Está Vd. en

Documento BOE-A-1999-4768

Resolución de 10 de febrero de 1999, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, en el recurso gubernativo interpuesto por don Fernando Martínez Santarén, en representación de la sociedad «Martínez Santarén, Sociedad Limitada», frente a la negativa del Registrador mercantil número 5 de Madrid, don Francisco Javier Navia-Osorio García-Braga, a inscribir una escritura de elevación a públicos de acuerdos sociales.

Publicado en:
«BOE» núm. 49, de 26 de febrero de 1999, páginas 8132 a 8133 (2 págs.)
Sección:
III. Otras disposiciones
Departamento:
Ministerio de Justicia
Referencia:
BOE-A-1999-4768

TEXTO ORIGINAL

En el recurso gubernativo interpuesto por don Fernando Martínez

Santarén, en representación de la sociedad "Martínez Santarén, Sociedad

Limitada", frente a la negativa del Registrador mercantil número 5 de Madrid,

don Francisco Javier Navia-Osorio García-Braga, a inscribir una escritura

de elevación a públicos de acuerdos sociales.

Hechos

I

En escritura otorgada el 29 de julio de 1992 ante el Notario de Móstoles

don Luis Barnes Serrahina, se elevaron a públicos los acuerdos adoptados

por la Junta general extraordinaria de socios de la compañía mercantil

"Martínez Santarén, Sociedad Anónima", celebrada el 11 de junio del mismo

año en segunda convocatoria. Dicha Junta fue convocada mediante

anuncios publicados en el diario "Diario 16" del 25 de mayo anterior y en

el "Boletín Oficial del Registro Mercantil" del 28 de igual mes, señalando

como fecha para la reunión en primera convocatoria el 10 de junio y

en segunda el día siguiente.

II

Presentada copia de la referida escritura en el Registro Mercantil de

Madrid, fue calificada con la siguiente nota: "El Registrador mercantil que

suscribe previo examen y calificación del documento precedente de

conformidad con los artículos 18-2 del Código de Comercio y 6 del Reglamento

del Registro Mercantil, ha resuelto no practicar la inscripción solicitada

por haber observado el siguiente defecto que impide su práctica: La junta

que decidió la adaptación adolece del defecto insubsanable de no haberse

convocado con los quince días de antelación que establece el artículo 97

de la Ley de Sociedades Anónimas (es precio dicho cómputo desde la

fecha del último de los anuncios). En el plazo de dos meses a contar

de esta fecha se puede interponer recurso gubernativo de acuerdo con

los artículos 66 y siguientes del Reglamento del Registro Mercantil. Madrid,

8 de enero de 1996. El Registrador. Firma ilegible".

III

Don Fernando Martínez Santarén, en representación de "Martínez

Santarén, Sociedad Anónima", interpuso recurso gubernativo frente a la

anterior calificación alegando que la Junta se celebró en segunda convocatoria

transcurrido el plazo señalado en el artículo 97 de la Ley de Sociedades

Anónimas, por lo que a la publicación en el periódico hace referencia

y a los quince días de su publicación en el "Boletín Oficial del Registro

Mercantil"; que el encargo para la publicación en éste tuvo lugar el día

25 de mayo y que la dilación en hacerla efectiva no puede transformarse

en perjuicio tan grave como el acarrear la nulidad de la junta, máxime

cuando el acuerdo a tomar era el de transformación de la sociedad en

limitada por imperativo legal; y que aquel "Boletín Oficial" debió proceder

a la publicación de inmediato y no dilatarlo cuatro días ya que esta dilación,

según el criterio del Registrador, determina la nulidad de la junta.

IV

El Registrador decidió mantener su calificación, desestimando el

recurso, en base a los siguientes fundamentos: Si la ley exige dos anuncios

al plazo habrá de computarse desde la fecha del último y así lo ha entendido

el Tribunal Supremo en sentencias de 28 de marzo de 1968, 31 de mayo

de 1983 y 5 de marzo de 1987; que es materia sujeta a calificación registral

según resolución de 23 de julio de 1984 y así se desprende de la lectura

del artículo 97 de la Ley de Sociedades Anónimas; que si la ley, para

conocimiento de la convocatoria por los accionistas, exige dos anuncios,

es evidente que el plazo habrá de contarse a partir del último de ellos

y ni siquiera una previsión estatutaria puede limitarlo o reducirlo según

estableció la Resolución de 26 de febrero de 1953.

V

El recurrente se alzó frente a la anterior decisión, reiterando sus

argumentos, y apela a Sentencia del Tribunal Supremo más moderna, la de

21 de noviembre de 1994, conforme a la que ha de excluirse del cómputo

el día de celebración de la Junta, pero no el de la convocatoria, por lo

que habrían de mediar catorce días entre fechas.

Fundamentos de Derecho

Vistos los artículos 93, 95, 97 y 98 de la Ley de Sociedades Anónimas;

las sentencias del Tribunal Supremo de 29 de marzo y 21 de noviembre

de 1994 y las resoluciones de 10 de julio y 6 de noviembre de 1995.

1. Rechazada por el Registrador la inscripción de los acuerdos de

la Junta General por entender que no fue válida la reunión al haber tenido

lugar antes de transcurrir el plazo mínimo exigido por el artículo 97 de

la Ley de Sociedades Anónimas entre la última publicación del anuncio

de convocatoria y la fecha de su celebración, a ese concreto punto ha

de limitarse este recurso, ya que no cabe tomar en consideración los

argumentos de recurrente sobre las causas que demoraron la publicación de

aquél en el "Boletín Oficial del Registro Mercantil" que se había solicitado,

a su juicio, con la antelación suficiente.

2. Con la excepción que representa el supuesto de junta universal,

la convocatoria en debida forma es presupuesto de la válida constitución

de la junta general, de su misma existencia. Así ha de deducirse tanto

el artículo 93.1 de la Ley de Sociedades Anónimas, cuando se refiere a

la junta general "debidamente convocada", como del artículo 95 que, en

relación con la junta general ordinaria, utiliza la expresión "previamente

convocada al efecto".

Y si bien los estatutos pueden regular la forma de realizar la

convocatoria, el legislador ha impuesto unos requisitos mínimos inderogables:

La publicación del anuncio correspondiente, en un determinado contenido,

en dos medios de difusión, el "Boletín Oficial del Registro Mercantil" y

uno de los diarios de mayor circulación en la provincia con una antelación

de por lo menos quince días antes de la fecha fijada para su celebración.

Exigidas dos publicaciones y un lapso de tiempo desde aquellas,

necesariamente ha de entenderse que de no haber tenido lugar ambas el mismo

día el cómputo habrá de hacerse desde la última.

En lo que respecta al cómputo, es cierto, como afirma el recurrente,

que el Tribunal Supremo (vid. sentencias de 29 de marzo y 21 de noviembre

de 1994) ha interpretado la norma legal en el sentido de que en el mismo

ha de incluirse el día en que se publica la convocatoria, y esa interpretación

la ha hecho suya este Centro Directivo (Resoluciones de 10 de julio y

6 de noviembre de 1995).

3. Ahora bien, en el presente caso, y computados los plazos en la

forma dicha, si el último anuncio se publicó el 28 de mayo es evidente

que el primer día en que pudo válidamente reunirse la junta en primera

convocatoria era el 12 de junio. La reunión tuvo lugar el día 11 en segunda

convocatoria, tal como estaba previsto en los anuncios, y tal reunión no

puede tenerse por válida pues también fue extemporánea dado que

respetando, como se respetó, en su convocatoria el plazo mínimo de

veinticuatro horas entre una y otra, establecido por el apartado segundo del

artículo 98 de la Ley de Sociedades Anónimas, la junta tan sólo podía

tener lugar en segunda convocatoria a partir del día 13 del mismo mes,

lo que hace innecesario entrar en el examen de en qué supuestos procede

esa reunión de carácter subsidiario.

Esta Dirección General ha acordado desestimar el recurso confirmando

la nota y decisión del Registrador.

Madrid, 10 de febrero de 1999.-El Director general, Luis María Cabello

de los Cobos y Mancha.

Sr. Registrador mercantil número 5 de Madrid.

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid