Está Vd. en

Documento BOE-A-2000-10981

Resolución de 19 de abril de 2000, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, en el recurso gubernativo interpuesto por el Notario de Barcelona don José Javier Cuevas Castaño, contra la negativa del Registrador Mercantil número XII de Barcelona, don Jesús González García, a inscribir una escritura de apoderamiento.

Publicado en:
«BOE» núm. 139, de 10 de junio de 2000, páginas 20760 a 20761 (2 págs.)
Sección:
III. Otras disposiciones
Departamento:
Ministerio de Justicia
Referencia:
BOE-A-2000-10981

TEXTO ORIGINAL

En el recurso gubernativo interpuesto por el Notario de Barcelona,

don José Javier Cuevas Castaño, contra la negativa del Registrador

Mercantil número XII de Barcelona, don Jesús González García, a inscribir

una escritura de apoderamiento.

Hechos

I

El 27 de febrero de 1998 se presenta en el Registro Mercantil de

Barcelona escritura de apoderamiento autorizada por el Notario de Barcelona

don José Javier Cuevas Castaño y otorgada por la administradora única

de la de la entidad "Electres Instal.lacions i Comunicacions BCN, Sociedad

Limitada". En la intervención de esta escritura se transcribe literalmente

todo el contenido del artículo 18 de los Estatutos sociales, en el cual se

consigna una enumeración detallada de las facultades de los

administradores ; y en la parte dispositiva se expresa que el compareciente "... confiere

poder tan amplio y bastante como en Derecho se requiera a favor de

don ..., para que en nombre y representación de la entidad poderdante,

pueda ejercitar todas y cada una de las facultades que figuran en el artículo

18de los Estatutos sociales, excepto las legalmente indelegables,

transcritas en la parte expositiva de esta escritura y que se dan aquí por

literalmente reproducidas, con el fin de evitar innecesarias repeticiones en

un mismo documento...".

II

Mediante nota extendida al pie de la escritura, el Registrador Mercantil

número XII de Barcelona, don Jesús González Pérez, suspendió la

inscripción por observarse el siguiente defecto: "Dado que, de conformidad

con el artículo 185.6 del Reglamento del Registro Mercantil, no resulta

del Registro la enumeración de las facultades del órgano de administración,

deben constar textualmente en el otorgamiento las facultades atribuidas

al apoderado nombrado, careciendo la transcripción del artículo 18 de

los Estatutos sociales, realizada en la intervención del presente documento,

de conexión causal con el acto otorgado. Barcelona, a 17 de marzo de

1998. El Registrador [Firma ilegible]".

III

El Notario autorizante de la escritura interpuso recurso de reforma

contra la nota de calificación, alegando que, como quiera que la calificación

registral no expresa, según exige el artículo 62 del Reglamento del Registro

Mercantil, la disposición en que se funda o la doctrina jurisprudencial

en que se ampara, limitándose a dogmatizar sobre una supuesta falta de

conexión causal entre la transcripción de facultades que la escritura

contiene y el acto otorgado, no puede el recurrente combatir la inexistente

argumentación, por lo cual se limita a solicitar del Registrador u nuevo

y más concienzudo análisis del título presentado y, de resultas de ello,

la reforma de su calificación.

IV

El Registrador decidió mantener su calificación con base en los

siguientes argumentos: 1.o Que es rotundamente incierta la afirmación del

recurrente en el sentido de que la calificación no expresa la disposición

en que se funda, ya que la norma transgredida -el artículo 185.6 del

Reglamento del Registro Mercantil- ha sido citada con toda claridad ; 2.o Que,

por aplicación de dicho precepto, no fue inscrita la enumeración de

facultades del órgano de administración consignada en la escritura de

constitución de la sociedad, por lo que la determinación de facultades del

apoderado deberá realizarse con carácter autónomo y nunca mediante

la referencia a esa enumeración de facultades que no pudo ser inscrita

en los términos en que figuraba en la escritura fundacional. Dicha

enumeración -con ese originario carácter estatutario que tenía- debe

considerarse como jurídicamente inexistente, al no estar inscrita ni poder

inscribirse en el Registro Mercantil ; 3. Que la presente escritura de

apoderamiento no debe ser inscrita en los términos en que ha sido redactada,

porque el Registro Mercantil no puede publicar el artículo 18 de los

Estatutos con otro contenido distinto de aquél con el que figura inscrito en

el acto fundacional ; no sólo por la prohibición citada, sino por la confusión

que provocaría en los terceros (al certificar de los estatutos dicho precepto

tendría una redacción diferente de la que resultaría de certificar del

apoderamiento). No puede admitirse el acceso al Registro Mercantil de dichas

enumeraciones de facultades por medio de la vía indirecta de transcribir

un precepto estatutario incluyendo dentro del mismo extremos que no

fueron ni pueden ser inscritos. Por otra parte, si la calificación registral

se limita a denegar nuevamente la inscripción de la susodicha enumeración

estatutaria de facultades y se mantiene el artículo 18 de los Estatutos

con la misma redacción actualmente inscrita, el apoderamiento quedaría

sin contenido ; de ahí esa falta de conexión causal entre el acto otorgado

y las facultades que se quieren conferir al apoderado.

V

El Notario recurrente apeló la decisión del Registrador con base en

los siguientes fundamentos: 1.o La mera cita de un precepto legal o

reglamentario que no resulta directamente aplicable al caso controvertido y

cuya conexión con éste constituye una opinión personal sin apoyo legal,

jurisprudencial ni siquiera doctrinal, no satisface la exigencia del artículo

62.3 del Reglamento del Registro Mercantil ; 2.o La argumentación del

Registrador sería atendible en el supuesto de que el texto de la escritura

se hubiera limitado a hacer una referencia al precepto estatutario, pero

pierde todo su valor cuando -como ocurre en este caso- se transcribe

íntegramente el contenido escriturado del precepto, lo que convierte la

remisión en verdadera y completa enumeración, justificándose esta técnica

de redacción en la necesidad de evitar innecesarias repeticiones ; 3.o La

postura del señor Registrador parte del principio erróneo de que todo

lo que no está en el Registro no está en el mundo, olvidando los efectos

inter partes que también tienen los estatutos en cuanto pactos de un

contrato social ; y 4.o Los escrúpulos del Registrador hubieran podido evitarse

inscribiendo las facultades conferidas en el apoderamiento, mediante la

transcripción de las enumeradas en el artículo 18 de los Estatutos, sin

necesidad de citar tal artículo, dado que su cita o invocación tiene un

patente carácter instrumental o accesorio, como mero punto de referencia.

Fundamentos de Derecho

Vistos los artículos 62, 94.1.5y 185.6 del Reglamento del Registro

Mercantil ; 108 del Reglamento Hipotecario; y las Resoluciones de 16 de

marzo de 1990 y 22 de julio de 1991.

1. Se debate sobre la inscripción de una escritura de apoderamiento,

otorgada por el Administrador único de cierta sociedad, en la que, después

de transcribir íntegramente el artículo 18 de los Estatutos sociales que

contiene una enumeración detallada de las facultades de los

administradores, se confieren al apoderado todas esas facultades -excepto las

legalmente indelegables- y se expresa que están transcritas en la parte

expositiva de la escritura, por lo que se dan por literalmente reproducidas

para evitar innecesarias repeticiones.

El Registrador Mercantil suspende la inscripción porque, a su juicio,

al no resultar del Registro -conforme al artículo 185.6 del Reglamento

del Registro Mercantil- la enumeración de las facultades del órgano de

Administración, deben constar textualmente en el otorgamiento las

facultades atribuidas al apoderado nombrado, careciendo la transcripción del

artículo 18 de los Estatutos sociales, que se realiza en la intervención

de la escritura, de conexión causal con el acto otorgado.

2. Un defecto tan inconsistente no puede ser mantenido, toda vez

que, con independencia de la validez y eficacia que, a pesar de no ser

inscribible en el Registro Mercantil, cabe reconocer en el ámbito

extrarregistral a la enumeración estatutaria de facultades del órgano de

administración (cfr. las Resoluciones de 16 de marzo de 1990 y 22 de julio

de 1991), en la escritura presentada se refleja con toda claridad la voluntad

de la sociedad poderdante de conferir al apoderado unas facultades

suficientemente determinadas en aquélla y que, a diferencia de lo que acontece

con las enumeraciones de las que se atribuyan a los administradores -cfr.

artículo 185.6 del Reglamento del Registro Mercantil-, son inscribles en

el Registro -cfr. artículo 94.1.5.o de dicho Reglamento.

Esta Dirección General ha acordado estimar el recurso y revocar la

decisión y la nota del Registrador.

Madrid, 19 de abril de 2000.-El Director general, Luis María Cabello

de los Cobos y Mancha.

Sr. Registrador Mercantil de Barcelona número XII

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid