)

cuya relación ha de informar, formulando las observaciones que considere

procedentes, el Registrador [artículo 22.2.c) del Reglamento], debiendo

el órgano que tramite el expediente, cuando en el mismo los interesados

aporten títulos inscritos en el Registro de la Propiedad, ponerlo en

conocimiento del Registrador para que por éste se practique anotación marginal

preventiva -sic- de esta circunstancia (artículo 12.4 de la misma Ley) aparte

de la que facultativamente pueden solicitar una vez iniciado el expediente

sobre todas las fincas que puedan resultar afectadas (artículo 23.3 del

Reglamento). No puede olvidarse, por último, el que el propio legislador

califica como cuidadoso régimen transitorio para permitir la adaptación

de las situaciones existentes con anterioridad, que puede traducirse en

el derecho del titular "inscrito" a obtener la concesión a que se refieren

las disposiciones transitorias primera y cuarta de la Ley, reforzado en

caso de que la propiedad inscrita como particular derivara de una sentencia

declarativa de la misma anterior a la Ley.

4. Resulta claro que el legislador no sólo no ha puesto trabas a la

inscripción de las transmisiones de las fincas ya inmatriculadas cuya

titularidad pudiera verse afectada por el deslinde del dominio público, sino

que a los propios fines que persigue considera conveniente que esa

inscripción se produzca. Sólo así podrá seguir el expediente con quienes,

como titulares registrales, están amparados por la presunción legal de

ser los titulares reales ; evitará a través de la anotación de la existencia

del expediente el tener que notificar, sin perjuicio de oír, a quienes

inscriban un derecho con posterioridad, posibilitando así la práctica de los

asientos que la aprobación del deslinde haya de ocasionar (cfr. Resolución

de 5 de noviembre de 1998), y se concretará la legitimación, permitiendo

la notificación a quienes lo estén, para enervar provisionalmente la

inscripción del dominio público como consecuencia del ejercicio de acciones

civiles, así como para solicitar, en su caso, una concesión administrativa.

Esta Dirección General ha acordado estimar el recurso revocando el

auto apelado y las notas de calificación, la segunda en cuanto al único

punto en que ha sido recurrida.

Madrid, 14 de enero de 2000.-El Director general, Luis María Cabello

de los Cobos y Mancha.

Excmo. Sr. Presidente del Tribunal Superior de la Región de Murcia.

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid