Está Vd. en

Documento BOE-A-2000-2255

Resolución de 22 diciembre de 1999, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, en el recurso gubernativo interpuesto por el Notario de Guadalajara don Pedro Jesús González Peraba, frente a la negativa del Registrador de la Propiedad número 2 de la misma capital, don Fernando Alonso-Mencía Álvarez, a cancelar una hipoteca en garantía de obligaciones al portador en virtud de apelación del Registrador.

Publicado en:
«BOE» núm. 29, de 3 de febrero de 2000, páginas 5073 a 5074 (2 págs.)
Sección:
III. Otras disposiciones
Departamento:
Ministerio de Justicia
Referencia:
BOE-A-2000-2255

TEXTO ORIGINAL

En el recurso gubernativo interpuesto por el Notario de Guadalajara

don Pedro Jesús González Peraba, frente a la negativa del Registrador

de la Propiedad número 2 de la misma capital, don Fernando Alonso-Mencía

Álvarez, a cancelar una hipoteca en garantía de obligaciones al portador

en virtud de apelación del Registrador.

Hechos

I

En fecha 3 de junio de 1996 se autorizó acta por el Notario de

Guadalajara don Pedro Jesús González Peraba, a requerimiento de los cónyuges

don Isidro González Oñoro y doña María Magdalena López Señor, en la

que se hizo constar, conforme al párrafo 2.o del artículo 156 de la Ley

Hipotecaria, que los requirentes exhibían al Notario cuatro obligaciones

hipotecarias al portador, serie A, números 6 a 9, de la emisión integrada

por un total de nueve obligaciones de la misma serie emitidas por don

M. D. T. y doña P. A. C., formalizada en escritura autorizada el 8 de abril

de 1991 por el Notario de Madrid don Antonio de la Esperanza

Martínez-Radío garantizadas con hipoteca sobre la finca 3.880 del Registro de

la Propiedad número 2 de Guadalajara, finca actualmente inscrita a favor

de los requirentes por habérsela adjudicado en procedimiento judicial

seguido precisamente para la ejecución de la misma hipoteca en cuanto

garantizaba las restantes obligaciones integrantes de la misma emisión.

El Notario hizo constar que se le exhiben dichos títulos y previo cotejo

con la escritura de emisión los inutilizó.

II

Presentada copia de dicha acta en el Registro de la Propiedad número 2

de Guadalajara fue calificada con la siguiente nota: "Denegada la

inscripción del precedente documento por el defecto insubsanable de que no

se ajusta a lo establecido en el artículo 156 de la Ley Hipotecaria, que

exige para cancelar las inscripciones de hipotecas constituidas con objeto

de garantizar títulos al portador, que los títulos se encuentren en poder

del deudor, cosa que no sucede en el caso de la escritura calificada ya

que se encuentran en poder del titular actual de la finca hipotecada,

persona distinta del emitente de las obligaciones, es decir, del deudor. Dicha

persona no tiene la facultad de cancelar la hipoteca a que se refiere el

documento por haber desaparecido esta posibilidad (que sí tenía según

el Reglamento Hipotecario de 1915) de la actual legislación hipotecaria.

Al ser insubsanable el defecto no se practica anotación de suspensión

la cual tampoco ha sido solicitada. Contra la presente nota de calificación

puede interponerse recurso gubernativo ante el excelentísimo señor

Presidente del Tribunal Superior de Justicia en el plazo de cuatro meses

a contar de la fecha de la misma, según se regula en los artículos 66

de la Ley Hipotecaria y 111 y siguientes del Reglamento para su aplicación.

Guadalajara, 2 de agosto de 1996. El Registrador". Sigue la firma.

III

El Notario autorizante del acta interpuso recurso gubernativo frente

a la anterior calificación argumentando: Que si bien los títulos se

encuentran en poder de los actuales titulares de la finca éstos también son

deudores actuales subrogados en el préstamo incorporado a las obligaciones

garantizadas con la hipoteca pues adquirieron tal finca en virtud de

procedimiento de ejecución seguido para el cobro de los restantes títulos

por lo que es de aplicación lo dispuesto en el párrafo 2.o del

artículo 155 de la Ley Hipotecaria para el caso de ejecución de parte de ellos,

y conforme al cual queda subsistente la hipoteca correspondiente al valor

de los no ejecutados entendiéndose que el rematante las acepta y se subroga

en ellas sin destinar a su pago o extinción el precio del remate, subrogación

sobre la que existe casi unanimidad en la doctrina que lo es no sólo en

la hipoteca sino también en la responsabilidad personal ; que por ello el

artículo 231 del Reglamento Hipotecario contempla el supuesto de que

subrogado el rematante en la responsabilidad de cargas o gravámenes

anteriores su importe sea satisfecho propiedad el primitivo deudor,

entendiendo que éste se subroga, según el artículo 118 de la Ley, en los derechos

del titular de unos y otros para exigir su importe al rematante o

adjudicatario ; que por tanto no es cierta la afirmación de la nota de que no

están los títulos en poder del deudor ; que, además, entiende el recurrente

que aunque no se hubiera producido esa subrogación en la deuda también

procedía la cancelación habida cuenta de que aunque los otorgantes del

instrumento cuya inscripción se deniega no se hubieran subrogado en

la deuda, al pagar a los tenedores de las obligaciones el importe de la

deuda han adquirido el crédito, convirtiéndose en acreedores

(artículo 150 de la Ley) y pueden: O transmitirlo a un tercero o extinguirlo ;

que esto último es lo que han realizado mediante la inutilización de los

títulos con lo que extinguido el crédito procede la cancelación de la hipoteca

conforme al artículo 79 de la Ley para lo que prestan el consentimiento

exigido por el artículo 82 ; que si bien el artículo 156 regula procedimientos

especiales de cancelación es por la dificultad práctica de poder obtener

el consentimiento de los tenedores o de todos ellos, pero que si se presentan

los títulos y consiente la cancelación su titular no es preciso acudir a

ninguno de estos procedimientos ; y por último, que si bien el vigente

Reglamento hipotecario no ha recogido la regla del artículo 183 del Reglamento

de 1915, ello no quiere decir que los principios que se inspira no estén

recogidos en la legislación vigente pues si bien en ésta no hay norma

que contemple la cancelación a instancia del hipotecante por deuda ajena

o por el tercer poseedor, es evidente que los interesados en la cancelación

son éstos y no el deudor al que sólo le interesará la carta de pago de

la deuda pero no la cancelación de la hipoteca que tan sólo tendrán interés

en obtener si son titulares de la finca o derecho hipotecado, por lo que

las normas sobre cancelación a solicitud del deudor han de entenderse

aplicables al tercer poseedor o propietario de la finca como verdaderos

interesados en la cancelación.

IV

El Registrador informó en defensa de su nota acudiendo a los siguientes

fundamentos: Que como consecuencia de la doctrina de la Resolución de 29

de diciembre de 1914, el artículo 183 del Reglamento Hipotecario de 1915,

vino a admitir la cancelación de las hipotecas en garantía de títulos

endosables pudieran cancelarse por el deudor o tercer poseedor en cuyo poder

estuvieran los títulos, posibilidad que la Orden de 5 de febrero de 1940

extendió al caso de títulos al portador y al supuesto de que estuvieran

en poder de cualquier persona que tuviera interés conocido en la

cancelación ; que si la reforma de 1944 mantuvo los mismos criterios que

la Ley anterior en materia de hipoteca en garantía de títulos endosables

y al portador y, por el contrario, el Reglamento suprimió la posibilidad

de cancelaciones de las constituidas en garantía de títulos al portador

a solicitud del tercer poseedor o interesado ha de entenderse que quiso

suprimir tal posibilidad ; que la pretendida casi unanimidad de la doctrina

al considerar al rematante de la finca hipotecada como subrogado en la

deuda garantizada con cargas preferentes no es tal, pues son muchos los

autores, cuya doctrina examina, que entienden limitada la subrogación

a la responsabilidad real y no en el sentido de que opere una asunción

de la obligación personal ; que el artículo 231 del Reglamento Hipotecario

aducido por el recurrente lo que contempla es el supuesto de que la

obligación garantizada por la carga preferente que subsiste en la ejecución

hubiera sido pagada con anterioridad por el deudor o tercer poseedor,

no el supuesto de que la misma haya sido pagada después, sin olvidar

que se remite al artículo 118 de la Ley, remisión que ha de entenderse

realizada a su apartado 2.o en el que no se contempla la asunción de

la deuda ; que no se cumplen las reglas generales de la Ley Hipotecaria

sobre cancelación pues la doctrina fundamental, recogida en los

artículos 82 y 83, es la necesidad de consentimiento del titular registral, dejando

a salvo las normas especiales que sobre determinadas cancelaciones se

comprenden en la propia Ley entre las que está el artículo 156 para las

hipotecas en garantía de títulos dada la dificultad de obtener en tal caso

el consentimiento de unos acreedores plurales e indeterminados ; que

tampoco concurre la regla general del artículo 179 del Reglamento Hipotecario

en orden a la prestación de consentimiento por el acreedor pues tal

consentimiento ha de prestarse en escritura pública y en este caso estamos

en presencia de un acta notarial que no puede por su propia naturaleza

recoger esa prestación de consentimiento ; y que por último, no puede

tomarse en consideración la diferencia que establece el legislador para

la cancelación de hipoteca en garantía de títulos endosable y al portador

pues los primeros, al estar identificado el acreedor por el endoso cabe

la cancelación en virtud de escritura otorgada por el mismo, en tanto

que la falta de identificación del acreedor en los segundos obliga a acudir

a la solución de que la cancelación la solicite el deudor previa recogida

e inutilización de los títulos.

V

El Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha

dictó auto estimando el recurso y revocando la nota de calificación

fundándose en que los rematantes de la finca se subrogaron en la condición

de deudores en virtud del remate en cuanto a la obligación de pago del

resto de los títulos que no acudieron en su día a la ejecución y como

tales deudores están legitimados para cancelar la hipoteca.

VI

El Registrador apeló el anterior auto refutando su argumentación sobre

la existencia de una asunción de la deuda en virtud del remate de la

finca como consecuencia de la ejecución hipotecaria y la consiguiente

legitimación de los solicitantes como deudores para solicitar la cancelación.

Fundamentos de Derecho

Vistos los artículos 1.861 del Código Civil ; 6, 79.2.o, 80.2.o, 82, 105

y 156 de la Ley Hipotecaria, y las Resoluciones de 29 de diciembre

de 1914, 3 de diciembre de 1986 y 30 de octubre de 1989.

1. Se plantea en el presente recurso la posibilidad de cancelar una

hipoteca en garantía de títulos al portador a solicitud del tenedor de los

mismos, que en este caso es el tercer poseedor de la finca hipotecada,

previa su exhibición al Notario autorizante del acta en que aquélla se

solicita, que da fe de haberlos cotejado e inutilizado.

2. Conforme establecen los artículos 79.2.o y 80.2.o de la Ley

Hipotecaria, podrá pedirse y deberá ordenarse, en su caso, la cancelación total

o parcial de las inscripciones cuando se extinga por completo o se reduzca

el derecho inscrito, siendo necesario para ello presentar en el Registro

los títulos o documentos que acrediten la extinción de tal derecho

(artículo 173 del Reglamento Hipotecario). El carácter accesorio de la hipoteca

respecto del crédito garantizado (artículos 1.861 del Código Civil y 105

de la Ley Hipotecaria), determina que la extinción del crédito conlleve

la del derecho de garantía.

3. En el caso de títulos al portador, la incorporación del derecho

al documento, unida a la legitimación que la posesión de éste brinda para

el ejercicio de aquél, implican que la destrucción o inutilización del título

acarree la extinción del derecho incorporado, por lo que acreditada

fehacientemente a través de acta notarial aquella inutilización se dan los

presupuestos legales para la cancelación de la garantía tal como expresamente

se recoge en el artículo 156 de la Ley Hipotecaria, sin que la referencia

del mismo al supuesto de que aquéllos obren en poder del deudor, sin

duda por ser el más frecuente, pueda excluir la misma solución cuando

lo solicite cualquier persona legitimada conforme al artículo 6.o de la Ley

Hipotecaria.

Esta Dirección General ha acordado desestimar el recurso y confirmar

el auto apelado.

Madrid, 22 de diciembre de 1999.-El Director general, Luis María

Cabello de los Cobos y Mancha.

Excmo. Sr. Presidente del Tribunal Superior de Justicia de

CastillaLa Mancha.

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid