Está Vd. en

Documento BOE-A-2000-2261

Resolución de 30 de diciembre de 1999, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, en el recurso interpuesto por el Notario de Córdoba, don Diego Soldevilla Blázquez, contra la negativa del Registrador de la Propiedad de dicha ciudad número 2, don Antonio Manzano Solano, a inscribir una escritura de capitulaciones matrimoniales, en virtud de apelación del recurrente.

Publicado en:
«BOE» núm. 29, de 3 de febrero de 2000, páginas 5083 a 5085 (3 págs.)
Sección:
III. Otras disposiciones
Departamento:
Ministerio de Justicia
Referencia:
BOE-A-2000-2261

TEXTO ORIGINAL

En el recurso gubernativo interpuesto por el Notario de Córdoba, don

Diego Soldevilla Blázquez, contra la negativa del Registrador de la

Propiedad de dicha ciudad número 2, don Antonio Manzano Solano, a inscribir

una escritura de capitulaciones matrimoniales, en virtud de apelación del

recurrente.

Hechos

I

El 18 de septiembre de 1996, ante el Notario de Córdoba, don Diego

Soldevilla Blázquez, los esposos don Juan Gálvez Arjona y doña Rosario

Lucena Ruiz otorgaron escritura de capitulaciones matrimoniales

estableciendo que en lo sucesivo el régimen económico de su matrimonio será

el legal de gananciales, aportando la esposa gratuitamente, a su nueva

sociedad de gananciales, la vivienda descrita en la escritura, la cual en

lo sucesivo tendrá el carácter de ganancial. En dicha escritura se expone:

I. Que los cónyuges otorgantes se casaron el 5 de noviembre de 1979.

II. Que en escritura de 29 de noviembre de 1979 ante el Notario de Córdoba,

don Alfonso Pérez Garzón, los esposos otorgaron capitulaciones

matrimoniales, liquidándose la sociedad de gananciales y pactaron separación

absoluta de bienes ; y III. Que el único inmueble ganancial al liquidar la

sociedad de gananciales era una vivienda que se describe, que fue

adjudicada a la esposa.

II

Presentada la primera copia de la escritura en el Registro de la

Propiedad de Córdoba número 2, fue calificada con la siguiente nota:

"Examinado el precedente documento, presentado a las once horas del 8 de

noviembre de 1996, asiento número 490, tomo 37 del Libro Diario de

Operaciones. Notifico verbalmente al presentante, don José Luis Martínez

Jiménez, la calificación desfavorable a su despacho, a solicitud expresa del

mismo y de conformidad con el artículo 429 del Reglamento Hipotecario,

extiendo la siguiente nota de calificación. En el documento presentado

se dan las siguientes circunstancias: Primera.-La calificación notarial es

de escritura de capitulaciones matrimoniales. Segunda.-El otorgamiento

de la escritura contiene una cláusula única, no numerada, que copiada

literalmente dice así: Otorgan: Que en lo sucesivo el régimen económico

de su matrimonio será el legal de gananciales ; aportando doña Rosario

Lucena Ruiz, gratuitamente, a su nueva sociedad de gananciales, la vivienda

descrita en el antecedente III de esta escritura, la cual en lo sucesivo

tendrá tal carácter ganancial". Tercera.-Se observan los siguientes defectos

que impiden la inscripción: 1.o Falta de expresión de la causa de la

aportación, requisito sin el cual no hay contrato (artículo 1.271 del Código

Civil), y si bien, a efectos civiles sustantivos, aunque la causa no se exprese,

se presume su existencia (artículo 1.277 del Código Civil), a efectos de

la publicidad registral, ni el mero acuerdo de los cónyuges, ni la sola

afirmación de la aportante de que lo hace gratuitamente, tienen fuerza

traslativa suficientes para suplir la exigencia de la exacta y obligada

especificación de la naturaleza del título: Por exigirlo el principio de

determinación registral (artículos 2.1.o y 2.o, 9.2.o de la Ley Hipotecaria ; 51.5.a y

10.a de su Reglamento) ; por ser presupuesto necesario para que el

Registrador pueda cumplir con su obligación de calificar, ya que la capacidad

de los otorgantes, la legalidad de las formas extrénsicas y la validez del

acto dispositivo (artículo 18 de la Ley Hipotecaria) están en necesaria

relación de dependencia con el acto dispositivo mismo cuya expresión

ahora se oculta ; porque nuestro sistema de trasmisión de bienes es el

de la teoría del título y el modo de adquirir (artículo 609 del Código Civil),

que continúa vigente ; y, por último, porque si bien el artículo 1.274 del

Código Civil, estima, como causa de los contratos de pura beneficencia,

la mera liberalidad del bienhechor, falta la expresión de cuál sea el

específico contrato de beneficencia, sin que seriamente pueda calificarse como

tal el negocio de aportación de bienes o de comunicación de bienes de

una sociedad no personalizada jurídicamente como es la sociedad de

gananciales, cuya posibilidad, dentro de los límites legales (artículos 609, 1.255,

1.261.3.o, 1.274, entre otros del Código Civil), no se discute. 2.o La falta

de expresión de la causa del negocio de aportación, de una parte ; y, de

otra, la declaración de los otorgantes de que la vivienda en lo sucesivo

tendrá tal carácter ganancial, obliga a calificar esta declaración, es decir,

si lo que se pretende es, sin más, independientemente del negocio de

aportación, atribuir carácter ganancial a bienes privativos. Si así fuera,

el supuesto no encaja en ninguno de los preceptos del Código Civil que

determinan los bienes privativos y comunes (artículos 1.346 a 1.361). Los

defectos señalados se califican de insubsanables, pues su subsanación

requeriría un nuevo otorgamiento sustancial. No procede, ni se solicita

anotación de suspensión. Contra la presente nota de calificación cabe

interponer recurso gubernativo ante el excelentísimo señor Presidente del

Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, en el plazo de cuatro meses

a contar de la fecha de la presente nota, conforme al artículo 66 de la

Ley Hipotecaria, disposición adicional 7.a de la Ley Orgánica del Poder

Judicial y artículos 112 y siguientes del Reglamento Hipotecario, con

apelación, en su caso, y, en su día, ante la Dirección General de los Registros

y del Notariado. Córdoba, a once de diciembre de mil novecientos noventa

y seis.-El Registrador, Antonio Manzano Solano.

III

El Notario autorizante de la escritura interpuso recurso gubernativo

contra la anterior calificación, y alegó: I. Que frente a los defectos

expuestos en el número 1.o de la nota de calificación, se mantiene que en la

escritura consta claramente que se formaliza un negocio de aportación

gratuita de un bien a la sociedad de gananciales, que es un medio legítimo

para producir un desplazamiento patrimonial. Consta la existencia del

título que exige el artículo 609 del Código Civil y se cumple la entrega

de la finca por el otorgamiento de la escritura y también constan

expresamente todos los requisitos exigidos para la validez del negocio, y así:

A) Que el negocio jurídico de aportación está tipificado en nuestra

legislación como negocio traslativo del dominio, como resulta de los artículos

1.667 y 1.668 del Código Civil y 122 número 2 y 125 del Código de Comercio,

de las Leyes de Sociedades Anónimas y de Responsabilidad Limitada y

Reglamento del Registro Mercantil ; de los artículos 45-I-B-3 de la Ley del

Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales ; 88-I-B-3 de su Reglamento

y de las Resoluciones de 28 de mayo de 1996, 11 de junio de 1993 que

reiteran la doctrina de la Resolución de 14 de abril de 1989 y 7 de octubre

de 1992 ; y, por último, la definición que de la palabra aportar da la Real

Academia Española en la acepción número 3. B) Que en la escritura constan

expresamente los requisitos exigidos para la existencia del contrato en

el artículo 1.261 del Código Civil: 1. Consta el consentimiento de los

cónyuges, cuya capacidad para contratar entre ellos (artículo 1.323 del Código

Civil) está reconocida en las Resoluciones citadas y en las de el 2 de

febrero de 1983 y 21 de enero de 1991. 2. El objeto cierto material del

negocio jurídico de aportación gratuita a la nueva sociedad de gananciales

es la vivienda descrita. 3. Que igualmente consta la causa del negocio

de aportación, al decir que la realiza la esposa gratuitamente, según el

artículo 1.274 del Código Civil y Resoluciones de 11 de junio de 1993

y 28 de mayo de 1996. C) Que no existe ningún precepto en nuestro

ordenamiento jurídico que prohíba la aportación gratuita y el consiguiente

desplazamiento patrimonial entre el patrimonio privativo de uno de los

cónyuges y el consorcial, sin contraprestación o por liberalidad o pura

beneficencia ; ni puede pretenderse que en nuestro derecho toda disposición

gratuita intervivos sea una donación. II. Que en cuanto a los defectos

que se atribuyen a la escritura en el número 2 de la nota de calificación,

hay que señalar: A) Que el negocio de aportación está tipificado en nuestro

derecho y reconocido en las Resoluciones citadas. B) Que negar que en

nuestro derecho la onerosidad o en su caso, la gratuidad constituyen la

causa de los contratos, es tanto como rechazar la literalidad del artículo

1.274 del Código Civil y la doctrina de la Dirección General expuesta.

C) Que el negocio de aportación gratuita de una vivienda a la sociedad

de gananciales no es contrario a las leyes: 1. Que los artículos 1.346 al

1.361 del Código Civil son de aplicación a una sociedad de gananciales

ya nacida y funcionando y no a una sociedad de gananciales a la que

coetáneamente a su nacimiento se le aportan bienes. 2. Que si los terceros

pueden realizar actos de liberalidad y no sólo mediante donación a favor

de la sociedad, y sí conforme a la reiterada doctrina de la Dirección General

de que la libertad de contratación entre los cónyuges, que recoge el artículo

1.323 del Código Civil, permite la transferencia de bienes concretos entre

las distintos masas de que son titulares y con base a ello a de permitirse

el negocio jurídico de aportación gratuita de un cónyuge a la sociedad

de gananciales. III. Que al redactarse la escritura se tuvo en cuenta las

tan repetidas resoluciones y se hizo de acuerdo con los artículos 147 y

148 del Reglamento Notarial.

IV

El Registrador en defensa de su nota, informó: I. Que la calificación

contraria a la inscripción se funda en que: 1.o No hay expresión de la

causa con fuerza traslativa suficiente, pues no lo es el negocio de aportación

o la aportación por sí sola. 2.o Que la gratuidad no es causa que otorgue

fuerza traslativa a la aportación, de tal modo que con la tradición

instrumental se haya completado el proceso de transmisión del bien desde

el patrimonio privativo de la esposa al ganancial, situándose esta

pretendida transmisión fuera del ámbito del artículo 609 del Código Civil.

3.o Que el consentimiento o mero acuerdo de los cónyuges, tal como está

formulado en el título, no es suficiente para que se opere la transmisión

del dominio de un patrimonio a otro o cambio de sujeto o titularidad

del bien y que tampoco basta el consentimiento para que a ese bien se

atribuya carácter ganancial, ya que ni se ha producido el cambio de

titularidad ni la atribución tiene apoyo legal alguno. 4.o Que a efectos de

la publicidad registral, en la formación del pronunciamiento registral es

impensable la exacta y obligada especificación de la naturaleza del título

de transmisión. 5.o Que rechazada la fuerza transmisiva de la aportación

por falta o inexpresión de su causa material, la atribución de ganancialidad

que se pretende no es posible, por quedar fuera de los supuestos previstos

en el Código Civil. II. Que la problemática de fondo planteada por el recurso

es de especial importancia y transcendencia civil y registral para la

seguridad de tráfico jurídico inmobiliario, porque está en juego: 1. La teoría

del título y el modo de adquirir el dominio y los demás derechos sobre

bienes. 2. El concepto, único o plural de causa, como título, acto o contrato

con fuerza para operar la transmisión. 3. La posible admisión en nuestro

derecho de figuras totalmente extrañas al mismo, como son el

consentimiento abstracto para transmitir. 4. Por último, en orden de la publicidad

registral institucional, la vigencia o no del principio de negocio causal ;

o si, por el contrario, rige el principio de negocio abstracto inscribible.

III. Que el derecho civil español considera la causa como requisito de

existencia del contrato que, a su vez, es la causa de la obligación que

establece (artículo 1.261.3.o) y no da un concepto único de causa, sino

tres, según se trate de contratos onerosos, remuneratorios o de pura

beneficencia (artículo 1.274). En este punto hay que citar las sentencias del

Tribunal Supremo de 3 de febrero de 1973, 28 de marzo de 1983, 19 de

julio de 1989, 19 de noviembre de 1990, 11 de marzo de 1993 y 25 de

mayo de 1995. IV. Que el recurrente afirma la tipicidad de la aportación

como negocio que tiene su causa en sí mismo, como negocio traslativo

de dominio que tiene su causa en la gratuidad, como incluido entre aquéllos

a que alude el artículo 609 del Código Civil y admitir la inscripción del

documento calificado supondría admitir que nuestro sistema de

transmisión de bienes es abstracto y de mero acuerdo de transferencia,

prescindiendo de negocio causal alguno. Que, en consecuencia, procede afirmar

todo lo contrario, es decir, que nuestro sistema de transmisión es causal

y no abstracto y que nuestro sistema de publicidad está regido por el

principio del negocio causal. En el sistema hipotecario español hay que

hablar del principio de negocio causal en el doble sentido de que es

necesaria la existencia de un contrato o negocio obligacional y en el que es

también necesario que conste en el título inscribible cuál es la causa jurídica

del cambio real. Que nuestro sistema sea causal no ofrece ninguna duda

en la doctrina actual. En derecho hipotecario la expresión de la causa

es fundamental a efecto de obtener la inscripción en el Registro por las

siguientes razones: a) Las palabras de la exposición de motivos de la Ley

de 1994 ; b) El concepto de título inscribible; d) El principio de especialidad

o determinación ; y e) El principio de calificación. Que la esencia del negocio

causal es teóricamente fácil de entender, que nuestro sistema inmobiliario

registral se apoya en los principios de tracto sucesivo y de negocio causal.

Que son varios los principios hipotecarios fundamentales que padecerían

gravemente si se hubiere tomado el acuerdo de inscripción de la cláusula

única del documento calificado ; tales como: 1) El principio de negocio

causal. Que la exacta especificación de la causa es imprescindible para

acceder a la registración de cualquier acto traslativo ; 2) El principio de

especialidad o determinación ; 3) El principio de tracto suscesivo; 4) El

principio de calificación registral ; y 5) El principio de fe pública registral.

Que por último, en cuanto a los más importantes acuerdos de la Dirección

General de los Registros y del Notariado en lo referente a la doctrina

establecida sobre la aportación de bienes a la sociedad conyugal, hay que

señalar las siguientes Resoluciones de 10 de marzo y 14 de abril de 1989,

25 de septiembre de 1990, 7 y 26 de noviembre de 1992, 11 de junio

de 1993, 19 de enero de 1994 y 28 de mayo de 1996.

V

El Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía confirmó

la nota del Registrador fundándose en que la Dirección General ha matizado

que es necesario que se precisen debidamente los elementos constitutivos

del negocio de aportación y, en particular, su causa que debe especificarse

exactamente ; pues bien, el vocablo gratuitamente no es suficiente para

poder afirmar que tal exacta configuración se da, tal y como resulta de

la Resolución de 11 de junio de 1993.

VI

El Notario recurrente apeló el auto presidencial, manteniéndose en

sus alegaciones, y añadió: Que el auto citado dice expresamente que el

vocablo gratuitamente no es suficiente para poder afirmar que con él queda

exactamente especificada la causa del negocio de aportación, pero hay

que señalar que incide en error manifiesto, pues la Resolución de 11 de

junio de 1993, en ningún momento dice que el vocablo gratuitamente sea

insuficiente para que la causa quede exactamente especificada. Que si

la interpretación de dicho párrafo del auto es que, a juicio del excelentísimo

señor Presidente, el vocablo gratuitamente empleado en la escritura

calificada, no es suficiente para entender cumplido el requisito exigido por

la indicada Resolución de que en la escritura conste la exacta especificación

de la causa, el auto no respeta la doctrina de la Resolución en él alegada,

ya que ésta considera que no se precisa debidamente la causa del negocio

de aportación verificada en una escritura en la que se efectúa la aportación

sin especificar para nada si tal aportación es gratuita o existe una

contraprestación a favor del cónyuge aportante o si éste tiene o no un derecho

de reembolso a su favor al disolverse la sociedad de gananciales, lo cual

"sensu contrario", que en el supuesto de la escritura calificada que consta

que la aportación es gratuita, la causa queda expresamente especificada,

pues la aportación se hace por la mera liberalidad del cónyuge aportante

y ésta es su causa.

Fundamentos de derecho

Vistos los artículos 609, 1.255, 1.261.3 y 1.274 y siguientes del Código

Civil, y las Resoluciones de esta Dirección General de 10 de marzo y 14

de abril de 1989, 7 y 26 de noviembre de 1992, 28 de mayo de 1996

y 26 de mayo de 1999.

1. Los hechos a tener en cuenta en el presente recurso son los

siguientes: a) Dos cónyuges habían pactado el régimen de separación de bienes,

adjudicando una vivienda a la esposa e inscribiéndose la misma a favor

de ella en el Registro ; b) mediante otra escritura posterior, siete años

después, se otorgan nueva escritura de capitulaciones, que en la única

cláusula de su otorgamiento dice: "Otorgan: Que en lo sucesivo el régimen

económico de su matrimonio será el legal de gananciales ; aportando doña

R. L. R., gratuitamente, a su nueva sociedad de gananciales, la vivienda

descrita en el antecedente III de esta escritura, la cual en lo sucesivo

tendrá tal carácter ganancial" ; c) El Registrador deniega la inscripción

por estimar que no se expresa la causa y que el supuesto no encaja en

ninguno de los supuestos del Código Civil que determinan los bienes

privativos y comunes, confirmándose el defecto por el Presidente del Tribunal

Superior de Justicia ;

2. Es doctrina reiterada de este centro directivo (cfr. Resoluciones

citadas en el "vistos"), que son válidos y eficaces cualesquiera

desplazamientos patrimoniales entre los cónyuges, y, por ende, entre sus

patrimonios privativo y el consorcial, siempre que aquéllos se produzcan por

cualquiera de los medios legítimos previstos al efecto (vid. artículo 609

del Código Civil), entre los cuales no puede desconocerse el negocio de

aportación de derechos concretos a la comunidad de bienes no

personalizada jurídicamente o de comunicación de bienes, como categoría

autónoma y diferenciada, con sus propios elementos y características y cuyo

régimen jurídico vendrá determinado por las previsiones estipuladas por

los contratantes dentro de los límites legales y, subsidiariamente, por la

normativa general del Código Civil. En el presente supuesto quedan

precisados debidamente dichos elementos y, especialmente su causa, pues

se afirma que la aportación se hace con carácter gratuito, que es una

de las causas recogidas en el artículo 1.274 del Código Civil.

Esta Dirección General ha acordado estimar el recurso interpuesto,

con revocación del auto presidencial y de la calificación del Registrador.

Madrid, 30 de diciembre de 1999.-El Director general, Luis María

Cabello de los Cobos y Mancha.

Excmo. Sr. Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid