Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Ministerio de la Presidencia Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Está Vd. en

Legislación consolidada

Real Decreto 751/2014, de 5 de septiembre, por el que se aprueba la Estrategia Espaola de Activacin para el Empleo 2014-2016.

[Disposición derogada]

Publicado en: BOE núm. 231, de 23/09/2014.
Entrada en vigor: 24/09/2014
Departamento: Ministerio de Empleo y Seguridad Social
Referencia: BOE-A-2014-9623
Permalink ELI: https://www.boe.es/eli/es/rd/2014/09/05/751

TEXTO ORIGINAL: Texto original publicado el 23/09/2014

La Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, tiene como objetivo estratgico la construccin de un nuevo modelo de relaciones laborales que frene la destruccin de empleo, siente las bases para la creacin de empleo estable y de calidad y favorezca la competitividad.

Asimismo la reforma del mercado laboral puso en marcha un proceso de transformacin de las polticas activas de empleo para posibilitar un diseo de polticas activas y pasivas ms dinmicas y eficientes complementario y coherente con el nuevo marco de relaciones laborales y de contratacin que permitan reforzar los mecanismos preventivos, mejorar la empleabilidad de los trabajadores, y favorecer la transicin al empleo.

Por otra parte, se aprob la Ley Orgnica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que define un marco de control riguroso sobre el presupuesto de todos los agentes del sector pblico. Por primera vez desde el comienzo de la crisis, se acometi un verdadero esfuerzo sistemtico y coordinado entre todas las Administraciones Pblicas de reduccin del dficit pblico, que desde 2009 se encontraba en unos niveles insostenibles.

La Recomendacin del Consejo Europeo de junio de 2012 de aumentar la eficacia de las polticas activas de trabajo y de reforzar la coordinacin entre los Servicios Pblicos de Empleo nacionales y regionales, fue asumida en la V Conferencia de Presidentes Autonmicos, de 2 de octubre de 2012, por el Presidente de Gobierno y los Presidentes de las comunidades autnomas.

En el ao 2012, bajo el principio de consolidacin fiscal se aprob el primer Plan anual de poltica de empleo para 2012, instrumento de coordinacin de la totalidad de medidas de polticas activas que se llevan a cabo desde los distintos servicios pblicos de empleo autonmicos y el Servicio Pblico de Empleo Estatal, combinando la flexibilidad en la ejecucin con la coherencia que otorgan una serie de objetivos comunes establecidos como prioritarios en dicho Plan.

Este Plan anual de poltica de empleo para 2012, fue acorde con la estabilidad presupuestaria, y se elabor en el marco de la Estrategia espaola de empleo 2012-2014, vigente en ese momento aprobada por el Real Decreto 1542/2011, de 31 de octubre. No obstante, el marco de la Estrategia no ha resultado acorde con el contexto actual ni con las exigencias europeas.

En particular, hay que sealar que la Estrategia 2012-2014 no inclua la evaluacin como un aspecto reforzado del diseo, planificacin, programacin, ejecucin y control de los resultados de las polticas de activacin para el empleo.

En ese contexto y en el seno de la Conferencia sectorial de empleo y asuntos laborales, las comunidades autnomas y el Servicio Pblico de Empleo Estatal, acordaron una nueva metodologa, unos nuevos objetivos, instrumentos e indicadores para posibilitar el Plan anual de poltica de empleo para 2013. La clave del cambio al nuevo modelo de polticas activas de empleo est en pasar desde un modelo de financiacin y gestin articulado en torno a programas establecidos centralizadamente a un nuevo marco acorde con las competencias de las comunidades autnomas en polticas activas, en el marco de la unidad de mercado, basado en la evaluacin.

Los citados planes han servido de antesala al Plan anual de poltica de empleo para 2014. Es ms, el Programa Nacional de Reformas, aprobado en el Consejo de Ministros de 30 de abril de 2014, ha sido consciente de la necesidad de consolidar y profundizar en este impulso mediante una nueva Estrategia plurianual de polticas de activacin para el empleo. Esta Estrategia es coherente con la Recomendacin del 8 de julio de 2013 del Consejo de la UE a Espaa de realizar una reforma de las polticas activas de mercado de trabajo, orientadas a la consecucin de resultados, fortaleciendo la focalizacin y la eficiencia de las orientaciones. Asimismo, recomienda reforzar y modernizar los servicios pblicos de empleo para garantizar una asistencia individualizada a los desempleados segn sus perfiles y necesidades de formacin; reforzar la eficacia de los programas de recualificacin para los trabajadores de ms edad y de escasa cualificacin. Finalmente, recomienda poner en funcionamiento el portal nico de empleo y acelerar la aplicacin de la colaboracin pblico-privada en los servicios de colocacin.

La nueva Estrategia espaola de activacin para el empleo 2014-2016, ha requerido de cambios legislativos en la Ley 56/2003, de 16 de diciembre, de Empleo, introducidos por el Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, de aprobacin de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia. Esta nueva Estrategia se articula en torno a seis ejes (orientacin, formacin, oportunidades de empleo, igualdad de oportunidades en el acceso al empleo, emprendimiento y mejora del marco institucional del Sistema Nacional de Empleo) previamente consensuados entre el Servicio Pblico de Empleo Estatal y las comunidades autnomas.

Adems cuenta con objetivos estratgicos y estructurales. Los objetivos estratgicos se aprobarn por el Gobierno, son selectivos y se dirigen a un mbito o finalidad concretos. Los objetivos estructurales son estables, exhaustivos y deben cubrir todo el mbito de las polticas activas.

Ambos objetivos (estructurales y estratgicos) estn relacionados entre s, de forma que cada comunidad priorizara los que considere conveniente, para conseguir el objetivo final y ser eficientes con el gasto que realicen en polticas activas. Para ello, cada objetivo tendr un indicador que medir al final de cada ao si se han cumplido los objetivos y que condicionara el reparto de los fondos destinados a las polticas de activacin para el empleo.

Por ello, esta nueva Estrategia permitir la transparencia y anticipacin en la propuesta de los programas por parte de todas las comunidades autnomas, que de forma ms flexible podrn proponer las medidas que consideren ms convenientes destinadas a cumplir objetivos predeterminados y a priorizar en funcin de su importancia, y todo ello dentro de la necesaria gradualidad que debe imperar entre el sistema anterior y el nuevo modelo.

Por otro lado, la nueva Estrategia tiene muy presente el marco trazado por la Estrategia de emprendimiento y empleo joven 2013-2016, en la que se incluye un amplio conjunto de medidas (hasta 100), incluidas muchas de ellas en el mbito de actuacin del Sistema Nacional de Empleo.

Asimismo, debe tenerse en cuenta la importancia de la adaptacin de los servicios pblicos de empleo para dar cumplimiento al compromiso de implantacin de la Garanta juvenil, que se articular en Espaa mediante el Plan nacional de implantacin de la garanta juvenil.

La aprobacin de la Estrategia corresponde al Gobierno, en el ejercicio de las competencias definidas en el artculo 3.1 de la Ley 56/2003, de 16 de diciembre, de Empleo, la cual se lleva a cabo mediante este real decreto, que ha sido sometido a informe de la Conferencia sectorial de empleo y asuntos laborales, del Consejo general del sistema nacional de empleo, as como de las organizaciones empresariales y sindicales ms representativas, del Consejo de fomento de la economa social, y de las organizaciones ms representativas del trabajo autnomo.

En su virtud, a propuesta de la Ministra de Empleo y Seguridad Social y previa deliberacin del Consejo de Ministros, en su reunin del da 5 de septiembre de 2014,

DISPONGO:

Artculo nico. Aprobacin de la Estrategia espaola de activacin para el empleo 2014-2016.

Se aprueba la Estrategia espaola de activacin para el empleo 2014-2016, la cual se configura como el marco normativo para la coordinacin y ejecucin de las polticas activas de empleo e intermediacin laboral en el conjunto del Estado, y cuyo texto se incluye a continuacin.

Disposicin transitoria nica. Aplicacin de la Estrategia espaola de empleo 2012-2014.

Lo dispuesto en el apartado 8.1 de la Estrategia espaola de empleo 2012-2014, aprobada por Real Decreto 1542/2011, de 31 de octubre, ser de aplicacin en los siguientes supuestos, respecto de los fondos asignados de acuerdo con lo previsto en el artculo 86 de la Ley 47/2003, de 26 de noviembre, General Presupuestaria:

a) La justificacin en 2015 de la cofinanciacin con fondos propios de cada comunidad autnoma del 20 por cien de las cantidades asignadas para financiar el programa de modernizacin en los ejercicios 2012, 2013 y 2014.

b) La justificacin del pago de las cantidades comprometidas en 2012 y 2013 a los beneficiarios o a los proveedores que hubieran ejecutado o realizado los proyectos objeto de financiacin por parte de las diferentes comunidades autnomas.

Disposicin derogatoria nica. Derogacin normativa.

Queda derogado el Real Decreto 1542/2011, de 31 de octubre, por el que se aprueba la Estrategia espaola de empleo 2012-2014.

Disposicin final primera. Ttulo competencial.

Este real decreto se dicta al amparo del ttulo competencial previsto en el artculo 149.1.7. de la Constitucin, que atribuye al Estado la competencia exclusiva en materia de legislacin laboral.

Disposicin final segunda. Habilitacin para el desarrollo reglamentario.

Se autoriza a la persona titular del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, para dictar cuantas disposiciones sean necesarias para el desarrollo de este real decreto.

Asimismo, se faculta a la persona titular de la Direccin General del Servicio Pblico de Empleo Estatal, en el mbito de sus competencias, para dictar cuantas resoluciones sean precisas para la aplicacin de este real decreto.

Disposicin final tercera. Entrada en vigor.

El presente real decreto entrar en vigor el da siguiente al de su publicacin en el Boletn Oficial del Estado.

Dado en Madrid, el 5 de septiembre de 2014.

FELIPE R.

La Ministra de Empleo y Seguridad Social,

FTIMA BEZ GARCA

Estrategia espaola de activacin para el empleo 2014-2016

1. MARCO DE LA ESTRATEGIA ESPAOLA DE ACTIVACIN PARA EL EMPLEO 2014-2016: LA ESTRATEGIA EUROPA 2020, DIRECTRICES DE EMPLEO Y PROGRAMA NACIONAL DE REFORMAS

La profunda crisis econmica y financiera internacional iniciada en 2007, ha tenido un efecto directo sobre los niveles de desempleo en todos los pases de la UE-28, y especialmente en Espaa. As, mientras la tasa de desempleo media de la UE se sita en el 11% en el tercer trimestre de 2013, en el caso espaol esta tasa alcanza casi el 26%.

En este sentido, la virulencia con que la crisis econmica ha afectado al desempleo en Espaa se debe principalmente a la existencia de debilidades estructurales del mercado de trabajo, derivadas bsicamente de la excesiva rigidez en la regulacin de las condiciones internas de trabajo, la segmentacin en las condiciones laborales entre trabajadores temporales e indefinidos y una estructura de negociacin colectiva alejada de las necesidades reales de empresas y trabajadores, tal y como se desprende de los informes y valoraciones del Banco de Espaa, OCDE, Comisin Europea y Fondo Monetario internacional.

Otra razn principal la constituye la existencia de un sistema de proteccin por desempleo, que incluye tanto el abono de prestaciones por desempleo como la ejecucin y puesta en prctica de polticas activas de empleo, tambin rgido y disociado de las necesidades reales de los trabajadores, tanto ocupados como desempleados.

Adems, el nuevo contexto econmico obliga a incrementar la eficiencia en la utilizacin de fondos pblicos. La respuesta a esta necesidad tiene su reflejo inmediato en la Ley Orgnica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que tambin afecta al desarrollo de las polticas de activacin para el empleo. La experiencia muestra que ms fondos no necesariamente implican mejores resultados. Debe tenerse en cuenta que en el perodo 2006-2011 los fondos de los Presupuestos Generales del Estado (esto es, sin tener en cuenta los recursos propios de las Comunidades Autnomas) destinados a financiar estas polticas aumentaron en un 10% sin que este aumento se reflejase en una minoracin en el nmero de desempleados, ya que en el mismo perodo aument un 118,62%.

Ante este escenario, la Reforma Laboral aprobada mediante la Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, puso en marcha un nuevo marco de relaciones laborales y de contratacin sobre la base de la flexibilidad interna, destinado a frenar la destruccin de empleo en el corto plazo y a sentar las bases para una ms rpida reversin de la situacin ante la recuperacin econmica.

La reforma del mercado de trabajo es una reforma de naturaleza estructural y como tal solo desplegar plenamente sus efectos en el largo plazo. Precisamente por ello, se hace especialmente importante contar con unas polticas de activacin eficaces, capaces de reforzar la empleabilidad de los trabajadores y dotarles, as, de herramientas para hacer frente a la situacin que atraviesa el mercado de trabajo espaol.

Por ello, la Reforma estableca, adems, el inicio de la transformacin de las polticas de activacin, en especial en lo referente a la formacin de los trabajadores y a la intermediacin laboral como avance hacia un modelo de flexiseguridad.

Sobre esta base, con posterioridad se han aprobado diferentes normas con la finalidad de favorecer la activacin e insercin de las personas en desempleo, entre las cuales se deben destacar:

– Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y fomento de la competitividad.

– Real Decreto 1529/2012, de 8 de noviembre, por el que se desarrolla el contrato para la formacin y el aprendizaje y se establecen las bases de la formacin profesional dual.

– Real Decreto 189/2013, de 15 de marzo, por el que se modifica el Real Decreto 34/2008, de 18 de enero, por el que se regulan los certificados de profesionalidad y los reales decretos por los que se establecen certificados de profesionalidad dictados en su aplicacin.

– Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero, de medidas de apoyo al emprendedor y estmulo del crecimiento y creacin de empleo, donde se concretan 15 de las 100 medidas contenidas en el Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven aprobada por el Gobierno el 22 de febrero de 2013, que en cierta medida se anticipaba a la Recomendacin del Consejo Europeo de 22 de abril de 2013 sobre el establecimiento de la Garanta Juvenil, que recomienda a los Estados de la UE que velen por que todos los jvenes menores de 25 aos reciban una buena oferta de empleo, educacin continua, formacin de aprendiz o perodo de prcticas en un plazo de cuatro meses tras quedar desempleados o acabar la educacin formal.

El cumplimiento de esta Recomendacin se articula en Espaa mediante el Plan Nacional de Implantacin de la Garanta Juvenil, presentado en diciembre de 2013, con el que guarda plena coherencia esta Estrategia Espaola de Activacin para el Empleo.

– Real Decreto-ley 16/2013, de 20 de diciembre, de medidas para favorecer la contratacin estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores, donde se potencia la flexibilidad en la gestin del tiempo de trabajo y el contrato a tiempo parcial, como instrumento de insercin y dinamizador del mercado de trabajo, tal y como sucede en pases del entorno europeo.

– Real Decreto-ley 3/2014, de 28 de febrero, de medidas urgentes para el fomento del empleo y la contratacin indefinida, que regula una tarifa plana de cien euros de cotizacin a la Seguridad Social por contingencias comunes, para estimular la contratacin estable compatible con el mantenimiento de los derechos sociales de los trabajadores contratados.

– Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, de aprobacin de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia.

Las Orientaciones Europeas sobre Empleo, basadas en los objetivos de la Estrategia Europa 2020 para 2010-2014 en materia de empleo, incluyen en sus directrices 7, 8 y 10, las metas a conseguir en materia de empleo por los distintos pases miembros, entre las que destaca la reduccin del desempleo estructural, garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso al empleo, conseguir una poblacin activa cualificada que responda a las necesidades del mercado laboral, cumplir con el objetivo de lograr ms empleo y de mayor calidad, as como promover la participacin de los colectivos ms alejados del mercado de trabajo.

Por su parte, el Consejo Europeo recomend a Espaa en junio de 2012, y de nuevo en julio de 2013, que afrontase una reforma orientada a aumentar la eficacia de las polticas activas de empleo y reforzar la coordinacin entre los Servicios Pblicos de Empleo nacionales y regionales.

El Gobierno de Espaa ha elaborado y aprobado en el Consejo de Ministros del 30 de abril de 2014, el Programa de Estabilidad 2014-2017 y el Programa Nacional de Reformas 2014, que han sido remitidos al Consejo de Ministros de la Unin Europea y a la Comisin Europea dentro de las obligaciones de los Estados miembros en el marco del Semestre Europeo. Es la tercera vez en esta legislatura que el Gobierno elabora y presenta estos dos Programas, pero es la primera que se realizan en un contexto de recuperacin econmica.

La economa espaola creci ya en los dos ltimos trimestres de 2013 y los datos del primer trimestre de 2014 confirman la aceleracin del crecimiento. En este contexto, el Plan Nacional de Reformas 2014, es una continuacin de la intensa agenda reformadora del Gobierno, ya plasmada en los PNR 2012 y 2013, cuyo grado de cumplimiento ha sido muy elevado.

Pero adems, el Plan Nacional de Reformas de 2014 parte como elemento diferencial, de una coyuntura algo ms favorable. Por tanto, el PNR 2014 se convierte en un instrumento esencial de poltica econmica para permitir que el cambio de ciclo que parece estar inicindose se consolide y permita un crecimiento slido y sostenible que favorezca, de forma decidida, la creacin de empleo.

En definitiva, en los prximos doce meses, la agenda econmica del Gobierno tiene dos grandes lneas de actuacin que se refuerzan mutuamente: profundizar en las reformas y favorecer la recuperacin econmica y la creacin de empleo.

Las medidas recogidas en el PNR 2014 responden a este enfoque. Se estructuran, como es habitual, en torno a las cinco reas prioritarias identificadas en el Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento 2014 (AGS), del pasado mes de noviembre (13.11.2013): saneamiento fiscal diferenciado y favorecedor del crecimiento; restablecer las condiciones normales de prstamo a la economa; fomentar el crecimiento y la competitividad actual y futura; luchar contra el desempleo y las consecuencias sociales de la crisis; y modernizar la Administracin Pblica. Estas medidas, adems, sientan las bases para el cumplimiento de los objetivos de la Estrategia Europa 2020.

Entre las cinco reas prioritarias sealadas, destacan por su relacin con el empleo, la tercera: fomentar el crecimiento y la competitividad presente y futura de la economa, y, especialmente, la cuarta, luchar contra el desempleo y las consecuencias sociales de la crisis.

Para crecer, es necesario garantizar un funcionamiento competitivo y continuado de la economa espaola. Para ello es necesario, entre otras medidas, la mejora de la capacitacin de los trabajadores. Por ello a lo largo de este ao se establecer un nuevo modelo de formacin para el empleo, basado en los principios de transparencia y control en la gestin de los recursos pblicos, concurrencia competitiva y evaluacin de la calidad de la formacin.

La cuarta prioridad de dicho Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento 2014 (AGS) es luchar contra el desempleo y las consecuencias sociales de la crisis, en una coyuntura econmica algo ms favorable. El crecimiento econmico moderado experimentado desde finales de 2013, ha facilitado que en 2014 la economa espaola haya empezado a crear empleo neto. El xito, en trminos de una reduccin sustancial del desempleo, de esta nueva Estrategia, hace imprescindible fundamentarla en unas bases slidas de recuperacin econmica sostenible.

Por todo ello en atencin a las recomendaciones emanadas del Consejo Europeo, lo previsto en el Programa Nacional de Reformas de 2014 y de manera coherente con el nuevo marco normativo es imprescindible la aprobacin de una nueva Estrategia Espaola de Activacin para el Empleo.

Esta Estrategia se articula en torno a seis ejes (orientacin, formacin, oportunidades de empleo, igualdad de oportunidades en el acceso al empleo, emprendimiento y mejora del marco institucional) previamente consensuados con las Comunidades Autnomas. stos permitirn clasificar el conjunto de servicios y programas que se desarrollen para reforzar la activacin e insercin de los trabajadores desempleados y permitan mejorar sus capacidades y adaptarlas, de manera dinmica, a las necesidades del sistema productivo.

El conjunto de servicios y programas se orienta a la consecucin de objetivos comunes previamente fijados. Estos objetivos pueden ser de carcter estratgico o estructural, atendiendo los primeros a las prioridades de cada momento, mientras los segundos buscan la mejora en la atencin general a prestar por los Servicios Pblicos de Empleo.

Para garantizar la efectividad de las medidas y el cumplimiento de los objetivos propuestos, se ha diseado un sistema de indicadores que permite medir el grado de cumplimiento alcanzado cada ao en los citados objetivos. De esta forma se garantiza su adecuada evaluacin.

Precisamente el seguimiento de las medidas que se llevan a cabo, la evaluacin de resultados y la toma de decisiones sobre una base fundamentada constituyen las bases de la nueva Estrategia.

2. ANLISIS DE LA SITUACIN Y LAS TENDENCIAS DEL MERCADO DE TRABAJO

A mediados de 2014 la situacin econmica ha mejorado sustancialmente respecto a la etapa anterior, de forma que el PIB viene anotando tasas crecientemente positivas, hasta alcanzar en el segundo trimestre el +0,6% en trminos trimestrales y el +1,2% en trminos anuales.

Las previsiones apuntan a que esta tendencia continuar en los prximos trimestres y de hecho los escenarios macroeconmicos recogidos en la reciente actualizacin del Programa de Estabilidad 2014/2017 revisan las previsiones al alza, al igual que lo han hecho la Comisin Europea, la OCDE o el FMI respecto a las previsiones formuladas en invierno.

Ministerio Economa

Banco

de Espaa

Comisin UE

OCDE

FMI

Panel Previsin Funcas

BBVA

(30/04/2014)

(23/07/2014)

(05/05/2014)

(06/05/2014)

(16/07/2014)

(02/07/2014)

(05/08/2014)

PIB (∆%)

2013

-1,2

-1,2

-1,2

-1,2

-1,2

-1,2

-1,2

2014

1,2

1,3

1,1

1

1,2

1,2

1,3

2015

1,8

2

2,1

1,5

1,6

1,9

2,3

2016

2,3

n.d.

n.d.

n.d.

1,7

n.d.

n.d.

Empleo (∆%)(*)

2013

-3,4

-3,4

-3,4

-3,4

-3,4

-3,4

-3,4

2014

0,6

0,4

0,4

0,3

0,2

0,5

0,8

2015

1,2

1,4

1,2

0,8

0,8

1,3

1,7

2016

1,5

n.d.

n.d.

n.d.

1,2

n.d.

n.d.

Tasa de paro (%)

2013

26,1

26,1

26,1

26,1

26,1

26,1

26,1

2014

24,9

25

25,5

25,4

24,9

24,9

24,5

2015

23,3

23,8

24

24,4

23,8

23,7

23,1

2016

21,7

n.d.

n.d.

n.d.

22,6

n.d.

n.d.

A 6 de agosto de 2014.

(*) Puestos de trabajo equivalente a tiempo completo de la Contabilidad Nacional.

El empleo, por su parte, ha mostrado signos de fuerte crecimiento en el IIT2014, con un crecimiento trimestral de +2,4% (+402.400 empleos), de forma que alcanza un crecimiento anual positivo (+1,1%) despus de 23 trimestres consecutivos en negativo. Es una tendencia positiva ms all de los factores estacionales propios de ese trimestre (crecimiento anual del +1% desestacionalizado segn el clculo del INE). Esta mejora se traduce en una fuerte cada del desempleo (-7,0% anual) simultnea a una cierta recuperacin de la poblacin activa en el trimestre. El paro registrado desciende de forma similar en torno a un -6% anual.

Sin embargo, los escenarios macroeconmicos ya mencionados apuntan a que a pesar de las buenas perspectivas, el nivel de desempleo todava permanecer en niveles muy elevados, incluso superiores al 20% en el horizonte de previsin durante un tiempo. Adems, los principales observadores nacionales internacionales han sealado la importancia de que se adopten medidas adicionales dirigidas a promover y facilitar la incorporacin de ese elevado nmero de desempleados a la reactivacin del mercado de trabajo.

As, en el escenario ms probable de reactivacin econmica, con creacin de empleo y descenso del paro, pero a un ritmo lento en ausencia de medidas adicionales los retos ms destacados para las polticas de activacin en desarrollo de la Estrategia de Activacin son:

• El elevado porcentaje de desempleados de larga duracin. En el segundo trimestre de 2014 el 62,1% de los desempleados llevaban un ao ininterrumpido o ms en paro y casi un 42,4% llevaba 2 aos o ms. Por ello, uno de los aspectos que deben tener en cuenta las polticas de activacin a desarrollar por los Servicios Pblicos de Empleo y los dems agentes implicados es mejorar la insercin de los parados de larga duracin, ya que su volumen se ha incrementado notablemente y las perspectivas econmicas existentes en el corto plazo no permiten augurar un reingreso fcil al mercado laboral.

• El alto porcentaje de los desempleados con un nivel de cualificacin bajo derivado del abandono escolar temprano. As, en el segundo trimestre de 2014, segn la EPA, el 54,9% de los desempleados no haba superado ms all de la primera etapa de educacin secundaria y el 11,7% no tena estudios secundarios. Esas cifras son muy elevadas incluso entre los desempleados menores de 30 aos: el 52,9% no haba superado la primera etapa de educacin secundaria y el 11,7% no tena estudios secundarios. Los bajos niveles de cualificacin estn asociados con menores tasas de empleo, de paro y de paro de larga duracin y con mayores dificultades de reincorporacin al mercado de trabajo, especialmente cuando exigen un cambio en el sector de actividad o la ocupacin.

• El reducido ritmo al que se produce la entrada en el empleo desde el paro o la inactividad. Si antes de la crisis hasta el 9% de los inactivos o desempleados en un trimestre accedan al empleo en el trimestre siguiente, ese porcentaje se haba reducido al 4,8% al principio de 2013, si bien es cierto que ha mostrado cierta recuperacin desde entonces y al principio de se situ en el 5,1%. Este menor dinamismo ha afectado de forma general a los desempleados, aunque de forma ms acusada a los jvenes, de los que el flujo de inactivos y parados de un trimestre que estaban ocupados al trimestre siguiente ha pasado de medias del 16% antes de la crisis a situarse solo ligeramente por encima del 6%. En todo caso, para que la reactivacin econmica sea rica en empleo y alcance al elevado nmero de desempleados que todava presenta el mercado de trabajo, es necesario que se dinamice su incorporacin al empleo.

• Los problemas especficos de algunos colectivos, como se detalla a continuacin.

La evolucin de los datos pone de manifiesto la necesidad de continuar prestando una atencin adecuada, adaptada las caractersticas de determinados colectivos como jvenes y trabajadores mayores, sobre los que la Estrategia de Activacin puede tener especial incidencia.

Jvenes

En cuanto a la situacin de los jvenes en el mercado de trabajo, debe tenerse en cuenta que, por un lado, la poblacin joven est reducindose por motivos demogrficos. El nmero de jvenes menores de 25 aos se ha reducido de manera ms o menos constante en los ltimos aos a una tasa anual del -2,3%. De esta forma, en el segundo trimestre de 2014 hay 4.046.100 jvenes menores de 25 aos, 271.600 menos que tres aos antes. Este descenso se debe tanto al menor tamao de las cohortes que se incorporan a la edad activa, como al descenso de la poblacin extranjera joven. Este descenso de poblacin extranjera menor de 25 aos viene producindose desde 2009 (con una prdida de 272.100 jvenes), y se ha acelerado desde 2012 hasta alcanzar una tasa del -13,2% anual en el segundo trimestre de 2014.

Jvenes de 16 a 24 aos

Tasa variacin anual

Total

Espaola

Extranjera

Total

Porcentaje

Espaola

Porcentaje

Extranjera

Porcentaje

2014TII

4.046,1

3.430,1

502,1

-1,9

-0,1

-13,2

2014TI

4.054,0

3.519,7

534,3

-2,3

-0,6

-12,1

2013TIV

4.075,4

3.527,5

547,9

-2,4

-0,8

-11,6

2013TIII

4.096,2

3.532,1

564,2

-2,4

-1,5

-7,8

2013TII

4.126,2

3.547,8

578,4

-2,3

-1,7

-5,8

2013TI

4.150,0

3.542,3

607,7

-2,3

-2,7

0,2

2012TIV

4.175,9

3.556,0

619,9

-2,3

-2,9

1,6

2012TIII

4.196,7

3.584,5

612,1

-2,2

-1,9

-4,2

2012TII

4.223,7

3.609,8

613,9

-2,2

-1,8

-4,4

2012TI

4.248,1

3.641,9

606,2

-2,2

-1,6

-5,8

2011TIV

4.273,6

3.663,6

610,0

-2,2

-1,7

-5,1

2011TIII

4.293,2

3.654,2

639,0

-2,3

-2,3

-2,8

2011TII

4.317,7

3.675,4

642,3

-2,5

-2,1

-4,8

2011TI

4.342,7

3.699,4

643,2

-2,6

-1,8

-6,7

Nota: La poblacin espaola incluye tambin las personas con doble nacionalidad.

Fuente: INE, EPA.

Segn las ltimas proyecciones de poblacin a corto plazo del INE, presentadas en noviembre de 2013, con las tendencias demogrficas actuales es previsible que la poblacin de jvenes disminuya sensiblemente en los prximos aos, lo que tendra un efecto notable sobre los principales indicadores laborales.

Al descenso de poblacin joven se aaden las menores tasas de actividad, que hacen que la poblacin activa se haya reducido de manera an ms acusada: -825.100 desde el final de 2007 y -344.400 desde el principio de 2011. Este descenso adicional est relacionado fundamentalmente con la permanencia en los estudios y el descenso del abandono escolar temprano.

Por otro lado, la situacin del mercado de trabajo de los jvenes viene marcada en gran medida por la situacin general del mercado de trabajo. A pesar de las elevadas tasas de desempleo que se registran entre los menores de 25 aos, la ratio de la tasa de paro joven (entre menores de 25 aos) respecto a la de los adultos se sita en Espaa por debajo de la media de la UE (al final de 2013) y ha permanecido prcticamente estable desde el inicio de la crisis en el entorno del 2. Es decir, la tasa de desempleo juvenil sigue siendo el doble de la tasa de paro general, como ya lo era antes del inicio de la crisis. Esta es una situacin muy similar a la de la media de la UE y dispar de la que presentan otros pases, como Italia, en los que la tasa de desempleo juvenil cuadruplica la tasa general de paro, pero tambin de la situacin de Alemania, en la que la tasa de paro juvenil es solo un 50% superior a la de los adultos.

No obstante, este contexto no resta motivos de preocupacin por las dificultades de acceso al mercado de trabajo de los jvenes:

La tasa de empleo de los jvenes sigue en niveles histricamente bajos. En el cuarto trimestre de 2013, la tasa de empleo de los jvenes en Espaa se sita en el 18,3%, frente al 41,9% del cuarto trimestre de 2007. Si entonces estaba ligeramente por encima de la media europea (37,3%) medida en trminos comparables, en 2013 el nivel medio en la UE es de casi el doble, 32,3%. En 2013 Espaa ha sido, despus de Grecia e Italia, el pas con la tasa de empleo ms baja de todos los pases de la UE. No obstante, los datos ms recientes apuntan a que se ha frenado el descenso en la tasa de empleo a partir de 2013.

Paralelamente, la tasa de paro joven en Espaa ha aumentado en estos aos intensamente hasta alcanzar un mximo de 56,9% en el primer trimestre de 2013, ms de treinta puntos superior a la tasa de paro media de la Unin Europea. Sin embargo, desde entonces ha habido una evidente mejora. As, el nmero de jvenes menores de 25 aos en paro ha descendido hasta el segundo trimestre de 2014 en 140.100 personas, un 14,3%. Al final del segundo trimestre de 2014 buscaban activamente empleo y estaban plenamente disponibles para trabajar segn la EPA 840.600 jvenes menores de 25 aos.

Adems, para poner en un contexto adecuado los datos de paro, debe tenerse en cuenta que sobre el total de la poblacin joven la proporcin de parados no supera el 25% y muestra una tendencia decreciente en los ltimos trimestres.

No obstante, una tendencia preocupante a lo largo de la crisis ha sido el fuerte aumento de la proporcin de jvenes en bsqueda de empleo que son parados de larga duracin, que se sita en el 50,6% para los menores de 25 aos (y en el 56,5% para los jvenes entre 25 y 30 aos). Es decir, un 26,9% de los jvenes menores de 25 aos son parados de larga duracin. Estas proporciones no estn tan alejadas de la situacin para la poblacin general, con una proporcin de parados de larga duracin del 60%. Aunque, los datos ms recientes muestran que la tendencia de aumento en la proporcin de parados de larga duracin entre los jvenes ha dejado de crecer hasta estabilizarse a lo largo de 2013, esta situacin es preocupante por su contraste con la dinmica previa a la crisis, en la que la incidencia del paro de larga duracin entre los jvenes era mucho menor: solo el 14,3% de los parados menores de 25 aos llevaban ms de un ao buscando empleo (un 2,7% de los jvenes de esa edad).

En cuanto a los jvenes que no estn ocupados ni cursan estudios (reglados o no reglados), conocidos en trminos de estadsticas laborales como ninis, Espaa ha sido uno de los pases de la UE en los que ms ha crecido su proporcin sobre el total de jvenes menores de 25 aos, hasta alcanzar un mximo en 2012 del 18,8%, medido en trminos comparables. Sin embargo, a diferencia de lo que ha ocurrido en otros pases europeos, la tasa de jvenes sin ocupacin y que no cursan estudios ha descendido en 2013 al 18,6%, primer descenso que se registra desde el inicio de la crisis.

A esta evolucin contribuye sin duda la positiva tendencia a la fuerte reduccin del abandono escolar temprano que viene producindose en estos aos y que se ha mantenido durante 2013 hasta situarse en el 23,5%, un nivel histricamente bajo (en 2007 se situaba en el 31%), aunque todava muy por encima de la media europea del 11,9%.

A la mejora de la formacin de los jvenes contribuyen tambin las medidas a favor de la contratacin con el Contrato de Formacin y Aprendizaje, que ofrece una va para la insercin en el mundo laboral a la vez que completa la formacin del joven. Estos contratos estn experimentando un fuerte aumento desde la reforma laboral que ha permitido alcanzar e incluso superar los niveles de nuevas contrataciones previos a la crisis. Las nuevas contrataciones con este tipo de contrato han aumentado un 109,5% en los 24 meses hasta marzo de 2014, periodo que permite capturar el efecto de la reforma laboral, frente a una cada del 45,4% desde el inicio de la crisis. As, han superado ya los niveles de 2007 con 102.741 nuevas contrataciones.

Tambin han experimentado un fuerte aumento las nuevas contrataciones con contrato de prcticas entre los menores de 30 aos, aunque en este caso con un incremento ms moderado (8.550 nuevas contrataciones adicionales, un +23,6%) en los 12 meses hasta marzo de 2014.

Este mayor dinamismo en la contratacin de jvenes se aprecia tambin en su incorporacin al mercado de trabajo como trabajadores por cuenta propia. Las altas iniciales en el Rgimen Especial de Trabajadores Autnomos de los menores de 30 aos repuntaron en 2013 un 35% en trminos anuales, hasta las 22.370, nivel cercano a 2008, en el que la crisis solo se sinti parcialmente. Este incremento ha sido mayor que el aumento general de nuevas altas (del 20%). Esto ha llevado a que las altas de jvenes menores de 30 aos continen aumentando su proporcin en el total de nuevas altas, hasta superar el 60%, nivel que no se alcanzaba la menos desde 2005.

Con este dinamismo en la incorporacin como trabajadores por cuenta propia, los jvenes hasta 30 aos han aumentado su peso en el total de afiliados al RETA hasta el 9,2% al final de 2013, frente al 8,8% de un ao antes.

Mayores de 55 aos

Durante los ltimos diez aos, la poblacin mayor de 55 aos mantiene un ascenso continuado en su participacin en el mercado de trabajo. Desde 2007 a 2013 se han incorporado 600.500 activos, de los que un 73,3% son mujeres.

Sin embargo, esa incorporacin a la actividad no se ha visto acompaada por un crecimiento similar del empleo, que solo ha aumentado en 154.300 ocupados ms. Por tanto, se ha producido un significativo aumento del desempleo en este segmento de edad: 446.300 parados ms entre 2007 y 2013.

De esta forma, este tramo de edad presenta unas tasas de desempleo del 19,8% en el primer trimestre de 2014 (20,3% para los hombres y 19,1% para las mujeres). Aunque se sita por debajo de la media nacional del 25,9%, es casi 14 puntos porcentuales superior a la de 2007.

Es preocupante para este colectivo la fuerte incidencia del paro de larga duracin. En el primer trimestre de 2014 el 75,4% de los parados de ms de 55 aos llevaban ms de un ao en bsqueda de empleo y el 58,1% ms de 2, con niveles relativamente similares para hombres y mujeres.

Con datos procedentes de los registros de demandantes de empleo puede sealarse que los niveles formativos ms representados entre los trabajadores contratados mayores de 45 aos son el equivalente a Educacin Secundaria Obligatoria (ESO), que representa el 60,6%, y la Formacin Profesional en un 10,3%.

Tendencias actuales del mercado de trabajo. Actividades econmicas y ocupaciones con mejores perspectivas para el empleo

Este apartado se ha elaborado a partir de la explotacin estadstica de las bases de datos del Sistema Nacional de Empleo, contrastada con la informacin cualitativa procedente de los principales actores sociales del rea del empleo. Los datos han sido obtenidos de distintas fuentes: los relativos a tendencias y evolucin reciente en la contratacin y afiliacin observada en las distintas actividades econmicas proceden de fuentes del Sistema Nacional de Empleo, mientras que los datos cualitativos son el resultado de las entrevistas realizadas a expertos provinciales del rea del empleo y la formacin. Tambin se ha contado con expertos nacionales de mbito macroeconmico que contribuyen a enmarcar y concretar las opiniones de los expertos provinciales dentro de la situacin econmica espaola.

La situacin actual de las actividades econmicas, segn coinciden la mayor parte de los expertos, puede categorizarse en tres niveles:

a) Actividades sin buenas perspectivas.

b) Actividades que muestran indicadores positivos.

c) Actividades que han resistido la crisis y muestran buenas perspectivas.

a) Actividades sin buenas perspectivas:

A lo largo del ao 2013 se ha mitigado el comportamiento tan negativo de la mayor parte de actividades econmicas, y se ha moderado la prdida de empleo.

Una de las actividades ms maltratadas por la crisis ha sido la construccin. En este sector est paralizada la obra nueva, debido a la existencia de un gran stock de vivienda terminada y sin salida en el mercado. No obstante, se ven, incluso en este sector, algunas posibilidades, ligadas a los programas de rehabilitacin y mantenimiento y a las nuevas exigencias legales de certificacin energtica. Algunas grandes empresas, ante la falta de demanda interna, han optado por la internacionalizacin.

El comercio, es una actividad que todava sigue concentrando una disminucin de contratos, aunque esta es menor que la de los ltimos aos, lo que est dibujando un cambio de tendencia. Hay que tener en cuenta, sin embargo un factor muy significativo en esta actividad, como es el del autoempleo, ya que adems de tener un peso importante en la actividad, la evolucin del ltimo ao fue muy positiva, con un crecimiento por encima del que ha tenido el total de autnomos del pas. El empuje que el comercio electrnico est teniendo potenciar esta actividad. Las oportunidades en este sector se asocian al aumento del emprendimiento y la puesta en marcha de franquicias solventes. El reto principal al que se enfrentar en los prximos aos el comercio al por menor es una alta tasa de reposicin, a causa de la elevada edad de sus trabajadores. Este reto supone al mismo tiempo una oportunidad, y plantea la necesidad de atender la cualificacin de los nuevos trabajadores que se incorporarn a este sector, proporcionndoles una formacin acorde con los requerimientos que ya se han detectado.

b) Actividades que muestran indicadores positivos:

En el segundo grupo, hay actividades que han sufrido la crisis, pero estn mostrando sntomas de invertir la tendencia. La actividad de servicios sociales, muy relacionada con la salud y calidad de vida se est convirtiendo en campo de accin para la iniciativa privada ante el retroceso de la iniciativa pblica.

El sector de la automocin muestra claros signos de recuperacin, y ha contado tambin con planes de apoyo pblicos para la renovacin de vehculos, el desarrollo de modelos nuevos (hbridos, elctricos, etc.). Este sector ha experimentado un notable aumento de las exportaciones.

Hay que tener en cuenta, aunque sin esperar llegar a cifras de pocas anteriores, tanto la industria del calzado, como la textil, donde se est empezando a tener una dinmica positiva con ciertas perspectivas, especialmente en perfiles ms cualificados.

c) Actividades que han resistido la crisis y mantienen buenas perspectivas:

Por ltimo, hay actividades que han resistido de forma aceptable la situacin econmica y tienen perspectivas ms favorables, habiendo precisado en algunos casos de grandes esfuerzos y de adaptaciones significativas.

El sector agroalimentario ha resistido bien gracias a cambios como la introduccin de nuevos mtodos, nuevos productos, la bsqueda de nuevos mercados y aprovechando una nueva mentalidad ms ecolgica, por lo que presenta unas buenas perspectivas. Es un sector que tiene gran peso en la exportacin, a pesar del poco valor aadido de gran parte de los productos que comercializa.

La actividad turstica tambin est saliendo con solvencia de la crisis, adaptndose a las nuevas necesidades. Ante la cada de la demanda interna, se est centrando en nuevos productos (turismo de naturaleza, de aventura, de congresos, etc.). A esta perspectiva positiva contribuye la consolidacin de la demanda externa y una continua poltica de bajada de precios. El trabajador por cuenta propia tiene gran peso en esta actividad econmica, lo que se concreta a apertura de nuevos negocios de hostelera.

En relacin al comercio y a las exportaciones hay una actividad, logstica, que est cobrando protagonismo y tiene buenas perspectivas de desarrollo, especialmente en cuanto a su influencia en la competitividad de las empresas, principalmente por el ahorro que puede suponer en los costes en el aprovisionamiento y en la distribucin.

A pesar del todava escaso peso en el tejido productivo, los servicios avanzados a las empresas presentan una evolucin positiva en los ltimos aos, tanto desde el punto de vista de la tecnologa, como de la informtica y de los servicios financieros.

La industria qumica y farmacutica ha iniciado su proceso de recuperacin, finalizando el ao 2013 con cifras ms positivas en relacin al empleo de aos anteriores. Aunque tienen gran peso en el tejido productivo, representan uno menor en el empleo. Sin embargo destaca el gran nivel tecnolgico del mismo.

Cuadro 1. Qu ocupaciones presentan mejores perspectivas de empleo?

De manera coherente con el anlisis por actividades, puede ofrecerse el detalle del panorama de ocupaciones con buenas perspectivas de futuro, que es complementario del anterior y determinante para orientar las polticas de activacin.

Las ocupaciones con mejores perspectivas de empleo estn relacionadas con los sectores y actividades econmicas que muestran mayor dinamismo: el turismo, hostelera, ocio y restauracin. Aunque son ocupaciones que tienen una alta estacionalidad, pertenecen a unos sectores consolidados por el volumen de empleo y se considera que tienen todava potencial de crecimiento a corto plazo, para lo que necesitan modernizarse, innovar y profesionalizarse dada la creciente competencia internacional.

En hostelera, se necesitan personas cualificadas en las ocupaciones de camarero, cocinero, jefe de sala, ayudante de cocina, preparador de catering y personal de limpieza, todos ellos con buen dominio de idiomas, principalmente el ingls. Debido al auge del turismo deportivo se requieren monitores de actividades acuticas y rurales, animadores tursticos. Las actividades tursticas en el medio rural pueden generar nuevos emprendedores. Las excelencias gastronmicas de las diferentes zonas geogrficas facilitan el desarrollo de un turismo que exige especializaciones en cocina, gastronoma y diettica.

Junto al sector turstico, se destaca el buen comportamiento de la actividad agroalimentaria como sostn de la actividad econmica en el mundo rural y que tiene perspectivas de crecimiento ligadas al aumento de la exportacin y a las innovaciones tecnolgicas. Las nuevas formas de consumo y los nuevos mtodos de produccin requieren trabajadores cualificados en la agricultura (especialmente en agricultura ecolgica y tcnicas agrarias avanzadas) en las innovaciones de industria alimentaria y en produccin integrada.

Se destaca la necesidad de ocupaciones como ingeniero agrnomo, trabajador agrcola cualificado, trabajador de la elaboracin del vino, tcnico en maquinaria agrcola, tcnico fitosanitario, trabajador cualificado de conservas, zumos y vegetales congelados. Esta industria, aunque sea de forma estacional (campaas) requiere de personal no cualificado para las campaas agrcolas como es el caso del pen agrcola. En estas ocupaciones no se exige cualificacin, pero s ciertas actitudes como capacidad de aprender, implicacin en el trabajo, flexibilidad y polivalencia.

En prcticamente todos los mbitos econmicos, las ocupaciones relacionadas con el comercio exterior tienen buenas perspectivas debido a la necesidad de las empresas de buscar mercados internacionales para compensar la todava dbil demanda nacional existente en la actualidad. En este sentido, se necesitan expertos en comercio exterior e internacionalizacin de las empresas, con dominio de idiomas, fiscalidad y legislacin internacional. En general, las empresas necesitan asesoramiento para afrontar la internacionalizacin y para incrementar las ventas en el exterior. En concreto, est en alza la demanda de analista financiero que conozca el mercado fuera de Espaa desde el punto de vista fiscal, legal y econmico.

El tcnico comercial es una ocupacin muy demandada en cualquier actividad. Ahora ms que nunca, se busca ofrecer a los clientes productos que tengan un valor diferencial, para lo cual es necesario un conocimiento profundo de los mismos. En esta ocupacin, es muy relevante la capacidad de negociacin, de cierre de acuerdos, de colaboracin y las continuas labores consultivas sobre el producto, en las que los idiomas son conocimientos exigidos.

Tambin en un sector sin buenas perspectivas, como el de la construccin, existen algunas ocupaciones destacables debido al empleo de nuevas formas, materiales y tecnologas: instaladores especializados en domtica y energas renovables (certificacin energtica); profesionales del diseo de arquitectura urbana sostenible y de gestin de calidad medioambiental. Se detectan empresas en las que existen dificultades para encontrar trabajadores formados y adaptados a las nuevas competencias y cambios normativos en ocupaciones relacionadas con las instalaciones, reparaciones y mantenimiento de viviendas.

Otras actividades que estn generando el empleo, son las que tienen relacin con las nuevas tecnologas, la comunicacin, la innovacin y el desarrollo tecnolgico de los procesos productivos. El sector industrial y los servicios avanzados a las empresas se basan en el conocimiento. Las ocupaciones tcnicas, los profesionales cientficos e intelectuales tienen ms oportunidades en el mercado laboral: asesor y gestor de empresas, experto en redes sociales, programador web y diseador grfico; creativo, diseador y consultor de marketing; community manager; gestor de ahorro energtico, gestin de residuos y medio ambiente; tcnico especializado y programador de sistemas informticos (help desk); analista y controlador financiero; especialista en tecnologa ink-jet; tcnico de control numrico computarizado; tcnico de ingeniera de las telecomunicaciones. Todos ellos son perfiles cualificados y tcnicos relacionados con las ingenieras y las nuevas tecnologas de la informacin y las comunicaciones que, adems de mantener los ndices de ocupacin, presentan buenas expectativas futuras ya que aportan innovacin a las compaas. El valor aadido de este tipo de ocupaciones no es solo el empleo que se genera por cuenta ajena sino tambin el que crece por cuenta propia.

En general hay buenas perspectivas de empleo para los tcnicos de la formacin profesional principalmente formados en reas electro-mecnicas y similares.

En este apartado se incluyen tambin las ocupaciones relacionadas con la salud, la mejora de la calidad de vida y la atencin a personas mayores y dependientes: ayudante a domicilio, auxiliar de clnica y geriatra, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, mdicos especialistas. ste es un sector considerado ya como yacimiento de empleo y en el que se ha producido una gran profesionalizacin de la atencin (cuidado integral y atencin individualizada) como consecuencia de los cambios introducidos en el sistema de ayudas a la dependencia y del incremento de la contratacin legal de trabajadores. Seguir habiendo demanda de estas ocupaciones debido a que sus servicios se dirigen a un amplio sector de personas, y a causa del envejecimiento progresivo de la poblacin junto con el aumento de la esperanza de vida. Incluso en estos momentos de crisis es evidente la reposicin de efectivos.

Cuadro 2. Necesidades formativas

A partir del anlisis de las ocupaciones con mejores perspectivas, y de la informacin proporcionada por los expertos, se han identificado necesidades formativas que se pueden dividir en dos grandes categoras: transversales y sectoriales.

a) Necesidades transversales:

Dentro de las necesidades genricas de formacin que corresponden a ocupaciones de diferentes actividades estn los idiomas ms demandados tradicionalmente (ingls, alemn, francs), as como los relacionados con las economas emergentes (chino, ruso, portugus, japons). La formacin en informtica (Tecnologas de la informacin y las comunicaciones, internet).

Hay necesidades de formacin que se relacionan con competencias generales (trabajo en equipo, habilidades sociales) y con valores individuales y sociales (responsabilidad, seriedad). Otro tipo de necesidades genricas estn vinculadas al reciclaje de trabajadores desempleados (obtencin del ttulo en ESO, polivalencia).

Se detectan carencias de formacin en el rea de organizacin empresarial relacionadas principalmente con gestin de empresas, anlisis financiero, mercados exteriores, marketing. Dentro de la gestin de empresas, se ha detectado la necesidad de formacin en contabilidad bsica, sobre las obligaciones fiscales y tributarias, la negociacin de crditos y otros sistemas de financiacin, las posibles subvenciones y los organismos y Administraciones competentes a los que dirigirse.

Otras necesidades genricas se relacionan con el rea del emprendimiento, la actividad de community manager, habilidades tecnolgicas y, por ltimo, se detecta la necesidad, frente a los cursos ms tradicionales, de realizar microformaciones muy especializadas.

b) Necesidades sectoriales:

En el sector agroalimentario se propone formacin en las siguientes especialidades: tratamiento fitosanitario, cultivo ecolgico, biotecnologa, nuevos mtodos de cultivo.

En las actividades comerciales, se precisa formacin en atencin al cliente, tcnicas de ventas, gestin comercial, comercio exterior y comercio electrnico.

En las actividades industriales, se necesita ms formacin relacionada con especialidades de mantenimiento, automocin, automatismos, soldadura, fontanera y tratamientos qumicos.

El sector energtico necesita formacin en eficiencia energtica, biomasa, instalaciones y mantenimiento. Para el sector de la construccin, se solicita formacin en rehabilitacin de edificios. Relacionada con el Medio ambiente, se pide formacin en las especialidades de mantenimiento de plantas de reciclaje residuos y en gestin hdrica.

En el sector del turismo y la hostelera, se reclama formacin en calidad y atencin al pblico y la formacin de guas de turismo. Tambin se ha detectado una necesidad tanto de informacin como de formacin para la creacin de las pequeas empresas de turismo rural, ecolgicas, microempresas de productos artesanales diferenciados, etc., cuyos promotores necesitan tener idea de la gestin econmica, financiera, tributaria, para la puesta en marcha y la continuidad del negocio.

Las especialidades destacadas en los servicios a la comunidad son: atencin socio-sanitaria, gestin cultural y gerontologa. En el sector de la salud, las reas formativas con necesidades son: laboratorio, biotecnologa y biomedicina.

Por ltimo, el conjunto de actividades relacionadas con la logstica precisar formacin en logstica comercial, gestin del transporte y almacenaje.

3. PRINCIPIOS DE ACTUACIN Y OBJETIVOS DE LA ESTRATEGIA ESPAOLA DE ACTIVACIN PARA EL EMPLEO 2014-2016

Marco general

La Estrategia de Activacin para el Empleo se configura como el primer instrumento de coordinacin del Sistema Nacional de Empleo, segn lo previsto por la Ley 56/2003, de 16 de diciembre, de Empleo. La Ley configura la Estrategia como el marco normativo plurianual para la coordinacin y ejecucin de las polticas de activacin para el empleo, incluyendo las polticas activas de empleo y de intermediacin laboral, en el conjunto del Estado. Lo hace de conformidad con el artculo 149.1.7 de la Constitucin Espaola, que establece la competencia exclusiva del Estado sobre la legislacin laboral, sin perjuicio de su ejecucin por las Comunidades Autnomas..

Es por tanto, el marco en el que se tienen que determinar por una parte los objetivos comunes a todo el Sistema Nacional de Empleo, y por otra los principios que deben informar todas las actuaciones que se lleven a cabo para el cumplimiento de los citados objetivos.

De esta forma, la Estrategia Espaola de Activacin para el Empleo cumple un papel vertebrador de las estrategias individuales de cada uno de los Servicios Pblicos de Empleo, en lo que se refiere a la intermediacin entre oferta y demanda de empleo y al diseo y gestin de las polticas activas, entendiendo estas, tal y como indica la Ley, como: el conjunto de servicios y programas de orientacin, empleo y formacin dirigidas a mejorar las posibilidades de acceso al empleo, por cuenta ajena o propia, de las personas desempleadas, al mantenimiento del empleo y a la promocin profesional de las personas ocupadas y al fomento del espritu empresarial y de la economa social.

Aspecto clave en este papel vertebrador es su capacidad de reforzar la vinculacin efectiva entre las polticas activas y pasivas, mejorando el encaje entre las dos vertientes de la proteccin frente al desempleo.

Marco temporal

La presente Estrategia Espaola de Activacin para el Empleo 2014-2016 sustituye a la anterior Estrategia Espaola de Empleo 2012-2014. Tendr vigencia durante las anualidades 2014 a 2016, sin perjuicio de las revisiones y mejoras a las que pueda someterse.

Principios de actuacin

Las estrategias individuales y todas las actuaciones de los Servicios Pblicos de Empleo en materia de polticas activas de empleo y de intermediacin laboral, sin perjuicio de las competencias que les corresponden a las Comunidades Autnomas, se ajustarn a los diez principios rectores que se recogen a continuacin:

1. De coordinacin, colaboracin, transparencia, participacin activa, mejora y modernizacin de todos los agentes integrantes del Sistema Nacional de Empleo y de su marco institucional.

2. De eficacia, servicio a la ciudadana y orientacin a resultados, especialmente los relativos a la insercin efectiva y sostenida, la reduccin de los periodos de desempleo, la cobertura de vacantes, los servicios a las empresas y la satisfaccin de empleadores y demandantes.

3. De programacin, seguimiento detallado de la gestin y evaluacin del resultado de las acciones y del cumplimiento de objetivos, de forma que se puedan identificar costes y buenas prcticas, corregir errores, y en suma, mejorar gradualmente el conjunto del Sistema.

4. De garanta del principio de unidad de acceso y atencin a los usuarios, as como de garanta de atencin a los jvenes sin ocupacin que no cursan formacin en los trminos de la Garanta Juvenil, de modo que se facilite la movilidad de los trabajadores, se promueva la competitividad y unidad del mercado laboral espaol y su integracin en el mercado laboral de la Unin Europea.

5. De garanta de la igualdad efectiva de oportunidades y la no discriminacin en el mercado de trabajo, prestando especial atencin a los colectivos que ms la precisen.

6. De tratamiento personalizado de los demandantes de empleo a travs de la determinacin temprana y gestin de su perfil, asociado a las caractersticas que definen su empleabilidad y, en particular, sus competencias, tanto las acreditadas formalmente como las determinables por otros medios.

7. De proteccin ante el desempleo a travs, no solo del derecho a la prestacin econmica, sino de la promocin de la activacin y reinsercin de los demandantes, reforzando la vinculacin entre las polticas activas y pasivas de empleo, como aspectos complementarios de la misma poltica de proteccin frente al desempleo.

8. De ajuste y adecuacin de los objetivos de las polticas activas de empleo a las necesidades de sus destinatarios y a las del mercado laboral, atendiendo a la realidad del territorio en que se apliquen.

9. De apertura a la sociedad, facilitando la participacin de otros agentes y empresas, tanto pblicos como privados, incluyendo entidades tales como corporaciones locales, agentes sociales, agencias de colocacin y otras entidades colaboradoras.

10. De fomento de la cultura emprendedora y el espritu empresarial, estableciendo relaciones con las entidades del mundo empresarial que puedan aportar su conocimiento y experiencia, prestando especial atencin al asesoramiento y la orientacin.

Objetivos de la Estrategia: objetivo global y objetivos especficos

La finalidad ltima de la Estrategia es la coordinacin, para identificar y canalizar de forma ordenada los esfuerzos que realizan los distintos agentes del sistema para mejorar la eficacia y eficiencia de las polticas a favor de la activacin para el empleo. En definitiva, la Estrategia tiene por objeto la modernizacin de los Servicios Pblicos de Empleo y del propio marco institucional del Sistema Nacional de Empleo.

Para atender a este objetivo global, la Estrategia cuenta con objetivos especficos que se recogern en los Planes Anuales de Polticas de Empleo. Estos objetivos, a su vez, pueden ser de dos tipos:

a) Por una parte, los objetivos estratgicos o prioritarios, que son aquellos que adquieren especial relevancia en un momento determinado, y en los cuales se tiene que focalizar la atencin y el esfuerzo durante un perodo de tiempo. Estos objetivos debern permitir la concentracin de recursos en aquellos sectores, colectivos y reas de inters a los que se quiera prestar mayor dedicacin por su especial dificultad para el acceso al mercado laboral o por presentar mayores oportunidades, mayor viabilidad o mejores perspectivas de futuro. Corresponde al Gobierno su determinacin con carcter anual, a travs de los respectivos Planes Anuales de Poltica de Empleo, que se describen ms adelante.

Para proporcionar la estabilidad necesaria que impulse el proceso de modernizacin de los Servicios Pblicos de Empleo, los Objetivos Estratgicos en el perodo 2014-2016 se orientarn sobre la base de los que se definen a continuacin:

• Mejorar la empleabilidad de los jvenes y cumplir lo previsto por la Garanta Juvenil.

• Favorecer la empleabilidad de otros colectivos especialmente afectados por el desempleo (desempleados de larga duracin, mayores de 55 aos y beneficiarios del PREPARA).

• Mejorar la calidad de la Formacin Profesional para el Empleo.

• Reforzar la vinculacin de las polticas activas y pasivas de empleo.

• Impulsar el emprendimiento.

b) Por otra, los objetivos estructurales son aquellos de naturaleza estable, por lo que tienen que ser atendidos mediante actividades desarrolladas sostenidamente a lo largo del tiempo. En ocasiones tendrn ms o menos relevancia y requerirn un mayor o menor esfuerzo, pero pocas veces se podrn interrumpir por completo.

Por su propia naturaleza, los objetivos estratgicos o prioritarios son selectivos. Tienen, no obstante un carcter abierto, que favorece que los sucesivos Planes Anuales de Poltica de Empleo puedan acomodarlos. Por su parte, el conjunto de todos los objetivos estructurales tiene que ser exhaustivo, de forma que cualquier posible actuacin de polticas activas de empleo o de intermediacin laboral habr de encajar en el cumplimiento de uno o varios objetivos estructurales. De esta forma, una actuacin que no se ajuste a ningn objetivo estructural no podr ser considerada de poltica activa de empleo o de intermediacin laboral.

Como consecuencia de todo ello, ambos grupos de objetivos, estratgicos y estructurales, necesariamente se refuerzan entre s, ya que el cumplimiento de cualquier objetivo estratgico o prioritario necesariamente se basar en un desarrollo ms intenso de los objetivos estructurales que le afecten.

Este hecho se puede representar grficamente mediante el siguiente esquema:

Imagen: /datos/imagenes/disp/2014/231/09623_001.png

A travs de un trabajo realizado conjuntamente durante el ao 2013 por representantes del Servicio Pblico de Empleo Estatal y de los Servicios de Empleo de las Comunidades Autnomas, se han determinado 29 objetivos estructurales.

Dado que el conjunto de posibles objetivos estructurales es muy amplio, a efectos metodolgicos, estos se agrupan en los seis Ejes de las polticas de activacin para el empleo recogidos en la Ley 56/2003, de 16 de diciembre, de Empleo, que de esta forma constituyen la estructura funcional de dicha Estrategia:

Eje 1. Orientacin

Comprende las actuaciones de informacin, orientacin profesional, motivacin, asesoramiento, diagnstico y determinacin del perfil profesional y de competencias, diseo y gestin de la trayectoria individual de aprendizaje, bsqueda de empleo, intermediacin laboral y, en resumen, las actuaciones de apoyo a la insercin de las personas beneficiarias. Este eje comprende los siguientes objetivos estructurales:

1.1 Informar sobre el mercado de trabajo y las medidas y servicios ofrecidos por los Servicios Pblicos de Empleo: Informar sobre el mercado de trabajo y las ofertas de empleo existentes, las polticas activas y pasivas de los Servicios Pblicos de Empleo, as como los incentivos y medios disponibles para el apoyo a las iniciativas emprendedoras y la mejora de la cualificacin.

1.2 Diagnstico individualizado: Realizar un diagnstico individualizado o perfil de los demandantes de empleo que incluya toda la informacin posible sobre las caractersticas personales relevantes que permita medir el grado de la empleabilidad y clasificar al demandante segn sus necesidades.

1.3 Gestin de itinerarios individuales personalizados: Disear, realizar y hacer seguimiento de los itinerarios individuales y personalizados de empleo que incluyen una propuesta de derivacin a acciones para la mejora de la empleabilidad (desarrollo de aspectos personales, bsqueda activa de empleo, trayectoria formativa individual, emprendimiento, entre otros).

1.4 Gestin y cobertura de ofertas de empleo: Informar y gestionar ofertas de empleo adecuadas para cada usuario potenciando la captacin y la cobertura de ofertas a travs de un sistema de intermediacin transparente y eficaz.

1.5. Relacin con empresas y otros agentes del mercado de trabajo: Contactar con empresas para difundir informacin sobre las iniciativas para facilitar la insercin laboral, realizando as mismo una prospeccin de las necesidades de las empresas y el casamiento entre las ofertas y demandas de empleo, y promover el afloramiento de ofertas latentes.

Eje 2. Formacin

Incluye las actuaciones de formacin profesional para el empleo, dirigidas al aprendizaje, formacin, recualificacin o reciclaje profesional y de formacin en alternancia con la actividad laboral que permitan al beneficiario adquirir competencias o mejorar su experiencia profesional, para mejorar su cualificacin y facilitar su insercin laboral. Este eje comprende los siguientes objetivos estructurales:

2.1 Incrementar el esfuerzo formativo en la formacin profesional para el empleo: Incrementar la tasa de cobertura, el nmero de horas de formacin por alumno y facilitar la accesibilidad a la formacin de personas las desempleadas y ocupadas.

2.2 Promover un mejor ajuste de la formacin profesional para el empleo a las necesidades del mercado de trabajo: Revisin y adecuacin de la formacin profesional para el empleo establecindose una oferta que tenga en cuenta las peculiaridades del mercado laboral en mbitos concretos.

2.3 Promover la formacin acreditable: Revisin y adecuacin de la formacin profesional para el empleo establecindose una oferta con especial prioridad a la formacin conducente a certificados de profesionalidad.

2.4 Promover la formacin en alternancia: Promover la formacin en alternancia con el empleo y la experiencia laboral.

2.5 Avanzar y consolidar la evaluacin y reconocimiento de las competencias profesionales.

2.6 Promover una oferta formativa dirigida especialmente a los colectivos con mayores dificultades de insercin en el mercado laboral.

2.7 Mejorar los sistemas de seguimiento y evaluacin de la calidad de la formacin profesional para el empleo.

Eje 3. Oportunidades de empleo

Incluye las actuaciones que tienen por objeto incentivar la contratacin, la creacin de empleo o el mantenimiento de los puestos de trabajo, especialmente para aquellos colectivos que tienen mayor dificultad en el acceso o permanencia en el empleo, con especial consideracin a la situacin de las personas con discapacidad, de las personas en situacin de exclusin social, de las vctimas del terrorismo y de las mujeres vctimas de violencia de gnero. Este eje comprende los siguientes objetivos estructurales:

3.1 Fomentar y sostener la contratacin de colectivos y sectores con dificultades, para proporcionar trabajo, experiencia y sostener la actividad econmica: Fomentar la contratacin de personas desempleadas, en especial aquellas con mayores dificultades de insercin en el mercado laboral. Proporcionar trabajo o experiencia profesional a las personas desempleadas, en especial con mayores dificultades de insercin en el mercado laboral.

3.2 Fomentar la contratacin de personas desempleadas en sectores emergentes con perspectivas de crecimiento de empleo.

3.3 Aflorar empleo en economa sumergida: Fomentar las oportunidades de empleo para personas que se encuentran en situacin de empleo no declarado.

3.4 Fomentar la insercin laboral de personas desempleadas perceptoras de prestaciones por desempleo: Fomentar la activacin para el empleo de las personas beneficiarias de prestaciones para agilizar su incorporacin al mercado de trabajo antes del agotamiento de las prestaciones, evitando con ello la desproteccin del desempleado.

Eje 4. Igualdad de oportunidades en el acceso al empleo

Comprende las actuaciones dirigidas a promover la igualdad entre mujeres y hombres en el acceso, permanencia y promocin en el empleo, as como la conciliacin de la vida personal, familiar y laboral. Tambin incluye las dirigidas a facilitar la movilidad geogrfica o promover la contratacin en sectores de actividad diferentes de aquellos en los que se hubiera trabajado habitualmente. Este eje comprende los siguientes objetivos estructurales:

4.1 Remover obstculos en el acceso al empleo: Establecer medidas que eliminen o disminuyan los obstculos relacionados con el lugar de residencia, la situacin socioeconmica o determinadas circunstancias personales, especialmente en aquellos sectores en los que las mujeres se encuentran subrepresentadas.

4.2 Promover la movilidad funcional y sectorial: Promover la movilidad funcional y sectorial, especialmente en aquellos sectores o cualificaciones con baja oferta en el mercado laboral actual y en el entorno de la propia empresa.

4.3 Promover la movilidad geogrfica: Promover la movilidad geogrfica para aprovechar oportunidades de empleo y formacin que existan en otras zonas del pas y/o el extranjero.

4.4 Promover medidas de promocin de la conciliacin de la vida familiar y laboral y la corresponsabilidad.

Eje 5. Emprendimiento

Comprende las actividades dirigidas a fomentar la iniciativa empresarial, el trabajo autnomo y la economa social, as como las encaminadas a la generacin de empleo, actividad empresarial y dinamizacin e impulso del desarrollo econmico local. Este eje comprende los siguientes objetivos estructurales:

5.1 Formacin y asesoramiento a emprendedores: Formacin y asesoramiento integral a las personas emprendedoras que proporcione una mejor viabilidad de los proyectos empresariales.

5.2 Apoyo a las iniciativas empresariales: Apoyo a las iniciativas empresariales, mejorando la eficacia y eficiencia de los servicios y ayudas que se les ofrecen.

5.3 Promover el desarrollo territorial: Promover el desarrollo territorial, apoyando especialmente la creacin de nuevas iniciativas empresariales en zonas rurales.

5.4 Fomentar la cultura emprendedora.

5.5 Fomento del empleo autnomo: Incorporar a los desempleados al empleo autnomo y economa social.

Eje 6. Mejora del marco institucional del Sistema Nacional de Empleo

Este Eje tiene carcter transversal, por lo que afecta a todos los restantes. Recoge las actuaciones que van dirigidas a la mejora de la gestin, colaboracin, coordinacin y comunicacin dentro del Sistema Nacional de Empleo y el impulso a su modernizacin. Este eje comprende los siguientes objetivos estructurales:

6.1 Mejorar la gestin, colaboracin, coordinacin y comunicacin en el Sistema Nacional de Empleo.

6.2 Impulsar la colaboracin pblico-privada.

6.3 Mejorar la calidad de los servicios en el marco del Sistema Nacional de Empleo.

6.4 Impulsar la evaluacin, innovacin, modernizacin y mejora del Sistema Nacional de Empleo.

4. INSTRUMENTOS: PLANES ANUALES DE POLTICA DE EMPLEO, DESARROLLOS REGLAMENTARIOS Y ELEMENTOS VERTEBRADORES

Planes Anuales de Poltica de Empleo

De acuerdo con lo que establece la Ley de Empleo, los Planes Anuales de Poltica de Empleo son la concrecin anual de la Estrategia. Se confeccionarn cada ao conjuntamente entre el Servicio Pblico de Empleo Estatal y los Servicios de Empleo Autonmicos, en el seno de la Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales, y en base a la previsin de servicios y programas de polticas para la activacin de empleo que se proponen llevar a cabo las Comunidades Autnomas y el Servicio Pblico de Empleo Estatal, cada uno en el ejercicio de sus propias competencias. Una vez informados por el Consejo General del Sistema Nacional de Empleo, se someten a la aprobacin del Consejo de Ministros.

En el segundo trimestre de cada ao, la Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales conocer los objetivos estratgicos o prioritarios, adems de los estructurales, que debern tenerse en cuenta para la redaccin del Plan Anual de Polticas de Empleo del ao siguiente. A continuacin, y durante el primer trimestre de ese siguiente ao, se llevar a cabo la evaluacin del Plan del ao anterior y se confeccionar el Plan del ao en curso. Finalmente, en una nueva Conferencia Sectorial, que deber realizarse dentro del primer trimestre de ese ao, se aprobarn los criterios objetivos de distribucin de fondos, de acuerdo con lo que establece el artculo 86 de la Ley 47/2003, de 26 de noviembre, General Presupuestaria.

Los servicios y programas incluidos en cada Plan Anual podrn ser modificados durante la vigencia del mismo por resolucin de la Direccin General del Servicio Pblico de Empleo Estatal, a peticin justificada de la correspondiente Comunidad Autnoma, cuando necesidades de carcter extraordinario lo hagan necesario para la buena gestin y ejecucin del Plan.

Servicios y programas

La presente Estrategia de Activacin para el Empleo diferencia conceptualmente entre programas y servicios, y a su vez, entre aquellos que son comunes o de aplicacin para todo el Estado, y los que son propios de cada Comunidad Autnoma y del Servicio Pblico de Empleo Estatal.

Los servicios son las actuaciones que se tienen que prestar de forma continuada y sostenida en el tiempo y que quedarn recogidos en el nuevo Reglamento de Servicios, mientras que los programas son actuaciones especficas que refuerzan y focalizan el esfuerzo en objetivos concretos durante un perodo de tiempo determinado.

Servicio: Conjunto coordinado de actividades (que debera estar especficamente identificado como tal en el catlogo o carta de servicios de un Servicio Pblico de Empleo a que hace referencia el artculo 19 ter de la Ley de Empleo), que se prestan de forma continua y sostenida en el tiempo, y que buscan atender derechos o responder a las necesidades de personas desempleadas, ocupadas y empresas, con objeto de facilitar el empleo o mejorar la empleabilidad de sus destinatarios.

El Reglamento de servicios de los Servicios Pblicos de Empleo regular los servicios comunes o compartidos por todos los integrantes del Sistema Nacional de Empleo, adems de los aspectos bsicos de los servicios propios, prestados por cada uno de los integrantes del Sistema Nacional de Empleo en su mbito propio.

Programa: Conjunto coordinado de actuaciones dirigidas a un colectivo, sector o mbito territorial, a realizar durante un perodo de tiempo predeterminado, planificado y gestionado a travs de un instrumento jurdico o tcnico concreto (concesin de una subvencin, contratacin administrativa, suscripcin de convenio, gestin directa, etc.), con coste identificado o identificable, dirigido a la consecucin de unos objetivos de empleo preestablecidos.

Los Reglamentos de empleo y de formacin determinarn los aspectos esenciales de los programas comunes, que podrn ser aplicados, y en, su caso, desarrollados en sus aspectos no esenciales, por todos los integrantes del Sistema Nacional de Empleo. Estos programas se distinguirn de los propios de las CCAA y dirigidos a su mbito de actuacin.

Las Comunidades Autnomas y el Servicio Pblico de Empleo Estatal, en el mbito de sus competencias, disearn y desarrollarn los correspondientes servicios y programas de polticas de activacin para el empleo, tal y como dispone la Ley de Empleo.

De esta forma, la estructura en Ejes, junto con las posibilidades de financiacin establecidas en la respectiva normativa, conforman un marco flexible que, permite a las Comunidades Autnomas adaptar el diseo de sus programas y servicios a sus necesidades propias.

Desarrollos Normativos

En cumplimiento de esta Estrategia se desarrollarn tres reglamentos, uno en materia de servicios, otro de empleo y otro de formacin profesional para el empleo, en virtud de la competencia constitucional exclusiva del Estado en materia de legislacin laboral, sin perjuicio de las competencias de ejecucin de las Comunidades Autnomas, establecida en el 149.1.7. de la Constitucin Espaola.

Se basarn en los principios recogidos en esta Estrategia, y determinarn los contenidos o requisitos comunes mnimos que sern de aplicacin en todo el territorio del Estado para los programas y servicios de polticas de activacin para el empleo.

El Reglamento de Servicios desarrollar, los servicios comunes que debern ser prestados por todos los Servicios Pblicos de Empleo, al considerarse fundamentales y necesarios para una atencin adecuada, integral y continuada a los usuarios y para garantizar su acceso a ellos en condiciones de igualdad. Estos servicios debern ser suficientes para permitir a los demandantes de empleo dar cumplimiento a lo previsto en sus itinerarios personalizados de insercin, as como a las exigencias del compromiso de actividad. Este nuevo reglamento determinar el contenido de cada servicio y fijar las bases del procedimiento de actualizacin de los mismos.

Los servicios incluidos en la Cartera Comn de Servicios del Sistema Nacional de Empleo sern los siguientes:

a. Servicio de orientacin profesional: Los usuarios podrn acceder a un servicio que le ofrecer informacin sobre el mercado de trabajo, las polticas activas de empleo y la oferta de los servicios comunes y complementarios de la cartera.

Asimismo, podrn recibir informacin y asesoramiento para la definicin de su currculo y perfil profesional en trminos de competencias, de tcnicas para la bsqueda activa de empleo, de alternativas profesionales, de las condiciones de vida y trabajo en la Unin Europea, la oferta formativa y sobre los instrumentos de apoyo a la contratacin e insercin en la empresa. El usuario que lo requiera podr recibir un diagnstico individualizado, un itinerario personalizado para el empleo y un acompaamiento tambin personalizado en el desarrollo del itinerario y el cumplimiento de actividad. Asimismo podr recibir la identificacin de un itinerario formativo, a partir de su perfil, para la mejora de competencias y cualificacin profesional.

b. Servicio de colocacin y de asesoramiento a empresas: Realizar la difusin de las ofertas de empleo en el marco del Sistema Nacional de Empleo y del Portal nico de Empleo establecido en el artculo 8.2.b) de la Ley 56/2003, de 16 de diciembre. Permitir que los usuarios obtengan la difusin de la informacin de las ofertas de empleo y su gestin a travs de la casacin entre ofertas y demandas, y el asesoramiento sobre la contratacin y las medidas de fomento, activacin e insercin de empleo. El servicio promover la captacin de ofertas de empleo y dar apoyo en la prospeccin e identificacin de necesidades de los empleadores, en los procesos de recolocacin en los supuestos previstos legalmente, as como en la gestin de la movilidad laboral.

c. Servicio de formacin y cualificacin para el empleo: Acorde con sus necesidades, los usuarios podrn disponer de asesoramiento y oferta de formacin acreditable y no formal y de procesos de reconocimiento de las competencias profesionales adquiridas a travs de la experiencia laboral, as como de los instrumentos europeos para favorecer la movilidad en la formacin y cualificacin profesional. Los proveedores de formacin dispondrn de un sistema de inscripcin y acreditacin de entidades de formacin profesional para el empleo. Se promover la garanta de calidad de la formacin realizando actuaciones de asesoramiento, seguimiento y evaluacin de la misma.

d. Servicio de asesoramiento para el autoempleo y el emprendimiento: Los usuarios, incluidos los beneficiarios de las Garanta Juvenil, podrn acceder a un servicio especializado que les facilite la implantacin de sus actividades de autoempleo y emprendimiento recibiendo un asesoramiento y acompaamiento en los procesos vinculados, basado en la realizacin de un itinerario emprendedor que contemple todas las fases del emprendimiento, en especial a la fase de consolidacin. Asimismo, podrn recibir asesoramiento sobre incentivos y medios disponibles para el fomento de la contratacin. Recibir una especial atencin el trabajo autnomo, la economa social y el emprendimiento colectivo.

El Reglamento de Empleo establecer la regulacin que dar soporte a los distintos programas que puedan ejecutar las Comunidades Autnomas en materia de fomento del empleo. En este sentido, establecer, entre otros, los importes mximos de las subvenciones dirigidas a sufragar costes salariales de empresas, y velar por que las subvenciones no puedan interpretarse como ayudas de Estado. Asimismo regular un marco eficaz de evaluacin, seguimiento, control y gestin de calidad de estos programas.

En todo caso, este desarrollo reglamentario incluir un marco normativo de programas estatales de Polticas Activas de Empleo dirigidas de manera integrada a favorecer la inclusin laboral de las personas con discapacidad, que establecer los contenidos mnimos que sern de aplicacin en el conjunto del Estado.

Gestin por competencias

La modernizacin de los Servicios Pblicos de Empleo debe incorporar de forma transversal las competencias profesionales como un elemento central de los servicios y programas que desarrollan.

Para ello ser necesario que las competencias profesionales tengan claramente identificadas las ocupaciones que las requieren y la formacin que permite adquirirlas.

Este enfoque de las acciones de la Cartera de Servicios basado en competencias profesionales implica su consideracin en la intermediacin, la incorporacin en los portales web de los Servicios Pblicos de Empleo, fundamentalmente en el Portal nico de Empleo y que la bsqueda de oportunidades de empleo y oportunidades de formacin pueda realizarse por estos tres criterios: por competencias profesionales, por ocupaciones y por formacin. Este planteamiento est en lnea con los nuevos instrumentos europeos tales como la Taxonoma ESCO, nuevo portal EURES y el pasaporte europeo de competencias entre otros.

Como elemento clave para la implantacin de un modelo basado en competencias profesionales, debe asegurarse que estas:

– Respondan de forma rpida y adecuada a los cambios del sistema productivo.

– Estn actualizadas.

– Puedan reconocerse por sistemas flexibles y con garanta de calidad.

– Las competencias acreditadas y registradas se recogern en la Cuenta Formacin de los trabajadores.

El Reglamento de Formacin Profesional para el Empleo velar por la mxima eficiencia en el uso de los recursos, por la adaptacin de la formacin a las necesidades de capacitacin y aptitudes del mercado de trabajo, y por el seguimiento detallado de las acciones formativas, en particular en coherencia con la Cuenta de Formacin. Tambin establecer, entre otros aspectos, estndares de calidad de la formacin, las condiciones mnimas de la formacin en alternancia, los mdulos econmicos mximos, los registros y la formacin vinculada a la obtencin de certificados de profesionalidad.

Se confeccionar en el marco del dilogo social, a partir de los principios de eficiencia, transparencia, concurrencia abierta a todos los proveedores de formacin y evaluacin acordados en la Mesa del Dilogo Social, con objeto de permitir a los ciudadanos tener conocimiento del destino y uso de los fondos utilizados.

Elementos vertebradores

La Estrategia cuenta adems con elementos vertebradores que refuerzan la capacidad de los agentes del Sistema Nacional de Empleo para alcanzar sus objetivos. Estos instrumentos son plenamente respetuosos con el marco competencial en materia de polticas de activacin para el empleo y a la vez son reflejo de las posibilidades que ofrece la colaboracin reforzada que se ha puesto en marcha en los ltimos aos.

Entre otros cabe destacar:

• El Programa de buenas prcticas inspirado en el proceso de aprendizaje mutuo que existe a nivel europeo. El objetivo del programa es el aprendizaje y la mejora de los Servicios Pblicos de Empleo sobre la base de la experiencia constatada. Para ello, se trata de identificar medidas y experiencias de los Servicios Pblicos de Empleo que se han mostrado eficaces para que otros agentes del Sistema Nacional de Empleo puedan aprovechar este conocimiento y aplicarlo en sus respectivos mbitos.

• El Acuerdo Marco con agencias de colocacin para la colaboracin con Servicios Pblicos de Empleo servir de arquitectura comn para coordinar los proyectos de colaboracin pblico-privada en intermediacin laboral de todos los Servicios Pblicos de Empleo que voluntariamente se han adherido a l, as como del Servicio Pblico de Empleo Estatal, en sus respectivos mbitos competenciales. Es un instrumento diseado para aprovechar la experiencia y conocimientos de estos agentes especializados en el mercado de trabajo. Su seguimiento deber ser exhaustivo durante la vigencia del Acuerdo (dos aos prorrogable hasta otros dos) para introducir las mejoras oportunas.

• El Portal nico de Empleo, como elemento de transparencia del Sistema Nacional de Empleo y con potencial para dinamizar la intermediacin, as como la movilidad de los trabajadores a nivel nacional y europeo. Su puesta en marcha permitir, adems, reforzar los sistemas de informacin necesarios para un adecuado seguimiento y evaluacin de la Estrategia tal y como se describe en el apartado siguiente.

• Puesta en marcha del sistema de informacin necesario para la implantacin de la Garanta Juvenil. La implantacin de la Garanta exige disponer de un sistema de informacin nico que garantice la trazabilidad individual de las solicitudes recibidas y su estado, de las actuaciones ofrecidas y, en su caso, realizadas, as como de sus resultados. Este sistema debe integrar la informacin de todos los agentes que participan en la atencin al colectivo de jvenes sin ocupacin y que no se encuentran cursando formacin. Este sistema se pondr en marcha a lo largo de 2014 de acuerdo con lo previsto en el Plan Nacional de Implantacin de la Garanta Juvenil.

5. SEGUIMIENTO Y EVALUACIN DE LA ESTRATEGIA

Los principios que se establecen en esta Estrategia atribuyen gran importancia a los aspectos de programacin, seguimiento y evaluacin, ya que son el medio fundamental para ir mejorando gradualmente el Sistema. La deteccin temprana de errores y el apoyo a los aciertos son los mejores instrumentos para retroalimentar y reconducir cualquier actuacin, de cara a mejorar su eficacia y eficiencia.

La evaluacin se basar en los principios establecidos en esta Estrategia y, muy especialmente, en los de eficacia, servicio a la ciudadana y consecucin de resultados.

La Estrategia establece dos niveles de seguimiento y evaluacin: Por una parte, en el cumplimiento de los objetivos estratgicos y estructurales. Y por otra, en el seguimiento detallado y evaluacin de los servicios y programas que se desarrollen de cara al cumplimiento de los citados objetivos.

Evaluacin del cumplimiento de objetivos

A lo largo del ao 2013 el Servicio Pblico de Empleo Estatal y los Servicios de Empleo Autonmicos trabajaron activamente en el desarrollo de la primera versin de un sistema exhaustivo de indicadores, que servir para determinar cada ao los ndices de cumplimiento de los objetivos estructurales y estratgicos establecidos en los Planes Anuales de Poltica de Empleo, por parte de cada Comunidad Autnoma. Este trabajo se ha desarrollado en base a los principios de transparencia, participacin y rigor tcnico, y para ello ha sido esencial la utilizacin un Foro establecido con este fin en la intranet del Sistema Nacional de Empleo.

El sistema se ha aplicado por primera vez en la evaluacin del Plan Anual de Poltica de Empleo para 2013, y los resultados de esta evaluacin han sido determinantes para el reparto durante el ao 2014 de un bloque formado por el 40% de los fondos cuya distribucin se ha acordado en Conferencia Sectorial. Tal y como se acord durante la Conferencia Sectorial de 23 de abril de 2014, los resultados de la evaluacin del Plan para 2014 sern determinantes para un 60% de los fondos.

En los Planes Anuales de Poltica de Empleo de cada ao se incluirn los indicadores y su definicin conceptual que se aplicarn para la evaluacin del cumplimiento de objetivos de cada Plan.

Este sistema de evaluacin se ir mejorando y completando gradualmente durante el perodo de vigencia de la presente Estrategia. Concretamente, se le irn incorporando los indicadores de eficacia que utiliza la red HoPES (Heads of Public Employment Services) de la Unin Europea, as como los indicadores especficos de seguimiento de la Garanta Juvenil. El resultado de cada evaluacin anual se tendr en cuenta en la adopcin de los criterios de distribucin de fondos que cada ejercicio apruebe la Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales.

Seguimiento y evaluacin de servicios y programas

El seguimiento continuado (o trazabilidad) de las polticas de activacin para el empleo se realizar, en todo caso, a nivel de proyecto u operacin, entendiendo como tales a toda actuacin o actividadgestionada en el marco de un servicio o programa, e identificada a efectos de permitir el seguimiento de la gestin, financiacin y consecucin de objetivos. Es necesario que los datos generados en la gestin de polticas activas de empleo y de intermediacin laboral deban quedar recogidos de manera que permitan identificar con el mayor detalle la participacin de los beneficiarios en los programas y servicios, ms all de la simple codificacin y registro de dicha actividad. Todo ello en plena coherencia con las exigencias de seguimiento y evaluacin del Fondo Social Europeo, de forma que se garantice en los casos pertinentes la adecuacin del gasto realizado a las condiciones de reembolso.

Asimismo, la informacin contenida en el Sistema puede ser utilizada en la implantacin de la Garanta Juvenil. Se realizar un seguimiento de los resultados personales de las actuaciones, que permita medir el grado de empleabilidad de los trabajadores y el impacto de las actuaciones de activacin para el empleo de las que sea beneficiario.

En particular, en el sistema de Garanta Juvenil se realizar un seguimiento en cuanto a la continuidad en la formacin y la insercin y el mantenimiento en el empleo.

Para ello se utilizar el Sistema de Informacin de los Servicios Pblicos de Empleo (SISPE), definido en el artculo 7 bis.c) de la ley 56/2003, de 16 de diciembre, de Empleo, que ser el instrumento tcnico integrador de la gestin que realizan los Servicios Pblicos de Empleo. Durante el perodo de vigencia de la presente Estrategia se llevarn a cabo las adaptaciones, ampliaciones, establecimiento de controles o mejoras necesarias para ello en el citado Sistema de Informacin.

Los Servicios Pblicos de Empleo actualizarn la informacin del Sistema en la forma y tiempo establecidos en cada caso, y velarn por la fiabilidad de la informacin que incorporen al Sistema. El cumplimiento de este objetivo ser objeto de un seguimiento especfico.

Los tres nuevos reglamentos de Servicios, de Empleo y de Formacin Profesional para el Empleo regularn lo necesario para el seguimiento y la evaluacin de la calidad, eficacia, eficiencia e impacto del conjunto de los servicios y programas integrados en cada uno de dichos reglamentos, as como de resultados individuales.

Para cada Plan Anual de Poltica de Empleo el Servicio Pblico de Empleo Estatal elaborar junto con los Servicios Pblicos de Empleo autonmicos, una memoria de los programas y servicios que se incluyeron en el correspondiente Plan Anual y de los resultados obtenidos.

6. MARCO PRESUPUESTARIO

Financiacin

Las fuentes de financiacin de los servicios y programas que desarrollen los Servicios Pblicos de Empleo, de cara al cumplimiento de los objetivos de polticas de activacin para el empleo son las siguientes:

1. Fondos procedentes de los Presupuestos Generales del Estado, que figurarn consignados, en los presupuestos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social al que se encuentra adscrito el Servicio Pblico de Empleo Estatal.

En estas cantidades se incluye entre otras la procedente de la cuota de formacin profesional para el empleo. Con estas cuotas se podr financiar la ejecucin de servicios y programas de acuerdo a lo que establezca su normativa reguladora y especficamente respetando lo que disponga la Ley de Presupuestos Generales del Estado de cada ejercicio.

2. Fondos procedentes de los recursos propios de las Comunidades Autnomas, entre los que se incluirn en todo caso los necesarios para financiar el personal, los gastos corrientes e inversiones que fueron objeto de traspaso cuando las diferentes Comunidades Autnomas asumieron las competencias de ejecucin de la legislacin laboral, as como las actualizaciones que estos hubieran sufrido en aplicacin de la normativa que en cada momento regule el sistema de financiacin autonmico.

3. Fondos procedentes del Fondo Social Europeo, que en el perodo de vigencia de la presente Estrategia incluirn por un lado, los remanentes del perodo de programacin 2007-2013, que en aplicacin de la normativa comunitaria pueden ser utilizados hasta el ao 2015. Por otro lado, comprendern tambin, las cantidades del perodo de programacin 2014-2020 que se asignen al Estado espaol para la ejecucin de polticas de activacin para el empleo. Estos fondos recogen de forma especfica para el perodo 2014-2015 la dotacin correspondiente a la Iniciativa de Empleo Juvenil, que se destinar al cumplimiento efectivo del Sistema Nacional de Garanta Juvenil.

Por ello, la dotacin anual que se destinar a la financiacin de los servicios y programas que se incluyan en el Plan Anual de Poltica de Empleo de cada ejercicio, se incluir tanto en los Presupuestos Generales del Estado, como en los Presupuestos de cada Comunidad Autnoma.

Asimismo, el conjunto de los fondos antes mencionados incluyen los importes necesarios para financiar la modernizacin y mejora de los Servicios Pblicos de Empleo, tanto Estatal como Autonmicos, en coherencia con las Recomendaciones de la Unin Europea. En los servicios y programas dirigidos a cumplir los objetivos recogidos en el eje 6 del respectivo Plan Anual de Poltica de Empleo, se determinarn los aspectos concretos a tener en cuenta en relacin con la citada modernizacin y mejora.

Gestin de los fondos procedentes de los Presupuestos Generales del Estado por las Comunidades Autnomas

Los fondos procedentes de los Presupuestos Generales del Estado no podrn destinarse a financiar gastos que deban ser objeto de financiacin con recursos propios de las Comunidades Autnomas.

La asignacin de los importes entre las distintas Comunidades Autnomas se llevar a cabo, con carcter general, en funcin de los criterios aprobados en cada ejercicio, por la Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales, de acuerdo a lo dispuesto en el artculo 86 de la Ley 47/2003, de 26 de noviembre, General Presupuestaria. No obstante, con carcter excepcional, cabe la posibilidad de que la normativa reguladora del propio servicio o programa establezca el criterio de asignacin de cantidades entre las diferentes Comunidades Autnomas.

En el perodo de vigencia de la presente Estrategia (2014-2016) la Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales acordar el porcentaje de fondos que se debe distribuir entre las Comunidades Autnomas en funcin del grado de cumplimiento de los objetivos fijados en el Plan Anual de Poltica de Empleo de cada ejercicio. La medicin del grado de cumplimiento de estos objetivos se realizar con periodicidad anual, en base a los indicadores que se aprueben en el propio Plan Anual de Poltica de Empleo.

Tal y como establece el artculo 3.4 a) de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones y el artculo 86 de la Ley General Presupuestaria, las cantidades asignadas a cada Comunidad Autnoma tienen la naturaleza jurdica de subvenciones, y por ello:

1. Se destinarn exclusivamente a financiar los servicios y programas gestionados por las Comunidades Autnomas, que se incluyan en el Plan Anual de Poltica de Empleo que se apruebe en cada ejercicio.

2. Se garantizar que los fondos previamente librados a cada Comunidad Autnoma, se pagan a las personas o entidades que realizan la accin o colaboran en la prestacin del servicio, o bien llevan a cabo el respectivo programa. Esta obligacin tambin ser aplicable cuando no se hubiera podido proceder al libramiento de las cantidades asignadas a las respectivas Comunidades Autnomas por no haber justificado estas en plazo las cantidades abonadas en el ejercicio anterior o por incurrir estas en cualquier otro incumplimiento de la normativa econmica o presupuestaria.

Por ello, los fondos asignados en cada ejercicio deben abonarse a las personas o entidades que realizan la accin o colaboran en la prestacin del servicio, o bien llevan a cabo el respectivo programa antes del 31 de marzo del segundo ao siguiente al de su asignacin. El incumplimiento de este requisito supondr la obligacin de devolver el importe pendiente de pago por el procedimiento que se desarrolle reglamentariamente, salvo que se justifique la imposibilidad de proceder al pago en el plazo previsto.

3. Se justificarn con la informacin que en cada ejercicio se requiera en las normas o convenios que incorporen los criterios objetivos de distribucin y fijen las condiciones necesarias para su otorgamiento.

4. Se identificar el origen de la financiacin estatal en los contratos y dems documentacin utilizada en la realizacin de los distintos servicios y programas, para que esta sea conocida por los trabajadores, empresarios y ciudadana en general.

Las Comunidades Autnomas que gestionen los fondos procedentes de los Presupuestos Generales del Estado sern las responsables de garantizar los cuatro aspectos antes mencionados, sin perjuicio del seguimiento que el Servicio Pblico de Empleo Estatal pueda realizar a este respecto.

Determinacin y repercusin de responsabilidades por incumplimientos en el mbito del Fondo Social Europeo

Las distintas Administraciones que participan en la gestin de fondos procedentes del Fondo Social Europeo deben ser responsables de las consecuencias que originan sus actos. Por ello, cuando las acciones o medidas se financien por el Fondo Social Europeo, ser de aplicacin lo dispuesto en el Real Decreto 515/2013, de 5 de julio, por el que se regulan los criterios y procedimiento para determinar y repercutir las responsabilidades del derecho de la Unin Europea, a los efectos de establecer y cuantificar el importe derivado de la sancin o correccin financiera al que deban hacer frente el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el Servicio Pblico de Empleo Estatal y las Comunidades Autnomas.

Asimismo, cuando el incumplimiento de las cantidades mnimas a justificar por cada Comunidad Autnoma al Servicio Pblico de Empleo Estatal o al Ministerio de Empleo y Seguridad Social supusiera una liberacin automtica de fondos al no cumplirse la senda financiera establecida para los Programas Operativos Plurirregionales, ser de aplicacin el procedimiento de determinacin y repercusin de la responsabilidad financiera incurrida, establecido en la disposicin adicional novena de la Ley 35/2005, de 29 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el ao 2006, declarado por la propia Ley de vigencia indefinida, as como en la normativa que lo desarrolle.

Por ltimo, cuando de la actuacin de las Comunidades Autnomas se derivara la imposibilidad para el Ministerio de Empleo y Seguridad Social o para el Servicio Pblico de Empleo Estatal de recibir importes procedentes del Fondo Social Europeo, se podr limitar el abono de cantidades a favor de la Comunidad Autnoma que haya dado origen a esta situacin, aplicando en todo caso el principio de proporcionalidad.

Este documento es de carácter informativo y no tiene valor jurídico.

Dudas o sugerencias: Servicio de atención al ciudadano

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid