Está Vd. en

Documento BOE-A-1999-4404

Resolución de 26 enero de 1999, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, en recurso gubernativo interpuesto por don Alberto Martínez Hernansáez, en nombre de «Zanini, Sociedad Anónima», contra la negativa del Registrador mercantil de Barcelona número XII, don Jesús González García, a inscribir una escritura de revocación de poderes y concesión de otros.

Publicado en:
«BOE» núm. 45, de 22 de febrero de 1999, páginas 7432 a 7434 (3 págs.)
Sección:
III. Otras disposiciones
Departamento:
Ministerio de Justicia
Referencia:
BOE-A-1999-4404

TEXTO ORIGINAL

En el recurso gubernativo interpuesto por don Alberto Martínez

Hernansáez, en nombre de "Zanini, Sociedad Anónima", contra la negativa

del Registrador mercantil de Barcelona número XII, don Jesús González

García, a inscribir una escritura de revocación de poderes y concesión

de otros.

Hechos

I

El 11 de octubre de 1995, ante el Notario de Barcelona don Gerardo

Delgado García, la representación de "Zanini, Sociedad Anónima", otorgó

escritura por la que se revocan los poderes conferidos por la sociedad

a las personas que se mencionan y se confieran poderes a don Jorge y

don Carlos Torras Torras para que indistintamente y hasta 100.000.000

de pesetas y conjuntamente a partir de dicha cantidad puedan ejercitar,

en nombre y representación de la sociedad poderdante, las siguientes

facultades: "... e) Otorgar contratos de trabajo, transporte y fletamento;

contratar, modificar, rescatar, pignorar, rescindir y liquidar seguros de todas

clases, pagar las primas y percibir de las entidades aseguradoras las

indemnizaciones a que hubiere lugar, recibir y firmar la correspondencia y llevar

los libros de comercio, participar en desgravaciones fiscales y devolución

de ingresos indebidos".

II

Presentada copia de la anterior escritura en el Registro Mercantil de

Barcelona, fue calificada con la siguiente nota: "Presentado el documento

que antecede, según el asiento 2548 del diario 649. No se practica operación

alguna por observarse los siguientes defectos: 1. o Debe hacerse constar

el número de protocolo de las escrituras de poder que se revocan por

el presente documento para su identificación, si bien debe tenerse en

cuenta que no constan inscritas ninguna escritura de poder otorgadas

los día 7 de marzo de 1974, 17 de octubre de 1979, 23 de abril de 1981

y 15 de marzo de 1990, a favor de los señores que se citan y que sólo

es inscribible la revocación de los poderes previamente inscritos

(artículo 11.2 del Reglamento del Registro Mercantil). 2. o Las facultades del

apartado e) del texto del poder no reúnen suficiente claridad; al parecer

existe omisión en dichas facultades. 3. o Según Registro, el código de

identificación fiscal de la sociedad es A-08-195-844. Barcelona, a 25 de

noviembre de 1995. El Registrador. Firma ilegible". Vuelta a presentar, fue objeto

de la siguiente calificación: "Presentado el documento que antecede, según

el asiento 2072 del diario 656. No se practica operación alguna por

observarse el siguiente defecto: Se reiteran los defectos observados en la anterior

nota de esta Oficina. Barcelona, a 22 de febrero de 1996. El Registrador.

Firma ilegible".

III

Don Alberto Martínez Hernansáez, en representación de "Zanini,

Sociedad Anónima", interpuso recurso de reforma contra la anterior calificación,

y alegó: 1. o Que en la escritura que se califica se llevan a efecto dos

actos claramente diferenciados: Se revocan determinados poderes en favor

de determinados apoderados y se otorgan otros nuevos poderes. 2. o Que

en lo que se refiere al tercer y último defecto, que afecta a los dos actos

contenidos en la escritura, se considera que, en modo alguno, puede

suponer causa suficiente para denegar la inscripción. Se trata, sin duda alguna,

de un error mecanográfico. Que otra escritura autorizada por el mismo

Notario y en la misma fecha, con número de protocolo inmediatamente

posterior y que adolecía del mismo defecto, fue inscrita, causando la

inscripción número 56, haciéndose constar en la nota de inscripción que

"según el Registro el número de identificación fiscal de la sociedad es

A-08-195.844". Que igualmente pudo haberse hecho con la escritura ahora

calificada. 3. o Que la supuesta falta de claridad de uno de los apartados

del poder no impedía la inscripción de la parte clara del mismo, conforme

a lo dispuesto en el artículo 63 del Reglamento del Registro Mercantil,

máxime cuando así se solicitaba en la instancia que acompañó a la segunda

presentación del título. Que el apartado supuestamente adolecedor de falta

de claridad es diáfano. Que, por otro lado, si existe poca claridad, será

problema del apoderado con el bastanteo que pueda hacerse del poder

si pretende ejecutar actos que la contraparte no lo estima bastante, pero

no es razón para no inscribir el poder totalmente, ni mucho menos,

parcialmente. 4. o Que el primer defecto hace referencia al otro acto que

contiene el título: La revocación de determinados poderes. Que es evidente

que sólo podrá inscribirse la revocación de los poderes previamente

inscritos, en virtud del artículo 11.2 del Reglamento del Registro Mercantil.

Que, por otra parte, ninguna norma legal, reglamentaria ni estatutaria,

impone la obligación de reseñar el número de protocolo del poder que

se revoca, que queda perfectamente identificado por la mención del nombre

del apoderado, Notario ante el que se confirió y fecha de otorgamiento,

lo que no deja lugar a dudas acerca del mismo, especialmente si está

inscrito, único supuesto que se debe contemplar, con lo que queda

totalmente identificado. Que el artículo 37 del Reglamento del Registro Mercantil

ni siquiera impone al Registrador la obligatoriedad de hacer constar en

la inscripción el número de protocolo de los documentos; pero, en cualquier

caso, a quien no impone tal obligación ni la Ley, ni el Reglamento, ni

norma legal alguna, es al otorgante del documento ni al fedatario

autorizante.

IV

El Registrador Mercantil de Barcelona número XII resolvió mantener

íntegramente la calificación recurrida en los términos que resultan de

los siguientes fundamentos: I. Que en cuanto al primer defecto de la

nota, relativo a la necesidad de identificar suficientemente los poderes

que se revocan, advirtiendo que existe confusión respecto de otros que

se pretenden revocar pero no aparecen inscritos. Que en ningún momento

se ponen en relación los nombres de los apoderados con las fechas de

otorgamiento de los respectivos poderes y de los fedatarios autorizantes.

A ello hay que añadir que muchos de ellos no aparecen inscritos. Que

si lo que se pretendía era revocar todos los poderes que aparecieran

inscritos a favor de determinadas personas, bastaba expresarlo así junto con

los nombres de dichos mandatarios para despejar toda incertidumbre.

Que la instancia a que alude el recurrente, hay que señalar: 1. o Que

en cuanto a la instancia no se acompaña con el recurso. 2. o Que la solicitud

de despacho parcial incumbe al interesado, no al mero presentante,

conforme al artículo 63 del Reglamento del Registro Mercantil. 3. o Que la

necesaria aclaración de la escritura debe hacerse por el otorgante y en

escritura pública. II. Que la solicitud del número de protocolo de las

escrituras de apoderamiento revocadas se formula como medio más fácil

y cómodo para los interesados de identificar las citadas escrituras. Que

parece que se considera que el Registrador es quien está obligado a indagar

la voluntad de los interesados, cuando dicha función pertenece al fedatario

autorizante, así como la de plasmar adecuadamente dicha voluntad en

el correspondiente otorgamiento, pudiéndose citar especialmente los

artículos 147 y 148 del Reglamento Notarial. Que aunque en términos

generales no es imprescindible hacer constar en la escritura de revocación

de los poderes el número de protocolo, deben hacerse las siguientes

matizaciones: 1. o Los artículos 172, 173 y 178 del Reglamento Notarial, de

los que se derivan argumentos en contra de dicho aserto. 2. o El artículo

58, número 2 "in fine", del Reglamento del Registro Mercantil. Que el

artículo 37 del Reglamento citado, aunque no mencione expresamente el

número de protocolo, prácticamente obliga a reflejarlo en el asiento, al exigir

que consten, respecto a los documentos notariales "los datos de su

autorización". III. Que, en definitiva, surge la duda acerca de la revocación,

porque a la hora de identificar los poderes no se sabe si han de prevalecer

las fechas o los nombres de las personas. Que dado que no hay coincidencia

en ambos datos, quedaría la duda acerca si debió revocarse o no alguno

de los apoderamientos inscritos. Que en el examen de este defecto, hay

que decir que ni el recurrente en la representación que ostenta, ni el

funcionario calificador, pueden arrogarse la interpretación de la voluntad

del otorgante en términos tales que resulten abiertamente contrarios con

la forma en que la misma ha sido expresada ante el Notario y recogida

en el correspondiente otorgamiento de la escritura. IV. Que en cuanto

al examen del segundo defecto, del contenido de otras inscripciones

practicadas en la hoja abierta a esta sociedad se puede deducir con toda claridad

que se trata de un simple error material, pero de consecuencias

perturbadoras. Que la escritura calificada en su otorgamiento segundo confiere

poderes a dos personas autorizándolas para, entre otras facultades,

"participar en desgravaciones fiscales y devolución de ingresos indebidos; que

el verdadero sentido de dichas facultades es... ªsolicitar desgravaciones

fiscales y devolución de ingresos indebidosº". Que como se observa hay

bastante diferencia de contenido. Que en virtud del contenido del Registro

(artículos 18 del Código de Comercio y 6 del Reglamento del Registro

Mercantil) y siguiendo el espíritu de las Resoluciones de 21 de septiembre

de 1992 y 6 de junio de 1994, se llegó a la conclusión de que la más

elemental prudencia aconseja rechazar la inscripción de unas facultades

a todas luces absurdas y carentes de sentido. V. Que en cuanto al último

defecto advertido, haberse expresado erróneamente el número de

identificación fiscal de la sociedad, hay que señalar que entre las funciones

del Registro Mercantil no se encuentra la de corregir errores

mecanográficos ajenos, sólo advertirlos.

V

El recurrente se alzó contra la anterior Resolución, manteniéndose

en sus alegaciones, y añadió: I. Que del propio examen del documento

calificado, se desprende que no existe la confusión que pretende el señor

Registrador, puesto que en el mismo por el calificador se han tachado

a lápiz los poderes no inscritos, lo que evidencia que, "a sensu contrario",

aparece totalmente claro los poderes revocados, que, por haber sido

previamente inscritos, deben tener constancia registral. Que es evidente que

sólo a éstos ha de alcanzar la inscripción de la revocación, cuestión que

no es preciso solicitar de modo expreso, conforme a lo dispuesto en el

artículo 62.2 del Reglamento del Registro Mercantil. II. Que en lo referente

a la obligación de indicar el número de protocolo de la escritura, hay

que citar la Resolución de 31 de mayo de 1991. Que los artículos 172,

173 y 178 del Reglamento Notarial carecen de toda mención al número

de protocolo. Que la facultad que el artículo 58.2 confiere al Registrador,

únicamente podrá ser usada cuando no aparezca con claridad lo que se

pretende en el título, cuestión que no se da en el caso que se estudia.

Que del artículo 37.2. a del Reglamento del Registro Mercantil se desprende

que el número de protocolo no es circunstancia que necesariamente conste

en el asiento. III. Que en lo que se refiere al segundo defecto, y aun

admitiendo que hubiera omisión involuntaria, ello no faculta al Registrador

para denegar la inscripción, puesto que el poderdante es libre de conferir,

por error o no, menos facultades de las que tiene (no más) y esto es

lo que aquí ha sucedido. Que la expresión "participar en desgravaciones

fiscales" podrá ser calificada como se quiera, pero, desde luego, no de

ser poco clara, pues todo el poder o todas las facultades del mismo se

encuentran afectas a la inicial expresión del artículo de los estatutos

"puedan ejercitar en nombre y representación de la sociedad poderdante", o

sea, para provecho de la sociedad poderdante, nunca en su propio beneficio.

IV. Que en lo que se refiere al último defecto, el señor Registrador a

pesar de reconocer que es un simple error mecanográfico, lo mantiene

como defecto que suspende la inscripción de la escritura.

Fundamentos de Derecho

Vistos los artículos 18 del Código de Comercioy6y58delReglamento

del Registro Mercantil, y la Resolución de 31 de mayo de 1991:

1. Según el primero de los defectos que el Registrador achaca a la

escritura de revocación calificada, debe hacerse constar el número de

protocolo de las escrituras de poder que se revocan, para su identificación,

y respecto de determinados poderes revocados no es inscribible la

revocación por no constar aquéllos previamente inscritos.

El defecto invocado carece de fundamento. Al expresarse en la escritura

de revocación los datos relativos al nombre de los apoderados, Notarios

autorizantes de las escrituras de apoderamiento y fecha del otorgamiento

de éstas, no puede obstaculizarse la inscripción solicitada so pretexto de

omisión de sus números de protocolo, toda vez que el Registrador, al

calificar, ha de tener en cuenta no sólo los datos que resulten del título

presentado sino también de los asientos del Registro (artículo 6 del Reglamento

del Registro Mercantil), de modo que sin necesidad de expresar la

circunstancia identificadora ahora cuestionada puede conocerse el exacto

alcance subjetivo de la revocación que ha de inscribirse, sin que constituya

obstáculo alguno la revocación de otros poderes no inscritos, circunstancia

esta última que no constituye propiamente defecto del título.

2. El segundo defecto se refiere al contenido del poder que mediante

la escritura se confiere a determinadas personas. A juicio del Registrador,

las facultades consistentes en "participar en desgravaciones fiscales y

devolución de ingresos indebidos" no reúnen suficiente claridad por existir

determinada omisión según infiere aquél de la comparación con otras

escrituras anteriormente inscritas en la hoja abierta a la misma sociedad,

en las que se expresan las facultades de "participar en concursos y subastas;

constituir, modificar y retirar fianzas y depósitos; solicitar desgravaciones

fiscales y devolución de ingresos indebidos".

Tampoco puede ser mantenido este defecto si se tiene en cuenta que

la facultad cuestionada tiene por sí sola sentido -sin que pueda el

Registrador atribuir a la frase empleada distintas acepciones por lo que resulte

de inscripcionesanteriores y que nada impide que la sociedad, con base

en la autonomía privada, limite las facultades que de ordinario viene

confiriendo a sus apoderados.

3. Por último, el tercer defecto, relativo al error material en la

expresión del código de identificación fiscal de la sociedad, carece de entidad

suficiente para impedir la inscripción del título y así lo reconoce

paladinamente el Registrador en su decisión al admitir que se trata de una

advertencia para corregir dicho error en su nota de despacho cuando

se extienda la inscripción.

Esta Dirección General ha acordado estimar el recurso y revocar la

nota y la decisión del Registrador en los términos que resultan de los

precedentes fundamentos de derecho.

Madrid, 26 de enero de 1999.-El Director general, Luis María Cabello

de los Cobos y Mancha.

Sr. Registrador mercantil de Barcelona número XII.

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid