Está Vd. en

Documento BOE-A-2000-2250

Resolución de 17 de diciembre de 1999, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, en el recurso gubernativo interpuesto por Ayuntamiento de Sevilla, contra la negativa del Registrador de la Propiedad de Sevilla número 12, don Francisco Manuel Galán Ortega, a inscribir un acta de pago y ocupación, en virtud de apelación del Registrador.

Publicado en:
«BOE» núm. 29, de 3 de febrero de 2000, páginas 5064 a 5065 (2 págs.)
Sección:
III. Otras disposiciones
Departamento:
Ministerio de Justicia
Referencia:
BOE-A-2000-2250

TEXTO ORIGINAL

En el recurso gubernativo interpuesto por don Alejandro Rojas Marcos

de la Viesca, Primer Teniente Alcalde y Vicepresidente de la Gerencia

de Urbanismo en nombre del excelentísimo Ayuntamiento de Sevilla, contra

la negativa del Registrador de la Propiedad de Sevilla número 12, don

Francisco Manuel Galán Ortega, a inscribir un acta de pago y ocupación,

en virtud de apelación del señor Registrador.

Hechos

I

El excelentísimo Ayuntamiento en Pleno de Sevilla, en sesión celebrada

el día 26 de julio de 1991, acordó la expropiación y aprobó la relación

de bienes, derechos y titulares afectados por la apertura de vial de nueva

formación entre los terrenos de la UA-SB-8 y las Facultades de Filosofía

y Ciencias Económicas y Empresariales. Entre dichos bienes y derechos

se incluían las plazas de aparcamiento números 1, 2, 3, 7, 8, 9, 10, 11

y 12 de determinados bloques de la calle Enramadilla, número 23,

titularidad registral de don Miguel Cabezudo Mancebo. Con fecha 12 de

septiembre de 1994, el Jurado Provincial de Expropiación fijó el justiprecio,

con carácter ejecutorio y firme en vía administrativa. Dicha resolución

fue acatada por acuerdo del Consejo de Gerencia, adoptado en sesión

celebrada el 20 de febrero de 1995 ; no obstente, la notificación del indicado

acuerdo no fue posible practicarla al titular don Miguel Cabezudo Mancebo,

por haberse ausentado sin dejar señas y, por tanto, con fecha 3 de

noviembre de 1995 se publicó edicto en el "Boletín Oficial" de la provincia, así

como en el tablón de edictos del Ayuntamiento de Sevilla. Dicho

Ayuntamiento, con fecha 10 de noviembre de 1995, dio cuenta de todas las

actuaciones de Ministerio Fiscal, de conformidad con lo prevenido en el

artículo 5 de la Ley de Expropiación Forzosa y se procedió a la consignación

del justiprecio en la Caja General de Depósitos, con fecha 25 de enero

de 1996.

El 17 de abril de 1997, el excelentísimo Ayuntamiento de Sevilla

procedió a levantar acta de pago y ocupación, convocando a los titulares

de las cargas que gravaban las fincas objeto de la expropiación,

solicitándose la asistencia del Ministerio Fiscal.

II

Presentada el acta en el Registro de la Propiedad de Sevilla número

12, fue calificada con la siguiente nota: "Presentado el precedente

documento el día once de febrero del año en curso con el asiento 1751 del

diario 5, acompañado de escrito firmado por doña María Luisa Arcos

Fernández, Jefa de Servicio de la Gerencia Municipal de Urbanismo del

excelentísimo Ayuntamiento de Sevilla por el que se tratan de aclarar ciertas

actuaciones contenidas en aquél, a solicitud del presentante se extiende

la siguiente nota de calificación. Primero. Se observa el defecto, que se

considera insubsanable, de incomparecencia del Ministerio Fiscal a la

formalización de la que se denomina en el título acta de pago y ocupación,

siendo así que su concurrencia es preceptiva, como se deriva del artículo

5 de la Ley de Expropiación Forzosa, y artículo 51-1 c) de su Reglamento.

Segundo. En cuanto a la cancelación de la hipoteca a favor del ``Banco

Hispanoamericano, Sociedad Anónima'', afectante a las fincas relacionadas

bajo las letras A a M en el título que nos ocupa, se observa el defecto

de no especificarse la parte del justiprecio fijado que se destina a su

cancelación, como exige el artículo 32-5.o, 2) del Reglamento Hipotecario.

Tercero: Aunque se trata de un acta de pago, no resulta de la misma que

se haya hecho efectiva la parte de justiprecio correspondiente a la extinción

de dicha carga, ni tampoco se acompaña -a pesar de lo que se dice en

el expositivo tercero, apartado 3 de la misma acta- el documento que

acredite la referida consignación del total justiprecio, de conformidad con

el artículo 32-4 y 5,2) del Reglamento Hipotecario. Considerado

insubsanable el defecto relacionado en apartado primero, no procede la práctica

de anotación preventiva de suspensión. Contra la precedente calificación

cabe interponer recurso gubernativo ante el Tribunal Superior de Justicia

de Andalucía en el plazo de cuatro meses a contar de su fecha, de

conformidad con el artículo 66 de la Ley Hipotecaria y en la forma prevenida

en los artículos 112 y siguientes de su Reglamento. Sevilla a diecinueve

de marzo de mil novecientos noventa y siete. El Registrador. Sin firma."

III

Don Alejandro Rojas Marcos de la Viesca, Teniente de Alcalde y

Vicepresidente de la Gerencia de Urbanismo, en representación del

excelentísimo Ayuntamiento de Sevilla, interpuso recurso gubernativo contra la

anterior calificación, y alegó: 1.o Que en cuanto al primer defecto de la

nota de calificación se señala que tanto el artículo 5 de la Ley de

Expropiación Forzosa como el 51 de su Reglamento prevé la intervención del

Ministerio Fiscal. En el presente caso, por comunicación realizada con

acuse de recibo al Ministerio Fiscal se le solicita su asistencia para la

formalización del acta de pago y ocupación el día 17 de abril de 1996,

sin que, notificada en tiempo y forma, compareciera al citado acto. Que

en este caso, la Administración expropiante ha optado por entender, que

al no haber comparecido el Ministerio Fiscal, ello no es óbice para que

se continúe el procedimiento, entendiéndose por notificado el citado acto,

en una aplicación analógica de las normas del procedimiento

administrativo que rigen para todos los interesados en el mismo ; por tanto, la

aplicación del artículo 59.2 y 3 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre,

de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento

Administrativo Común. Que no se ha podido entender de otra manera,

en una interpretación lógica ante la ausencia de norma legal. Que el defecto

podía haberse calificado como subsanable ya que podía haberse subsanado

con un informe del Ministerio Fiscal o por certificación de su no oposición.

2.o En lo referente al segundo defecto de la nota, se señala que no se

especifica el importe del justiprecio destinado a la cancelación de la

hipoteca, habida cuenta que el importe de ésta era mayor que el de aquél,

y en consecuencia, todo el justiprecio se destinó a la cancelación de la

carga. 3.o Que el documento justificativo de la consignación del justiprecio

en la Caja General de Depósitos de la suma de 4.067.680 pesetas, el día

25 de enero de 1996, se adjuntó junto con el acta de pago y ocupación

de fecha 17 de abril de 1996 para su presentación en el Registro de la

Propiedad. La referida acta supone el documento administrativo en cuya

virtud habrá de operarse la transmisión de la titularidad de los terrenos

expropiados una vez culminado el expediente de expropiación forzosa.

IV

El Registrador de la Propiedad, en defensa de su nota, informó: Que

resulta llamativo que la base de este recurso consista en una calificación

registral contenida en una nota que, habiendo sido ofrecida al presentante

como un simple proyecto de nota de calificación sometida a su

consideración, fuera retirada junto con los documentos presentados

inadvertidamente sin la firma del funcionario y que la convertiría en una auténtica

nota de calificación. Que como su contenido comprende realmente la

calificación que merecieron aquellos documentos, se defiende a los efectos

del recurso gubernativo planteado: 1.o Que el acta de pago y ocupación

no aparece firmada por el Ministerio Fiscal, circunstancia que reconoce

el recurrente, que argumenta que fue citado y no compareció,

incomparecencia que el recurrente no estima óbice para que el procedimiento

continúe hasta el final. Que tal interpretación no puede sostenerse en

virtud de lo que establece el artículo 5 de la Ley de Expropiación Forzosa,

del que se deduce que en los casos que prevé tal artículo, que las diligencias

que habían de practicarse con el Ministerio Fiscal, no terminan

simplemente con su citación, sino que será considerado como parte, y que aquéllas

abarcarán hasta la firma del acta de ocupación y pago o consignación

del justiprecio, como también resulta del artículo 51 del Reglamento de

la Ley de Expropiación Forzosa al obligar a la consignación del justiprecio

cuando comparezca el Ministerio Fiscal. Que se considera imprescindible

la comparecencia del Ministerio Fiscal para no violar los citados preceptos,

así como otros que los desarrollan, como el artículo 32 del Reglamento

Hipotecario, que tiende, según palabras de la Resolución de 13 de julio

de 1989, a "la tutela de la propiedad y de los derechos subjetivos y el

principio registral de tracto sucesivo... dado que la expropiación forzosa

implica la extinción del dominio para su titular, y, además, la de las cargas

que pesan sobre la finca...". Que también se vulnerarían los artículos 9

y 33-3 de la Constitución Española. 2.o Que en cuanto a los defectos segundo

y tercero de la calificación, que consisten en la falta de acreditación de

los extremos que en ellos se consignan y que, a pesar de lo alegado por

el recurrente, no han sido aportados para su calificación, lo que impide

pronunciarse sobre el fondo de los mismos hasta tanto sean aportados

al Registro por el presentante para analizar entonces su idoneidad, al

amparo del artículo 32-4 y 5-2 del Reglamento Hipotecario.

V

El Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía revocó

la nota del Registrador fundándose en que no cabe hacer de la

incomparecencia del Ministerio Fiscal, no imputable al Ayuntamiento, un

obstáculo insalvable ; ahora bien, en el presente caso, como no consta que

la citación fuese practicada, el defecto primero debe mantenerse pero con

carácter subsanable ; y en que el tercer defecto, habiéndose acompañado

el resguardo del depósito del justiprecio, cabe rechazar su virtualidad y

también en lo que respecta al segundo defecto y a que los interesados

en el asiento a cancelar fueron citados y concurrieron al pago.

VI

El Registrador apeló el auto presidencial, manifestando que sólo es

objeto de apelación el Auto en cuanto a lo relativo al defecto señalado

como primero en la nota de calificación, que se estimaba insubsanable

y que el Auto estima subsanable, y que con respecto al cual se mantienen

las alegaciones contenidas en el escrito de interposición del recurso y

se añade la sentencia del Tribunal Constitucional de 19 de diciembre

de 1986.

Fundamentos de Derecho

Vistos los artículos 1.256 del Código Civil, 46 de la Ley de Régimen

Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento

Administrativo, 5 de la Ley de Expropiación Forzosa y 51 de su Reglamento, y

18, 65 y 66 de la Ley Hipotecaria y 32, 104 y 117 de su Reglamento.

1. En un acta de pago y ocupación consecuente a un expediente de

expropiación forzosa consta lo siguiente: "Intervienen en este acto, con

el carácter y representación que se indica, los siguientes señores: (...) Por

la parte expropiada: Comparecen: Virtud a lo dispuesto en el artículo 5

de la Ley de Expropiación Forzosa comparece el Ministerio Fiscal". Entre

otras faltas, el Registrador aprecia: "Primero: se observa el defecto, que

se considera insubsanable, de incomparecencia del Ministerio Fiscal a la

formalización de la que se denomina en el título acta de pago y ocupación,

siendo así que su concurrencia es preceptiva, como se deriva del artículo

5 de la Ley de Expropiación Forzosa y artículo 51-1, c) de su Reglamento".

2. El defecto tal como es formulado no puede mantenerse ; sin

prejuzgar ahora sobre si la comparecencia del Ministerio Fiscal a la

formalización del acta de pago y ocupación es o no necesaria para su inscripción,

es lo cierto que de el documento calificado resulta, bajo fe del funcionario

que lo autoriza, que dicha comparecencia se ha producido ; y no habiéndose

cuestionado la competencia de este funcionario ni el carácter de público

del documento calificado (cfr. artículos 1.216 del Código Civil y siguientes

y 46 de la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y

del Procedimiento Administrativo Común), no puede el Registrador -que

está limitado en su calificación por lo que resulta del título y de los libros

a su cargo (cfr. artículo 18 de la Ley Hipotecaria)-, ignorar tal aseveración,

que, por lo dicho, goza de fehaciencia, sino que debe estar y pasar por

su exactitud, sin perjuicio de poner el hecho en conocimiento de la

autoridad judicial si tuviere sospechas de la falsedad de tal extremo (cfr. artículo

104 del Reglamento Hipotecario).

Por todo ello se desestima el recurso en los términos de los anteriores

considerandos.

Madrid, 17 de diciembre de 1999.-El Director general, Luis María

Cabello de los Cobos y Mancha.

Excmo. Sr. Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid