Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Ministerio de la Presidencia Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Está Vd. en

Documento BOE-A-1943-7181

Ley de 29 de julio de 1943 sobre ordenacin de la Universidad espaola.

TEXTO

Entre los tesoros del patrimonio histrico de la Hispanidad descuella con luminosidad radiante el de nuestra tradicin universitaria. Van a cumplirse, ahora precisamente, setecientos aos del amanecer feliz de la ms preclara de las Universidades espaolas, cuyo, nombre orla de esplendores el siglo de las Cruzadas y de las Catedrales. La Universidad salmantina, colocada desde su nacimiento en la vanguardia de los estudios generales de la cristiandad, fu el prototipo de la floracin universitaria castellana, a la que el Rey Sabio asign un canon y un destino.

Naci nuestra Universidad para servir, ante todo, la misin de transmitir el saber mediante la enseanza: Ayuntamiento de maestros et de escolares que es fecho en algn lugar con voluntat et con entendimiento de aprender los saberes (Partid. II. ttulo XXXI, ley 1.), Esta finalidad inicial, sometida al fiel servicio de la Religin y de la Patria, pero estimulada por el intercambio medieval del saber, desarroll en el propio seno universitario la creacin pujante de una ciencia de fuerte poder expansivo, que ya en el siglo XV sali a cosechar laureles en el campo del pensamiento europeo. No fueron la enseanza ni la produccin de ciencia las notas nicas que definieron el concepto hispnico de Universidad. Ya desde un principio. como consta en las mismas Partidas, se proclam la misin educadora en aquel facer la vida honesta y buena, supremo deber de todo escolar digno. Y hubieron de surgir en torno a las aulas, formando cuerpo con la misma Universidad, instituciones ejemplares de rigurosa funcin educativa.

Cuando adviene la unidad nacional y suena la hora universal de Espaa, nuestra Universidad, representada junto a la gloriosa tradicin de Salamanca por la egregia fundacin del Cardenal Cisneros, aparece en la plenitud de su concepto para servir los ideales de su destino imperial; es sede de los mejores maestros de Europa, produce una ciencia que se enseorea del mundo y educa y forma hombrea que, en frase del mismo Cardenal, honren a Espaa y sirvan a la Iglesia. Tal florecimiento universitario es el creador del ejrcito teolgico que se apresta a la batalla contra la hereja para defender la unidad religiosa de Europa y de la falange misionera que ha de afirmar la unidad catlica del orbe. Llega as a cumplir, adems, la Universidad hispnica la finalidad de difundir la ciencia. Porque de una parte salen nuestras ideas a la par que nuestras naves a conquistar el mundo, la voz de nuestros universitarios se escucha en todas las aulas de Europa, que llegan a ser feudo de nuestro pensamiento cientfico, y en el otro lado del mar, la voluntad imperial espaola crea una legin de centros universitarios que nacen, como el de Mjico, para que, segn el mandato del magnnimo Csar, los naturales y los hijos de espaoles sean industriados en las cosas de nuestra santa fe catlica y en las dems facultades.

Cumpli as plenamente en la Historia su autntica misin espiritual la Universidad.hispnica. Consagrada, ante todo, a transmitir la cultura por medio de la enseanza, con ambiente de unidad de ciencia catlica, de espritu moral, de disciplina y de servicio pudo ser, como, quera nuestro Vives, reunin y convenio de personas doctas al par que buenas congregadas, para hacer iguales a ellos a todos cuantos all acudan para aprender. Pero fu, adems, creadora de una ciencia que di al Imperio contenido y pensamiento. De las aulas sali la doctrina que fundi el humanismo en el alma nacional, cristianizando las paganas del Renacimiento; la doctrina de la gracia suficiente salvadora, la definicin del Derecho de gentes, el vivismo y el suarismo como creaciones autctonas de nuestro genio cientfico; la ciencia, en suma, una y universal de espritu catlico, por la que fu posible dominar el orbe con el Imperio mayor de la Historia.

Esta Universidad era tambin institucin fundamentalmente educativa. Los alumnos vivan en comn en torno a los claustros, en aquellos colegios Mayores, donde se poda esperar como fruto la cultura espiritual, que en el pensamiento pedaggico vivista es bien de precio elevado e incomparable y donde en su sentir se alcanzaba la suma finalidad educativa de la enseanza: que el joven se haga ms instrudo y ms perfecto en virtudes por medio de la sana doctrina.

Aquella gran Universidad imperial perdi sus lumbres y esplendores en la gran crisis del siglo XVIII, donde se acusaron ya las influencias extraas; hizo su aparicin el escepticismo y se derrumb con estrpito el edificio de nuestra unidad espiritual, entre los ensayos, la impiedad, la habladura y la ostentacin. La restauracin cultural del siglo XVIII no fu ms que un metoro fugaz, eclipsado en el primer destello por la invasin francesa, que trajo a nuestras aulas la rgida influencia del sistema napolenico y tras ella, la desorientacin, la inestabilidad, el perpetuo cambio de postura en el rgimen universitario, abierto de par en par a toda suerte de exotismos.

As llega con afn ordenador la legislacin de mil ochocientos cincuenta y siete. Pero slo abarca aspectos y perfiles externos, sin plantear a fondo, por dificultades de ambiente, una reforma verdadera. Y aun se malogra su propsito en los aos sucesivos entre la maraa de disposiciones tan variables como la poltica al uso, y entre los bandazos revolucionarios de que es muestra la osada y efmera legislacin de mil ochocientos sesenta y ocho. Desde entonces hasta las postrimeras del siglo, aparecen slo nuevos planes de Facultades, muchos de los cuales desfilan como relmpagos por la Gaceta. Cuando nace en mil novecientos el Ministerio de Instruccin Pblica, Garca Alix enmienda otra vez los planes de estudio, pero aborta su deseo de una reforma universitaria profunda que levante a nuestros Centros de cultura de su postracin y descrdito. Vivamos momentos de crisis y de ruina en que si la educacin intelectual estaba desquiciada, haba sucumbido tambin en manos de la libertad de Ctedra la educacin moral y religiosa, y hasta el amor a la Patria se senta con ominoso pudor, ahogado por la corriente extranjerizante, laica, fra, krausista y masnica de la Institucin Libre, que se esforzaba por dominar el mbito universitario. En tal atmsfera la reforma autonmica de Sili pudo ser slo un nuevo conato de bien intencionada restauracin tradicional, pero que, al injertarse en un clima pernicioso de liberalismo pedaggico, haba de malograrse fatalmente. Otra vez torn la Universidad a su irremisible y catica inercia, cmoda y pasivamente acogida a la legislacin de mil ochocientos cincuenta y siete y a la fronda de centenares de disposiciones producidas por el acarreo de ms de medio siglo.

La Dictadura del nclito General Primo de Rivera volvi a plantear el problema de una reforma honda que rescatase la Universidad de su fatal descamino, devolvindole su pristina funcin educadora. A este efecto concedi a las Universidades personalidad jurdica, regul su capacidad civil, restaur Colegios Mayores y acometi la reorganizacin de las Facultades, todo ello con un bro patritico digno de mejor fortuna. La cada de la Monarqua precipit an ms la catstrofe de nuestros Centros de cultura, y la Repblica lanz a la Universidad por la pendiente del aniquilamiento y desespaolizacin, hasta el punto de que brotaron de su propia entraa las ms monstruosas negaciones nacionales.

Al recuperar Espaa su substancia histrica con el sacrificio y la sangre generosa de sus mejores hijos en la Cruzada salvadora de la civilizacin de Occidente, y al proclamar con la victoria el principio de la revolucin espiritual, se hace indispensable encarnar esa mutacin honda de los espritus en una transformacin del orden universitario que, a la par que anude con la gloriosa tradicin hispnica, se adapte a las normas y al estilo de un nuevo Estado, anttesis del liberalismo y ejecutor implacable de la consigna sagrada de los muertos: devolver a Espaa su unidad, su grandeza y su libertad.

La Universidad que se instaura en la presente Ley nace como corporacin a la que el Estado confa una empresa espiritual: la de realizar y orientar las actividades cientficas, culturales y educativas de la Nacin con la norma de servicio que impone la actual Revolucin espaola. Para desarrollar este concepto, la Ley devuelve a la Universidad la plenitud de sus funciones tradicionales, restaurando, reorganizando o creando los rganos adecuados.

Se robustece, en primer trmino, la funcin docente mediante una ordenacin de los rganos facultativos, que se amplan con otros nuevos y se completa, sobre todo, la colacin de grados con la formacin de la profesionalidad, a travs de Institutos, Escuelas o cursos facultativos o extrafacultativos, de suerte que los jvenes universitarios salgan de las aulas, no ya slo con los conocimientos cientficos generales y propios de su Facultad, sino con los ms concretos que habilitan para el ejercicio de las diversas actividades profesionales.

Se reorganiza, en segundo lugar, la funcin investigadora, abriendo ancho campo a las Universidades para crear, en torno a las Ctedras y Facultades, ncleos que formen y capaciten a los investigadores en enlace con el Consejo Superior de Investigaciones Cientficas.

Para el ejercicio de la labor formativa y educadora que a la Universidad compete y que es en la Ley la novedad ms ambiciosamente perseguida, se restauran los Colegios Mayores en calidad de rganos obligatorios, de suerte que no podr existir Universidad que no posea, como mnimo, un Colegio Mayor, a travs del cual recibirn los escolares la educacin universitaria en sus variados aspectos. Para cumplir la funcin de difundir la cultura se crea una Institucin que abarca las relaciones cientficas de la Universidad, as como la misin social de vivir en ntima conexin con la vida espaola.

Esta ampliacin de las funciones universitarias, completada con lo que precepta la Ley orgnica de la Administracin docente, por la que cada Universidad llega a ser centro rector de su demarcacin cultural, constituye, por as decirlo, la columna vertebral de la reforma, inspirada en los ms slidos principios tradicionales,

La Ley, adems de reconocer los derechos docentes de la Iglesia en materia universitaria, quiere ante todo que la Universidad del Estado sea catlica. Todas sus actividades habrn de tener como gula suprema el dogma y la moral cristiana y lo establecido por los sagrados cnones respecto de la enseanza. Por primera vez, despus de muchos aos de laicismo en las aulas, ser preceptiva la cultura superior religiosa. En todas las Universidades se establecer lo que, segn la luminosa Encclica docente de Po XI, es imprescindible para una autntica educacin: el ambiente de piedad que contribuya a fomentar la formacin espiritual en todos los actos de la vida del estudiante.

Por otra parte, la Ley, en todos sus preceptos y artculos, exige el fiel servicio de la Universidad a los ideales de la Falange, inspiradores del Estado, y vibra al comps del imperativo y del estilo de las generaciones heroicas que supieron morir por una Patria mejor. Este fervor encarna en instituciones de profesores y alumnos, al par que en cursos de formacin poltica y de exaltacin de los valores hispnicos, con el fin de mantener siempre vivo y tenso en el alma de la Universidad el aliento de la autntica Espaa.

La Ley se inspira en el empeo de que las actividades culturales especficas se desenvuelvan con criterio de unidad y jerarqua de la ciencia, con rgida norma de investigacin y de trabajo, con afanes de mejoramiento y de seleccin pedaggica y con utilizacin de los mejores medios didcticos, sealando al Profesorado que su funcin docente es el servicio ms noble que puede prestarse a la Patria e inculcando en la conciencia de los escolares la severa disciplina y el trabajo, como el mejor tributo rendido a la memoria de la juventud que supo sucumbir en la hora del sacrificio, siguiendo el ejemplo de Jos Antonio, autntico arquetipo de universitario.

Tal propsito innovador no desconoce lo tradicional ni en el aspecto ms externo. Por eso la Ley restaura la castiza y solemne elegancia de patronatos, ceremoniales, emblemas y actos que decoran el honor universitario.

Fiel, en fin, ,a las consignas del Nuevo Estado que ha proclamado como una de sus primeras normas constitutivas la justicia social, la asegura en sus diversos preceptos para que no se pierdan las inteligencias tiles a la Patria. Se crea as un rgimen de proteccin para los escolares capaces y sin recursos, un sistema de tasas de distintos tipos, en relacin con las posibilidades econmicas del alumno, y se instituye entre otros beneficiosos servicios el de la asistencia sanitaria para los estudiantes enfermos.

Inspirado en estos principios, surge el perfil de la nueva Universidad, dotada de personalidad jurdica, centrada en una justa lnea media que excluye el intervencionismo rgido y la autonoma abusiva y se conservan todas las Universidades existentes sin mengua de que disposiciones complementarias regulen la distribucin de las Secciones de las distintas Facultades, as como el establecimiento de los Institutos profesionales, segn las exigencias propias de cada regin espaola.

En la parte interna, la Ley es minuciosa y concreta, porque quiere imponer el orden nuevo en toda su amplitud. El nico rgano individual directivo de gobierno es el Rector, a quien asisten las dems autoridades delegadas, as como los diversos rganos colectivos de carcter permanente unos, transitorios los otros, pero todos circunscritos a una funcin de colaboracin y consejo.

En cuanto al rgimen econmico, se confiere a la Universidad una prudente autonoma financiera, se estimula el mecenazgo, y en lo referente al rgimen administrativo se regula su funcionamiento con un criterio de uniformidad, autonoma y rapidez en los servicios,

Pero una verdadera reforma universitaria reclama espritu nuevo en las personas encargadas de llevarla a la realidad. La Ley exige condiciones rigurosas para el acceso a la Ctedra y subraya la responsabilidad del que, por vocacin, ha de consagrarse a la formacin intelectual de las futuras generaciones. De manera anloga determina los rgidos deberes del escolar, encuadrndolo en el ejrcito juvenil que la Universidad representa, y hacindole amar las virtudes fundamentales del estudio, el honor, la disciplina y el sacrificio.

Al acometer esta empresa de transformacin cultural y educativa se realiza la ms fecunda e imperiosa consigna de la Revolucin Nacional exigida por la sangre de los que supieron morir en acto de servicio y por la noble pasin de los que quieren ahora servir tambin con su vida a los supremos destinos de Espaa.

En su virtud, y de conformidad con la propuesta elaborada por las Cortes Espaolas,

DISPONGO:

CAPTULO PRIMERO
Misin, funciones, personalidad jurdica, Patronato, emblemas y ceremonial de las Universidades
Artculo primero.

La Universidad espaola es una corporacin de maestros y escolares a la que el Estado encomienda la misin de dar la enseanza en el grado superior y de educar y formar a la juventud para la vida humana, el cultivo de la ciencia y el ejercicio de la profesin al servicio de los fines espirituales y del engrandecimiento de Espaa.

Artculo segundo.

Para el cumplimiento de su misin sern funciones propias de la Universidad las siguientes, que ejercer bajo la direccin del Ministerio de Educacin Nacional:

a) Transmitir por medio de la enseanza los conocimientos cientficos y conferir los grados acadmicos de Licenciado y Doctor.

b Habilitar mediante la investidura de los grados acadmicos o la realizacin de estudios profesionales para el ejercicio de las diversas actividades en los campos de la Administracin o de la tcnica, o para la funcin docente, previo cumplimiento de las condiciones legales exigidas en cada caso.

c) Impulsar la investigacin cientfica y preparar para la ulterior dedicacin a ella a los que tengan vocacin de investigadores.

d) Ejercer, a travs de sus instituciones educativas, una labor de completa formacin sobre la juventud universitaria.

e) Difundir la cultura ,y la ciencia espaola mediante las publicaciones universitarias y recoger la ciencia universal promoviendo y realizando el intercambio cientfico.

f) Orientar les funciones docentes y la labor cultural y educativa dentro del Distrito Universitario.

Artculo tercero.

La Universidad, inspirndose en el sentido catlico, consubstancial a la tradicin universitaria espaola, acomodar sus enseanzas a las del dogma y de la moral catlica y a las normas del Derecho cannico vigente.

Artculo cuarto.

La Universidad espaola, en armona con los ideales del Estado nacionalsindicalista, ajustar sus enseanzas y sus tareas educativas a los puntos programticos del Movimiento.

Artculo quinto.

La Universidad tendr plenitud de personalidad jurdica en todo lo que no est limitada por la ley y siempre dentro del ejercicio de sus funciones universitarias. Para las adquisiciones onerosas o lucrativas y para toda clase de enajenaciones o imposicin de gravmenes, as como para la anual vigencia de su presupuesto, ser necesaria la autorizacin del Ministerio de Educacin Nacional.

La Universidad disfrutar de los beneficios concedidos por las leyes a las Fundaciones benfico-docentes.

Artculo sexto.

La Universidad espaola se coloca bajo la advocacin y patrocinio de Santo Toms de Aquino, el da de cuya fiesta no ser lectivo y se solemnizar con actos religiosos y acadmicos.

Artculo sptimo.

Cada Universidad tendr como emblema corporativo una ensea, cuya forma aprobar el Ministerio de Educacin Nacional.

Asimismo podrn tener la suya propia, solamente a los efectos de su vida interna, las Facultades y dems rganos y servicios universitarios.

Artculo octavo.

Cada Universidad tendr un ceremonial propio, que se ajustar a sus tradiciones peculiares y ser aprobado por el Ministerio de Educacin Nacional.

CAPTULO II
De los derechos docentes de la Iglesia en materia universitaria
Artculo noveno.

El Estado espaol reconoce a la Iglesia en materia universitaria sus derechos docentes conform a los sagrados cnones y a lo que en su da se determine mediante acuerdo entre ambas supremas potestades.

CAPTULO III
De las Universidades y Distritos Universitarios
Artculo diez.

Las Universidades slo podrn ser fundadas por medio de una Ley. Toda Universidad habr de tener como mnimo tres Facultades.

Artculo once.

Se confirma la existencia de las doce Universidades siguientes: de Barcelona, de Granada, de La Laguna, de Madrid, de Murcia, de Oviedo, de Salamanca, de Santiago de Compostela, de Sevilla, de Valencia, de Valladolid y de Zaragoza.

Artculo doce.

El territorio nacional se dividir en doce Distritos Universitarios, dentro de cada uno de los cuales ejercer sus funciones la respectiva Universidad. Los Distritos Universitarios sern los siguientes:

Distrito de la Universidad de Barcelona: provincias de Barcelona, Lrida. Gerona, Tarragona y Baleares.

Distrito de la Universidad de Granada: provincias de Granada, Mlaga, Jan y Almera y ciudades de soberania del Norte de frica y Zona del Protectorado de Marruecos,

Distrito de la Universidad de La Laguna: provincias de Las Palmas y Tenerife y colonias de frica.

Distrito de la Universidad de Madrid: provincias de Madrid, Segovia, Toledo, Guadaiajara, Cuenca y Ciudad Real.

Distrito de la Universidad de Murcia: provincias de Murcia y Albacete.

Distrito de la Universidad de Oviedo: provincias de Asturias y Len.

Distrito de la Universidad de Salamanca: provincias de Salamanca, Zamora, vila y Cceres.

Distrito de la Universidad de Santiago de Compostela: provincias de La Corua, Lugo, Orense y Pontevedra.

Distrito de la Universidad de Sevilla: provincias de Sevilla, Crdoba, Cdiz, Huelva y Badajoz.

Distrito de la Universidad de Valencia: provincias de Valencia, Alicante y Castelln.

Distrito de la Universidad de Valladolid: provincias de Valladolid, Burgos, Palencia, Santander, Guipzcoa, Vizcaya y lava.

Distrito de la Universidad de Zaragoza: provincias de Zaragoza, Huesca, Teruel, Navarra, Logroo y Soria.

CAPTULO IV
rganos para el ejercicio de las funciones primordiales universitarias y normas generales para su funcionamiento
Artculo trece.

Las Universidades, sin que con ello se rompa la unidad de su personalidad jurdica corporativa, tendrn, para el ejercicio de sus funciones primordiales, los siguientes rganos:

Primero. Facultades universitarias.

Segundo. Institutos o Escuelas de Formacin Profesional e Institutos de Investigacin Cientfica.

Tercero. Colegios Mayores.

Cuarto. Secretariado de Publicaciones, Intercambio Cientfico y Extensin Universitaria.

Artculo catorce.

Las Facultades universitarias son los rganos especficos de la funcin docente de las Universidades, y preparan y habilitan a los escolares que prosigan los cursos ordinarios de sus enseanzas y realicen favorablemente las pruebas pertinentes para la colacin e investidura de los grados acadmicos de Licenciado y Doctor.

Artculo quince.

Las Facultades universitarias sern las siguientes:

Primero. Facultad de Filosofa y Letras.

Segundo. Facultad de Ciencias.

Tercero. Facultad de Derecho.

Cuarto. Facultad de Medicina.

Quinto. Facultad de Farmacia.

Sexto. Facultad de Ciencias Polticas y Econmicas.

Sptimo. Facultad de Veterinaria.

No podr crearse ninguna Facultad distinta de las anteriores sino mediante Ley.

Artculo diecisis.

Se confirman por la presente Ley las Facultades existentes en las Universidades espaolas.

Las enseanzas de las Facultades universitarias se podrn dividir en Secciones, que se determinarn en los Decretos de organizacin de cada Facultad.

Artculo diecisiete.

Solo mediante Ley podr instituirse una Facultad universitaria en Universidad donde no exista.

Artculo dieciocho.

Las Facultades universitarias organizarn sus enseanzas de acuerdo con las siguientes normas:

a) Para el ingreso en cualquier Facultad el candidato deber estar en posesin del Titulo de Bachiller y haber cumplido los diez y seis aos o cumplirlos dentro del ao natural en que se verifique la inscripcin. Los Reglamentos de organizacin de las Facultades establecern un examen especial de ingreso, propio para cada una de ellas, que servir para la seleccin, en su caso, de los alumnos, a los efectos del apartado b) de este artculo.

b) En casos de estricta necesidad, y a los efectos de orientar a los escolares hacia aquellos estudios en los que las necesidades nacionales requieran mayor nmero de graduados, el Ministerio de Educacin Nacional podr fijar el nmero mximo de alumnos que comiencen sus estudios en cada una de las Facultades enumeradas en el artculo quince. previo informe del Consejo Nacional de Educacin y con los asesoramientos y estadsticas que haya solicitado de la Junta Poltica de Falange Espaola Tradicionalista y de las J.O.N.S., de los Ministerios interesados y de los Colegios o servicios profesionales.

En la fijacin del nmero habr de tener presente el Ministerio de Educacin Nacional no slo las necesidades profesionales, sino tambin los fines de cultura y de formacin de investigadores, que en el artculo primero de esta Ley se asignan a la Universidad.

Si fuere necesario repartir el nmero de alumnos entre las distintas Universidades la distribucin se har teniendo en cuenta el Profesorado, los locales y los medios didcticos de que cada una disponga, odo el Consejo de Rectores.

c) Los cursos universitarios comenzarn con un acto solemne de aperturas que se celebrar el tres de octubre y terminarn el treinta de junio, incluidos los perodos de exmenes.

d) Las enseanzas de cada Facultad se organizarn de forma que, durante el ao acadmico, se distribuyan en dos perodos cuatrimestrales; el primero comenzar el cinco de octubre y terminar el catorce de febrero, y el segundo el quince de febrero y el quince de junio.

Los planes de cada Facultad determinarn el nmero de cuatrimestres de cada disciplina y cules de stos se considerarn formando una unidad a los efectos metodolgicos y de profesorado.

e) El nmero de cursos que se establezcan para cada enseanza facultativa tendr el carcter de nmero mnimo de cursos de escolaridad, exigible a los alumnos para que puedan optar a los correspondientes grados acadmicas.

El tiempo de escolaridad para cada enseanza facultativa podr ser reducido o dispensado por el Ministerio de Educacin Nacional, previo informe del Rector, oda la Facultad, cuando el solicitante haya cursado estudios de grado superior en un Centro nacional o extranjero, de categora cientfica y cultural equiparable a la de las Universidades espaolas a juicio del Consejo Nacional de Educacin.

Por otras causas justificadas podr conceder el Ministerio la dispensa o reduccin de escolaridad, previo informe del Consejo Nacional de Educacin.

La dispensa o reduccin de escolaridad no eximir de las pruebas acadmicas que figuren como obligatorias en los Reglamentos de las distintas Facultades.

f) Quince das antes del comienzo del curso acadmico quedar impreso y se anunciar en el cuadro de cada Facultad el plan completo de enseanzas distribuidas en uno o en dos cuatrimestres.

Asimismo se har pblico al comienzo de cada curso el calendario escolar, que establecer el Rector de la Universidad, de acuerdo con las normas generales del Ministerio de Educacin Nacional, y que slo podra ser modificado por Orden Ministerial.

g) En cada Facultad se organizar un servicio diario de ordenacin e inspeccin de la vida interna a cargo de un Profesor universitario.

Artculo diecinueve.

Las Facultades, segn la naturaleza de las diversas disciplinas, determinarn el carcter de las pruebas acadmicas que podrn ser:

a) Cuatrimestrales.

b) De asignatura.

c) De curso.

d) De grupos de disciplinas.

e) De conjunto de cursos.

Estas pruebas, si fuesen satisfactorias, podrn ser calificadas con las notas de aprobado, notable y sobresaliente. Asimismo, se podr conceder una matrcula de honor por cada veinte o fraccin de veinte alumnos matriculados.

Al mismo tiempo que se regulen las pruebas acadmicas para cada Facultad, se establecer el sistema propio de incompatibilidades de curso y disciplinas.

Artculo veinte.

Para obtener el grado de Licenciado ser necesario que el candidato realice ejercicios orales, escritos y prcticos en forma apropiada para cada Facultad.

Las pruebas finales para la colacin del grado de Licenciado se convocarn en los meses de junio y septiembre, y pasadas favorablemente, se har la investidura en acto solemne acadmico. Quedar entonces autorizado el candidato a solicitar del Ministerio de Educacin Nacional, por conducto del Rector y previo abono de los derechos, la expedicin del ttulo, en el que constar la Universidad que otorg el grado. En cada convocatoria se podrn conceder dos premios extraordinarios por cada Facultad o Seccin de ella, que darn derecho a la expedicin gratuita del ttulo.

Las Universidades podrn conferir el grado de Licenciado en cada una de las Facultades que en ellas funcionen. El grado y ttulo ser nico para cada Facultad, aunque sus enseanzas estn divididas en Secciones diversas; pero se har constar en l la Seccin en que se obtenga.

Artculo veintiuno.

El grado de Doctor en las diversas Facultades, que representa la plenitud de titulacin acadmica, aadir al de Licenciado el valor de una especial dedicacin al estudio y a la investigacin cientfica. Habilitar y ser exigido para el acceso a las funciones docentes universitarias y como categora cientfica, ser un mrito ms que computar a sus titulares, respecto a los que slo posean el de Licenciado, para la opcin a cuantos cargos y funciones profesionales aspiren en competencia con aqullos.

Las disposiciones especiales que regulen el acceso a los cargos de la Administracin para los que se requieran ttulos facultativos puntualizarn el grado de mrito que haya de concederse al ttulo de Doctor.

Para optar a la colacin del grado de Doctor se exigirn, adems del ttulo de Licenciado, los estudios y pruebas que se establezcan en los Reglamentos de las Facultades, siendo indispensable la aprobacin de una tesis.

Las pruebas para la colacin del grado de Doctor se convocarn en las mismas fechas que las sealadas para el de Licenciado. Su investidura ser solemne y, despus de ella, podr el candidato solicitar del Ministerio de Educacin Nacional la expedicin del ttulo correspondiente, previo pago de los derechos oportunos. En anloga forma que para el grado de Licenciado se podrn conceder por cada Facultad o Seccin de ella dos grados de Doctor con premio extraordinario.

Todas las Universidades podrn conferir el grado de Doctor de sus diversas Facultades.

Las Universidades podrn conferir grados de Doctor honoris causa, previa autorizacin expresa, para cada caso del Ministerio de Educacin Nacional.

Artculo veintids.

La convalidacin de ttulos acadmicos extranjeros, a los efectos de concederles valor profesional en Espaa, compete al Ministerio de Educacin Nacional: en el ttulo que ste expida se har constar la Universidad que confiri el grado.

Artculo veintitrs.

Los Institutos o Escuelas de Formacin Profesional son los rganos universitarios para formar profesionalmente a los escolares. Podrn ser para estudios de profesiones cuyo ejercicio requiera la previa posesin de ttulo facultativo o para los de otras que no exijan este requisito.

Unos y otros podrn funcionar bajo la dependencia inmediata de la Facultad con la que estn vinculados, por la naturaleza de sus estudios o como rganos independientes universitarios, cuando por su carcter as convenga.

Podrn ser establecidos por iniciativa de la propia Universidad o de otras Corporaciones pblicas o privadas, o de particulares, siempre mediante disposicin del Ministerio de Educacin Nacional, en la cual se har constar el rgimen acadmico de dichos Institutos.

Artculo veinticuatro.

Por disposiciones especiales, y cuando as convenga, se irn incorporando a las Universidades, bajo la subordinacin, en su caso, a las Facultades respectivas, los Institutos o Escuelas de Formacin Profesional actualmente existentes, aunque hayan sido creados por otros Ministerios o Corporaciones pblicas y dependan, hasta ahora, de ellos.

Artculo veinticinco.

Los Institutos o Escuelas concedern ttulos profesionales, que expedir el Ministerio de Educacin Nacional, o diplomas y certificados de estudios. Sus enseanzas se organizarn con arreglo a Reglamentos especiales.

Artculo veintisis.

Todas las Ctedras universitarias habrn de estar suficientemente dotadas para cumplir la funcin investigadora. Cuando el volumen de la investigacin exceda de las posibilidades de la Ctedra, se crearn Institutos de Investigacin Cientfica, los cuales podrn fundarse con aprobacin del Ministerio de Educacin Nacional, por iniciativa de la propia Universidad, del Consejo Superior de Investigaciones Cientficas o de otras Corporaciones pblicas o privadas y de particulares, y funcionarn como Secciones de los Institutos Nacionales dependientes del Consejo Superior de Investigaciones Cientficas.

Los Centros que el Consejo Superior de Investigaciones Cientficas cree, o que con los mritos y directrices exigibles surjan de otro modo, podrn ser adscritos a la Universidad mediante acuerdo en cada caso.

Artculo veintisiete.

Los Colegios Mayores son los rganos para el ejercicio de la labor educativa y formativa general que incumbe a la Universidad. Todos los escolares universitarios debern pertenecer, como residentes o adscritos, a un Colegio Mayor y a travs de l se cumplirn las funciones educativas que, con carcter obligatorio, debern realizarse paralelamente a los estudios facultativos.

Cuando haya suficiente nmero de Colegios Mayores, ser obligatoria la residencia de los escolares en alguno ellos, salvo los que vivan con sus familiares o tutores.

El Rector de la Universidad dispensar de la obligatoriedad de residencia a los alumnos que, por razn de edad, estado u otras circunstancias excepcionales, convenga otorgarles dicha exencin.

La dispensa de escolaridad en los estudios facultativos supone tambin en igual proporcin la de obligatoriedad de residencia o adscripcin en los Colegios Mayores.

Artculo veintiocho.

Los Colegios Mayores podrn instituirse en las Universidades, bien mediante iniciativa y fundacin directa de ellas, bien por la de Falange Espaola Tradicionalista y de las J.O.N.S., Corporaciones pblicas o privadas o de particulares. Ser requisito indispensable para la obtencin de la categora de Colegio Mayor que el Ministerio, previo informe de la Universidad respectiva y del Consejo Nacional de Educacin, le otorgue este carcter por Orden ministerial.

Artculo veintinueve.

La organizacin de los Colegios Mayores y la forma de cumplimiento de sus funciones como rganos universitarios, sern reguladas por un Decreto del Ministerio de Educacin Nacional de carcter normativo, a cuyos preceptos debern someterse para la redaccin de sus propios Reglamentos, cualquiera que sea su origen fundacional.

Artculo treinta.

Al Secretariado de Publicaciones e Intercambio Cientfico y Extensin Universitaria se atribuyen las funciones de difusin de la cultura, enseanza no propiamente facultativa o profesional e intercambio cientfico. Por ello es de su competencia:

a) La direccin e impulso de las publicaciones universitarias.

b) La organizacin de cursos especiales independientes de los propiamente facultativos o profesionales.

c) La organizacin de cursos para extranjeros.

d) El intercambio de Profesores o alumnos con Universidades nacionales o extranjeras.

e) La direccin de las Ctedras o cursos especiales que, sin estar adscritos a los planes de estudios facultativos o profesionales, existan o se creen en la Universidad, cualquiera que sea su origen fundacional.

f) La edicin de programas, temas de Ctedra y publicaciones escolares, en relacin con el Sindicato Espaol Universitario.

El Secretariado ejercer las funciones expresadas en los apartados c), d) y e) de acuerdo con el Consejo Superior de Investigaciones Cientficas, y las del apartado d), en lo relativo a los Profesores, de acuerdo con el Servicio Espaol del Profesorado de Enseanza Superior de Falange Espaola Tradicionalista y de las J.O.N.S., y en lo que se refiere a los alumnos, con el Sindicato Espaol Universitario.

CAPTULO V
rganos servicios para el ejercicio de otras funciones universitarias y normas generales para su funcionamiento
Artculo treinta y uno.

Las funciones universitarias no atribuidas a los rganos enumerados en el capitulo IV de esta Ley, se cumplirn por los siguientes:

1. Direccin de la formacin religiosa universitaria.

2. Servicio Espaol del Profesorado de Enseanza Superior de Falange Espaola Tradicionalista y de las J.O.N.S.

3. Sindicato Espaol Universitario.

4. Milicia Universitaria.

5. Servicio de Proteccin Escolar.

Artculo treinta y dos.

La Direccin de Formacin Religiosa Universitaria es el rgano, al que se encomienda, en ejecucin de las normas establecidas de mutuo acuerdo por la Iglesia y por el Ministerio de Educacin Nacional:

a) La direccin de todos los cursos de cultura superior religiosa, que sern obligatorios, y cuyas pruebas habrn de pasarse favorablemente.

b) La asesora religiosa del Sindicato Espaol Universitario.

c) La direccin de todas las prcticas religiosas, cualquiera que sea el rgano universitario en que se verifiquen.

d) La superior direccin y organizacin de los templos y de las instituciones religiosas o piadosas establecidas con carcter universitario.

Artculo treinta y tres.

El Servicio Espaol del Profesorado de Enseanza Superior de Falange Espaola Tradicionalista y de las J.O.N.S., tiene, como rgano universitario, las siguientes funciones:

a) Proponer al Rector, para su aprobacin y la del Ministerio de Educacin Nacional, la organizacin de los cursos obligatorios de formacin poltica para los escolares, y cuyas pruebas habrn de pasarse favorablemente.

b) Difundir el espritu poltico del Movimiento en el Profesorado universitario, comunicando a todo l sus consignas por medio de sus jerarquas especficas, previo conocimiento del Rector.

c) Proponer a la aceptacin del Rector y organizar, en su caso, cuantas instituciones culturales o de proteccin afecten al Profesorado universitario.

Artculo treinta y cuatro.

Ser rgano para el ejercicio de funciones universitarias el Sindicato Espaol Universitario de Falange Espaola Tradicionalista y de las J.N.O.S., el cual se regir por sus normas propias.

Como rgano universitario, ser de su competencia:

a) Agrupar a todos los estudiantes universitarios.

b) Encuadrar a los estudiantes comprendidos en edad militar dentro de la Milicia Universitaria, con arreglo a sus normas especiales. Las estudiantes universitarias sern encuadradas en la Seccin Femenina del Sindicato Espaol Universitario, a travs de la cual realizarn el Servicio Social de la Mujer.

c) Infundir con sus actividades e instituciones el espritu de la Falange en los escolares universitarios.

d) Participar en la seleccin de los alumnos universitarios para el intercambio pensiones o ampliacin de estudios en Centros nacionales o del extranjero, de suerte que su informe favorable sobre la formacin poltica de los candidatos sea preceptivo para la designacin.

e) Conceder gratuitamente libros y material de enseanza a los estudiantes que, previa solicitud y justificacin de escasez de medios econmicos, deban percibirlos, y asimismo proporcionar cuantas ayudas puedan establecerse para sus afiliados, tendiendo a la organizacin de Mutualidades y Cooperativas.

f) Informar a los estudiantes sobre los diversos aspectos de la enseanza y tramitar sus asuntos a travs de un Centro Nacional de Orientacin y Trmite y de sus respectivas Delegaciones en los Distritos Universitarios.

g) Organizar, de acuerdo con las normas del Ministerio de Educacin Nacional del Frente de Juventudes y de las disposiciones rectorales, el Servicio Obligatorio de Trabajo, cualquiera que sea el lugar en que haya de realizar sus tareas.

h) Determinar, conforme a las normas de la Delegacin Nacional del Frente de Juventudes, los planes obligatorios de Educacin Fsica y Deportiva, que, una vez aprobados por el Ministerio de Educacin Nacional, pondr en prctica de acuerdo con las disposiciones rectorales.

Los recursos materiales necesarios para la puesta en prctica de estos planes sern facilitados por el Ministerio de Educacin Nacional.

i) Organizar Comedores y Hogares del Estudiante. Albergues de Verano e Invierno. y cuantas instituciones tiendan a fomentar el espritu de camaradera entre sus afiliados y a mejorar su preparacin para la vida humana.

Artculo treinta y cinco.

La Milicia Universitaria tiene por objeto facilitar al Ejrcito el reclutamiento de la Oficialidad de Complemento entre una juventud selecta por su cultura y preparacin y hacer compatibles, en lo posible, los estudios universitarios con la instruccin militar.

La Milicia se regir por normas propias, y sus Jefes actuarn dentro de la Universidad de acuerdo con las autoridades acadmicas.

Artculo treinta y seis.

El Servicio de Proteccin Escolar es el rgano para la aplicacin en la Universidad de los principios de justicia social en orden a la proteccin moral y material de los escolares. Sus funciones sern las siguientes:

a) Conceder a los escolares moral e intelectualmente aptos y de modestos medios econmicos las becas, pensiones o auxilios que les permitan cursar estudios universitarios.

En esta funcin se comprende la administracin y propuesta de concesin de las becas que en las distintas Universidades hayan sido fundadas o se funden por Corporaciones o particulares. En este ltimo caso se habrn de respetar estrictamente las disposiciones fundacionales y derechos de Patronato.

b) Fijar las tasas escolares que deba satisfacer cada alumno, de acuerdo con las disposiciones que regulen esta materia.

c) Organizar y dirigir la proteccin y asistencia mdicosanitaria de todos los escolares.

d) Vigilar y procurar la mejora de las casas de alojamiento de las escolares, en tanto no residan todos ellos en Colegios Mayores o con sus familiares.

e) Ejercer vigilancia sobre la vida de los escolares.

f) Sostener comunicacin con los padres o tutores de los escolares, informndoles acerca de su conducta y aprovechamiento.

El Servicio de Proteccin Escolar ejercer sus funciones en estrecha relacin con el Sindicato Universitario, cuyo informe previo ser preceptivo para las actividades sealadas en los apartados a) b), d) y e).

CAPTULO VI
Gobierno de las Universidades y de sus rganos y servicios
Artculo treinta y siete.

El gobierno de la Universidad ser ejercido por el Rector. Como delegados del Rector ejercern funciones de gobierno:

a) El Vicerrector.

b) Los Decanos de las Facultades.

c) Los vicedecanos.

d) Los Directores de los Institutos o Escuelas de Formacin Profesional y de los Institutos de Investigacin.

e) Los Directores de los Colegios Mayores.

f) El Director del Secretariado de Publicaciones, Intercambio Cientfico y Extensin Universitaria.

g) El Director de la formacin religiosa universitaria.

h) El Jefe del Distrito del Servicio Espaol del Profesorado de Enseanza Superior de Falange Espaola Tradicionalista y de las J.O.N.S.

i) El Jefe de Distrito del Sindicato Espaol Universitario.

Artculo treinta y ocho.

El Rector es el Jefe de la Universidad. Las autoridades inmediatas de los rganos y servicios colocados en todo o en parte bajo su jerarqua, se entender, siempre que ejerzan funciones de orden acadmico, que actan por delegacin y en representacin de aqul, dentro del mbito de su correspondiente servicio.

Articulo treinta y nueve.

El Rector tendr los tratamientos de Magnfico y Excelentsimo, que aparecern obligatoriamente en todos los documentes universitarios que a l afecten, y gozar, como jerarqua cultural en el Distrito Universitario, de la representacin que le corresponde.

Ostentar la presidencia en todos los actos acadmicos de su Distrito a los que asista, a no ser que presida el Jefe del Estado, el Presidente del Gobierno, el Ministro de Educacin Nacional u otro Ministro, o el Subsecretario y Directores generales del Departamento.

El cargo ser, dotado en los presupuestos del Ministerio de Educacin Nacional con cantidad suficiente y medios representativos adecuados a la categora social que, dada la dignidad e importancia de su funcin, se le atribuye.

Artculo cuarenta.

El Rector de cada una de las Universidades ser nombrado y cesar por Decreto del Ministerio de Educacin Nacional; pero ste podr suspenderlo hasta su cese por Orden ministerial. El nombramiento deber recaer en un Catedrtico numerario de Universidad y militante de FaIange Espaola Tradicionalista y de las J.O.N.S., quien, en caso necesario, quedar exento del cumplimiento inmediato de la funcin docente.

La toma de posesin de los Rectores ir acompaada de la debida solemnidad acadmica.

Artculo cuarenta y uno.

Son atribuciones del Rector:

a) La representacin jurdica de la Universidad y de los rganos que la integran, en cuanto acten como tales.

b) La colacin e investidura de los grados universitarios y la concesin de diplomas de estudios.

c) La superior direccin de los rganos, servicios y medios didcticos universitarios.

d) La propuesta o informe al Ministerio de Educacin Nacional, oda la Junta de gobierno, para la creacin o reconocimiento de los Colegios Mayores y su incorporacin a la Universidad.

e) La ordenacin general de los pagos que hayan de hacerse con cargo al presupuesto universitario, as como la direccin general de la vida econmica de la Universidad.

f) La expedicin, o visado, en su caso, de los documentos que haya de expedir la Universidad.

g) La funcin disciplinaria de orden acadmico sobre los universitarios, de acuerdo con los preceptos de esta Ley y sus Reglamentos.

h) La propuesta o informe, en su caso, para el nombramiento o cese del personal universitario y el nombramiento y cese del personal universitario o del personal subalterno, que se le atribuye en los diferentes preceptos de esta Ley.

Artculo cuarenta y dos.

El Vicerrector ejercer en orden al gobierno de la Universidad, las funciones que le delegue el Rector, y sustituir a ste en los casos necesarios, ejerciendo entonces las funciones rectorales. En ausencia del Vicerrector le sustituir el Decano ms antiguo.

El cargo de Vicerrector recaer, necesariamente, en un Catedrtico numerario de Facultad y su designacin se har por Orden ministerial, a propuesta, en terna, del Rector. El cese se har igualmente por Orden ministerial. El Vicerrector tendra tratamiento de Excelentsimo.

Artculo cuarenta y tres.

Cada una de las Facultades universitarias tendr como autoridad inmediata un Decano. Catedrtico numerario, que ser nombrado por Orden ministerial, a propuesta, en terna, del Rector. El cese se har igualmente por orden ministerial.

El Decano tendr tratamiento de Ilustrsimo.

Compete a los Decanos, como delegados del Rector, para la direccin inmediata de su Facultad respectiva:

a) La vigilancia y ejecucin de las normas para el cumplimiento ms exacto de la funcin docente.

b) El informe al Rector acerca del Profesorado.

e) Elevar a la aprobacin rectoral la organizacin de los cursos y cuanto con ella se relacione, as como el ndice de necesidades de la Facultad, para la elaboracin del presupuesto y las denuncias por faltas acadmicas del personal de la Facultad y de los escolares para su substanciacin.

Para el ejercicio de las funciones de su competencia, cuando no sean de carcter ejecutivo e inspector, el Decano deber or a la Junta de Facultad.

Artculo cuarenta y cuatro.

Los Vicedecanos sern nombrados por Orden ministerial a propuesta, en terna, de los Rectores. El cese se har igualmente por Orden ministerial. Tendrn el tratamiento de Ilustrsimo y el cargo recaer necesariamente en un Catedrtico numerario.

Los Vicedecanos ejercern, en orden al gobierno de la Facultad, las funciones que les delegue el Decano, a quien sustituirn en los casos necesarios, ejerciendo entonces las funciones plenas del carga.

En ausencia del Vicedecano le sustituir el Catedrtico ms antiguo.

Artculo cuarenta y cinco.

Los Directores de los Institutos o Escuelas de Formacin Profesional sern nombrados en forma anloga a los Decanos. Los Directores de los Institutos de Investigacin Cientfica sern nombrados por Orden ministerial, a propuesta, en terna, del Rector, que deber or previamente al Catedrtico o Catedrticos de las disciplinas a que afecte el Instituto de Investigacin Cientfica. Unos y otros ejercern funciones similares al Decano en sus respectivos organismos.

Artculo cuarenta y seis.

Los Directores de los Colegios Mayores sern nombrados y cesarn por rdenes ministeriales, a propuesta del Rector y previo informe de la Secretara General de Falange Espaola Tradicionalista y de las J.O.N.S. Cuando los Colegios sean fundacin de Falange Espaola Tradicionalista y de las J.O.N.S., de Corporaciones o de particulares el Rector trasladar informada al Ministerio la propuesta del Patronato o Entidad fundadora. Los Directores de los Colegios Mayores habrn de poseer siempre grado acadmico superior o ttulo equiparable.

Compete a los Directores de los Colegios Mayores:

a) La vigilancia y ejecucin de las normas para el cumplimiento de la funcin educativa universitaria.

b) Elevar a la aprobacin rectoral cuantas medidas se relacionen con la organizacin de Ios actos y cursos complementarios educativos, la propuesta para el nombramiento de personal y, asimismo, cursar las denuncias por faltas acadmicas de todo el personal del Colegio para su sustanciacin.

c) Elevar a la Junta de Gobierno los presupuestos y las cuentas del Colegio para su aprobacin.

d) La inspeccin inmediata de los servicios administrativos propios del Colegio Mayor y la organizacin de su rgimen interno, de acuerdo con sus Estatutos.

Cuando el Colegio Mayor sea de fundacin de Falange Espaola Tradicionalista y de las J.O.N.S., de Corporaciones o de particulares, los Directores tendrn las mismas funciones y obligaciones en el orden educativo y cultural, pero gozarn de autonoma en cuanto a la designacin de su personal, concesin de becas, y en materia administrativa y econmica, de acuerdo con las normas fundacionales.

Artculo cuarenta y siete.

El Director del Secretariado de Publicaciones, Intercambio Cientfico y Extensin Universitaria, ser un Catedrtico numerario de Facultad, nombrado por Orden ministerial, a propuesa, en terna, del Rector.

Le compete:

a) La preparacin y propuesta al Rector, para su aprobacin, de toda la labor propia del Secretariado, sean cursos, conferencias o publicaciones.

b) La entrega al Administrador de la Universidad de las ediciones de libros o revistas, una vez terminada su impresin, y la preparacin del proyecto de presupuesto, para someterle al Rector.

Artculo cuarenta y ocho.

El Director de la formacin religiosa universitaria ser nombrado por el Ministerio de Educacin Nacional, a propuesta del respectivo Ordinario eclesistico, previo informe del Rector.

Es de su competencia:

a) La organizacin de acuerdo con los planes que para todas las Universidades se establezcan, de las enseanzas de cultura superior religiosa, obligatorias para todos los escolares, y la vigilancia del desarrollo de estas enseanzas.

b) La propuesta-informe al Rector para su nombramiento, previa la aprobacin del Ordinario eclesistico del personal necesario para la enseanza o la formacin religiosa, as como la custodia y conservacin de los templos universitarios.

Artculo cuarenta y nueve.

El Jefe del Servicio Espaol del Profesorado de Enseanza Superior de Falange Espaola Tradicionalista y de las J.O.N.S. ser un Catedrtico numerario militante del Partido, nombrado para cada Universidad y Distrito universitario por el Delegado Nacional de Educacin de Falange Espaola Tradicionalista y de las J.O.N.S., de acuerdo con el Ministerio de Educacin Nacional y previo informe del Rector.

El Jefe de este servicio podr ser separado de su cargo por el Delegado Nacional de Educacin o por el Ministro de educacin Nacional.

Le compete:

a) La organizacin de los cursos escolares de formacin poltica, cuyos planes generales sern establecidos por el Ministerio de Educacin Nacional, con arreglo a las normas y programas que designe el Ministro Secretario general del Movimiento.

b) La repuesta-informe al Rector, cumplidos previamente los trmites jerrquicos pertinentes respecto a Falange Espaola Tradicionalista y de las J.O.N.S., de las personas que hayan de ser encargadas de los cursos de formacin poltica, para su aprobacin y nombramiento, en su caso, por el Ministerio de Educacin Nacional, y la organizacin de los actos poltico-universitarios previa aprobacin del Rector.

c) La propuesta al Rector y ejecucin, en caso de ser aprobada, de cuantas iniciativas juzgue conducentes a la difusin del espritu del Movimiento en el Profesorado universitario, as como las relativas a Instituciones culturales y de proteccin al Profesorado.

Artculo cincuenta.

El Jefe del Sindicato Espaol Universitario para cada Universidad y Distrito universitario ser nombrado por el Jefe Nacional del Sindicato Espaol Universitario, de acuerdo con el Ministerio de Educacin Nacional, previo informe del Rector. El Jefe de este Servicio podr ser separado de su cargo por el Jefe Nacional del Sindicato Espaol Universitario y suspendido en sus funciones por el Ministro de Educacin Nacional, a propuesta razonada del Rector.

Le compete, de acuerdo siempre con la Ley del Frente de Juventudes y sus propios Estatutos:

a) La direccin y organizacin de todos los estudiantes en la disciplina del Movimiento, difundiendo en ellos su espritu y doctrina.

b) La realizacin de actos polticos y culturales, en colaboracin con el Servicio Espaol del Profesorado de Enseanza Superior.

c) La representacin de todos los escolares ante la corporacin universitaria y sus rganos y servicios.

d) La ejecucin de las funciones establecidas en el artculo 34 de esta Ley.

e) La ejecucin, previa aprobacin del Rector, de cuantas iniciativas juzgue oportunas para mejorar la formacin de los escolares en tanto esas iniciativas hayan de efectuarse dentro del mbito universitario.

f) La elevacin al Rector de cuanto juzgue oportuno sugerirle para el mejoramiento de la labor universitaria.

CAPTULO VII
rganos y representacin corporativa de las Universidades y consultivos para su gobierno
Artculo cincuenta y uno.

El nico rgano de representacin corporativa de la Universidad es el Claustro Universitario,

Los rganos colectivos de carcter consultivo para el gobierno de las Universidades lo son, ya del Rector, ya de las autoridades inmediatas de los diversos rganos y servicios universitarios.

Lo son del Rector:

a) La Junta de Gobierno.

b) El Consejo de Distrito Universitario.

Asesoran a las autoridades directas de los diversos rganos y servicios universitarios sus Juntas respectivas.

Artculo cincuenta y dos.

El Claustro Universitario ser presidido por el Rector, y actuar en l como Secretario el general de la Universidad.

Tienen derecho y obligacin de concurrir a las reuniones del Claustro convocado por el Rector todos los Catedrticos y Profesores, as como las Autoridades inmediatas de los diferentes rganos y servicios universitarios.

Tienen tambin derecho a concurrir a las reuniones del Claustro los Catedrticos jubilados y excedentes y los Doctores que se hayan incorporado a l.

El Claustro Universitario se reunir preceptivamente para todos los actos solemnes corporativos de la Universidad, como aperturas de curso, recepcin y juramento de los nuevos Profesores y escolares, investidura de los grados de Licenciado y de Doctor, posesin del Rector y Vicerrector, solemnidades religiosas de la Universidad, asistencias de la Universidad a fiestas y actos solemnes a que sea invitada y cuantos de naturaleza anloga merezcan, a juicio del Rector, la presencia corporativa de la Universidad.

Artculo cincuenta y tres.

La Junta de Gobierno es el rgano colectivo de consulta y asesoramiento del Rector: para el ejercicio de sus funciones directivas en el rgimen interno de la Universidad.

La Junta de Gobierno, que presidir el Rector, y en la que actuar como Secretario el general de la Universidad, estar formada por el Vicerrector, los Decanos de las Facultades y los Jefes de Distrito del Servicio Espaol del Profesorado de Enseanza Superior y del Sindicato Espaol Universitario.

Adems, el Rector convocar para asistir a las sesiones de esta Junta, siempre que se trate, de asunto que por su naturaleza les afecten, a las autoridades inmediatas de los restantes rganos o servicios universitarios, as como al Administrador e Interventor general.

Con objeto de que la Junta de Gobierno pueda realizar su funcin asesora, el Rector deber consultarla obligatoria y peridicamente sobre los asuntos concernientes a la vida universitaria.

Artculo cincuenta y cuatro.

El Consejo de Distrito Universitario, que ser presidido por el Rector, y en el que actuar como Secretario el general de la Universidad, asesorar a aqul en el ejercicio de las funciones que en orden a la inspeccin y orientacin de las actividades docentes y culturales en el Distrito Universitario le atribuya la Ley Orgnica del Ministerio de Educacin Nacional.

Artculo cincuenta y cinco.

Las Juntas de Facultad son los rganos de asesoramiento de los Decanos de las Facultades Universitarias. Con objeto de que puedan realizar dicha funcin asesora, sern obligatoria y peridicamente informadas por los Decanos, de todos los asuntos concernientes a la respectiva Facultad, Sern presididas por los Decanos y actuar de Secretario el de la Facultad.

Tendrn derecho a formar parte de ellas, y obligacin de asistir a sus sesiones, todos los Catedrticos y Profesores de la Facultad y los Delegados de los Jefes del Distrito del Servicio Espaol del Profesorado de Enseanza Superior y del Sindicato Espaol Universitario.

Las dems Juntas de los distintos rganos y servicios podrn constituirse en forma anloga, y tendrn funciones semejantes a las de la Facultad en el mbito de su competencia.

CAPTULO VIII
El Profesorado universitario y sus obligaciones y derechos
Artculo cincuenta y seis.

Los Profesores universitarios sern:

a) Catedrticos numerarios o extraordinarios de Facultad.

b) Profesores adjuntos de Facultad,

c) Ayudantes para clases prcticas, clnicas y laboratorios.

d) Profesores encargados de Ctedra o curso en cualquier rgano o servicio universitario.

Artculo cincuenta y siete.

Los Catedrticos numerarios de Facultad universitaria formarn un Cuerpo de funcionarios del Estado.

Disposiciones especiales determinarn el nmero de Catedrticos numerarios de cada Facultad.

Fijado el nmero, se formar el Escalafn general de Catedrticos numerarios de Universidad y se establecern en l las categoras econmicas que hayan de constituirlo y el sueldo correspondiente a los Catedrticos situados en cada una de ellas, a las que se ascender por rigurosa antigedad de nombramiento. En los Presupuestos generales del Estado se consignar cantidad suficiente para la dotacin de las atenciones resultantes de este Escalafn.

Cuando alguna Ctedra numeraria dotada en el Escalafn y Presupuesto del Estado est vacante o su titular en situacin de excedente, sin derecho a percibir su sueldo, podr aplicarse ste al abono de la gratificacin que le corresponda al Profesor encargado de Ctedra o curso que haga sus veces.

Artculo cincuenta y ocho.

El ingreso en el Cuerpo de Catedrticos numerario de Facultad de las Universidades se har mediante oposicin, cuyo procedimiento ser objeto de un Reglamento, de acuerdo con los siguientes principios:

a) Las Ctedras vacantes sern provistas alternativamente por oposicin directa y por concurso de traslado, entre Catedrticos numerarios de la misma asignatura.

La convocatoria a oposicin ser a Ctedra o Ctedras iguales y a Universidad determinada.

Cuando la provisin de una Ctedra haya correspondido a turno de concurso, ser ste resuelto por el Ministerio de Educacin Nacional, previa propuesta de la Universidad donde radique la vacante y despus de la que formule a su vez el Consejo Nacional de Educacin. La Universidad, estudiado el expediente del concurso, podr proponer la no provisin. Para adoptar este acuerdo, el Rector habr de or a la Junta de Facultad respectiva y a la de Gobierno. En los concursos ser siempre mrito preferente el haber desempeado el candidato con asiduidad la Ctedra de que es propietario en la correspondiente Universidad.

b) La oposicin se realizar siempre en Madrid, en turno nico y ante Tribunal nombrado por el Ministerio de Educacin Nacional y constituido por cinco miembros, de los cuales tres, como mnimo, han de ser Catedrticos numerarios de la misma disciplina o anloga; uno podr ser designado entre personas especializadas en la materia, y el Presidente deber pertenecer al Consejo Superior de Investigaciones Cientficas, al Consejo Nacional de Educacin o Reales Academias.

c) Los ejercicios para la oposicin sern orales, escritos, tericos y prcticos, sin que puedan faltar entre ellos algunos que sirvan para valorar las publicaciones cientficas, la labor docente anterior del candidato y su concepto y mtodo de la disciplina, as como sus condiciones pedaggicas.

d) Para tomar parte en la oposicin sern requisitos indispensables:

Primero.—La posesin del ttulo de Doctor en la Facultad corrependiente de Universidad del Estado.

Segundo.—La presentacin de un trabajo cientfico escrito expresamente para la oposicin.

Tercero.—El haber desempeado funcin docente o investigadora efectiva, durante dos aos como minino, en Universidad del Estado, Institutos de Investigaciones o Profesionales de la misma o del Consejo Superior de Investigaciones Cientficas, o ser Profesor numerario de Escuela especial superior o Catedrtico de Centros oficiales de Enseanza Media,

Cuarto.—La firme adhesin a los principios fundamentales del Estado, acreditada mediante certificacin de la Secretara General del Movimiento.

Quinto.—La licencia del Ordinario respectivo, cuando se trate de eclesisticas; y

Sexto.—Los dems trmites e informes que el Reglamento determine.

e) El nombramiento de los Catedrticos numerarios de Facultad se har siempre, a propuesta del Tribunal juzgador, por el Ministerio de Educacin Nacional.

f) Nombrado Catedrtico numerario el propuesto por el Tribunal, tomar posesin de su Ctedra, sin perjuicio de hacerlo solemnemente el da de la inauguracin del curso acadmico.

Artculo cincuenta y nueve.

Son obligaciones y derechos de los Catedrticos numerarios de las Facultades de las Universidades:

a) Considerar la labor universitaria como servicio obligatorio a la Patria, que debern cumplir con exactitud y con la necesaria eficacia para que los escolares obtengan la mejor formacin acadmica y profesional,

b) Prestar juramento de fiel servicio, en el acto de su incorporacin a la funcin docente universitaria, despus de obtenido el ttulo profesional, quedando sometido a la disciplina acadmica; el uso del traje doctoral y la medalla de Catedrtico en todos los actos solemnes universitarios; la asistencia a los Claustros y a las Juntas de la Facultad a que pertenezcan, y el desempeo de los cargos de gobierno que le puedan ser confiados en la Universidad.

c) Optar en concurso de traslado a las Ctedras vacantes de su disciplina en cualquier Universidad.

d) La residencia en la localidad en que radique la Facultad donde preste sus servicios, que slo podr abandonar con permiso del Rector; la explicacin efectiva, durante el curso, del mnimo de lecciones que para cada disciplina fije el Rector, habida cuenta del nmero de das lectivos que marque el calendario escolar y las horas semanales de leccin asignadas a cada disciplina en los planes de enseanza; para cumplimiento de lo cual se debern continuar las lecciones con autorizacin del Rector, hasta completar el mnimo fijado; la redaccin diaria de la ficha de Ctedra, reflejando en ella la labor desarrollada y sometindola cada da al visado del Decano.

e) El posible disfrute anual, durante el perodo lectivo, de un permiso hasta de quince das continuados, que podr conceder el Rector y ampliar hasta un total de treinta el Ministerio de Educacin Nacional, a propuesta de aqul; la obtencin, en caso de enfermedad, de licencia, que conceder el Ministro, a propuesta del Rector, y con informe favorable del Decano de la Facultad respectiva, prorrogable hasta seis meses con todo el sueldo; la obtencin, en caso justificado de dispensa de la funcin docente durante un curso, para finalidades cientficas o pedaggicas, mediante Orden del Ministro de Educacin Nacional, a propuesta del Rector, con reserva de la Ctedra, que desempear entretanto un Profesor adjunto o un Encargado de curso la excedencia voluntaria, despus de haber ejercido efectivamente la enseanza durante un mnimo de dos cursos. Esta excedencia slo podr concederla el Ministro de Educacin Nacional, a propuesta del Rector, con prdida del sueldo y por un tiempo no inferior a un ao ni superior a diez. El excedente no podr reingresar sino mediante nueva oposicin o por concurso de traslado entre Catedrticos numerarios, cuando exista vacante de su Ctedra, y habr de estar a las resultas finales del mismo.

f) La jubilacin voluntaria, de acuerdo con las leyes de Funcionarios del Estado; la obtencin, en su caso, siempre con prdida de sueldo, y con reserva de su Ctedra, de la excedencia forzosa, que habr de otorgar el Ministro de Educacin Nacional, slo cuando lo exija el desempeo de un alto cargo en el Gobierno de la nacin, y por el tiempo que dure su desempeo; la posible dispensa de las obligaciones docentes, con reserva de la Ctedra y sin prdida del sueldo, en caso de ser nombrado Rector de Universidad; la jubilacin forzosa, con los derechos que establezcan las leyes generales de funcionarios o en la forma que disponga, como sancin, el Reglamento de disciplina acadmica, y el cese voluntario o el forzoso, en su caso, por medida disciplinaria y con prdida de todos sus derechos.

g) Presentar a la aprobacin rectoral, con un mes de anticipacin, al comienzo del curso los temas que hayan de desarrollarse en el cuatrimestre o cuatrimestres de la disciplina. El programa aprobado habr de ser explicado en su integridad y de acuerdo con las normas inspiradoras del Estado.

h) Intervenir en las pruebas acadmicas que determinen los Reglamentos de la Facultad respectiva.

i) La percepcin del sueldo que por su categora en el Escalafn le corresponda y, en su caso, de los derechos pasivos, de acuerdo con las Leyes generales; as como de los emolumentos complementarios que legalmente le pertenezcan, y tambin formar parte de la Mutualidad de Catedrticos de Universidad.

j) El ejercicio, por escrito, ante el Rector o el Ministro, en su caso, por conducto de aqul, del derecho de peticin o queja en asuntos acadmicos.

Artculo sesenta.

Cuando el nmero de alumnos o las necesidades de la enseanza lo aconsejen estrictamente, podr el Ministerio, a propuesta del Rector, y oda la Junta de la Facultad respectiva y la de Gobierno, desdoblar una Ctedra de cualquier Facultad. La Ctedra as creada se proveer por el procedimiento que determina la Ley.

El Ministerio, por razones que en cada caso habrn de expresarse, podr incluir en el Escalafn general de Catedrticos numerarios un nmero de diez, a lo ms, de stos, que, en lugar de estar adscritos a Ctedra propia, lo estarn a una que tenga titular cuando a ste se le haya concedido el privilegio de no tener que explicar el conjunto de su disciplina. Estos Catedrticos sern propuestos, de entre los numerarios de la misma asignatura que ya figuren en el Escalafn, por el titular privilegiado, y la propuesta, una vez aprobada por el Rector, oda la Junta de Facultad y la de Gobierno, ser elevada al Ministerio, que resolver por Orden ministerial en cada caso, previo informe del Consejo Nacional de Educacin.

Los Catedrticos asi designados tendrn derecho a participar en los concursos de traslado de las Ctedras de que son titulares.

Artculo sesenta y uno.

En casos excepcionales podrn ser nombrados, por Decreto del Ministerio de Educacin Nacional, Catedrticos extraordinarios, que habrn de ser titulares de grados acadmicos superiores y de notorio prestigio en el orden cientfico.

La iniciativa para estos nombramientos compete al Ministerio de Educacin Nacional y a los Rectores de las Universidades; pero debern informar la propuesta los Consejos Superiores de Investigaciones Cientficas y Nacional de Educacin y la Real Academia correspondiente. La propuesta y los informes habrn de ser ampliamente motivados, con expresin de la obra cientfica del propuesto e indicacin de sus publicaciones, investigaciones y datos que permitan formar juicio del valer de su personalidad cientfica ante los organismos y entidades culturales nacionales y extranjeras.

Los Catedrticos extraordinarios desempearan la Ctedra para la que hayan sido nombrados, incluida o no en el plan general de la Facultad respectiva, con iguales derechos y obligaciones que los numerarios, sin ms diferencia que la atribucin de un sueldo fijo en el Decreto de nombramiento, y el no formar parte del Escalafn de Catedrticos numerarios. Al quedar vacante la Ctedra que se les cre, se considerar sta suprimida.

Artculo sesenta y dos.

Para las ctedras o grupos de ctedras de las Facultades Universitarias, y de acuerdo con sus plantillas, se nombrarn Profesores adjuntos, mediante concurso-oposicin y pro-puesta rectoral al Ministerio de Educacin Nacional, que har el nombramiento por cuatro aos, prorrogables por otros cuatro.

Este concurso-oposicin se verificar de acuerdo con los siguientes principios:

a) Ser preceptiva la posesin del grado de Doctor y la firme adhesin a los principios fundamentales del Estado, acreditada mediante certificacin de la Secretara General del Movimiento.

b) Se atender, en la preferencia de mritos, a la labor cientfica, comprobada por las publicaciones del candidato, y a su historia docente.

Reglamentariamente se determinarn los dems trmites e informes de carcter administrativo o de otra naturaleza exigibles a los que participen en este concurso-oposicin.

En el ejercicio de sus funciones, sern aplicables a los Profesores adjuntos los mismos preceptos que al Profesorado numerario en cuanto a prestacin de juramento, uso del traje acadmico, residencia, labor docente, permisos, disciplina, pruebas y derechos de peticin.

Percibirn como emolumentos la gratificacin que en sus nombramientos se les asigne, la cual deber consignarse en el Presupuesto del Ministerio de Educacin Nacional.

Artculo sesenta y tres.

Cuando la naturaleza de las Ctedras o el nmero de alumnos de las mismas as lo exija, el Rector de la Universidad podr nombrar Ayudantes para clases prcticas, clnicas o laboratorios, a propuesta del Decano de la Facultad o Director del rgano universitario en que haya de prestar sus servicios, odo el Catedrtico o Profesor interesado y previo informe de la Jefatura Provincial del Movimiento.

Los Ayudantes no podrn, en ningn caso, asumir la explicacin de lecciones tericas de los programas, y sus obligaciones y derechos les sern fijados en sus nombramientos, Disfrutarn siempre de remuneracin con cargo al Presupuesto general de la Universidad, y debern estar investidos del grado de Licenciado.

Artculo sesenta y cuatro.

Cuando las conveniencias del servicio as lo aconsejen y est vacante una Ctedra numeraria, el Rector de la Universidad, oda la Facultad correspondiente, podr proponer al Ministro de Educacin Nacional el nombramiento de un Profesor encargado de dicha Ctedra por un periodo de tiempo que no podr exceder de tres aos.

El candidato propuesto habr de estar investido del ttulo de Doctor y acreditar su anterior ejercicio profesional, as como su firme adhesin a los principios fundamentales del Estado, mediante certificacin de la Secretara General del Movimiento.

La propuesta se har con amplia motivacin y alegacin de mritos, y, en caso de nombramiento, percibir la gratificacin que se le asigne.

Asimismo podrn ser agregados al servicio de una Ctedra de manera permanente las personalidades profesionales pertenecientes a Centros o Instituciones pblicas o privadas, que hayan sido incorporadas a la vida universitaria por precepto legal. Estos Profesores agregados podrn ser Licenciados o Doctores.

Artculo sesenta y cinco.

En anloga forma y con iguales obligaciones y derechos podrn nombrarse encargados de Catedra para los Institutos o Escuelas Profesionales, cuando no tengan escalafn propio.

Artculo sesenta y seis.

En caso de vacantes, las Ctedras numerarias de Facultad sern desempeadas por los Profesores adjuntos. A falta de ellos, podrn nombrarse en forma anloga profesores encargados de curso, que debern estar investidos del Ttulo de Licenciado o Doctor.

Igualmente podr nombrar el Ministerio de Educacin Nacional Profesores encargados de curso para la enseanza religiosa, los Institutos o Escuelas profesionales, y las disciplinas de formacin poltica, as como para las de educacin complementaria de los escolares.

Percibirn la gratificacin que en sus nombramientos se les asigne, con cargo al Presupuesto del Ministerio de Educacin Nacional, en el que se consignar cantidad suficiente para estas atenciones.

En el ejercicio de sus funciones les sern aplicables los mismos preceptos que a los Profesores adjuntos.

Artculo sesenta y siete.

Los Profesores de los Institutos de Investigacin sern nombrados por el Ministerio de Educacin Nacional, a propuesta del Rector de la Universidad respectiva. El nombramiento deber recaer en Catedrticos numerarios o extraordinarios de Facultad, y percibirn, con independencia de los emolumentos que como Catedrticos les correspondan, la gratificacin que en la Orden de nombramiento se les asigne y que se consignar en el Presupuesto del Estado.

Las obligaciones especiales que con independencia de las propias de Catedrticos de Facultad se les determinen, sern fijadas por el Rector de la Universidad, y previo informe del Consejo Superior de Investigaciones Cientficas, sern aprobadas por el Ministerio de Educacin Nacional.

CAPTULO IX
Los escolares y sus obligaciones y derechos
Artculo sesenta y ocho.

La cualidad de estudiante universitario se adquiere por concesin del Rector de la Universidad. Este solo podr otorgarla, previa solicitud, al candidato que rena los siguientes requisitos:

a) Posesin del ttulo de Bachiller.

b) Aprobacin del examen de ingreso en la Facultad universitaria, Instituto o Escuela en que desee comenzar sus estudios.

c) Aportacin de dictamen sanitario favorable previa formacin de ficha mdica, del Servicio de Proteccin Escolar.

d) Y de cuantos datos y elementos de juicio considere oportunos el candidato para que sirvan de base a la decisin rectoral sobre fijacin de las tasas acadmicas que deba abonar en el curso de su vida universitaria, o concesin de becas, o auxilios, en su caso.

Artculo sesenta y nueve.

Concedido por el Rector al candidato su derecho a iniciar los estudios universitarios, contra cuya negativa podr recurrir ante el Ministerio de Educacin Nacional, y fijada la tasa acadmica a que queda sometido, habr de obtener el Libro Escolar y la inscripcin en el primer curso de Facultad, Instituto o Escuela y en un Colegio Mayor, en calidad de residente o adscrito, comunicando, en este ltimo caso, con toda precisin cul ha de ser su alojamiento, que podr, rechazar como impropio el Rector.

El estudiante, en el acto solemne de comienzo de curso, prestar juramento de cumplir fielmente sus obligaciones universitarias. Recibir entonces la carta de identidad y el distintivo del Sindicato Espaol Universitario que le acrediten y permitan ostentar su calidad y dignidad de escolar universitario y quedar, desde este momento sometido a la disciplina acadmica.

Artculo setenta.

Las obligaciones y derechos del escolar universitario son las siguientes:

a) Considerar la labor universitaria como servicio obligatorio a la Patria, que deber cumplir con exactitud y esfuerzo para conseguir la mejor formacin acadmica y profesional.

b) Pertenecer al Sindicato Espaol Universitario y ostentar su uniforme o, en su caso, el de la Milicia Universitaria, en todos los actos solemnes acadmicos a que por orden rectoral deba asistir, salvo excepcin expresamente concedida por el Redor.

c) Usar el distintivo del Sindicato Espaol Universitario.

d) Asistir obligatoriamente a las lecciones, tanto de cursos facultativos como de enseanza religiosa, o de los Institutos Escuelas, a las de formacin poltica y dems enseanzas complementarias, y obtener, segn las normas de esta Ley, la dispensa de escolaridad establecida para los diversos estudios.

e) Recibir asistencia mediante el Servicio de Proteccin Escolar y trasladarse para continuar sus estudios a otra Universidad en casos justificados, a juicio del Rector.

f) Prestar lor servicios universitarios, atendida cuando la naturaleza de los mismos lo exija, la diversidad de sexos.

g) Obtener, por medio del Servicio de Proteccin Escolar, para conocimiento de sus padres o tutores, noticias peridicas del proceso de su vida acadmica.

h) Ejercer individualmente, por escrito, ante el Decano, el Rector y el Ministerio el derecho de peticin o queja en toda clase de asuntos acadmicos por los conductos reglamentarios y a travs de los mandos del Sindicato Espaol Universitario.

CAPTULO X
Organizacin de los medios didcticos
Artculo setenta y uno.

Todos los medios didcticos de las Universidades, como Bibliotecas, Archivos, Museos, Seminarios, Laboratorios, Clnicas y Hospitales Clnicos, Jardines Botnicos, Talleres y otros anlogos, y los elementos que los compongan, cualquiera que sea el rgano o servicio universitario a que principalmente sirvan y en cuyos locales propios estn sitos, se considerarn concedidos a las Universidades para su uso, cuando sean propiedad del Estado, encomendndoseles su mejor organizacin, incremento, perfecta instalacin y custodia.

Artculo setenta y dos.

El Rector, como Jefe Superior de todos los rganos, servicios y medios didcticos universitarios, establecer las normas reglamentarias para la mejor utilizacin y rgimen interno de los medios didcticos, siempre de acuerdo con las disposiciones que el Ministerio de Educacin Nacional dicte con carcter general para todas las Universidades.

Artculo setenta y tres.

Para el ejercicio de las funciones rectorales a que se refiere el artculo anterior, los Rectores podrn delegar este servicio en los Vicerrectores o en los Decanos de las Facultades correspondientes.

Compete al Rector, al Vicerrector o al Decano,como delegado de este servicio:

a) La iniciativa para la adquisicin de material o el estudio y, en su caso, la aceptacin de cuantas propuestas se le formulen en tal respecto por los Directores y Profesores de las diversos rganos y servicios.

b) Ejercer, en todos los medios didcticos, la inspeccin para el mejor cumplimiento de las decisiones rectorales.

c) Redactar el ndice previsto de necesidades para la confeccin del Presupuesto general universitario.

Artculo setenta y cuatro.

La Biblioteca de cada Universidad, aunque sus fondos se custodien en lugares diversos y sus salas de lectura y estudio estn instaladas en diferentes edificios universitarios, formar una unidad con el nombre de Biblioteca de la Universidad y estar dotada de un catlogo general nico, adems de los parciales que se juzgue necesarios.

El Director inmediato de la Biblioteca ser el Bibliotecario general, nombrado por el Ministerio de Educacin Nacional mediante concurso entre funcionarios del Cuerpo facultativo de Archivos, Bibliotecas y Museos, previo informe del Rector.

En igual forma se proceder al nombramiento del personal tcnico o auxiliar necesario.

Realizados estos nombramientos, se considerarn los designados como funcionarios al servicio de la Universidad, y, por tanto, sometidos a las rdenes reglamentarias del Rector y a la disciplina acadmica.

El Rector podr proponer al Ministerio de Educacin Nacional el cese del Director y personal tcnico y auxiliar cuando lo juzgue conveniente, oda la Junta de gobierno.

El personal subalterno necesario se nombrar, mediante relacin de trabajo, en la misma forma que el general de la Universidad.

Artculo setenta y cinco.

Son obligaciones y derechos del Bibliotecario general y de todo el personal de la Biblioteca, siempre bajo las rdenes del Rector, la ejecucin de las normas para el rgimen interno de custodia, adquisicin, catalogacin y servicio de libros a los lectores, de acuerdo con los preceptos reglamentarios.

Artculo setenta y seis.

El Bibliotecario general ser, al mismo tiempo, Director del Archivo Histrico Universitario, que se formar con los fondos antiguos y los procedentes de los Archivos administrativos, de los que pasarn a aqul todos los documentos con antigedad superior a veinte aos.

Artculo setenta y siete.

Los Museos de Arte, Arqueologa o anlogos, en caso de existir en las Universidades, tendrn un Director propio, nombrado por igual procedimiento que el Bibliotecario general.

Sus obligaciones y derechos en los rganos respectivos sern anlogos a los de los Bibliotecarios en la Biblioteca universitaria.

Artculo setenta y ocho.

Los Museos de Ciencias, Clnicas y Hospitales Clnicos, Laboratorios, Observatorios, Talleres o Granjas de experimentacin y anlogos, excepto aquellos estrechamente vinculados a una Ctedra, tendrn, cada uno o por grupos, sus jefes propios, cuyo nombramiento y cese corresponden al Ministerio, a propuesta del Rector, odo el Decano correspondiente, entre Catedrticos numerarios. Sus derechos y obligaciones, en el mbito de su competencia, sern anlogos a los del Bibliotecario general.

CAPTULO XI
Rgimen y personal administrativo y subalterno
Artculo setenta y nueve.

El rgimen administrativo de las Universidades, tanto para su funcionamiento interno como para sus relaciones entre s y con el Ministerio de Educacin Nacional, se regular de acuerdo con las siguientes normas:

a) La forma de los documentos y su tramitacin ser uniforme en todas las Universidades.

b) Las Universidades funcionarn con autonoma administrativa, salvo en los casos en que, por precepto de la Ley, deba elevarse el asunto a conocimiento y resolucin del Ministerio de Educacin Nacional.

Artculo ochenta.

Como jefe inmediato de todas los servicios administrativos de cada Universidad, bajo las rdenes directas del Rector, habr un Secretario general.

El cargo recaer en un Catedrtico numerario, que ser nombrado por el Ministerio de Educacin Nacional, a propuesta, en terna, del Rector, quien, oda la Junta de Gobierno, podr proponer al Ministerio de Educacin Nacional el cese en cualquier momento.

Compete al Secretario general:

a) La jefatura directa del personal administrativo y el informe previo al Rector sobre la plantilla del personal administrativo, tcnico y auxiliar que haya de prestar sus servicios en los diversos rganos universitarios, incluso para la administracin del presupuesto. El Rector, oda la Junta de Gobierno, la elevar al Ministerio de Educacin Nacional para su aprobacin.

El Secretario informar igualmente para nombramientos del personal que haya de cubrir la plantilla.

b) La jefatura inmediata de los servicios administrativos de la Universidad, aunque stos afecten a rganos que tengan Secretario propio: la expedicin y certificacin de los documentos y acuerdos universitarios que no correspondan directamente a los Secretarios de los diversos rganos y servicios de la Universidad; la redaccin y custodia de los libros de actas del Claustro Universitario y de la Junta de Gobierno; la custodia y ordenacin del Archivo administrativo de la Universidad; la propuesta al Rector de cuantas iniciativas juzgue convenientes para la mejor organizacin de los servicios administrativos y de los rganos y servicios docentes y tcnicos de la Universidad, la redaccin, al final de cada curso, de una Memoria en la que, utilizando las fichas de Ctedra de los Profesores y el Archivo universitario, haga constar los datos estadsticos y de toda clase que se juzguen convenientes; la organizacin de los actos solemnes universitarios y la conservacin y cumplimiento del Protocolo y ceremonial.

Artculo ochenta y uno.

Se nombrar por cada Universidad un Oficial Mayor, que ejercer sus funciones bajo las rdenes inmediatas del Secretario general y superiores del Rector.

El cargo recaer en un funcionario del Cuerpo Tecnicoadministrativo del Ministerio de Educacin Nacional, a cuyo nombramiento y cese se proceder de igual forma que para el Secretario general.

Le compete:

a) El ejercicio de las funciones propias del Secretario, en caso de vacante, enfermedad o ausencia legal, y las que ste delegue en l, con autorizacin del Rector; la coordinacin de las Secciones y Negociados administrativos y la formacin anual del inventario de todo el material de la Universidad, as como la custodia de los edificios y material no estrictamente docente.

b) La jefatura inmediata del personal subalterno; vigilancia y organizacin de estos servicios y propuesta al Rector, por conducto del Secretario, para su elevacin al Ministerio de Educacin Nacional, de la plantilla necesaria.

Artculo ochenta y dos.

Las Facultades, Institutos o Escuelas Profesionales y Secretariado de Publicaciones, Intercambio Cientfico y Extensin universitaria tendrn su Secretario propio, que se designar y cesar, en su caso, por Orden ministerial, a propuesta del Rector, de acuerdo con el Decano o Jefe director del rgano correspondiente.

Estos Secretarios habrn de ser Catedrticos o Profesores universitarios para las Facultades y Secretariado de Publicaciones, y Profesores de Institutos o Escuelas profesionales para estos rganos y servicios.

Estos Secretarios ejercern la funcin propia de su cargo, en sus correspondientes rganos o servicios.

Artculo ochenta y tres.

Fijada la plantilla del personal subalterno necesario para todos los rganos y servicios universitarios, incluso Bibliotecas. Laboratorios y anlogos, el Rector nombrar el personal, que se regir por la legislacin comn de trabajo.

CAPTULO XII
Medios econmicos para la funcin universitaria y presupuesto general de las Universidades
Artculo ochenta y cuatro.

El rgimen econmico de las Universidades se ajustar a las siguientes normas:

a) Los ingresos que, por tasas acadmicas, expedicin de ttulos, certificaciones y documentos anlogos, renta de publicaciones y otros semejantes, obtengan las Universidades a travs de todos sus rganos habrn de pertenecerles y ser destinados al cumplimiento de los fines de la Universidad. El treinta por ciento de la totalidad de tales ingresos se emplear en la formacin del capital universitario.

b) Cada Universidad tendr su patrimonio, que administrar autonmicamente, con la sola limitacin de estar obligada a adaptar su Presupuesto general nico a las normas de esta Ley y sus Reglamentos; a destinar a los captulos, artculos y apartados correspondientes del mismo las subvenciones que, para fines especficos y concretos, les sean concedidas por el Estado, la Provincia, el Municipio u otras Corporaciones o por particulares; a someter a la aprobacin del Ministerio de Educacin Nacional el Presupuesto anual y las cuentas del ejercicio anterior, que sern remitidas por el Ministerio al Tribunal de Cuentas, una vez aprobadas por aqul, a los efectos determinados en la Ley de Contabilidad.

Los Presupuestos universitarios debern ser presentados dentro de los treinta das siguientes a la aprobacin de los Presupuestos generales del Ministerio de Educacin Nacional, y las cuentas, en el mes de enero.

Artculo ochenta y cinco.

La Seccin de ingresos del Presupuesto general universitario la integrarn los siguientes conceptos:

a) Rentas del Patrimonio Universitario no adscritas a fines especiales.

b) Rentas del Patrimonio Universitario adscritas a fines especiales.

c) Aportaciones obligatorias del Estado no adscritas a fines especiales.

d) Aportaciones obligatorias del Estado adscritas a fines especiales.

e) Ingresos por el Libro Escolar, tasas acadmicas, ttulos, certificaciones y anlogos.

f) Ingresos por descuento de Habilitacin de personal y material, ejercida por el Administrador general.

g) Ingresos por publicaciones.

h) Legados, donativos o subvenciones que se reciban para su inversin o para incremento del Patrimonio Universitario.

i) Abintestatos de todo el personal docente universitario, cuando hubieran de pertenecer al Estado.

Artculo ochenta y seis.

Para los derechos fiscales acadmicos se fijarn tasas generales, que sern reducidas y aun suprimidas, habida cuenta de las dotes intelectuales y morales de los escolares y de los medios econmicos, debidamente acreditados, de sus padres. Una disposicin especial determinar esta escala de tasas, as como las normas para su aplicacin.

Artculo ochenta y siete.

Las rentas del Patrimonio Universitario no adscritas a fines especiales, habrn de ser destinadas a gastos de instalacin permanente y medios didcticos.

Artculo ochenta y ocho.

Las rentas que estn adscritas a fines especiales por sus donantes, fundadores, etc., habrn de figurar en el Presupuesto de gastos adscritas a los fines propios.

Artculo ochenta y nueve.

El Estado consignar en el Presupuesto de Educacin una cantidad no inferior a ciento cincuenta mil pesetas para cada Universidad, en concepto de aportacin no adscrita a fines especiales.

Las aportaciones del Estado y dems Corporaciones pblicas no adscritas a fines especiales, habrn de ser destinadas a gastos generales, as como a toda clase de medios didcticos y material docente.

Artculo noventa.

El Presupuesto del Ministerio de Educacin Nacional consignar, adems, con independencia de las cantidades que sean necesarias para atender a los gastos de sueldos y gratificaciones de personal y las que puedan destinarse a construccin o adquisicin de edificios universitarios nuevos o ampliaciones de los actuales y que no sern libradas para su ingreso en el Presupuesto universitario, segn los preceptos generales, otras destinadas a los fines especiales siguientes:

a) Bibliotecas, Museos, Archivos y Seminarios.

b) Clnicas y Hospitales clnicos.

c) Laboratorios, especificando cada uno de ellos en caso de que la subvencin sea con destino expreso.

d) Granjas, Jardines Botnicos, Talleres e instalaciones y material deportivo.

e) Pequeas reparaciones en los edificios universitarios.

f) Reparaciones y adquisicin de mobiliario y material de Laboratorios y Clnicas, Hospitales Clnicos y material no inventariable para los servicios universitarios.

g) Becas y proteccin escolar.

h) Viajes y excursiones de carcter cientfico y cultural.

Todos los crditos que, a favor de las Universidades, figuren en el Presupuesto del Ministerio de Educacin Nacional, as como los extraordinarios que por el mismo se concedan a favor de aqullas, se librarn en firme al Administrador general de la Universidad, y habrn de figurar en los Presupuestos de ingresos de la misma y en los correspondientes captulos de gastos para inversin en los fines especiales a que se destinen.

En ningn caso se librarn las consignaciones de toda clase que figuren en los Presupuestos generales a favor de las Universidades mientras stas no tengan aprobados por el Ministerio los Presupuestos y las cuentas en la parte que al misma afectan.

Artculo noventa y uno.

Los ingresos correspondientes al apartado e) del artculo ochenta y cinco figurarn en el Presupuesto de la Universidad como no adscritos a fines especiales. Descontado el treinta por ciento, segn se precepta en el apartado a) del artculo ochenta y cuatro, del resto se destinar: el veinte por ciento a gastos permanentes o de material universitario, y la cantidad restante al abono de las gratificaciones del personal universitario docente o administrativo, a base de un fondo comn de todas las Universidades, que se distribuir proporcionalmente, segn determinen disposiciones especiales. La mitad de los ingresos en efectivo por expedicin de ttulos acadmicos se destinar a la retribucin del Profesorado numerario de las Universidades, de conformidad con las disposiciones legales anteriormente establecidas.

Artculo noventa y dos.

Los ingresos por descuento de habilitacin de material y personal, ejercida por el Administrador general de la Universidad, se destinarn a la Mutualidad de Catedrticos numerarios, que ser nica para todas las Universidades.

Artculo noventa y tres.

Los ingresos por publicaciones figurarn en el Presupuesto para ser destinados a nuevas publicaciones y al abono de honorarios o derechos de los autores respectivos.

Artculo noventa y cuatro.

Los legados y donativos, cuando no disponga lo contrario el testador o donante y los abintestatos, se entendern percibidos para incremento del capital universitario; en otro caso figurarn como ingresos en el Presupuesto del ao siguiente.

Tambin se destinarn a capitalizacin, adems de los recursos determinados en el apartado a) del artculo ochenta y cuatro, el supervit de las cuentas anuales, que no podrn ser aprobadas si no se justifica en ellas la capitalizacin correspondiente al ejercicio anterior, presentando, al efecto, la relacin por duplicado de los bienes y valores que al fin de cada ejercicio constituyan la totalidad del capital universitario.

La obligacin de capitalizar determinada en esta Ley no ser dispensada a las Universidades, mientras no puedan sostener con las rentas gratuitamente al veinticinco por ciento, como mnimo, de los alumnos alojados en los Colegios Mayores de fundacin directa universitaria y atender adems a un posible dficit en el sostenimiento de los mismos. Cuando el Ministerio, a peticin de la Universidad, reconozca que se ha acumulado capital suficiente para las indicadas atenciones, se podr autorizar que los fondos destinados a capitalizacin se apliquen a los fines de cultura que se estimen convenientes.

Artculo noventa y cinco.

El Patrimonio de las Universidades estar compuesto por los bienes siguientes:

Primero. Los que actualmente posea como propios.

Segundo. Los fondos procedentes de fundaciones docentes civiles extinguidas en el Distrito Universitarlo.

Tercero. Los que las Leyes le atribuyan actualmente o en lo sucesivo.

Cuarto. Los legados y donaciones de todo gnero que acepte o reciba para su capitalizacin.

Quinto. Los edificios que se adquieran o construyan y sus accesiones.

Artculo noventa y seis.

El Presupuesto de cada Universidad ser nico y anual. Se redactar de acuerdo con las disposiciones generales de esta Ley y se someter a la aprobacin del Ministerio de Educacin Nacional. Figurarn en l, en los captulos de gastos, todos los relativos a los distintos rganos universitarios, con excepcin de los Colegios Mayores fundados por iniciativa privada.

Artculo noventa y siete.

El presupuesto universitario ser administrado, segn las normas generales de contabilidad, por el Rector de la Universidad, como Ordenador de Pagos, el Administrador general y el Interventor general.

Artculo noventa y ocho.

El Administrador general de la Universidad ser nombrado por el Ministerio, a propuesta del Rector, y cesar en igual forma. El nombramiento recaer preferentemente en un Catedrtico numerario de Facultad.

Competen al Administrador general de la Universidad las funciones de administracin de todo lo concerniente al patrimonio universitario y la colaboracin con el Rector o Interventor para la redaccin del Presupuesto general de la Universidad.

Ejercer tambin el cargo de Habilitado de personal material y dems servicios para la percepcin de los fondos que, por figurar en los Presupuestos generales del Estado, exijan tal actuacin, ingresando en el Presupuesto universitario los descuentos propios de este servicio. Quedarn exentos de todo descuento de habilitacin los sueldos del personal administrativo y de Bibliotecas.

Artculo noventa y nueve.

El nombramiento y cese del Interventor general compete al Ministerio de Educacin Nacional, a propuesta del Rector. El nombramiento deber recaer en un Catedrtico numerario.

Ser de su competencia la intervencin de todos los gastos e ingresos del Presupuesto general de la Universidad.

Artculo ciento.

El Ministro de Educacin Nacional redactar un Reglamento econmico por el que se regirn todas las Universidades y frmulas para los presupuestos y cuentas, as como regular todo lo relativo a obras urgentes, operaciones de prstamo, cantidades no invertidas y dems extremos que se estimen necesarios para la buena marcha del rgimen universitario.

CAPTULO XIII
Disciplina acadmica
Artculo ciento uno.

El rgimen de disciplina en las Universidades se adaptar a las siguientes normas:

a) La disciplina universitaria afectar separadamente:

1) Al personal docente.

2) A los escolares.

3) Al personal de Bibliotecas, Museos y medios didcticos anlogos administrativo y subalterno.

b) Las faltas del personal docente se clasificarn en leves y graves y dentro de cada uno de estos grupos, segn tengan carcter religioso-moral, poltico, docente o administrativo.

Las faltas leves del personal docente sern sancionadas por el Rector de la Universidad, previa comprobacin y asesorado por la Junta de Gobierno.

Para la sancin de las faltas graves se requerir expediente, incoado con conocimiento del Ministerio de Educacin Nacional, y, terminada su tramitacin, el Rector comunicar la propuesta de sancin al Ministerio para su imposicin y ejecucin, en su caso. En estas faltas se podr llegar a imponer la sancin de separacin del Cuerpo de Profesores, sin perjuicio de otras a que pudiera haber lugar.

Las funciones de la Junta de Gobierno en materia de disciplina se extendern tambin al personal tcnico de todos los organismos y servicios universitarios.

Las sanciones graves se harn constar en el expediente personal del interesado, habindose de determinar el alcance que haya de atriburseles como demritos computables administrativamente.

c) Las faltas de los escolares se clasificarn en individuales y colectivas, y unas y otras, en leves y graves.

Las faltas leves sern sancionadas siempre con el visto bueno del Rector y previa su comprobacin por los Profesores, Decano, Directores de Institutos o Colegios Mayores, segn su naturaleza. Se dar cuenta de ellas al correspondiente Mando del Sindicato Espaol Universitario.

Las faltas graves se sancionarn previo expediente y con conocimiento de la Junta de Gobierno. Tramitado el expediente, la propuesta de sancin que decida el Rector ser elevada al Ministerio de Educacin Nacional, que la impondr y ejecutar en su caso. Se podr llegar a expulsar al sancionado de una Universidad y aun de todas las Universidades.

Para la mutua repercusin que puedan tener las sanciones impuestas por la Universidad y por el Sindicato Espaol Universitario, se dictar un Reglamento especial, de comn acuerdo con los Ministerios competentes y la Secretara general del Movimiento.

Las sanciones graves se harn constar en el Libro Escolar.

d) Las faltas del personal administrativo, del de Bibliotecas y rganos anlogos y del subalterno se clasificarn igualmente en leves y graves, y se aplicarn para su imposicin normas anlogas a las establecidas en los apartados anteriores.

La mxima sancin que se podr imponer ser la de separacin del servicio a la Universidad, sin perjuicio de las que el Ministerio juzgue oportuno imponer al personal que forme parte de Cuerpos dependientes de su jurisdiccin. Las sanciones por faltas graves se harn constar en los respectivos expedientes.

En todo expediente disciplinario se pasar pliego de cargos al interesado, que tendr derecho a contestar.

DISPOSICIONES FINALES Y TRANSITORIAS
Primera.

Esta Ley entrar en vigor al da siguiente de su publicacin en el BOLETN OFICIAL DEL ESTADO, quedando derogadas todas las Leyes, Decretos, rdenes o Reglamentos sobre rgimen universitario que se opongan a lo preceptuado en ella.

Segunda.

La ordenacin de las enseanzas en las Facultades universitarias, as como la organizacin y rgimen de las mismas, se determinarn por Decreto aprobado en Consejo de Ministros.

Tercera.

El nuevo rgimen para todas las Facultades se implantar curso por curso, aplicndose para el primero y para los dems las reglas que estuviesen establecidas; es decir, que la reforma, en cuanto al plan de estudios, se llevar a efecto en forma escalonada.

Cuarta.

Para que pueda cumplirse lo ordenado en el artculo veintiuno respecto a la colacin del grado de Doctor, ser preciso que el Ministerio autorice por Decreto a cada Universidad cuando estime que ha alcanzado plenamente la debida organizacin.

Entretanto, los estudios del grado de Doctor que determinen los Reglamentos podrn cursarse en todas las Universidades, siempre que en ellas estn establecidas las disciplinas necesarias. La tesis ser juzgada en la Universidad de Madrid por un Tribunal de cinco Catedrticos de la disciplina objeto de la tesis, de las distintas Facultades de Espaa. En el ttulo se har constar la Universidad de procedencia, la cual deber publicar la tesis del nuevo Doctor.

Quinta.

Los Centros de Enseanza Superior del Sacromonte, El Escorial y Deusto, sern reconocidos como adscritos, respectivamente, a las Universidades de Granada, Madrid y Valladolid, si as lo solicitan. Los escolares que cursen en aquellos centros los estudios tradicionalmente dados en los mismos, verificarn obligatoriamente en cualquiera de las Universidades del Estado todas las pruebas acadmicas que con carcter general se establezcan en los Reglamentos de las Facultades respectivas.

La colacin de grados que sirve de base a la expedicin de ttulos con valor profesional, slo podr hacerse en las Universidades del Estado y con arreglo a las normas generales establecidas en esta Ley.

Los referidos alumnos, afiliados al Sindicato Espaol Universitario, recibirn tambin obligatoriamente en dichos Centros todas las enseanzas complementarias que en esta Ley se establecen para los escolares universitarios.

Sexta.

Para la implantacin de la cultura superior religiosa a que se refiere el captulo quinto de esta Ley, se dictar el Decreto correspondiente, previo comn acuerdo de la Iglesia y el Ministerio de Educacin Nacional.

Sptima.

Para el cumplimiento del artculo sesenta y dos y siguientes, respecto a Profesores adjuntos, etc., se dictar una disposicin especial, mantenindose hasta entonces el rgimen actual.

Octava.

Los Profesores de Escuelas de Veterinaria continuarn en su Escalafn actual, que ser declarado a extinguir. Los que ingresen una vez promulgada esta Ley, pasarn a formar parte del Escalafn general de Catedrticos de Universidad.

Novena.

Esta Ley deber ser modificada en cuanto hace referencia a la intervencin de los rganos polticos universitarios de Falange Espaola Tradicionalista y de las J.O.N.S., cuando por decisin del Mando Nacional del Movimiento se produzca una reforma en la estructura de los mismos.

Dcima.

Para la implantacin de la formacin poltica y de los organismos y servicios a que se refiere el captulo quinto de esta Ley, se dictarn los Decretos oportunos, de acuerdo con las jerarquas correspondientes, en su caso.

Undcima.

Los actuales Secretarios de las Universidades que ejerzan sus cargos en propiedad en el momento de la publicacin de esta Ley continuarn desempendolos, aunque no renan los requisitos exigidos por el artculo ochenta.

Duodcima.

El rgimen econmico del captulo doce, no entrar en vigor hasta la promulgacin del nuevo Presupuesto.

Dcimotercera.

Las Clnicas y Hospitales Clnicos, habida cuenta de su doble funcin, docente y benfica, tendrn en el Presupuesto de Educacin Nacional las consignaciones establecidas en el artculo noventa, apartado b) de esta Ley, sin perjuicio de que sigan en vigor las obligaciones que impone a los organismos afectados el Decreto de veintisiete de enero de mil novecientos cuarenta y uno, sobre coordinacin de servicios sanitarios.

Dcimocuarta.

Dada la naturaleza de esta Ley, que slo alcanza a la ordenacin universitaria, quedan excluidas de sus normas las Escuelas especiales de Arquitectura e Ingenieros, los organismos que de ellas dependan, las Escuelas de formacin de sus profesiones auxiliares, as como aquellos Centros de investigacin o de estudio que, por referirse a ingeniera o arquitectura, no ataen a la Universidad.

Dcimoquinta.

Queda autorizado el Ministro de Educacin Nacional para aclarar e interpretar la presente Ley, as como para dictar cuantas disposiciones complementarias sean precisas para su mejor aplicacin.

Dada en El Pardo, a veintinueve de julio de mil novecientos cuarenta y tres.

FRANCISCO FRANCO

Análisis

  • Rango: Ley
  • Fecha de disposición: 29/07/1943
  • Fecha de publicación: 31/07/1943
  • Entrada en vigor: 1 de agosto de 1943.
Referencias posteriores

Criterio de ordenación:

  • SE DEROGA:
    • en sus preceptos relativos en GENERAL al DOCTORADO y ESPECIFICAMENTE su art. 21, por Real Decreto 185/1985, de 23 de enero (Ref. BOE-A-1985-2755).
    • el art. 58, por Real Decreto 1888/1984, de 26 de septiembre (Ref. BOE-A-1984-24014).
  • SE DICTA EN RELACION : Orden de 21 de junio de 1978 (Ref. BOE-A-1978-17475).
  • SE SUSPENDE lo indicado de los arts. 10 y 18 PRRAFOS C) y D), por Decreto-ley 5/1968, de 6 de junio (Ref. BOE-A-1968-650).
  • SE DICTA DE CONFORMIDAD con el art. 58.d.3), sobre profesores del Instituto Catlico de Artes e Industrias de Madrid: Orden de 31 de mayo de 1967 (Ref. BOE-A-1967-9855).
  • SE DICTA EN RELACION sobre asistencias a clase y convocatorias de examen: Decreto 1105/1967, de 31 de mayo (Ref. BOE-A-1967-9599).
  • SE DICTA DE CONFORMIDAD regulando el Nombramiento de profesores Ayudantes en las Universidades y Escuelas Tcnicas Superiores: Decreto 2236/1966, de 13 de agosto (Ref. BOE-A-1966-15258).
  • SE MODIFICA el art. 58. d), por Orden de 1 de julio de 1966 (Ref. BOE-A-1966-11576).
  • SE DEROGA en la forma indicada los arts. 59, 60, 62, 63, 65 y 66 y se modifica el 64, por Ley 83/1965, de 17 de julio (Ref. BOE-A-1965-12496).
  • SE MODIFICA:
  • SE INTERPRETA lo indicado del art. 5, por Orden de 4 de diciembre de 1952 (Ref. BOE-A-1953-1116).
  • SE MODIFICA:
    • el art. 18.d) y e), por Ley de 16 de julio de 1949 (Ref. BOE-A-1949-7225).
    • los arts. 20, 59.e), 84.a), 85.f), 91 y 92, por Ley de 17 de julio de 1948 (Ref. BOE-A-1948-7491).

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid