Está Vd. en

Documento BOE-A-1999-9826

Resolución de 30 de marzo de 1999, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, en el recurso gubernativo interpuesto por el Notario de Madrid don Gerardo Muñoz de Dios, contra la negativa del Registrador de la Propiedad de Marbella número 3, don Rafael Ramón García Valdecasas de la Cruz, a inscribir una escritura de compraventa, en virtud de apelación del recurrente.

Publicado en:
«BOE» núm. 104, de 1 de mayo de 1999, páginas 16171 a 16172 (2 págs.)
Sección:
III. Otras disposiciones
Departamento:
Ministerio de Justicia
Referencia:
BOE-A-1999-9826

TEXTO ORIGINAL

En el recurso gubernativo interpuesto por el Notario de Madrid don

Gerardo Muñoz de Dios, contra la negativa del Registrador de la Propiedad

de Marbella número 3, don Rafael Ramón García Valdecasas de la Cruz,

a inscribir una escritura de compraventa, en virtud de apelación del

recurrente.

Hechos

I

El 22 de octubre de 1993, mediante escritura pública autorizada por

el Notario de Madrid don Gerardo Muñoz de Dios, "Fisher Island Limited",

de nacionalidad gibraltareña, "vendió" a don Manuel Alejandro Moreno

Peralta un local comercial sito en Marbella, cuyo precio "fue" de 20.000.000

de pesetas, según la citada escritura, y en la misma se expresa que se

formaliza a los solos efectos de cumplimentar lo dispuesto en la legislación

de transacciones exteriores sobre la intervención obligatoria de fedatario

público.

II

Presentada la anterior escritura en el Registro de la Propiedad de

Marbella número 3, fue calificada con la siguiente nota: "Suspendida la

inscripción del precedente documento: 1. o Por no acompañarse el título que

ahora se formaliza, cuya presentación es imprescindible para realizar la

correspondiente calificación, tanto civil como administrativa (residencia,

modo de pago, etc.). 2. o No coinciden los apellidos, número de pasaporte

y fecha de expedición del mismo del Apoderado nombrado por la entidad

"Fischer Island Limited" con los apellidos, número y fecha de expedición

del pasaporte del Apoderado que interviene en la escritura. Siendo

subsanable el defecto señalado se suspende la inscripción solicitada, no

tomándose anotación preventiva de suspensión por no solicitarse. Contra dicha

nota podrá interponerse recurso gubernativo en el plazo de cuatro meses

a contar de su fecha, de conformidad con lo prevenido en los artículos 112

y siguientes del Reglamento Hipotecario.-Marbella a 10 de junio de

1994.-El Registrador Interino.-Firma ilegible".

III

El Notario autorizante de la escritura interpuso recurso gubernativo

contra la anterior calificación, y alegó: Que el primer motivo de suspensión

no se entiende en su redacción. No se sabe a qué titulo se está refiriendo,

cuando el título es sólo aquel en el que se pone la calificación. Quizás

el Registrador lo que ha querido decir es que el título que quiere que

se acompañe sea el formalizado en el extranjero, lo cual no se deriva

de la redacción de la nota. Que dicho título es posible que exista o no

exista. Que, teniendo en cuenta el artículo 11 del Código Civil, no se sabe

si en el lugar donde se formalizó la compraventa de la finca, que es objeto

del documento calificado, se exige o no una forma pública o, incluso, puede

que se admitiera una forma verbal. Que lo único cierto es que se tiene

que cumplir la formalidad de que intervenga fedatario público español,

conforme al artículo 17, número 2, de la Ley 1 de julio de 1992, relativa

a las inversiones extranjeras. Que, según dicho precepto, es claro que

la transmisión se efectúa en el extranjero y el fedatario español en su

intervención solamente tendrá que cuidar que en la formalización exista

el consentimiento, objeto y causa, así como la forma pública que la ley

española determina para la inscripción en el Registro de la Propiedad,

pero no tiene que conocer aquel documento ni tiene mayor trascendencia.

Que no se entiende qué necesidad hay de que se acompañe dicho título

a la escritura calificada, cuando nadie lo exige. Que en lo que se refiere

al número segundo de la nota, es lógica la falta de coincidencia, pues

en gran parte de los países extranjeros solamente se consigna un apellido

acompañando al nombre propio, y en cuanto al número del pasaporte,

en el poder, otorgado en 1988, se consignó el número de un pasaporte

expedido en Méjico en 1991, que ha caducado y se ha concedido otro

nuevo, y en estos casos los pasaportes tienen un número nuevo. Que esto

no impide que se pueda aceptar la comparecencia porque el fedatario

tenía la plena convicción de que se trataba de la misma persona y, además,

la identificación del compareciente es materia de la exclusiva competencia

y responsabilidad del Notario.

IV

El Registrador, en defensa de la nota, informó: En relación con el primer

motivo de suspensión de la escritura calificada, se refiere al título traslativo

anterior que ahora se formaliza, ya que se pretende que la escritura que

se presenta sirva de título a la inscripción, aunque dejando claro, a todos

los efectos legales, que la transmisión fue efectuada tiempo atrás. Que

lo procedente hubiera sido la elevación a público del documento privado

de compraventa, si existe, o bien en el caso de que la venta hubiera sido

verbal debería acudir a un procedimiento ordinario, único cauce adecuado

para probar la existencia de un derecho. Que la tesis del Notario apoyada

por el artículo 11 del Código Civil se opone como mínimo a la exigencia

de titulación pública exigida por la legislación hipotecaria para que los

títulos tengan acceso al Registro (artículos 3 de la Ley Hipotecaria y 33

de su Reglamento). Que la inscripción de una escritura meramente

declarativa presenta importantes obstáculos por varias razones: a) Que el

supuesto de hecho analizado implica un verdadero caso de inexactitud

registral, que debe rectificarse de conformidad con el artículo 40 de la

Ley Hipotecaria. b) Que existe un argumento de derecho positivo que

impide la inscripción de un título notarial declarativo de una transmisión

anterior, como es el artículo 7 del Reglamento Hipotecario, que considera

inscribible un acto o contrato que modifique "desde luego o en el futuro"

alguna facultad inherente a un derecho real y ni siquiera concibe que

pueda plantearse la inscripción de un título que modifique con efectos

retroactivos los pronunciamientos registrales. c) Que parece claro que la

falta de título traslativo impide la calificación del Registrador respecto

del mismo, ya que los requisitos necesarios para la inscripción deben

coincidir en el momento traslativo o el que provoca la modificación jurídica

real que va a tener acceso al Registro. Que en lo referente al segundo

de los defectos señalados en la nota, las diferencias de apellidos y pasaporte

son tan evidentes que el propio Notario autorizante y recurrente explica

o justifica con una somera exposición de las normas extranjeras sobre

apellidos y expedición de pasaportes, que en definitiva, más se asemeja

a una instancia de subsanación de defecto que a un recurso contra la

calificación apuntada sin justificación documental alguna, como parece

exigir el artículo 168.5. o del Reglamento Notarial, en consecuencia con

lo previsto en el artículo 36 del Reglamento Hipotecario.

V

El Presidente del Tribunal Superior de Justicia confirmó la nota del

Registrador fundándose en que claramente se desprende de la escritura

que el contrato traslativo de dominio se efectuó anteriormente, que es

confuso el texto y en ningún momento se hace alusión a la entrega de

la finca, sin que pueda entenderse que con la escritura se haya tomado

posesión de la misma; por ello, se considera que no puede mantenerse

que el documento mencionado sea por sí un título traslativo de dominio

que pueda inscribirse al amparo del número 2 del artículo 2 de la Ley

Hipotecaria. Que en cuanto al segundo defecto se llega a la misma

conclusión que el señor Registrador.

VI

El Notario recurrente apeló el auto presidencial, manteniéndose en

sus alegaciones y añadió: 1) En cuanto al primer defecto, que no existe

ningún tipo de contradicción en los términos utilizados en la escritura

pública objeto de calificación. En este punto hay que señalar lo que dicen

los artículos 1.285 del Código Civil y 17.2 de la Ley de 1 de julio de 1992,

relativa a las inversiones extranjeras. Que no se entiende qué tiene que

ver la posesión con este tema. Que el artículo 1.462 del Código Civil

establece la entrega de la cosa. Que en este caso, la compraventa se efectúa

en el extranjero, conforme al artículo 11 del Código Civil, y la escritura

calificada contiene todos los elementos y requisitos para que pueda tener

acceso al Registro de la Propiedad español. 2) En lo que concierne al

segundo defecto de la nota, hay que citar el artículo 187 del Reglamento

Notarial.

Fundamentos de Derecho

Vistos el Real Decreto Legislativo 1265/1986, de inversiones extranjeras

en España; los artículos 13 y 17 del Real Decreto 671/1992, que aprobó

el Reglamento de Inversiones Extranjeras en España; el Real Decreto

1080/1991, de 5 de julio, y las Resoluciones de este centro directivo de

4 de enero de 1993 y 14 de octubre de 1998:

1. Se presenta en el Registro una escritura otorgada por el apoderado

de una sociedad que se autodenomina de una inexistente "nacionalidad

gibraltareña", domiciliada en Gibraltar y, por otra parte, por el

representante de un súbdito español, que afirma está domiciliado en Méjico, por

la que la primera afirma que "vendió" en el pasado al segundo un local

comercial dando carta de pago de dicha compraventa, otorgándose dicha

escritura "a los solos efectos de cumplimentar lo dispuesto en la legislación

de transacciones exteriores sobre la intervención obligatoria de fedatario

público"; el Registrador suspende la inscripción por dos defectos: a) No

acompañarse el documento que produjo la venta, por ser imprescindible

para la calificación "tanto civil como administrativa (residencia, medio

de pago, etc.)"; b) por no coincidir los apellidos del apoderado ni el número

y fecha de expedición de su pasaporte.

2. Dados los estrictos términos en que se desenvuelve el recurso

gubernativo, como consecuencia de lo que establece el artículo 117 del

Reglamento Hipotecario, y respecto del primer defecto, hay que decir que no

es necesaria la presentación del documento que ahora se reconoce si en

la escritura presentada se recogen todos los elementos determinantes del

negocio y en la misma se cumplen todos los requisitos civiles y

administrativos del mismo.

3. Respecto al problema de la discordancia de apellidos, si bien es

cierto, como dice el Notario en el recurso, que es explicable que en el

poder se designe al apoderado con un solo apellido, y con dos en la escritura

calificada, pues el primero está otorgado en Gibraltar y la legislación inglesa

exige un solo apellido, y la discordancia de numeración del pasaporte

también puede explicarse por la caducidad del primero y la obtención

de uno nuevo, tales circunstancias no resultan de la escritura sujeta a

calificación, debiéndose exigir al Notario una mayor diligencia en la

identificación del compareciente.

Esta Dirección General ha acordado desestimar el recurso interpuesto,

confirmando el auto presidencial en la forma que resulta de los anteriores

fundamentos.

Madrid, 30 de marzo de 1999.-El Director, Luis María Cabello de los

Cobos y Mancha.

Excmo. Sr. Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid