Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Ministerio de la Presidencia Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Está Vd. en
  • Inicio
  • BOE
  • 05/02/1881
  • Documento BOE-A-1881-813

Documento BOE-A-1881-813

Real decreto aprobando el proyecto de reforma de la Ley Enjuiciamiento civil.

TEXTO

REAL DECRETO.

Teniendo presente lo dispuesto en la ley de 21 de Junio del año próximo pasado, por la cual se autorizó á mi Gobierno para que, con sujeción á las bases en la misma comprendidas, y oyendo, como lo ha efectuado, á la Sección1 correspondiente de la Comisión general .de Codificación, procediera a reformar' la ley de Enjuiciamiento civil, dictando las disposiciones convenientes para su .planteamiento; conformándome con lo propuesto por el Ministro $e Gracia y Justicia, de acuerdo eon el parecer de mi Consejo de Ministros, 1

Vengo en decretar lo siguiente:

Artículo 17 Se aprueba el adjunto proyecto de reforma del Enjuiciamiento civil, redactado con arreglo á Jas prescripciones y en virtud déla autorización concedida al Gobierno por la ley de 21 de Junio de 1880.

Art. 2.° La nueva ley de Enjuiciamiento civil principiará á regir el 1.° de Abril del corriente año.

Art. 3.® Los .pleitos pendientes en. la actualidad continuarán sustanciándose en la instancia en que se hallen, con arreglo á la ley hoy vigente, ano ser quedos litigantes^ todos de común acuerdo, pidieren que el procedimiento se ¡acomode á la nueva ley.

Art. 47 Terminada la instancia en que actual mente se hallen los pleitos, en el caso de que está haya continuado sustanciándose por el procedimiento hoy vigente, si fuere la primera y se interpusiere apelación dé la sentencia definitiva que en ellos se dictare, se sustanciará la segunda, y en su caso el recurso de casación, con arreglo á la nueva ley.

Art. 57 Los pleitos que hoy se encuentren'*en el período de ejecución de sentencia, se sustanciarán con arreglo á las prescripciones de la nueva ley.

Exceptúanse aquellos en que estuviere interpuesta uña apelación en ambos efectos, y este recurso procediere en uno solo según la nueva ley, en cuyo caso se sustanciará conforme á lo prevenido en la hoy vigente.

Art. 6.° Los recursos de casación que estuvieren interpuestos ántes de de Abril próximo, se seguirán por los' trámites de la .foy actual: ios que lo fueren con posterioridad á aquella fecha, aun cuando se hayan preparado con anterioridad, se ajustarán á los de la nueva lev.

Art. 7.® Los pleitos que se incoen después de la fecha de este decreto y ántes de 1.® de Abril del corriente año, se sustanciarán con arreglo a la antigua ley, ó á la nueva, según los litigantes acordaren.

Art. 8.® Para que pueda tener efecto lo determinado en el artículo anterior, los Jueces ántes de dar curso á las demandas que se dedugeren hasta el 1.® de Abril próximo, convocarán á ías partes á una comparecencia. Si dé ella no resultase acuerdo, se ajustarán los procedimientos á la ley que hoy rige.

No presentándose el demandante ó el demandado en la comparecencia, elegirá el que se presente, aquella do las dos leyes quemas le convenga, para sustanciar la primera instancia. \

No compareciendo ninguno, sq sujetará el procedimiento á la nueva ley. !

Art. 9.® Los Procuradores que tengan poder para pleitos podrán concurrir á las comparecencias de que se habla en el artículo que precede, y acordar, en nombre de sus representados, lo que estimen conveniente sobre el procedimiento que haya de seguirse.

Dado m Palacio á tres de Febrero de mil ochocientos •chenta y uno.

ALFONSO

H1 Miaintra de Gracia y Justicia. jSatursiifiift Ai vareas ISi&gr&llaS.

LEY DE ENJUICIAMIENTO CIVIL.

LIBRO PRIMERO.

DISPOSICIONES COMUNES A LA JURISDICCION CONTENCIOSA

Y Á LA VOLUNTARIA.

TÍTULO PRIMERO.

DE LA. COMPARECIENCIA £N JUICIO.

Articulo i:' o.-; que haya de comparecer eri juicio,, tanto en asuntos ele i a ¡ urisdicoion. contenciosa .cénio de la vo

luntaria, deberá verificarlo ante el Juez ó Tribunal que sea competente, y en la forma ordenada por esta ley.

SECCION PRIMERA.

De los litigantes, Procuradores y Abogados.

Art. 2.° Sólo podrán comparecer en juicio los que estén en el pleno ejercicio da sus derechos civiles.

Por los que no se hallen en este caso comparecerán sus representantes legítimos, ó los que deban suplir su incapacidad con arreglo á derecho. \

Porcias corporaciones, Sociedades y demás entidades jurídicas, comparecerán las personas que legalmente las representen.

Art, 3.® La comparecencia en juicio será por medio de Procurador desálmente . habilitado para funcionar en el Juzgado ó Tribunal que conozca de los autos, y con poder declarado bastante por un Letrado.

El poder se acompañará precisamente con el primer escrito, al que no se dará curso sin este requisito, aunque contenga la protesta de presentarlo.

Art. 4í° No obstante lo dispuesto en el articulo anterior, podrán los internóos comparecer por sí mismos, ó ponmééio de sus adunan» Oidores; ó apoderados, pero jac vafiéndosé de otra pe ¿>ona que no sea Procurador habilitado, en los pueblos donde los haya:

17' En los actas ere conciliación. ■

2.® En los juicios de que conozcan en primera instancia Jos <1 ueces municipales.

3.® En los juicios de. menor cuantía.

4® En tos de árbitros y amigables componedores.

5.® En Jos juicios uni versales, cuando se limite la comparecencia á la presentación de los tí ules de créditos ó derechos, ó para concurrir á juntas,

6.® En los incidentes de pobreza, alimentos, provisionales, embargos preventivos y diligencias urgentes que sean preliminares del juicio.

77 En los actos dé jurisdicción voluntaria.

Art. 57 La aceptación del poder se presume por el hecho de usar de él el Procurador. >

. Aceptado el poder, queda el Procurador obligado: ;

1.® A seguir el juicio miéntras no haya cesado en su cargo por alguna de las causas expresadas en el art. 9.°

2.® A trasmitir ai Abogado elegido por su cliente, ó por él misino cuando á esto se extienda el mandato, Yodosdos documentos, antecedentes é instrucciones que se ie remitan ó pueda adquirir, haciendo cuanto conduzca, á la defensa de su poderdante, bajo la responsabilidad quedas leyes imponen"al mandatario.

Guando no tuviese instrucciones ó fueren insuficientes las remitidas por el mandante, hará lo que requiera la naturaleza ó. índole del negocio.

3.® A recoger de poder del Abogado ques cese, en la dirección de un negocio las copias de ios' escritos y documentos y. fiémás antecedentes qiie obren en su poder, para entregarlósnl que se encargue de continuarlo.

4.® A tener al cliente y al Letrado siempre al corriente del curso del negocio que se le hubiere confiado, pasando al segundo copias de todas las providencias.que se le notifiquen.''

0.® A pagar todos los gastos que se causaren á su instancia, inclusos los honorarios de i os Abogados, aunque : hayan sido .elegidos por su poderdante. . . ,

Art. 6.° Miéntras continúe el Procurador,en su cargo, oirá' y firmará los emplazamientos, citaciones, requerí- ^ mientos y notificaciones dé5todas' ciases, inclusas las de : sentencias, que deban hacerse á su parte durante el ou rso del.pleito y hasta que quede ejecutada la sentencia, teniendo estas actuaciones la misma fuerza que si interviniere en ellas directamente el poderdante, sin que le sea lícito pedir que se entiendan con este.

Se exceptúan: f

,4;° Los emplazamientos, citaciones y requerimientos ; que la ley disponga se.practiquen á.los Mismosinteresados en persona.

2.° Las citaciones que tengan per objeto lacomparé-' cencía.obligatoria del citado.

Art. 7.° .-•.Si después de entablado-un negocio el poder dante no habilitare á su. Procurador: con ios fondos necesarios para continuarlo, podrá este pedir .que sea aquel apremiado a verificarlo.

Esta pretensión se deducirá én ei Juzgado ó Tribunal que conózca del pleito* el* cual accederá á ella, fijando la cantidad que estime necesaria y el plazo en que haya de entregarse, bajo apercibimiento-,de apremio. r .

Art. 8.° Guando un Procurador tenga que.exigir de su poderdante moroso las cantidades que este le adeúde por sus derechós y por los gastos que le hubiere suplido para él pleito, presentará ante el Juzgado ó Tribunal cri que radicare el negocio cuenta -detallada y justificada;, y jurando; que le son.debidas y no satisfechas las cantidades que de. élla resulten y reclame, mandará ia Sala ó el Jaez que se" requiera ai poderdante para que las pague, con las costas, dentro de un plazo que río excederá ce diez dias, bajo apercib i miento d e apremio.

Igual derecho que los Procuradoras, tendrán sus herederos re pecio á ios créditos de. esta naturaleza que aquellos les dejaren.

Verificado el pago, podrá el deudor reclamar cualquier agravio, y si resultare haberse excedido el Procurador en. su cuenta, devolverá eldupSo del exceso,.con,las costas que se causen casta el completo resarcimlento.

Art. 9.° Cesara eí Procurador en su representación.:

1.® ' Por la revocación expresa Ó tácna de i poder, luego que conste en ios autos.-Se entenderá revocado •■■táquameit'-* tep»or el nombramiento posterior de otro Proeumijoo que se nava personado en el mismo negocio.

2.® ‘ Por el desistimiento vola, ta/fo del Procurador ó por cesar oh su oficio, o tundo o1*1* «a 1 ' á poner o- n cípaeioñ uno y otro c^so Vn enano -,io sus

úariw, ju »oí«ieim-mio í■ '.púremc¿ m * * n¡¡t*¡■ ikI.

MAumv.s core nt.» cj uosio í to m ios aiitos,

por uno du estos dos - .mtfiius,(y-se m tenga pqr desistido,

no podrá el Procurador abandonar la representación que tuviere.

3.° Por separarse el poderdante de la acción ó de la oposición que hubiere formulado.

4.® Por haber trasladado el mandante á otro sus derechos sobre la cosa litigiosa, luego que la trasmisión haya sido reconocida por providencia ó auto firme, con audiencia de la parte contraria.

5.® Por haber terminado la personalidad con que litigaba su poderdante.

6.a Por haber concl uido el pleito ó acto para que se di ó el poder, si fuese para él determinadamente.

7.° Por muerte del poderdante ó del Procurador.

En el primero de estos dos casos, estará obligado el Procurador á poner el hecho en conocimiento del Juez ó Tribunal, tan pronto como llegue á su noticia, para que se tenga por terminada su representación, acreditando en forma el fallecimiento; y si no presentare nuevo poder de los herederos ó causa-habientes del finado, acordará el Juez ó Tribunal que se les cite para que dentro del plazo que les fijará se personen en.los autos, bajo apercibimiento de lo que haya lugar. fo

Guando fallezca el Procurador, se hará saber á su poderdante con él objeto expresado.

Art. 10., Los litigantes señan dirigidos por Letrados habilitados iégaimenfe para ejercer .su profesión jen el Juzgado ó Tribunal que conozca de los autos. No podrá proveerse ó ninguna solicitud que no lleve la firma de Letrado. Exceptúanse solamente:

1.® Los actos de conciliación.

27 Los juicios de que conocen en primera instancia los Jueces municipales.

3.° Los actos de jurisdicción voluntaria.

En este ultimó caso será potestativo valerse ó no de Letrados.

4.° Los escritos que tengan «por objeto personarse en el juicio, acusar rebeldías, peair apremios, próroga de términos, publicación de probanzas, señalamiento de vistas, su uspension, nombramiento de peritos y euáiesquiera otras diligencias de mera tramitación.

Cuando la suspensión de, vistas, próroga de , térniino ó diligencia que se pretenda se funde én causas que sé refieran especialmente al Letrado, también deberá este firmar el escrito, si fuere posible.Art. 11. No obstante lo dispuesto en los artículos 4.® y 10, tanto los Procuradores corno los Abogados podrán asistir con el carácter de apoderados ó de hombres buenos á los actos de conciliación,"4cotí elfie auxiliares de los interesados á los juicios verbales, cuando las partes quieran valerse espontáneamente de ellos.

En estos casos, si hubiere condenación dé costas á favor del que se haya valido de Procurador ó de Letrado, no se comprenderán en ellas Iqs derechos de aquel, ni los honorarios de este.

Art. 12. Los Abogados , podrán ijeel^a/rApl Procurador; y «Leste no interviniera, de lamparte á quien defiendan; él'pago*' dé loéhoñórarids qué hubíere‘n*de ven gado en él pleito, presentando Minuta detallada y jurando qUe no íe han sido satisfechos.

Deducida en tiempo essa pretensión, el Juez ó Tribunal accederá á ella e,n la forma prevenida en el art, 87; pero si ■e! apremiado impugnare ios honorarios por excesivos, se procederá previamente á su regulación, conformó á Id que se dispone en los artícülQS'427 y siguiente. *

SECCION SEGUNDA.

De la defensa por pobre.

Art. 13. ,Lajusticiaadministrará gratuitamente á los pobres que por fps, irlbunal.es -y, Juzgados. sean declarados con derecho á esté beneficio.

Art. 14. Los qué sétói declarados pobres disfrutarán ■los beneficios siguientes: ; ;

. 1.® El fie usar para su defensa papel del sellq de pobres:

’. 2.® ;Eí que séf jes nombre Abogado y. Procurador, sin obligación de pagarles honorarios,iii. derechos.

3.® La exención del pagó de toda, clase dé derechos á ios auxiliares y subalternos dé' los Tribunales y Juzgados.

: 4.° El de dar caución juraforia de pagar si vinieren á

mejor fortuna,, en vez .de hacer Jos depósitos necesarios ‘para la interposición de cualesquiera, recursos. v.;

5.® Eí de que se cursehr y cumplimenten de oficio, si así ló solicitaren, los exhortos y demás despachos que se

j expidan á su instancia. ’ ' > '

Art. áfi. Sólo podrán ser declarados pobres:

* 1.® Los que vivan:de.un jornal ó salario eventual.

i 2.® Los que. vi van sólo de un salario permanente ó de ? un sueldo, cualquiera que 'sea su procedéñcia, que no exceda del doble jornal dé uir bracero en la localidad donde tenga su 'residencia habitual el que solicitare la defensa por pobre.

3.° Los que vivan sólo de rentas, cultivo de tierras ó cria de ganados, cuyos productos estén graduados en una suma qué no exceda de Ja equivalente ai jornal daidos , braceros .en el lugar dé su residencia habitual.

.4.® Los que vivan sólo del ejercicio de una industria ó de los productos decualquier comercio por los cu ales, pago en de ly utribúcion úna su.pa,ánferipr á la fijada onda i siguiente escala: ; ' ' ■'

En ías capitales de provincia de primera clase, fiSpe^

: setas. ■ . , :

En las,,da segunda , 30 pesetas. : . *

Eri las da tercera y cuarta. y, demás-: pobIaci(WSr;qn^ ; pasen de 40.000almas, 40pesptas.

En las cabezas “de partido judicial de término qué ño vestén comprendidas en alguno de los casos anteriores, y d<r’ ás roblacione-. que, excediendo da.;'40.000 habitantes

y o Jo 20.000, 80 peaéfots.rr-F .

En las .de parir.do judicial, de ascenso y f virada y i e;1. fo j b >«i i i < >n es q i cé xcr d ien< io d e o.OOO habitantes .o n do 10.000, pesetas, *v y •

r..u ¡asi demás pjUací.oncs, 20 pei’élns. , : ■ f b.° L^.>t que.trngán e^ba,cgaá¿?s todos áuSobienes hayan.joedádq judlcialmsnterá

industria, oficio ó profesión, ni se hallen en el caso del artículo 17.

En estos casos, si quedaren bienes después de pagar a los acreedores, se aplicarán ai pago de las costas causadas á instancia dei deudor defendido como pobre.

Art. 16. Cuando alguno reuniere dos ó más modos de vivir de los designados en el articulo anterior, se computarán los rendimientos de todos ellos, y no podrá otorgársele la defensa por pobre, si reunidos excedieren de ios tipos señalados en el artículo precedente.

Art. 17. No se otorgará la defensa por pobre á los comprendidos en cualquiera de los casos expresados en el artículo Ib, cuando, á juicio dei Juez, se infiera del número de criados que tengan a su servicio, del alquiler de la casa que habiten ó de otros cualesquiera signos exteriores, que tienen medios superiores ai jornal doble de un bracero en cada localidad.

Art. 18. Tampoco se otorgara la defensa por pobre al litigante que disfrute una renta que, unida á la de su consorte ó al producto de los bienes de sus hijos, cuyo usufructo le corresponda, constituyan acumuladas una suma equivalente al jornal de tres braceros en el lugar donde tenga la familia su residencia habitual.

Art. 19. Cuando litigaren unidos varios que individualmente tengan derecho á ser defendidos por pobres, se les autorizará para litigar corno tales, aun cuando los productos unidos de los modos de vi$ir de todos excedan de los tipos que quedan señalados.

Art. $0. El beneficio de la defensa por pobre sólo se concederá para litigar derechos propios. ^ '

El cesionario que lo tenga no podrá utilizarlo para litigar los derechos dei cedente, ó los que haya adquirido de un tercero á quien no corresponda dicho beneficio, fuera del caso en que la adquisición haya sido por tituló de herencia.

Art. 21. La declaración de pobreza se solicitará siempre en el Juzgado ó Tribunal que conozca ó sea competente para conocer del pleito ó negocio en que se trate de utilizar dicho beneficio, y será considerada como un incidente de) asunto principal.

Art. 22. Cuando el que solicite ser defendido como pobre tenga.por,pbjeto entablar una demanda, se esperará, para dar cursoá esta, á que sobredi incidente de pobreza haya recaido ejecutoria.

No obstante, los;■ Jueces accederán á que se practiquen, sin exacción de derechos, aquellas actuaciones de cuyo aplazamiento puedan seguirse perjuicios irreparables al actor, 'suspendiéndose inmediatamente después el curso del pleito.

Art. 23. Cuando se solicite la defensa por pobre, tanto por el actor como por el demandado, después de contestada ó al contestar la demanda, se sustanciará en pieza separada, la cual se formará á costa del que pida la pobreza.

. Sólo podrá suspenderse en este caso el curso del pleito principal por conformidad de ambas partes.

Art. 24. Cuando el actor no haya solicitado la defensa por pobre ántes de presentar su demanda, si la pide después, no podrá otorgársele si no justifica cumplidamente que ha venido al estado de pobreza después de haber entablado, el pleito,

-Art. 25. El litigante que no haya sido defendido por pobre en Ja primera instancia', si pretende gozar de este beneficio en la segunda, deberá justificar que con posterioridad á aquella, ó en el curso de la misma, ha venido al estado de pobreza. No justificándolo cumplidamente, no se; le otorgará la defensa por pobre.

Art. 26. La regla fijada en el artículo anterior será aplicable asimismo al que, no habiendo litigado como pobre én la segunda instancia, solicitare que se le defienda como tal para interponer ó seguir el recurso de casación.

En este easo no estará dispensado del depósito si no hubiere solicitado la defensa por pebre ántes déla citación para sentencia en la segunda instancia.

Art. 27. A todo el que solicite en forma la declaración de pobreza se le defenderá^ desde luego como pobre, nombrándole de oficio Abogado y Procurador, si lo pidiere, sin perjuicio de lo que se resuelva en definitiva.

También se nombrarán Abogado y Procurador de oficio al que lo solicite con objeto de entablar la demanda de pobreza. ■ ( , á

Art. 28. Esta demanda se formulará del modo prevenido en el art. 524 para las demandas ordinarias , expresándose,además en ella: r

d.° Él pueblo de la naturaleza dél demandado, el de su domicilio actual y el que haya tenido en los cinco años anteriores.

2.° Su estado, edad, profesión ú oficio y medios de subsistencia.

3.° Si fuere casado ó viudo, el nombre y pueblo de la naturaleza de su consorte y los hijos que tengan.

_4.° La casa ó cuarto en que habiten, con expresión de la callé y número y del alquiler qué paguen,

* 5.° Los bien8f de su consorte y de sus hijos, cuyo usufructo le correspónda y la renta que produzcan.

6.° : Y acompañará uña certificación expedida por la Autoridad ó funcionario competente de no pagar contribución de ninguna clase en el año económico corriente y en'el anterior, ó de la que pague, acompañando en este caso los recibos del último trimestre que hubiere satisfecho, y otra certificaciQn en su caso pará acreditar si se halla ó no inscrito en las listas electorales y en qué concepto.,. " '7,;C. .. á

c Art. 29. Nq se dará curso á las demandas que no contengan los requisitos expresados en el artículo anterior.

Si alegare,el' demandante no haber podido adquirir las certificaciones expresadas en el núm. 6;? de dicho artícur iPvlas reclamará el Juez de oficio, pero no se dará curso á i^depianda miéntras no se unan á Jos autos.

Art. 30. Las demandas de pobreza se sustanciarán y decidirán por lqsétrámites establecidos para los incidentes, con audiencia del litigante ó litigantes contrarios, y del Jíinisterip fiscal en representación del Estado.

Cuan^^deduzcá esta demanda antes de entablarse el

pleito, se emplazará á los que deban contestarla, .para que dentro de nueve dias comparezcan con este objeto.

Si no compareciere ei litigante contrario, se sustanciará sólo con el Ministerio fiscal.

Art. Sí. Siempre que se deniegue la defensa por pobre, se condenará en las costas de la primera instancia ai que la liava solicitado.

En caso de apelación, se impondrán las de la segunda instancia á quien corresponda con arreglo á derecho.

^ Art. 32. ^ Luego quesea firme la sentencia, se practicará la tasación de las costas, coa inclusión dei papel sellado que deba reintegrarse, y se procederá á hacerlas efectivas por la vía de apremio.

Art.'33. La sentencia concediendo ó negando la defen-, sa por pobre no produce los efectos de cosa juzgada. ’

En cualquier estado del pleito podrá la parte á quien interese promover nuevo incidente para su revisión y revocación, siempre que asegure, á satisfacción dei Juez, el pago de las costas en que será condenada si no prospera su pretensión.

De esta fianza estará exento el Ministerio fiscal cuando promueva dicho incidente.

^ Art. 34. En ei caso del artículo anterior, no se otorgará la defensa por pobre ai litigante á quien hubiese sido denegada, si no justifica cumplidamente que ha venido á ese estado por causas posteriores á la sentencia que le negó anteriormente aquel beneficio.

No se dará curso á su nueva demanda si no se funda en dicho motivo.

Art. 35. La declaración de pobreza, hecha en un pleito, no puede utilizarse eu otro, si á ello se opusiere el colitigante.

Oponiéndose, deberá repetirse, con su citación y audiencia, la sustanciacion del incidente hasta dictar nueva sentencia sobre la pobreza.

Art. 36. La declaración de pobreza, hecha en favor de cualquier litigante, no le librará de la obligación de pápulas costas en que haya sido condenado, si se le encontrasen bienes en que hacerlas efectivas.

Art. 37. Venciendo el declarado pobre en el pleito que hubiere promovido, deberá pagarlas costas causadas en su defensa,sieMpre que no excedan déla tercera parte dé lo que en él haya obtenido en virtnd de la demanda ó reconvención.

Si excedieren, se reducirán á lo que importe dicha tercera parte.

Art. 38. Cuando no haya bienes bastantes para cubrir los derechos de la Hacienda y los que pertenezcan á los Abogados, Procuradores y demás interesados en las. costas, todos percibirán a prorata la parte que les corres- * ponda.

Art. 39. Estará además el declarado pobre en la obligación de pagar las costas expresadas en el art. 37, si dentro de tres años después de fenecido el pleito viniese á mejor fortuna.

Se entiende que ha venido á mejor fortuna:

1.° Por haber adquirido salario permanente, sueldo, rentas ó bienes, ó estar dedicado al cultivo de tierras ó cria de ganados, cuyos productos sean ó estén graduados en una cantidad superior ai jornal dé cuatro braceros en cada localidad.

Pors pagar de contribución de subsidio cuotas dobles á las designadas en el núm. 4.° dei art. 15.

Art. 40. El que haya sido declarado pobre, podrá valerse dé Abogado y Procurador de su elección, si aceptan el cargo.

No aceptándole, se le nombrarán de oficio,* pero con sujeción á lo que se prescribe en los artículos siguientes.

Art. 41. El que haya obtenido la declaración de pobreza para promover un pleito ó deducir cualquier demanda, deberá presentar al Juzgado, en papel común ó del sello de pobres, una relación circunstanciada de los hechos en que funde su derecho, y los documentos ó expresión de los medios con que cuente para justificarlos.

A.rt. 42. Luego que ei declarado pobre cumpla lo prevenido en el articulo anterior, se le nombrarán de oficio Procurador y Abogado que se encarguen de su representación y defensa, y se entregarán los autos ál Procurador para que ios pase al estudio del Letrado.

Art. 43. Si el Letrado estimare que son insuficientes los hechos consignados en la relación, podrá pedir dentro de 10 diás que se requiera al interesado para que los amplíe ó aclare sobre los extremos que aquel designe.

Art. 44. Gúando con dicha ampliación ó sin ella, estime el Letrado que es insostenible el derecho que quiere hacer valer el pobre, podrá excusarse de la defensa, haciéndolo presente al J uzgado, dentro de 10 dias, en escrito-sucintamente razonado.

> Art. 45. En este caso, el Juzgado pasará los autos al dolegió de Abogados, para que dos Letrados en ejercicio, de los que paguen las tres primeras cuotas de contribu- ’ cion, den su dictámen sobre si puede ó no sostenerse en juicio Ia; acción que se proponga entablar el declarado pobre. ■ ■ ■>

Si no hubiere Colegio, el Juez nombrará á dos de los Letrados más antiguos del mismo Juzgado, para que den dicho dictamen; y si no los.hubiore hábiles, remitirá los,; autos, por conducto del Juez respectivo,ai Colegio-de Abo-' gados más próximo.

Art. 46. Si el dictámen de dichos dos Letrados fuere conforme con el del nombrado de oficio, se negarán al intere sado los beneficios de la defensa por pobre en aquel asunto, sin perjuicio dederecho para promoverlo como rico.

Art. 47. Cuando. lps dosLetrados, ó uñó de ellos, opinare que procede entablar la acción, ó que es dudoso, por lo’ ménos, el derecho qúe pretenda el de,clarado pobre, se le fiambrará de oficio, otro Apógado? para quien será obligatoria la defensa. r;.T

Art. 4$. En .el caso de ser declarado pobre el demandado, si el Abogado.á quien corresponda su defuisa se excusare por creer insostenible ía pretensión de aquel, den-" tro de seis dias lo manifestará al Juzgado, oi cual dispon-’ drá el nombramiento de otro Abogado.

Si este se excusare también por la misma causa, se pa

sará el asunto al Promotor fiscal, cuando no fuere parte, para que manifieste si es ó no sosteaibie la pretensión del pobre.

Cuando sea parte el Ministerio fiscal, dará esta dictámen un Abogado que no sea de pobresj, elegido por ei Colegio,, donde lo haya, y en su defecto, designado por ei L.u-z.

. Si el Promotor fiscal, ó el tercer Abogado en su caso, estima insostenible la pretensión del pobre, cesará i a obligación de ios Abogados para la defensa gratuita; paro si la considera sostenibie, Se nombrerá un tercer Aunado de oficio, el cual no podrá excusarse de la defensa

Lo propio se practicará cuando el actor sol cite y obtenga ia defensa por pobre después de contestad.* la demanda, ó cualquiera de las partes durante la aguada instancia.

Art. 49. Los Abogados que dentro de los plazos fijados en los artículos 43, 44 y 48, no hagan la manifestación á que respectivamente se refieren, se entenderá que aceptan la defensa dei pobre, y no podrán excusarse sino por haber cesado en el ejercicio de la profesión.

Art. 50. Ei Letrado que se haya encargado de la defensa de una parte en concepto de rica, si después es declarada pobre, estará obligado á seguir defendiéndola en esto concepto, cuando no haya en el Juzgado Abogados especiales de pobres, hábiles para ello.

TÍTULO II.

DE LA COMPETENCIA Y DE LAS CONTIENDAS DE JURISDICCION.

SECCION PRIMERA.

Disposiciones generales.

Art. oí. La jurisdicción ordinaria será la única competente para conocer de los negocios civiles que se susciten en territorio español entre españoles, entre extranjeros y entre españoles y extranjeros.

Art. 52. Exceptúase únicamente de lo prescrito en el artículo anterior, ia prevención de los juicios de testamentaría y abintestato de los militares y marinos muertos en campaña ó navegación, cuyo conocimiento corresponde á los Jefes y Autoridades de Guerra y de Marina.

Esta'prevención se limitará á las diligencias necesarias nara el enterramiento y exequias del difunto, formación de inventario y depósito de los bienes , libros y papeles, y su entrega á ,los herederos instituidos ó á los que lo sean ; abintestato dentro del tercer grado civil, siendo mayores de edad y no habiendo quien lo contradiga.

En otro caso, y cuando no se hayan presentado los herederos, ó sea necesario continuar el juicio, se pasarán las diligencias al Juzgado á quien corresponda el conocimiento de la testamentaría ó del abintestato, dejando á su disposición los bienes, libros y papeles inventariados.

Art. 53. Para que los Jueces y Tribunales tengan competencia se requiere:

d.° Que el conocimiento del pleito, ó de los actos en que intervengan, esté atribuido por la ley á la autoridad que ejerzan.

^ 2.° Que les corresponda el conocimiento del pleito ó acción con preferencia á los demás Jueces ó Tribunales de su ¿mismo grado.

j Art. 54. La jurisdicción civil podrá prorogarsé á Juez ; ó Tribuna!; que por razón de la materia, de la cantidad objeto dél litijgio y de la jerarquía que tenga en el orden judicial, pueda conocer del asunto que ante él se proponga.

^ Art. 55. Los Jueces y Tribunales que tengan competencia para conocer de un pleito, la tendrán también para las excepciones que en él se propongan, para la reconvención en los casos que proceda, para todas sus incidencias, para ;■ llevar á efecto las providencias y autos que dictaren, y para la ejecución de la sentencia.

¡ SECCION SEGUNDA.

Reglas para determinar la competencia.

, Art. 56. Será Juez competente para conocer de los pleitos á que dé origen el ejercicio de las acciones de toda ciarse, aquel á quien los litigantes se hubieren sometido expresa ó tácitamente.

Esta sumisión sólo podrá hacerse á Juez que ejerza jurisdicción ordinaria y que la tenga para conocer de la mis: ma clase de negocios y en el mismo grado.

Art. 57. £>e entenderá por sumisión expresa la hecha por los interesados renunciando clara y terminantemente a su fuero propio, y designando con toda precisión el Juez á quien se sometieren.

Art. 58. Se entenderá hecha la sumisión tácita:

1.° Por el demandante, en el mero hecho de acudir al Juez interponiendo la demanda.

2. Por el demandado, en ei hecho de hacer, después de , personado en el juicio, cualquiera gestión que no sea Ja de 'proponer en forma la declinatoria.

Art. 59. En Jas poblaciones donde haya dos ó más Jueces de primera instancia, el repartimiento de los negocios determinará la competencia relativa entre ellos, sin que puedan las partes someterse á uno de dichos Jueces, con exclusión de los otros.

Art. 60. La*sumisión expresa ó tácita á un Juzgado para la primera instancia, se entenderá hecha para la segunda $1 superior jerárquico délinismo á quien corresponda conocer de la apelación.

Art. 61. En ningún caso podrán someterse las partes, expresa ni tácitámen'te, para, el recurso de apelación á Juez ó Tribunal diferente de aquel á quien esté subordinado el que haya, conocido en primera instancia.

Art. 62. Fuera de los casos de sumisión expresa ó tácita do que tratan los artículos anteriores, se seguirán las siguientes reglas de competencia:

1.a Éq los juicios en que se ejerciten acciones personalés,sjserá Juez competente el del lugar en que deba cumplirse la obligación, y á falta de este, á elección del demandóte, el del domicilio dei demandado ó el del lugar del contrato, si hallándose en él, aunque accidentalmente, pudiera hacerse el emplazamiento. " T’

Guando la demanda se dirija simultáneamente contra dos ó más personas que residan en pueblos diferentes, y estén obliga cías mancomunada ó solidariamente, no habiendo lugar destinado para el cumplimiento de la obligación, será Juez competente" ei del domicilio de cualquiera de los demandados, á elección del demandante.

2.a En los juicios en que se ejerciten acciones reales sobre bienes muebles ó semovientes, será Juez competente el del lugar en que se hallen, ó el del domicilio del demandado, á elección de i demandante.

3.a En los juicios en que se ejerciten acciones reales sobre bienes inmuebles, será Juez competente ei del lugar en que esté sita la cosa litigiosa.

Cuando lu acción real se ejercito sobre varias cosas inmuebles, ó sobro una sola que esté situada en diferentes jurisdicciones, será Juez competente el de cualquiera de los lugares en cuya jurisdicción estén sitos los bienes, á elección del demandante.

4.a En los juicios en que se ejerciten acciones mixtas, será Juez competente el dei lugar en que se hallen las cosas, ó el del domicilio del demandado, á elección del demandante.

Art. 63. Para determinar la competencia, fuera délos casos expresados en los artículos anteriores, se seguirán las reglas siguientes:

1.a En las demandas sobre estado civil, será Juez competente el del domicilio dei demandado.

2.a En las demandas sobre rendición y aprobación de las cuentas que deban dar los administradores de bienes ajenos, será Juez competente el del lugar donde deban presentarse las cuentas, y no estando determinado, ei del domicilio del poderdante ó dueño de los bienes, ó el del lugar donde se desempeñe la administración, á elección de dicho dueño.

3.a En las demandas sobre obligaciones de garantía ó complemento de otras anteriores* será Juez competente el que lo sea para conocer, 6 esté conociendo, de la obligación principal sobre que recayeren.

4.a En las demandas de reconvención, será Juez competente el que esté conociendo de la que hubiere promovido el litigio.

No es aplicable esta regla cuando^ el valor pedido en la reconvención excediere de la cuantía á que alcancen las atribuciones del Juez que entendiere en ia primera demanda, en cuyo caso este reservará al actor de la reconvención su derecho para que ejercite su acción donde corresponda.

5.a En los juicios de testamentaría ó abintestado, será competente el J uez del lugar en que hubiere tenido ei finado su último domicilio.

Si lo hubiere tenido en país extranjero, será Juez competente el del lugar de su último domicilio en España, ó donde estuviere 1a mayor parte de sus bienes.

No obstará esto á que los Jueces de primera instancia ó municipales del lugar donde alguno falleciere adqpte las medidas necesarias para el enterramiento y exequias del difunto, y en su caso á que los mismos Jueces en cuya jurisdicción tuviere bienes tomen las medidas necesarias para asegurarlos y poner en buena guarda los libros y papeles, remitiendo las diligencias practicadas ai Juez á quien corresponda conocer de la testamentaría ó abintestado, y dejándole expedita su jurisdicción.

6.a Se regirán también por la regla anterior los juicios de testamentaría que tengan por objeto la distribución de los bienes entre los pobres, parientes ú otras personas llamadas por el testador, sin designadas por sus nombres.

Guando el juicio tenga por objeto la adjudicación de bienes de capellanías ó de otras fundaciones antiguas, será Juez competente el de cualquiera de los lugares en cuya jurisdicción estén sitos los bienes, á elección del demandante. •'

7.a En las demandas sobre herencias, su distribución, cumplimiento de legados, fideicomisos universales y singulares, reclamaciones de acreedores testamentarios y hereditarios, miéntras estuvieren pendientes los autos de testamentaría ó abintestado, será Juez competente ei que conociere de estes juicios,

8.a En los concursos de acreedores y en las quiebras, cuando fuere voluntaria la presentación del deudor en este estado, será Juez competente el del domicilio dei mismo.

9.a En los concursos ó quiebras promovidos por los acreedores, el de cualquiera de los lugares en que se esté conociendo de las ejecuciones.

Será entre ellos preferido el del domicilio del deudor, si este ó el mayor número de acreedores lo reclamasen. En otro caso, lo será aquel en que ántes se decretare el concurso ó ía quiebra.

10. En los litigios acerca de la recusación de árbitros y amigables componedores, cuando ellos no accedieren á la recusación, será competente el Juez dei lugar en que resida el recusado.

11. En los recursos de apelación contra los árbitros, en los casos en que corresponda según derecho, será competente la Audiencia del distrito á que corresponda el pueblo en que se haya fallado el pleito.

12. En los embargos preventivos será competente el Juez del partido en que estuvieren los bienes que, se hubieren de embargar, y á prevención , en los casos de urgencia, el Juez municipal del pueblo en que se hallaren.

13. En las demandas en que se ejerciten acciones de desahucio ó de retracto, será J uez competente el dél lugar en que estuviere sita ia cosa litigiosa, ó el dei domicilio dél demandado, á elección del demandante.

14. En el interdicto de adquirir, será Juez competente el del lugar en que estén sitos los bienes, ó aquel en que radique la testamentaria ó abintestado, ó el domicilio del finado.

16. En los interdictos de retener y recobrar la posesión, en los de obra nueva y obra ruinosa, y en los deslindes, será Juez competente ei del lugar en que esté sita la cosa objeto del interdicto ó deslinde.

16. En los expedientes de adopción ó arrogación, será Juez competente el del domicilio del adoptante ó arrogador.

17. En el nombramiento y discernirnientQ de los oar-,

gos de tutores ó curadores para los' bienes y excusas de estos cargos, será Juez competente el dei domicilio del padre 6 de la madre cuya muerte ocasionare ei nombramiento, y en su defecto el del domicilio del menor ó incapacitado, ó el de cualquier lugar en que tuviere bienes inmuebles.

18. En el nombramiento y discernimiento de los cargos de curadores para pleitos, será competente et Juez del lugar en que los menores ó incapacitados tengan su domicilio, ó el dei lugar en que necesitaren comparecer en juicio.

19. En las demandas en que se ejercitaren acciones relativas á la gestión de la tutela ó curaduría, en las excusas de estos cargos después de haber empezado á ejercérios, y en las demandas de remoción de los guardadores como sospechosos, será Juez competente ei del lugar en que se hubiere administrado la guardaduría en su parte principal, ó ei del domicilio del menor.

SO. En los deposites de personas, será Juez competente el que conozca del pleito ó causa que ios motive.

Guando no hubiere autos anteriores, será Juez competente el del domicilio de la persona que deba ser depositada.

Cuando circunstancias particulares lo exigieren, podrá decretar interina y provisionalmente el depósito el Juez municipal del lugar en que se encontrare 1 a persona que deba ser depositada, remitiendo las diligencias al de primera instancia competente, y poniendo á su disposición la persona depositada.

’il. En las cuestiones de alimentos, cuando estos se pidan íncidentaknente en los casos de depósitos de personas ó en un juicio, será Juez competente el dei Jugar en que tenga su domicilio aquel á quien se pidan.

22. En las diligencias para elevar á escritura, pública los testamentos, codicilos ó memorias otorgados verbairnente, ó los escritos sin intervención de Notario público, y en las que hayan de practicarse para ia apertura de los testamentos ó codicilos cerrados, será Juez competente el del lugar en que se hubieren otorgado respectivamente dichos documentos.

23. En las autorizaciones para la venta de bienes de menores ó incapacitados, será Juez competente el del lugar en que los bienes se hallaren, ó el del domicilio de aquellos a quienes pertenecieren.

En los expedientes que tengan por objeto la administración de los bienes de un ausente, cuyo paradero se ignore, será Juez competente el del último domicilio que hubiere tenido en territorio español.

25. En las informaciones para dispensas de ley, y en las habilitaciones para comparecer en juicio, cuando por derecho se requieran, será Juez competente el del domicilio del que las solicitare.

26. Ea las informaciones para perpetua memoria, será Juez competente ei del lugar en qué hay?n ocurrido los hechos, ó aquel en que estén, aunque sea accidentalmente, los testigos que hayan de declarar.

Guando estas informaciones se refieran ai estado actual de cosas inmuebles, será Juez competente el del lugar en que estuvieren sitas.

27. En los apeos y prorateos de foros y posesión de bienes por acto de jurisdicción voluntaria, sera Juez competente el del lugar donde radique la mayor parte de las fincas.

Art. 64. El domicilio de las mujeres casadas,' que no estén separadas legalmente de sus maridos, será el que estos tengan.

Ei de los hijos constituidos en potestad, ei de sus padres.

El de los menores ó incapacitados sujetos á tutela ó cúratela, el de sus guardadores.

Art. 6o. El domicilio legal dé los comerciantes, en todo lo que concierne á actos ó contratos mercantiles y á sus consecuencias, será el pueblo donde tuvieren el centro de . sus operaciones comerciales.

Los que tuvieren establecimientos mercantiles á su cargo en diferentes partidos judiciales, podrán ser demandados por acciones personales en aquel en que tuvieren el principal establecimiento, ó en ei que se hubieren obligado, á elección del demandante.

Art. 66. El domicilio de las Compañías civiles y mercantiles será el pueblo que como tal esté señalado en la escritura de Sociedad ó en los estatutos por que se rijan.

No constando esta circunstancia, se estará á lo establecido respecto á los comerciantes.

Exceptúanse de lo dispuesto en los artículos anteriores, las Compañías en participación, en lo que se refiera á los litigios que puedan promoverse entre los asociados, respecto á los cuales se estará á lo que prescriben las disposiciones generales de esta ley.

Art. 67. Ei domicilio legal de los empleados será el pueblo en que sirvan su destino. Guando por razón de él ambularen continuamente, se considerarán domiciliados en ei pueblo en que vivieren más frecuentemente.

Art. 68. El domicilio legal de los militares en activo servicio, será ei del pueblo en que se hallare el cuerpo á que pertenezcan cuando se hiciere el emplazamiento.

Art. 69. En los casos en que esté señalado el domicilio para surtir fuero competente, si el que ha de ser demandado no lo tuviere en algún punto de la Península y islas Baleares ó Canarias, será Juez competente el de su residencia.

Los que no tuvieren domicilio ni residencia fija, podrán ser demandados en el lugar en que se hallen, ó en el de su última residencia, á elección del demandante.

Art 70. Las precedentes disposiciones de competencia comprenderán á los extranjeros que acudieren á los Juzgados españoles promoviendo actos de jurisdicción voluntaria, interviniendo en ellos, ó compareciendo en juicio como demandantes ó como demandados, contra españoles ó contra otros extranjeros, cuando proceda que conozca lá jurisdicción española con arreglo á las leyes del Reino ó á, ios Tratados con otras Potencias. 1 1

ArL 71. Las regUs rstoblgcidas «n los artículos ante

riores, se entenderán sin perjuicio de lo que disponga la ley para casos especiales.

SECCION' TERCERA.

De las cuestiones de competencia.

Arñ 72.' Las cuestiones de competencia podrán promoverse por inhibitoria ó por declinatoria.

La inhibitoria se intentará ante el Juez ó Tribunal á quien se considere competente, pidiéndole que dirija oficio al que se estime no serlo, para que se inhiba y remita los autos.

La declinatoria se propondrá ante el Juez ó Tribunal á quien se considere incompetente, pidiéndole que se separe? del conocimiento dei negocio y remita los autos al tenido por competente.

Art. 73. La inhibitoria y i a declinatoria podrán ser propuestas por los que sean citados anta el Juez incompetente, ó puedan ser parte legítima en el juicio promovido.

Art. 74. En ningún caso se promoverán de oficio las cuestiones de competencia en los asuntas civiles; pero el Juez que se crea incompetente por razón de la materia podrá abstenerse de conocer, oído el Ministerio fiscal, previniendo á las partes que usen de su derecho ante quien corresponda.

Este auto será apelable en ambos efectos.

Art. 75. No podrá proponer la inhibitoria ni la declinatoria el litigante que se hubiere sometido expresa ó tácitamente al J uez ó Tribunal que conozca del asunto.

Art. 76. Tampoco podrán promoverse ni proponerse cuestiones de competencia en los asuntos judiciales terminados por auto ó sentencia firme.

Art. 77. El que hubiere optado por uno de los medios señalados en el art. 72, no podrá abandonarlo y recurrir al otro, ni emplear ambos simultánea ó sucesivamente, debiendo pasar por el resultado de aquel á que hubiere dado la preferencia.

Art. 78. El que promueva la cuestión de competencia por cualquiera de los dos medios antedichos, expresará en el escrito en que lo haga, no haber empleado el otro medio.

Si resultare lo contrario, por este solo hecho será condenado en las costas del incidente, aunque se decida á su favor la cuestión de competencia.

Art. 79. Las declinatorias se sustanciarán como excepciones dilatorias, ó en la forma establecida para los incidentes.

Las inhibitorias por los trámites ordenados en los artículos que siguen.

Art. 80. Pueden promover y sostener, á instancia de parte legítima, las cuestiones de competencia:

1.® Los Juzgados municipales.

2.° Los Juzgados de primera instancia. ,

3.° Las Audiencias.

^ Art. 81. Ningún Juez ó Tribunal puede promover cuestión de competencia á su inmediato superior jerárquico, sino exponerle, á instancia dé parte y oído al Ministerio fiscal, las razones que tenga para creer que le corresponde el conocimiento del asunto.

Ei superior dará vista de la exposición y antecedentes* al Ministerio fiscal para que emita su dictamen; y sin más trámites, resolverá dentro de tercero dia lo que estime procedente, comunicando esta resolución al inferior para su cumplimiento.

Art. 82. Guando algún Juez ó Tribunal, entienda en negocios que sean de las atribuciones y competencia dt su inmediato superior jerárquico* ó del Tribunal Supremo,, se limitarán estos á ordenar á aquel, también á instancia de parte y oido el Ministerio fiscal, que se abstenga de todo procedimiento y le remita los antecedentes.

Art. 83. En los casos de los dos artículos anteriores» los Jueces y Tribunales darán siempre cumplimiento á la órden de su inmediato superior jerárquico, sin ulterior recurso, cuando este sea. el Tribunal Supremo. Gontra las» resoluciones de las Audiencias, y sin perjuicio de su cumplimiento, las partes que se crean agraviadas y el Ministerio fiscal podrán recurrir dentro de ocho dias á la Sala tercera dei Tribunal Supremo. Esta Salá pedirá informe con justificación, ó reclamando los autos á ia de la Audiencia que hubiere dictado la resolución; y oyendo después ai Ministerio fiscal, resolverá lo que estima* procedente.

Igual recurso podrán emplear ante ía Sala de lo civil de Ja Audiencia respectiva los que se crean agraviados por iguales resoluciones de los Jueces de primera instancia qn su relación con los municipales.

Art. 84. Las inhibitorias se propondrán siempre por escrito con firma de Letrado.

tínicamente se exceptúan de esta regla las q$e se refieran á juicios verbales, cuya cuantía no exceda de 25Dipesetas, las cuales podrán proponerse y sustanciarse por medio de comparecencias ante el Juez municipal» ó por escrito, sin necesidad de firma de Letrado, pero oyendo par escrito al Fiscal municipal.

Art. 85. El Juez ó Tribunal ante quien se proponga la inhibitoria, oirá al Ministerio fiscal, f uera del caso, en que este la haya propuesto como parte en el juicio. El Ministerio fiscal evacuará la audiencia dentro de tercero dia.

Art. 86. Oido el Ministerio fiscal, él Juez ó Tribúñál. mandará, por medio de auto, librar. oficio inhibitorio, é* decMteá no haber lugar al réquérimientode inhibición.^

Artí87. El auto declarando no haber lugar 'afñequértmiento de inhibición será apelable en ambos efectos, si lo hubiere dictado un Juez municipal ó de primera instancia.

Cohtra los que dicten las Audiencias haciendo la misma declaración* tanto en apelación como en primera Instancia, sólo, se dará éft su caso el recurso de casación, por quebrantamiento dé forma.

Art. 88. Con el oficio requiriendo dé inhibición . acompañará testimonio dél escrito en qué se haya pedido» délo expuesto por el Ministerio fiscal, del auto que se hubiere dictado, y dé lo demás que el Juez ó Tribunal estifide chácente para fundar,su competencia.

Art. 89. Luego que el Juez ó Tribunal requerido reciba > ei oficio de inhibición, acordará la suspensión del procedí

miento, y oirá á la parte ó partes que hayan comparecido en el juicio; y si estas no estuvieren de acuerdo coa la inhibición, oirá también al Ministerio íiscal.

Art. 90. La audiencia á las partes, de que trata el artículo anterior, será sólo por tres dias, pasados los cuales sin devolver los autos, se recogerán de oficio, con escrito ó sin é); y oido en su caso el Ministerio íiscai, ei Juez ó Tribunal dictará auto inhibiéndose ó negándose á hacerlo.

Aid 91. Contra el auto en que los Juzgados o Tribunales se inhibieren del conocimiento de un asunto, podrán entablarse los recursos expresados en el art. 8/.

Art. 9$. Consentido ó ejecutoriado el auto en que los Jueces ó Tribunales se hubieren inhibido del conocimiento de un negocio, se remitirán los autos al Juez ó Tribunal que hubiere propuesto la inhibitoria, con emplazamiento de las partes por término de 15 dias, para que puedan comparecer ante él á usar de su derecho.

Art. 93. Si se negare la inhibición, se comunicará el auto al Juez ó Tribunal que la hr Mere propuesto, con testimonio de los escritos de ios interesados y del Ministerio fiscal en su caso, y de lo demás que se crea conveniente.

Art. 94 En el oficio que el Juez ó Tribunal requerido dirija en el caso del artículo anterior, exigirá que se ie conteste, para continuar actuando si se le deja.en libertad, ó remitir ios autos á quien corresponda para la decisión de la competencia.

Art. 95. Recibido el oficio expresado en el artículo que precede, el Juez ó Tribunal requirente dictará auto, sin más sustanciacion, en ei término de tercero día, insistiendo en la inhibitoria ó desistiendo de ella.

Art. 96. Contra el auto desistiendo de la inhibitoria se darán los recursos expresados en el art. 87.

Art. 97. Consentido ó ejecutoriado el auto en que el Juez ó Tribunal requirente desista de la inhibitoria, lo comunicará por medio de oficio al requerido de inhibición, remitiéndole lo actuado para que pueda unirlo á ios autos y continuar el procedimiento.

Art. 98. Si el Juez ó Tribunal requirente insistiere en la inhibitoria, lo comunicará al que hubiese sido requerido de inhibición, y ambos remitirán por el primer correo sus respectivas actuaciones originales al superior á quien corresponda dirimir la contienda.

Art. 99. Cuando los Jueces ó Tribunales éntre quienes se empeñe la cuestión de competencia, tuvieren un superior común, á este corresponderá decidirla, y en otro caso al Tribunal Supremo.

Corresponde, por tanto: ■

1.° A los Jueces de primera instancia, decidir las competencias que se promuevan entre los Jueces municipales áe su partido respectivo.

$.° A las Salas de lo civil de las Audiencias, las que se promuevan entre los Jueces de primera instancia y los municipales que ejerzan su jurisdicción dentro del distrito de cada Audiencia, fuera de los comprendidos en el número anterior.

3.° A la Sala tercera del Tribunal Supremo, en los demás casos.

Art. 100. La remesa de los autos se hará siempre con emplazamiento de las partes por término de diez dias cuando se remitan á la Audiencia ó al Tribunal Supremo, y de cinco días si se remite al Juzgado de primera instancia.

Art. 101. Recibidos los autos en el Juzgado, se pasarán al Promotor fiscal por tres dias; y en vista de su dictámen, en otro término igual dictará el Juez sentencia, cuando no hayan comparecido las partes. ■

Si eslías se hubieren personado, las citará á una comparecencia en un plazo que no podrá exceder de seis diasr poniéndoles miéntras tanto de manifiesto los autos en la Escribanía.

, Si comparecen en el dia señalado, las oirá, ó á sus deTensores, y en los tres dias siguientes dictará sentencia decidiendo la competencia.

Contra esta sentencia no se dará recurso alguno, fuera { del de casación por quebrantamiento de forma en los juicios de desahucio. , ; •

Art. 102. Luego que se reciban los autos en la Audien- ; cia ó en el Tribunal Supremo, se pasarán al Relator para ! que forme el apuntamiento con preferencia.

Art. 103. Formado el apuntamiento, se pasará con los ■ autos al Fiscal para que dentro de cuatro dias emita dictámen por escrito. . G

Art. 104. Si se hubieren personado las partes, ó alguna de ellas, se les comunicarán los autos para instrucción por tres días improrogables á cada una, trascurridos-' los cuales se recogerán de oficio y se señalará día para la vista.

Esta tendrá lugar precisamente, con Abogados ó sin ellos, dentro de los ocho dias siguientes á la devolución ó recogida de los autos.

^ Art. 105. Dentro de los cuatro dias siguientes al de la vista, ó al de la devolución de los autos por el Fiscal, cuando no se hayan personado las partes, se dictará sentencia decidiendo la competencia.

Art. 106. Contra las sentencias de las Audiencias en que se decidan cuestiones de competencia, sólo se dará el recurso de casación por quebrantamiento de forma después de fallado el pleito en definitiva.

Contra las del Tribunal Supremo no habrá ulterior recurso.

Art. 107. Las sentencias del Tribunal Supremo sobre cuestiones de competencia se publicarán, dentro de los diez dias siguientes á su fecha, en la Gaceta de Madrid, y á su tiempo en la Colección legislativa.

Art. 108. El Tribunal Supremo podrá condenar al pago de las costas causadas en la inhibitoria al Juez ó Tribunal, y á la parte que la hubiere sostenido ó impugnado con notoria temeridad, determinando en su caso la proporción en que deban pagarlas, ó si han de ser solamente dé ctienta de las partés. ,

Cuando el que haya promovido la competencia se hálle en el caso del párrafo segundo del art. 78, se le impondrán todas las costas.

Las mismas declaraciones pueden hacer las Audiencias y los Jueces de primera instancia, cuando decidan cuestiones de competencia.

G'uando no hicieren especial comben ación fe cosías, se Gntemtoán de oficio las causadlas en la nompcieno’.

Art. if9. Ei Tribunal que haya resuelto ja competencia remitirá el pleito y jas actuaciones que haya Tenido á )a vista para decidirla, con certificación déla sentencia, al Juez ó Tribunal declarado competente, y lo pondrá en conocimiento del otro. .

También cuidará de qvee se baga efectiva la condenación de costas que hubiere impuesto, librando ai efecto, previa su tasación, las órdenes oportunas.

Art. 110. Cuando la cuestión de competencia entre dos ó más Tribunales ó Jueces fuere negativa por rehusar todos entender en un negocio, la decidirá el superior comim ó el Tribunal Supremo en su caso, siguiendo para eüo W mismos trámites prescritos para las demás competencia^..

Art. 111. L*m cuestiones de competencia ó de atribuciones que^ se promuevan entre dos Salas de un Tribunal,, las decidirá la Sala de gobierno del mismo, oyendo por escrito al Fiscal, sin otra sustaijciacion y sin ulterior recurso, como no sea el de casación cuando proceda contra la sentencia definitiva del pleito.

Art. 11$. Las cuestiones de jurisdicción promovidas por Jueces ó Tribunales seculares contra Juebes ó Tribunales 'eclesiásticos, se sustanciarán y decidirán con sujeción á las reglas establecidas para los recursos de fuerza en conocer.

Art. 113. Guando los Jueces y Tribunales eclesiásticos estimaren quedes corresponde el conocimiento de un negocio en que entiendan los Jueces ó Tribunales seculares, podrán requerirles de inhibición, y si no se inhibieren, recurrir en queja a! superior inmediato de estos, el cual, después de oir al Ministerio fiscal, resolverá lo que creyere', procedente. *

Contra esta resolución no se dará recurso alguno.

Art. 414. Las- inhibitorias y las declinatorias suspenderán los procedimientos, fuera del caso á que se refiere el artículo anteri©r, hasta que se decida lacuesfion de competencia.

Durante la suspensión, ei Juez ó Tribunal requerido deinhibición podrá practicar, á instancia dg parte legítima, ; cualquiera actuación que á su juicio sea absolutamente necesaria, y de cuya dilación pudieran resultar perjuicios irreparables.

Art. 115. Todas las actuaciones que se hayan practicado hasta la decisión de las competencias serán válidas, sin necesidad de que se ratifiquen ante el Juez ó Tribunal que ! sea declarado competente.

(Se continuará.)

Análisis

  • Rango: Decreto
  • Fecha de disposición: 03/02/1881
  • Fecha de publicación: 05/02/1881
  • Publicada en núms. 36 a 53 de 5 a 22 de febrero de 1881:.
Referencias posteriores

Criterio de ordenación:

  • SE DEROGA:
    • los arts. 951 a 958, por Ley 29/2015, de 30 de julio (Ref. BOE-A-2015-8564).
    • los arts. 4, 10, 11, 63, 460 a 480, 997 a 1000, 1811 a 1879, 1901 a 1918, 1943 a 2174, por Ley 15/2015, de 2 de julio (Ref. BOE-A-2015-7391).
    • los arts. 2131 a 2161 y 2168 a 2174, por Ley 14/2014, de 24 de julio (Ref. BOE-A-2014-7877).
  • SE MODIFICA el art. 955, por Ley 11/2011, de 20 de mayo (Ref. BOE-A-2011-8847).
  • SE DECLARA en la CUESTIÓN 933/2000 (Ref. 2000/8009), la INADMISIÓN, por Sentencia 114/2010, de 24 de noviembre (Ref. BOE-A-2010-19812).
  • SE MODIFICA:
    • los arts. 460, 463 a 468, 471, 472, 476, 955 y 956, con efectos de 4 de mayo de 2010, por Ley 13/2009, de 3 de noviembre (Ref. BOE-A-2009-17493).
    • art. 955, por Ley 62/2003, de 30 de diciembre de 2003 (Ref. BOE-A-2003-23936).
  • SE DEROGA:
    • el párrafo 2 del art. 958, por Ley Orgánica 19/2003, de 23 de diciembre (Ref. BOE-A-2003-23644).
    • excepto lo indicado de los títulos I, VIII, IX, XII y XIII del libro II y el libro III, por Ley 1/2000, de 7 de enero (Ref. BOE-A-2000-323).
  • SE DECLARA la desestimación de la CUESTIÓN 2402/1994 (Ref. 1994/24614), en relación con los arts. 36 a 40, por Sentencia 12/1998, de 15 de enero (Ref. BOE-T-1998-3144).
  • SE DEROGA los apartados 2, 3 y 4 del art. 71, por Ley 52/1997, de 27 de noviembre (Ref. BOE-A-1997-25338).
  • SE MODIFICA:
    • los arts. 1454 y 1455, por Ley 51/1997, de 27 de noviembre (Ref. BOE-A-1997-25337).
    • las secciones 2 y 3 del título IV del Libro III y los derogados arts. 1.901 a 1.909, por Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero (Ref. BOE-A-1996-1069).
  • SE DEROGA arts. 4.4, inciso 1, 13 a 50, 1708, reglas 3, 4 y 5, y 1719 y se modifica los arts. 844, 1701 y 1708, regla 6, por Ley 1/1996, de 10 de enero (Ref. BOE-A-1996-750).
  • SE MODIFICA los arts. 1563, 1566, 1567 y 1687.3, por Ley 29/1994, de 24 de noviembre (Ref. BOE-A-1994-26003).
  • SE DEROGA los arts. 302, 433 y 447 y lo indicado del 108, 216, 301, 373, 375 y 1475, por Ley Orgánica 16/1994, de 8 de noviembre (Ref. BOE-A-1994-24612).
  • SE DECLARA:
    • en las CUESTIONES acumuladas 1819/1992 y 173/1993 (Refs. 1992/20822 y 1993/05421), la inconstitucionalidad y nulidad del art. 737, por Sentencia 254/1994, de 21 de septiembre (Ref. BOE-T-1994-23061).
    • en la CUESTIÓN 41/1990 (Ref. 1990/6956), la constitucionalidad de los arts. 14 y 15, por Sentencia 16/1994, de 20 de enero (Ref. BOE-T-1994-3806).
    • en la CUESTIÓN 2747/1990 (Ref. 1990/30941), la constitucionalidad del inciso del último párrafo del art. 921, por Sentencia 206/1993, de 22 de junio (Ref. BOE-T-1993-18877).
    • en las CUESTIONES acumuladas 419/1989 y 1922/1989 (Refs. 1989/8150 y 1989/24930), la constitucionalidad de los arts. 8 y 12, interpretados según el párrafo 2 del FJ 8, por Sentencia 110/1993, de 25 de marzo (Ref. BOE-T-1993-10693).
  • SE MODIFICA, por Ley 10/1992, de 30 de abril de 1992 (Ref. BOE-A-1992-9548).
  • SE DECLARA:
    • en las CUESTIONES acumuladas 2132/1991, 2562/1991 y 222/1992 (Refs. 1991/28352, 1992/1376 y 1992/3897), la constitucionalidad de lo indicado del párrafo 4 del art. 1435, por Sentencia 26/1992, de 5 de marzo (Ref. BOE-T-1992-6231).
    • en las CUESTIONES acumuladas 1219/1988 , 682, 701, 853, 2382, 2407, 2436, 2437, 2438, 2842/1990, 1078, 1320, 1472, 1519, 1532, 1623, 1885, 1886, 1901 y 1903/1991 (Refs. 1990/24880, 1990/8424, 1990/8426, 1990/8588, 1990/27301, 1990/27302, 1990/27303, 1990/27304, 1990/28037, 1991/1815, 1991/14601, 1991/17904, 1991/19093, 1991/19095, 1991/19097, 1991/23843, 1991/24605, 1991/24606, 1991/24608, 1991/24610), la constitucionalidad de lo indicado del párrafo 4 del art. 1435, por Sentencia 14/1992, de 10 de febrero (Ref. BOE-T-1992-5061).
  • SE MODIFICA:
  • SE DEROGA el art. 1687.4 y la sección IX del título XXI del Libro II y se modifica el art. 533, y la excepción 10 del 1464, por Ley 36/1988, de 5 de diciembre (Ref. BOE-A-1988-28027).
  • SE MODIFICA:
    • los arts. 1447.2 y 1482, por Ley 24/1988, de 28 de julio (Ref. BOE-A-1988-18764).
    • el título II del Libro III, por la Ley 21/1987, de 11 de noviembre de 1987 (Ref. BOE-A-1987-25627).
  • SE DEROGA el título III del Libro I y los arts. 125 a 152 se dejan sin efecto, por Ley Orgánica 2/1987, de 18 de mayo de 1987 (Ref. BOE-A-1987-12077).
  • SE DECLARA la constitucionalidad de los arts. 1333, 1335 y 1340 , INTERPRETADOS en la forma que se indica, por Sentencia 0178/1985, de 19 de diciembre de 1985 (Ref. BOE-T-1986-1136).
  • SE DEROGA el art. 1465 y se modifica el art. 1429, por Ley 19/1985, de 16 de julio (Ref. BOE-A-1985-14880).
  • SE MODIFICA, por Ley 34/1984, de 6 de agosto (Ref. BOE-A-1984-17580).
  • SE DECLARA en la Cuestión 343/1982, su DESESTIMACIÓN, por Sentencia 174/1982, de 21 de octubre (Ref. BOE-T-1983-28955).
  • SE COMPLETA el art. 921 bis, por Ley 77/1980, de 26 de diciembre (Ref. BOE-A-1981-460).
  • SE MODIFICA el art. 273, por Ley 33/1978, de 17 de julio (Ref. BOE-A-1978-18553).
  • SE DEROGA:
    • el art. 1699 y se modifica los arts. 1698 y 1799, por Ley 28/1974, de 24 de julio (Ref. BOE-A-1974-1189).
    • los arts. 1880.3 y 1901 a 1909, por Ley 31/1972, de 22 de julio (Ref. BOE-A-1972-1095).
    • los arts. 1587, 1588 y 1689 caso segundo y se modifica determinados preceptos por Ley 46/1966, de 23 de julio (Ref. BOE-A-1966-10370).
  • SE MODIFICA:
    • los arts. 483 y 484, por Ley 81/1963, de 8 de julio (Ref. BOE-A-1963-14011).
    • los arts. 10, 11, 979, 982, 1449 y 1451, por Ley 78/1961, de 23 de diciembre (Ref. BOE-A-1961-23724).
  • SE DICTA EN RELACION regulando los arbitrajes de derecho privado, por Ley de 22 de diciembre de 1953 (Ref. BOE-A-1953-16398).

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid - Tel.: (+34) 91 111 4000